Rss

martes, 29 de diciembre de 2009

martes, 29 de diciembre de 2009

SENTIMIENTOS DIFERENTES – FINAL




Comienzo

Bueno, decidí resumir el final de este fic en un solo capítulo, aunque sea un poco corto la verdad, creo que es lo mejor… bueno no es lo mejor y no era lo planeado en un principio; pero ya ven como dije hace…mmm no recuerdo en qué comentario de qué capítulo… dije que la aparición de Nao fue totalmente improvisada jajaja, ya que el destino y la historia del fic iba a ser otra muy diferente… creo que salió mejor como está ahora. Bueno ahora les dejo el capítulo 16, que en realidad sería el 15, porque el otro lo desperdicié hablando chorradas, jejeje, bueno aquí les dejo el capítulo…

Capítulo 16 – Sentimientos Diferentes

Natsuki corría por el pasillo sin voltear, no quería ver a ninguna de las dos, estaba demasiado confusa como para volver a explicar su decisión… Si nunca se hubiera chocado con Nao en el bosquecillo, probablemente en este momento estaría muy tranquila y sin que la cabeza esté hecha un lío… No sabía qué pensar, no sabía qué decidir ni nada… tampoco quería hacerlo. Tomar una decisión a estas alturas se estaba convirtiendo en algo muy complicado y doloroso, en sí, ya se había convertido en algo muy problemático y doloroso hasta un punto que lo único que quería hacer era huir, no quería pensar, no quería analizar ni evaluar los hechos; sólo quería escapar. Y eso es lo que estaba haciendo, eso es lo que había decidido finalmente, se alejaría de esa historia por lo menos por un tiempo para que las cosas se arreglen por sí solas. Sí era una decisión algo cobarde; pero era la única que se le ocurría para solucionar aquel inmenso problema en el que se veía envuelta.

Siguió caminando, si era necesario, esperaría hasta la madrugada para ir a su habitación, hacer su maleta, coger todo su dinero del banco y huir de esa ciudad. Además, debía considerar la enfermedad que tenía, Shizuru tenía razón, debía tratarse con un profesional y eso haría, aprovecharía de visitar a un buen psiquiatra en otra ciudad. Al recordar a Shizuru se puso muy triste, todo aquello vivido con ella durante cuatro meses, había sido como un sueño… el último mes se transformó en una pesadilla; sin embargo, al recordar los primeros tres meses, se sentía nostálgica y melancólica, una pequeña sonrisa se le dibujó en el rostro al pensar en las cosas que hacían… sus reuniones a mitad de almuerzo y cómo Mai insistía en saber dónde iba … su lugar secreto, todo eran tan bellos recuerdos que ella misma comenzó a preguntarse por qué tenía que haberse encaprichado con Nao teniendo a una persona como Shizuru.

Ahora sí se daba cuenta que lo que sentía por Nao era sólo un capricho que confundió con amor y llegó a tomárselo tan en serio que ahora le era imposible olvidarse de ello y quitárselo de encima. Nao era apenas una chica de secundaria, entonces seguramente, con su ausencia, llegaría a aceptar que no podía estar con ella, porque fue un amor pasajero… y más que eso, un capricho pasajero que Natsuki había permitido llevar adelante… esa era su decisión, al volver, cuando su mente esté despejada y ordenada, incluso tratada psiquiátricamente; iría donde Shizuru y le pediría perdón de todo corazón; pero antes, iría donde Nao a aclarar todas las cosas y estaba decidida a no hacer caso a sus impulsos hormonales o caprichos que ella misma dejaba que surgieran.

Fue donde la directora ejecutiva… es decir, donde la ayudante de la directora, Yukino, y le pidió que le firmara una solicitud de pase para otra escuela en otra ciudad, no pensaba perder un año de estudio por su falta de cordura. La chica de gafas no le pidió explicaciones, pues Natsuki se veía muy seria y decidida a no decir la razón de su abandono de la escuela.
Al llegar la una de la madrugada, Natsuki se encaminó a su habitación a paso rápido con la carta firmada y una recomendación de uno de sus profesores (gentileza de Sugiura-sensei) e hizo todo lo que había planeado, se fue al aeropuerto, donde algunas personas esperaban, ya que habían vuelos internacionales que llegaban a esas horas de la madrugada. Natsuki compró un pasaje a Kyoto, lejos de la ciudad donde vivía, allí despejaría sus ideas y terminaría ese año de instituto. Volvería para el siguiente, o cuando se sienta totalmente sanada y con las ideas en orden.

A las tres de la mañana, ya estaba sentada en el avión, lista para irse, no se había despedido de nadie. Si Mai y Mikoto querían saber de ella, les mandaría cartas o correos electrónicos para explicarles, en especial a Mai, que se había preocupado mucho por ella en esos tiempos. Palpó su estómago, donde estaba la herida de cuchillo que le había hecho Shizuru; la suya era una herida física, pero quién sabe cuántas heridas de muerte Natsuki le había hecho a ella en su corazón. Se sintió mal por ello; sin embargo, estaba prometido, se lo prometió a sí misma y a Shizuru en silencio, al volver todo cambiaría y sería mejor y feliz… y amaría a esa persona como nunca amó a nadie.

Unas horas después, el avión llegó a Kyoto y ella, con su carta de recomendación en mano y su solicitud se fue para un instituto que le ayudara a estar preparada para el siguiente año, cuando vuelva a su original academia. Allí en Kyoto, había una academia muy conocida, llamada Tahoichi Fujimoto (XD) y según lo que decía la gente, era la más adelantada en los estudios.

Después de conseguir un lugar donde quedarse, Natsuki fue directo a ese instituto y presentó su carta de recomendación, su solicitud de traspaso y sus libretas de calificaciones, todo para poder ser aceptada. La directora no se hizo ningún problema en recibirla he incluso le facilitó el uniforme. La muchacha estaba muy agradecida y al día siguiente comenzaría su nuevo segmento de vida, con gente nueva, en un lugar nuevo donde no conocía a nadie.

Y bueno pues, en ese instituto, conoció a personas que se hicieron sus amigas y le apoyaban muy bien, le llevaban a los sitios turísticos de Kyoto y le ayudaban a despejar su mente. Una de sus amigas, Tanizaki Akane (XD) era algo idiota pero era buena persona y fue la primera que le habló en su curso. Le presentó a su amiga Tomiya Naomi (XD) (Natsuki no pudo evitar acordarse de Nao por el inicio del nombre de esa chica). Pero en sí, con el apoyo de ellas dos logró ordenar sus pensamientos y sus ideas.

Se trató en un hospital psiquiátrico para lo de su enfermedad. El psiquiatra que le atendió la felicitó por haber ido, ya que todavía estaba a tiempo para controlar su doble personalidad.

Así, pasaron siete meses y medio, las clases acabaron y ella finalmente se despidió de sus dos mejores amigas, Akane y Naomi, quienes, por la forma en cómo se comportaban le hacía recuerdo a cierta pareja que existió alguna vez. De todas maneras seguiría escribiéndoles y contándoles como le iba de regreso en su lugar de origen. Todos esos meses, se había quedado pensando en una sola persona y esperaba que ella le haya esperado, porque realmente no quería una sorpresa desagradable al volver, aunque realmente sabía que se lo merecía. El psiquiatra le dejo una dirección para que pueda continuar su tratamiento en su ciudad.

De esa manera, pasados los siete meses volvió sin que nadie se enterara. No iría a la escuela, pues las clases ya habían acabado y no podría hospedarse en las habitaciones… sería absurdo. Fue a su antiguo departamento y dejó todas sus cosas allí. Ahora sí, era el momento decisivo, donde vería los resultados de su “escape”.
Puso su antiguo chip en su celular y buscó el número, llamó, se sentía muy nerviosa, ya que hablaría con ella después de tanto tiempo.

-Sí…por favor… con Yuuki Nao?
-Sí, soy yo ¿quién es?
-Kuga Natsuki—
-¿Natsuki? Esto es una broma… yo pensé…
-No es una broma... tenemos que hablar…
-Claro tú dime…
-Nos vemos a las tres en la plaza central…
-Claro… qué bueno que regresaste, te extrañé mucho…
-Sí, nos vemos…

Cuando colgó, dio un respiro de alivio, la primera prueba había sido pasada, la voz de Nao no le produjo ninguna sensación (lo que era muy diferente algunos meses antes).
A las tres de la tarde, incluso más temprano, ya estaba en la plaza esperando. Nao llegó muy puntual y se lanzó hacia ella a abrazarle.

-¡Natsuki! ¿Dónde te metiste? – le decía – Me tenías muy preocupada…
-Ah sí – le dijo Natsuki separándola de ella disimuladamente – viajé a Kyoto a terminar este año…
-Yo estoy en último año de secundaria, para el próximo ya llegaré a instituto – comentó Nao sonriendo muy feliz.
-Quería hablar contigo – comentó Natsuki, en sí se sentía feliz por ver de nuevo a la muchacha; pero algo había cambiado, esta vez no sentía mariposas en el estómago ni calentura en el rostro – es sobre… lo que pasó… tú sabes…
-Yo… quería decirte sobre eso – le cortó Nao – prefiero que olvidemos lo que pasó, la verdad cuando no estabas aquí yo… - resopló – puse en orden mi cabeza y me doy cuenta, y seguramente tú lo sabes mejor que yo, a quien quieres es a Fujino… conmigo fue sólo diversión y la verdad… - se puso colorada un momento – yo también me divertí contigo… pero sólo era eso… el placer es diferente del amor y lo entendí…
-Ah… - Natsuki estaba sorprendida al escuchar todo eso.
-No quería dejar que te alejes de mí – le sonrió en forma de disculpa – porque no quería dejar de... – frunció el ceño – me da vergüenza decir esto…
-Acéptalo, yo te hacía sentir taan bien – le dijo Natsuki en tono burlón – que no querías dejarme, ¿es eso?
-See… - asintió Nao y las dos rieron – pero quiero disculparme por ser tan egoísta, y realmente, ya no siento eso que según yo sentía por ti…
-Eso es bueno… me alegra oír eso – le dijo Natsuki mientras su corazón se sentía tranquilo – me temía que…
-Bah… - se burló Nao – no eres tan importante…
-¿A sí? Y tú tampoco – las dos se rieron.
-He tomado una decisión – continuó Nao – quiero que tu y Fujino sean mis amigas, la verdad, no me siento bien siendo enemiga de nadie.
-Bueno entonces… - Natsuki sacó su celular y marcó el número de Mai y llamó – hola Mai, habla Natsuki… sí ya estoy aquí… sí esta mañana volví… sí… sí… oye por favor… sí… sí… oye por favor llámale a Shizuru y dile que te espere en la plaza principal... sí, ahora mismo… espero siga en la ciudad… oh no… tengo poco tiempo… díselo por favor… o mejor, iré yo a buscarla… sí… ¿en ese lugar?... sí… bueno voy para allá… gracias, luego paso a saludarte… nos vemos… - miró a Nao – dice que tenía planeado viajar mañana y que ahora debe estar en su apartamento… ¿me acompañarás?
-No lo creo – rió Nao – no quiero que malinterprete las cosas si apareces conmigo… eso sólo te complicará las cosas… ve tú sola, y apúrate… luego yo veré cómo me disculpo con ella…
-Gracias – le dijo Natsuki y le dio un abrazo sincero de amistad – me alegra haber hablado ahora contigo…
-Ore, no te pongas sentimental – replicó Nao sonriendo – como ahora somos amigas, debes ayudarme con las materias… y los deberes… y los exámenes… es bueno tener una amiga en un curso superior – dijo en tono burlón.
-Bueno, nos vemos luego – le dijo Natsuki mientras la soltaba – y no te metas en problemas.
-Lo mismo digo – se despidió Nao mientras se daba la vuelta y daba unos cuantos pasos, volteó y le hizo una seña con la mano. Natsuki la devolvió y ese mismo momento se dio la vuelta y fue corriendo hacia el departamento de Shizuru.
Cuando llegó al edificio estaba jadeando de cansancio, se sintió mareada… compró una botella de agua de una tienda cercana y se tomó las pastillas que el psiquiatra le había dado. Finalmente, con las manos temblando de nerviosismo y el sonido de los autos pasando por la calle, tocó el timbre…
-¿Sí? – contestó la voz de Fujino Shizuru unos momentos después, Natsuki se aclaró la garganta para cambiar su tono de voz.
-Entrega importante para usted…
-Pase...
-Gracias – se abrió la puerta y Natsuki entró… tomó el ascensor y llegó al piso de arriba, divisó la puerta del apartamento y caminó hasta allí. Con algo de miedo, tcó el timbre.
-¡Ya voy! – se escuchó una tranquila y amable voz, los pasos se acercaron a la puerta, la cual se abrió. Shizuru se quedó tiesa como si hubiera visto a un fantasma y una lágrima salió de sus ojos. Natsuki no supo qué decir… ella también se quedó parada… pero como idiota.

Pasó un minuto, lo cual a Natsuki le parecieron siglos… había esperado este momento más que nada y ahora simplemente no sabía qué decirle; pero las miradas bastaban para decirse lo mucho que se habían extrañado y cuánto Natsuki lo sentía, cuánto sentía haberle causado un daño tan grande. Pero era necesario decirle.
-Ya…ya – comenzó la peliazul, su voz temblaba – yo-yo… l-lo…
-¡Natsuki! – Shizuru fue corriendo y la abrazó tan fuerte que casi le hace caer.
-Shizuru – sonrió la muchacha mientras sentía una paz que había olvidado, había olvidado cómo se sentía tener el corazón sano y la conciencia tranquila – te amo, Shizuru… te amo como a nadie… siempre lo supe, perdóname… siempre supe que eras lo más importante para mí, perdóname por favor… qué puedo hacer para reparar ese dolor que…
-Eso no importa… - le cortó Shizuru – sólo quiero que estés a mi lado… Natsuki yo también te amo... te extrañé mucho… y sí te perdono por todo lo que pasó…
-Siento haber sido tan insegura… ahora todo va a cambiar… yo te voy a amar hasta que se me acabe la vida… te voy a dar todo de mí… - Natsuki la abrazó con más fuerza – porque tú ya me has dado todo, ahora es mi turno…
Las dos lloraban, habían sido lágrimas contenidas por tanto tiempo… pasó mucho rato hasta que por fin se soltaron y Shizuru hizo entrar a Natsuki.
-Averigüé por ahí – decía Natsuki – que vas a viajar mañana… - Shizuru la miró tristemente y fue hacia la cocina – sí… lo siento… no sabía que vendrías… yo… quería irme de vacaciones por unas dos semanas…
-Bueno, ¿me acompañarías a saludar a Mai y Mikoto? – le dijo Natsuki mientras iba tras ella – y luego vamos a comprar un boleto para mí también – Shizuru se dio la vuelta sonriendo de emoción…
-¿Hablas en serio, Natsuki?
-Nunca he hablado tan en serio… iré contigo a donde vayas… donde sea, hasta el fin del mundo… porque…
-Te amo Natsuki.
-Y yo a ti, Shizuru.

FIN!!

Fin, fin, fin, fin Wa…. Por fin se acabó el sufrimiento… bueno mí sufrimiento, no saben lo difícil que es interpretar los sentimientos para hacerlos problemáticos. Bueno jajaja espero les haya gustado, disfruté escribiendo este fic porque bueno, fue el primero que hice, ahora voy con el proyecto de “Días Azules” jejeje… bueno ya debieron verlo, acabo de subir el capítulo 3 también… pero la verdad, lo único que yo quise fue compartir con ustedes algo de mi imaginación probablemente de mi “baka” imaginación… ^^U pero es gracias a todos ustedes que terminé de escribirlo y espero les haya gustado. Jeje y bueno a Nao no le pasó nada, simplemente quedaron como buenas amigas e incluso comenzó a llevarse con Shizuru después de todo… jajaja a ella le agradezco mucho porque ha hecho de mi fic algo problemático y me ha dado la oportunidad de entrar más allá de lo que en verdad quería hacer, jeje, y lo que en verdad quería hace fue… que Natsuki y Shizuru estaban juntas; pero a Natsuki le daba vergüenza (como en los primeros capítulos) tanta vergüenza que… bueno ahí quedó la idea cuando entró Nao jajaja. Y el final anterior ideado pero descartado debido a los linchamientos, era matar a Shizuru, obra de Nao, y hacer que Natsuki se quede sola como un perezoso… y bueno, odiando a Nao en algún sentido jajaja… otro era matar a Nao de una manera muy rápida y sin problemas, obra de Shizuru, y de alguna manera… bueno ya saben la continuación… jaja esas ideas macabras tenía… pero sabía que a nadie le gustaría y a mía me entristece escribir algo así. Bueno este es el final… espero les haya gustado y les agradezco de todo corazón el haberme aguantado a mí y a mi problemático fic, que fue hecho con mucho cariño para ustedes. Gracias por los comentarios que dejaron en todo el camino hasta aquí. Bueno espero sus comentarios como siempre. Les quiero un montón, porque como ya dije, sin ustedes yo no sería y menos este fic. Espero les interese el de “Días Azules” que estoy haciendo. Probablemente sea un poco más largo. Jejeje, bueno ya me pasé otra vez hablando y les digo, Viva el Shiznat!!!!!!! (no crean me molestaba escribir escenas natnao, por eso las cortaba a medio, jua jua XD)

Agradecida, Tomo-chan

DÍAS AZULES – 3

Saludos!!!

Hola!! Una y otra vez Tomo-chan les saluda y les traigo este capítulo de “Días azules” espero les guste, ne? Bueno aquí se los dejo con todo el cariño posible ^^

Un cumpleaños olvidado

Natsuki seguía corriendo, persiguiendo a aquel idiota que le había pellizcado el trasero y se había dado a la fuga…
-¡Maldito seas! – gritaba mientras daba la vuelta la esquina, la gente le miraba pero no le importaba, tenía que alcanzar al tipo.
-¡Ah Natsuki! – gritaba Mai corriendo tras ella, Mikoto se quedó distraída mirando unos pasteles en una panadería, precisamente donde ocurrió el incidente - ¡¿Estás en el equipo de atletismo o qué?!
-¡Calla Mai! – exclamó Natsuki - ¡Ese idiota no me hará eso!... – dio la vuelta una esquina y por fin lo vio, tenía el mismo uniforme que ellas, quería decir que estaba en la misma escuela - ¡AHÍ ESTÁ! ¡MAI APÚRATE!
-¡Ya, ya voy! – decía Mai muy cansada.
Natsuki aceleró el paso, no sabía que podía correr tan rápido, haría todo lo posible por salvar su honor… finalmente lo alcanzó y lo empujó contra un puesto de dulces, el tipo cayó pesadamente sobre él, destruyéndolo.
-¡¿QUÉ TE PASA?! – le gritó la dueña al chico mientras sacaba una escoba y se disponía a darle un furioso golpe; pero, justo cuando la escoba estuvo ya en camino, una mano la detuvo… - ¡¿Qué…?! – Natsuki estaba parada frente a la mujer deteniendo la escoba con su mano, como protegiendo al chico.
-Usted… - comenzó la muchacha de pelo azul - ¡NO SE MOLESTE! – exclamó triunfalmente mientras le quitaba la escoba con fuerza y comenzaba a golpear al muchacho tantas veces como pudo, la dueña quedó en estado de shock - ¡¿CÓMO TE ATREVES?! ¡PEDAZO DE IDIOTA! – Natsuki no se medía mientras el tipo daba fuertes gemidos de dolor - ¡VAS A APRENDER A RESPETAR!
-¡Natsuki! – gritó Mai sujetando sus brazos por detrás, intentando contenerla; pero sabía cómo su amiga se ponía cuando le faltaban al respeto de esa manera, el muchacho se levantó y huyó de la escena - ¡Tranquilízate! – Natsuki forcejeaba casi como un monstruo sin contención. Sus pies se enredaron con los de Mai y las dos se cayeron al piso en un fuerte estruendo, Natsuki se dio de cara al cemento.
-¿Están bien? – preguntó preocupada la dueña del puesto acercándose a ellas con cautela. Levantó su escoba con mucho cuidado sin que ellas se den cuenta -¡¿QUÉ ALBOROTO ESTÁN CAUSANDO?! – de repente comenzó a golpearlas y Mai y Natsuki apenas reaccionaron, a esta última le salía sangre de la nariz y Mai estaba echada sobre ella con todo su peso.
-¡Mai no te levantes! – gritó Natsuki levantando la cabeza con agonía, pues Mai recibía todos los escobazos al estar sobre ella; pero de repente la de pelo azul recibió un fuerte escobazo en la cara que la dejó idiota.
-Natsuki! –se asustó Mai al ver lo que le pasó a su amiga; pero seguía recibiendo los escobazos - ¡ay demonios pare! – gritó, llegaron unos policías y apenas sostenían a la alterada mujer que estaba decidida a vengar su puesto de dulces.
Mai se levantó con pesadez y miró a su alrededor, había mucha gente rodeándolas, no se había dado cuenta del escándalo que habían armado en plena calle comercial. Los murmullos se hicieron presentes…

-¿Viste cómo se echaba sobre ella?
-El alboroto que causaron---
-Pobre de esa señora vende dulces…
-Sí, esas crías le arruinaron su trabajo…

Mai intentó hacer caso omiso de los comentarios de la gente y se enfocó en su casi inconsciente amiga… - ¿Natsuki? – le dijo con suavidad mientras se arrodillaba a su lado e intentaba manejar la situación.
-¡No lograrás nada si te quedas ahí sentada! – exclamó una voz triunfal y enérgica, era Sugiura Midori; pero sorprendentemente estaba sobria y se dirigía hacia las dos chicas para ayudarlas.
-Midori-chan – dijo Natsuki casi de manera inaudible y con cara de “lo que faltaba” – siempre tan oportuna.
-¡Ah! ¡No digas eso Natsuki-chan! – continuó Midori agachándose para ayudar a Mai a levantarla - ¡Sugiura-sensei siempre estará aquí para ayudarles!
-Ella no se refería a eso – murmuró Mai mirando a otro lado con la misma expresión de Natsuki, su espalda le dolía un horror.
-Bueno, vamos a su apartamento – propuso la pelirroja con una sonrisa (triunfal) de “todo estará bien” y las dirigió fuera del alboroto. Cuando avanzaron unos pasos, apareció Mikoto doblando la esquina y se sorprendió al verlas en ese estado y en compañía de Midori.
-Natsuki-chan! – dijo sorprendida corriendo hacia ellas y sacando un pañuelo de su bolsillo para limpiar la sangre de su amiga – Mai… ¿qué les pasó?
-Larga historia – resopló la pelinaranja mientras pasaban por la anterior panadería.
-P-pastel – dijo Natsuki en su inconsciencia viendo la pastelería de manera borrosa – q-qui-quiero… p-pastel d-de c-choco-late…
-Debe estar muy mal – se preocupó Midori mirándola.
-F-Fujioo-a-ame—p-pastel – deliraba Natsuki incomprensiblemente, la caída le había dañado seriamente y fue peor el escobazo que recibió en el mismo lugar… y lo que decía, “Fujino dame pastel” – l-los—ajari---elan – “los pajaritos vuelan” – s—volan-n- on-on-llos – “estoy volando con ellos”, miró a Midori– e-e—ajaro – “¿eres un pájaro?” señaló apenas su cabello – e-e t—n-cho  – “¿es tu penacho?” miró a Mai y más abajo de su cuello – q—an-l-t-ti-nes – “qué grandes las tienes”.
Por suerte nadie la comprendía, ya que, aparte de que estaba hablando idioteces, lo único que decía eran letras y sílabas sueltas.

Cuando llegaron a su apartamento, llevaron a Natsuki a su habitación individual (Mai y Mikoto dormían en la misma habitación, mientras que Natsuki dormía en otra aparte). Recostaron a la muchacha de pelo azul en su cama.
-Bueno Mai – dijo Midori – hoy no me quedaré aquí en su apartamento para no causarles problemas – sonrió – pero deben estar al pendiente de ella, el golpe que sufrió no es cualquier cosa, por suerte mañana es sábado, sino, no podría ir a la escuela.
-Sí… yo me quedaré con ella, gracias Midori-chan – sonrió Mai con sinceridad. Mikoto por primera vez se sirvió sola la comida que Mai había preparado y cenó mientras miraba la televisión.
-Bueno Mai, ya me voy – se despidió Midori todavía en la habitación de Natsuki, miró a la inconsciente – deberías cambiarle ese uniforme, está todo ensangrentado, no te puedo ayudar porque pues, tú eres su amiga más cercana.
-Ah… see – murmuró Mai, mientras Midori salía. La pelinaranja miró a Natsuki y suspiró con resignación – hey, Natsuki, ¿desde cuándo te metes en estos problemas?

Mai se paró al lado de la cama y con su mano palpó cuidadosamente la nariz de Natsuki para chequear si se le había roto, por suerte, eso no había ocurrido, aunque sí, estaba algo hinchada por el golpe.
-Entonces, a trabajar – le dijo en voz baja y la sentó con mucho cuidado. Comenzó por quitarle el chaleco del uniforme y luego, con algo de dificultad le sacó la chompa con capucha color blanco que era totalmente cerrada - ¿por qué no simplemente te pones una blusa? – se quejó, de un tirón logró arrancarle la chompa; pero al hacerlo la soltó y su cabeza cayó contra el catre de madera, sonando con fuerza - ¡¿Eh?! ¡Lo siento! – la dejó ahí recostada, con miedo de lastimarla más… ¿desde cuando se había vuelto tan torpe? Pero se dio cuenta de que sus manos estaban temblando… de nerviosismo. Bueno, no era para menos, había recibido muchos fuertes golpes en la espalda e incluso en muchas otras partes del cuerpo… “¡Mai no te levantes!” la chica se rió al recordar cómo su amiga quiso desesperadamente salvarse de los escobazos. La muchacha observó el cuerpo inerte de Natsuki, era linda, verdaderamente linda y al darse cuenta de lo que estaba pensando se dio un sopapo a sí misma y terminó de cambiar a Natsuki de manera rápida y nerviosa - ¿Qué estoy pensando? ¡Soy una idiota! ¡Idiota! ¡Y tú también! – tapó con violencia a la pobre Natsuki y salió de su habitación rápidamente.

Al día siguiente, Natsuki despertó; pero a sus ojos se les hacía muy difícil abrirse, se sentían como cansados.
-ouch – gimió al sentir que algo caía pesadamente sobre su nariz, lo levantó con molestia y comprobó con sorpresa que era la mano de alguien, giró su cabeza a un lado y vio a una chica de cabello naranja que dormía plácidamente a su lado… tapada por las mismas colchas… - ¡¿Eh?! ¡¡¿QUIÉN ERES TÚ?!!
-¿Eh? – Mai entreabrió los ojos y se sentó con lentitud, se frotó uno de sus ojos – Natsuki, ya despertaste – pero vio la cara horrorizada de la chica de pelo azul - ¿y ahora qué te sucede?
-¡¿Qué haces aquí?! – le gritó Natsuki mientras se levantaba muy rápidamente.
-Cálmate, estaba cuidando que no necesites nada – Mai se encogió de hombros y volvió a echarse poniendo sus brazos de apoyo, cerró los ojos.
-No me digas que… - dijo Natsuki en voz baja – ¿pasé la noche contigo? – Mai abrió los ojos de par en par, se sentó de nuevo y la miró, tenía una cara de ignorancia increíble.
-Oh sí – dijo con sarcasmo – ¡estuviste increíble!
-No puede ser… ¿cómo? – parecía a punto de llorar.
-Fue broma, idiota – le riñó Mai mientras se levantaba con lentitud y pesadez – tuve que cuidarte toda la noche, pues…
-¿Quién eres? – preguntó Natsuki todavía horrorizada - ¿quién soy yo?
-No bromees conmigo Natsuki – dijo Mai seriamente – que esto no es…
-¿Me llamo Natsuki? – preguntó la chica – no está mal…
-¿De veras no te acuerdas? – la pelinaranja posó una de sus manos sobre su cabeza, como si le doliera – bueno, yo soy Tokiha Mai… una de tus mejores amigas… verás, ayer te golpeaste fuertemente la cabeza y pues, por eso no te acuerdas de mí… creo…
-Oh no… - se lamentó Natsuki. Se abrió la puerta y entró Mikoto corriendo muy animada y feliz fue directo a abrazar a Natsuki - ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
-¿Es mi cumpleaños? – preguntó Natsuki - ¿cuántos cumplo? – vio a Mikoto - ¿quién es ella?
-Sí… cumples 17 – explicó Mai con resignación – y ella y yo somos tus mejores amigas, se llama Minagi Mikoto.
-¿Ah si? – se sorprendió Natsuki – no sabía que era tan joven – Mai se le acercó y le abrazó.
-Feliz cumpleaños – Natsuki seguía sorprendida y aún no entendía nada, Mai se separó de ella y se encogió de hombros – bueno, teníamos planes para ti el día de hoy, pero bueno, tendremos que pasarnos el día explicándote todo…

Y fue así, casi toda la mañana y parte de la tarde, le explicaron a Natsuki toda su historia… hasta le contaron sobre Sugiura Midori. Todo, absolutamente todo, incluso le mostraron fotos de muchas de las cosas que habían vivido las tres. Le explicaron CASI todo, a Mai se le olvidó una persona muy importante, Fujino Shizuru entre otras. Entonces, para Natsuki, quien se había enterado de su vida y había logrado uno que otro recuerdo borroso, no existía su amiga “Fujino-san” y tampoco la chica que tenía los mismos poderes que ella, Mai y Mikoto: Yuuki Nao, pues no les contó a sus amigas (esperemos no se la vuelva a encontrar por ahí).
-Entonces… ¿cómo soy yo? – le preguntó Natsuki a Mai con curiosidad.
-Bueno tú… - Mai la miró a los ojos un momento, como analizándola…
-Mai – comenzó Mikoto hablándole a la pelinaranja al oído en un susurro - ¿qué dices si hacemos un experimento y le decimos que tiene otra personalidad?
-mmm… - pensó Mai – bueno, no es mala idea – miró a Natsuki, quien seguía con una mirada muy inocente y expectante – eres… tímida, sí… muy tímida…
-¿En serio? – la de pelo azul parecía una niña a quien recién le estaban enseñando a hablar sobre algún tema en específico.
-See…

El lunes llegó y fueron juntas a la escuela, como siempre. Por esta vez, Mai llevó a Natsuki a su curso, mientras le daba indicaciones.
-Mira, no sé con quiénes hablabas en tu curso – decía – pero disimula tu amnesia si alguien te habla, no sé has como si fuera una broma o algo así… si no te acuerdas sus nombres.
-Pero si… soy muy tímida – replicó Natsuki – ¿no se supone que no tendría que tener amigas?
-Bueno sí… pero quién sabe – Mai se encogió de hombros – tal vez alguien te hable no sé, bueno nos vemos en la cafetería, ya te indiqué dónde es…
-Sí… no lo olvidaré – dijo Natsuki con suavidad y timidez, de alguna manera, era divertido verla así.
-Nos vemos, cuídate bien, Natsuki – se despidió Mai, y cuando estuvo a punto de girar por el pasillo para ir a su curso, apareció Shizuru.
-Hola Fujino-san – le saludó Mai con una sonrisa.
-¿Cómo estás Tokiha-san? – respondió Shizuru amablemente - ¿Fuiste a dejar a Kuga-san?
-Sí, ella está ahí, ya debe estar sentada mirando a la ventana como siempre – rió Mai – nos vemos Fujino-san, debo apurarme sino no llegaré a tiempo a mi curso.
-Sí – respondió Shizuru con una sonrisa y acelero el paso para llegar al aula, quería encontrarse con Natsuki de nuevo, después de un largo fin de semana.

Mai caminaba y de repente sintió como si le hubiera caído un balde de agua fría, no le había dicho nada a Natsuki sobre esa amiga. Dio medio vuelta y fue corriendo a su curso, aunque no alcanzaría a llegar al propio, rebasó a Shizuru, entró con violencia y fue corriendo donde Natsuki.
-Fujino – le dijo jadeando – se llama Fujino Shizuru – Natsuki la miraba asustada.
-¿Q-qué? ¿Quién?...
-Ya te darás cuenta, adiós – otra vez emprendió la carrera al otro lado de la escuela, donde estaba su paralelo. Los demás compañeros de Natsuki miraron a Mai muy extrañados. Nuestra amiga encorvó las cejas como si estuviera triste, era su expresión de timidez…
-¡Kuga-san! – le saludó alguien por atrás y le tapó los ojos con las manos - ¿quién soy? - ¡error fatal! La nariz de Natsuki comenzó a doler horriblemente, pues seguía el dolor de los fuertes golpes que había recibido.
-ouch – gimió – no sé…
-¿En serio? – le dijo la voz – ¿ni siquiera me reconoces por la voz?
-No sé-- - recordó lo que le había dicho Mai, “Fujino Shizuru” - ¿Fuji…?
-¡Acertaste! – se alegró Shizuru antes de que Natsuki terminara de decir su nombre y le abrazó con cariño casi echándose sobre ella; pero esta vez, el curso NO estaba vacío, los cuchicheos se asomaron de nuevo.

-¿Viste eso?
-Kuga-san se deja abrazar así como así por Fujino-san…
-Sí…
-Deben ser amigas muy cercanas…
-Pero si recién son tres días que son amigas…
-¿Qué pasa con ellas?
-Tal vez sea cierto el rumor…
-¿Qué a Kuga-san le gustan las chicas?
-No puede ser… y son las más guapas de la clase…
-Dejen de hablar idioteces – les riñó Akane otra vez - ¿qué no tienen de quién más ocuparse?

Natsuki escuchaba los rumores; pero no entendía. Cuando Shizuru la soltó, miró a la castaña con su expresión de timidez, era ella más bien la que ahora estaba nerviosa, sus manos temblaban, las palabras no le salían y ella simplemente no tenía idea de quién era Fujino Shizuru.
-Kuga-san – le habló la chica, sonriendo, mientras sacaba una caja color blanco y se la entregaba – Feliz cumpleaños por retrasado… el sábado quería llamarte; pero no tengo tu número de celular…
-Gracias… - Natsuki lo recibió con la cabeza agachada - ¿qué es?
-Tú ya sabes lo que es – le sonrió Shizuru, aunque estaba un poco perpleja por la extraña actitud de Natsuki, no era la misma de siempre, su voz denotaba timidez y nerviosismo, incluso sus manos temblaban y sus facciones representaban tristeza – tu pastel favorito.
-¿Mi favorito? – recordó lo que Mai le dijo “Tu pastel favorito es el de chocolate” – ¿es pastel de chocolate? – dijo muy insegura, tenía miedo de esa extraña Fujino Shizuru.
-Sí, me pediste que te siga trayendo pasteles de chocolate – le explicó Shizuru mientras se sentaba delante de ella y dejando su maletín.
-¿Te sientas ahí? – le preguntó Natsuki.
-Sí, desde hoy me siento aquí, el profesor me puso aquí porque quiere que te ayude con una de las materias – continuó Shizuru.
-Ah… ¿somos amigas? – preguntó Natsuki, entonces Shizuru la miró sorprendida, ella misma había aceptado que serían amigas y ahora, ¿no lo recordaba? Esto seguramente era una broma.
Pero… ¿y su forma de actuar?
-S-sí… - respondió dudando – somos amigas, desde la anterior semana.
-Ah… lo siento – se disculpó la peliazul en un murmullo bajando la cabeza.
-No… no te preocupes…
-Es que según mi mejor amiga Mai… el viernes sufrí un accidente y dice que puede que no recuerde muchas cosas…
-Ah… - Shizuru se quedó boquiabierta, mirándola con algo más parecido a susto.
-Entonces explícame por favor, Fujino Shizuru –decía Natsuki con un nerviosismo increíble mientras sus mejillas se sonrojaban, le daba demasiada vergüenza hablar con esa chica - ¿qué eres para mí?

Continuará!!!

Ese fue el capítulo 3!!! Jeje espero les haya gustado y bueno, la manera cómo va la historia es muy… mmm… no sé ustedes digan, espero no se hayan aburrido leyendo esto jejee, creo que a ratos lo alargo mucho la cosa… ah no sé… y no se preocupen, la historia va a continuar de esta manera, no se va a volver dramática tipo cortavenas jajaja, porque hay muchos factores que lo van a evitar… y esta vez no hay dibujo porque de improviso vine y lo subí jajaja, sumimasen. Bueno no se preocupen por Natsuki, no está loca, simplemente está sufriendo de una amnesia temporal debido a los repetidos golpes fuertísimos que sufrió en la cabeza, por suerte tiene a sus amigas Mai y Mikoto, y a Shizuru, jeje. Bueno espero dejen sus comentarios, porque este fic lo hago para ustedes que lo siguen y les agradezco por eso. Gracias!!! Las y los quiero un montón!! ^^
Atte: Tomo-chan

domingo, 27 de diciembre de 2009

domingo, 27 de diciembre de 2009

Starletts - Capitulo 8

Ahora si, perdon por la tardanza, recuerden mandar comentario... prometo que se viene lo interesante. Feliz navidad atrasadas y feliz año nuevo 2010! Hehehe, que sus deseos se cumplan, que haya más ShizNats XD y que logre terminar Starletts este año =D!
Bueno, saludos a todos y disfruten el fic.

AnGeLuZ (3balzac@live.com.mx)


/// Eight reasons to hate you


*** Mikoto Minagi ***


Mai regresó a los dos días después del incidente de la cocina, y afortunadamente su cocina ya estaba en orden. Pero nos regaño demasiado por lo que pasó, bueno, no le dijimos la verdad de porque Arika se quemo las manos. Lo de Arika no fue tan serio pero estuve con ella todo el tiempo… Como estaba relativamente tranquilo en esos días en el “trabajo” de mi padre, pues tuve tiempo para estar con ellas, de hecho como Arika estaba “incapacitada” yo tuve que cubrir sus turnos en lo que ella estaba mejor.


sábado, 26 de diciembre de 2009

sábado, 26 de diciembre de 2009

DÍAS AZULES – 2

¡¡¡Saludos!!!

Hola!! Aquí les traigo el segundo capítulo del fic de, “Días Azules” Espero les guste y quisiera preguntar, según la psicología y esas cosas o el esoterismo o no sé como será--- ¿qué significa el azul? Bueno, luego me responden, espero lo disfruten, aquí va

Existen los bichos raros

Al día siguiente, Natsuki no quería separarse de Mai y Mikoto, ya que en su curso tendría que lidiar con un pequeño gran problema; sin embargo, no era del todo malo, todavía tendría más pasteles de chocolates y probablemente más grandes y deliciosos.

Entró a su curso con su clásica expresión de pocos amigos y se sentó en su asiento resoplando, dejó su maletín a un lado y apoyó su cabeza sobre su mano, como siempre.
Escuchó de nuevo aquella familiar voz, la voz de Shizuru saludando amable y alegremente a las demás compañeras de curso. Volvió a hacer el conteo regresivo en su mente… “3… 2… 1” … tal vez se había adelantado--- volvió a contar “3…2…1”… “3-2-1… ¿1-2-3?... 2-1-3--- 3-1-2… ¿no va a venir a hablarme?”
Miró hacia donde ella estaba… sentada en su asiento, rodeada por sus compañeras y todas le hablaban animadamente e incluso le hacían reír… De repente, Natsuki se sintió extraña… no fue a hablarle, ¿se había olvidado de ella?
Ahora que eran amigas, ¿ya no le importaba mantener su amistad? Un momento… más bien, eso era mejor, ya no tendría que usar nuevos planes para alejar a Shizuru de ella; pero se sentía un poco mal… y no era la ausencia de los pasteles de chocolate…

Llegó el recreo y Natsuki se disponía a salir tranquilamente del curso hacia el comedor para encontrarse con Mai y Mikoto.
-Kuga-san – alguien le habló tras ella, al escuchar esa voz, no supo por qué, sintió alivio y al mismo tiempo felicidad, como si le dijera “no me he olvidado de ti”, se dio la vuelta sonriendo de manera natural.
-Fujino-san – dijo – qué alegría, pensé que no ibas a hablarme… ya estaba poniéndome triste – ella misma se dio cuenta de lo que estaba diciendo y se calló de inmediato.
-No pienses eso, ellas me dijeron si podía formar parte de su nuevo club de computación…  y por eso no pude venir a hablarte – aseguró Shizuru de manera cariñosa.
-No te pedí que me lo explicaras – dijo Natsuki con el ceño fruncido intentando sonar indiferente; pero no podía – por otro lado… ¿trajiste pastel de chocolate?
- ¿Eh? – se sorprendió Shizuru - ¿quieres que te siga trayendo eso? Pensé que al ser amigas…
-Las amigas se hacen regalos, ¿o no? – habló Natsuki mientras se agachaba hacia su maletín – yo te traje uno – sacó un catálogo de motos, todas las marcas, modelos de todo tipo, las más veloces, más populares, más caras, más baratas…
Shizuru no parecía muy emocionada al ver su regalo. Era otro de los planes de Natsuki; pero de alguna manera no se sentía bien dándole esto dado que era para alejarla de ella – siento no regalarte algo que a ti te guste – se le salió, se dio cuenta y se calló de inmediato otra vez; Shizuru la miró extrañada.
-¿De qué hablas, Kuga-san? – le preguntó la muchacha mientras tomaba la revista con delicadeza, con tanto cuidado que se notaba que no quería hacerle ningún daño como si fuera una joya de los dioses – yo estoy feliz con cualquier regalo que me de mi Kuga-san…



-Kuga-san, ¿eh? – pensó Natsuki en voz alta – hey, Fujino-san… ¿hoy quieres que almorcemos juntas? Ayer no  quise porque no sabía lo que iban a decir mis amigas… pero seguramente quieres conocerlas, ¿verdad?
-Sólo si tú me dejas – Shizuru se encogió de hombros sonriendo de manera cariñosa.

Algunos chicos que estaban recién saliendo del curso las miraban extrañados, ¿Kuga Natsuki regalando o prestando ALGO a alguien? Eso era muy extraño… además era el segundo día que le veían quedarse a charlar con Shizuru en el recreo, eso ya era mucho, el hecho de que Natsuki no haya hecho huir a Fujino Shizuru, una de las chicas más dulces y sensibles del curso, era un probable progreso y esperanza para ellos; quería decir que Natsuki probablemente aceptaría aunque sea hablar con alguno.

Natsuki fue con Shizuru al comedor de la escuela y vio que Mai y Mikoto ya estaban sentadas en la mesa de siempre, esperándole.

-Hola! – saludó Mikoto cuando las dos chicas se acercaron, Mai se volteó y miró a Shizuru, algo extrañada.
-Ella es mi amiga Fujino Shizuru – dijo Natsuki, señaló a Mai – ella es Tokiha Mai – señaló a Mikoto – ella Minagi Mikoto.
-Hola, ¿qué tal? – saludó Mai sonriendo; pero para Natsuki que la conocía bien, notaba que estaba incómoda por el hecho de que había llevado a alguien extraña, lo que se temía.
-¡Hola! – volvió a decir animadamente Mikoto mientras sonreía y le ofrecía a Shizuru que se sentara a su lado. Natsuki se dio cuenta, Mikoto estaba disimulando, sí, todos creían que era una niña; pero sabía muy bien cómo se estaba sintiendo Mai al respecto. Natsuki se sentó al lado de Mai, algo ansiosa debido a la actitud de esta.
-¿Qué se supone que estás haciendo? – le susurró Mai algo molesta, sólo para que la muchacha de pelo azul escuche.
-Pero, ¿qué debería hacer? – replicó Natsuki en el mismo volumen – ella insistió en que fuéramos amigas…
-Y tú te dejaste convencer…
-¿No puede ser nuestra amiga sólo porque no tiene nuestros mismos poderes?
-Natsuki, no se trata sólo de los mismos poderes, se trata de lo que tenemos que hablar… nadie más puede saberlo…
-Podemos hablarlo en casa…
-Que yo recuerde tú eras la que más insistía en que no debemos tener otras amigas… por nada más me alejé de Aoi-chan y…
-¿De qué hablas Mai? Mira pronto la alejaré de mi… tengo nuevos planes así que no importa, sólo aguanta un poco, ¿si?
-Eso espero Natsuki---
-¿Qué están cuchicheando? – les preguntó Mikoto sonriendo, sabía lo que Mai estaba diciéndole a Natsuki.
-Nada importante – negó Mai tomando un respiro – y bien, Fujino-san… cuéntanos de tu vida, ¿desde qué año entraste a esta escuela?
-Ah bueno… - Shizuru comenzaba a responder y de alguna manera comenzaba a ganarse a Mai y a Mikoto con su forma amigable de hablar. Natsuki se sentía algo menos ansiosa; pero tendría que empezar a elaborar un plan muy efectivo y bien preparado, no tan superficial como los que había realizado hasta ahora… para esta persona necesitaba un plan especial. Miró hacia la ventana pensando… a lo lejos estaba el pequeño bosquecillo. De repente, vio salir de allí uno de esos monstruos mecánicos, iba a dañar la escuela y causar el pánico.
-Ya vengo, voy al baño – dijo urgentemente levantándose muy rápidamente botando la silla hacia atrás. Se fue corriendo.
-Qué urgencia por ir al baño, ¿eh? – comentó Mai riendo; pero frunció el ceño “otra de esas criaturas, ¿eh?”

Natsuki corría muy apurada hacia el bosquecillo, temía que aquel monstruo atacara a los estudiantes del colegio, entonces se cundiría la tensión y todo el mundo comenzaría a hacer preguntas y la veían atacando al monstruo. Cuando llegó justo al punto donde lo había visto antes, no lo encontró, no estaba por ninguna parte. ” ¿Qué significa esto?”, pensó con el ceño fruncido, escuchó unos ruidos dentro del bosque y se adentró en él muy rápidamente, si el monstruo estaba dentro y alejado de los ojos de los demás, era lo mejor.
-¿Dónde está? – Natsuki miraba a su alrededor, hacia los árboles; no sabía qué tipo de criatura era, así que no podía saber si atacaría por aire o por tierra.
Estiró sus manos hacia los costados y materializó sus extrañas pistolas color azul con celeste, no era conveniente sacar a Dhuran por el momento. Escuchó ruidos a su alrededor… maldición, ¿eran varios? Su ansiedad crecía, ¿qué tipo de monstruo era este?
-¡Muéstrate de una vez! – exclamó Natsuki, cuando de repente sintió algo acercándose hacia ella por la espalda a toda velocidad, no tuvo tiempo de reaccionar…

-Siempre se sientan aquí, ¿verdad? – les dijo Shizuru con naturalidad a Mai y Mikoto.
-Sí, es normal, a Natsuki le gusta sentarse aquí al lado de la ventana – comentó Mai, estaba preocupada por su amiga, ya había tardado mucho tiempo.
-Mai, ¿trajiste almuerzo extra? – le preguntó Mikoto a la pelinaranja; pero su tono no era el de siempre y su expresión tampoco, se la notaba tensa, ella también había presentido el peligro que corría Natsuki.
-¿Qué les sucede? – preguntó Shizuru sin entender por qué de repente Mai y Mikoto se habían quedado calladas y tensas, esto sinceramente le hacía sentir un poco incómoda.
-Ah, nada – murmuró Mai – es que estoy preocupada por Natsuki…
-¿Kuga-san? – preguntó la castaña con preocupación - ¿qué le pasó?
-ettoo--- Mikoto la miró de manera significativa – es que… ayer tuvo indigestión! – dijo muy nerviosa – sí… no sé qué comió… pero le hizo muy mal…
-Sí, sí, eso es cierto – afirmó Mikoto – tal vez por eso se levantó tan apurada para ir al baño…
-¡Oh no! – exclamó Shizuru horrorizada.
-¿Qué sucede? – le preguntó Mai algo extrañada.
-Deben ser los pasteles de chocolate que le traigo todos los días! – Mai y Mikoto se miraron entre ellas aterrorizadas – creo que ya no volveré a comprarle más de esos...
“Lo siento Natsuki…”, pensó Mai mientras agachaba la cabeza y casi se reía.


Mientras tanto, en el bosque de la escuela Natsuki sintió algo acercándose hacia ella por la espalda a toda velocidad, no tuvo tiempo de reaccionar, lo único que hizo fue taparse la cabeza con sus brazos… pero nada pasó, el impacto nunca llegó y ella no tuvo tiempo para pensar, sólo se dio la vuelta y vio al monstruo justo a escasos centímetros de ella, en el aire, como si hubiera si hubieran detenido el tiempo. Metió aire y dio tres pasos hacia atrás…miró bien al espécimen… estaba forcejeando, agarrado por algo que parecían redes color rojo brillante (¡¡no se preocupen ya sé que ya deben saber quién es pero esta vez no pasará nada!! ^^U Daijobu).

-¡Por fin te atrapé! – se escuchó una voz y de repente las redes perforaron y cortaron al monstruo, haciéndolo volar en pedazos, mientras comenzaba a salir fue color verde de él. Natsuki quedó perpleja mirando el cadáver de aquella criatura desvanecerse - ¡sí, este no era para nada poderoso! – exclamó otra vez y cuando las llamas se consumieron por completo divisó a la muchacha de pelo azul, que yacía parada sin habla, envuelta en confusión por lo que acababa de pasar - ¿eh? ¿Kuga Natsuki? – la chica miró a quien le estaba hablando.
-Tú… - dijo - ¿cómo…?
-¡¿Qué haces aquí?! – le gritó Nao (no pasa nada no pasa nada) hizo desaparecer su araña gigante y sus manos volvieron a la normalidad - ¡¿Qué diablos haces…?! – se calló, y observó que las manos de Natsuki todavía agarraban sus extrañas armas - ¿eso es…?
-¿Tienes el poder? ¿Cómo? Esa araña gigante… ¿era tu robot? – Natsuki todavía estaba algo perpleja; pero ya se recuperaba de la impresión.
-¿Mi robot? – Nao levantó la ceja – esa es más que un robot, te equivocas Kuga Natsuki, ese no es un robot, es algo mas que eso…
-¿Ah sí? – se molestó Natsuki - ¿entonces qué es, Yuuki Nao?
 -No sé – se encogió de hombros la muchacha – de todas maneras, ¿qué hacías aquí? Viniste a buscar al monstruo, ¿cierto?
-Eso no te importa – respondió Natsuki con indiferencia.
-¡Ah! ¡Ya sé! – Nao golpeó la palma de su mano izquierda con el puño de la otra mano – Tú eres de ese grupo de tres que causa alboroto por destruir a estos monstruos mecánicos, ¿cierto?
-¿De qué hablas? – la otra chica se preguntaba cómo esa cría sabía acerca de todo eso.
-Sí, conozco a tus amigas, una de ellas es mi compañera de curso, Kuga Natsuki – aseguró Nao con expresión triunfante – son Tokiha Mai y Mikoto-chan…
-No me importa si sabes acerca de mi vida –cortó Natsuki – lo que yo quiero saber es… ¿cómo tienes esos poderes?
-No sé, nací con ellos y aprendí a usarlos, sólo eso – a Nao parecía no importarle en lo más mínimo; pero la miró de manera significativa – tu caso es el mismo…
-¿Cómo puedes decirlo de esa manera tan presumida? – se enojó la peliazul.
-No sé, Kuga Natsuki – continuó la pelirroja – pero no pienso unirme a tu liga de chicas que quieren llamar la atención matando monstruos. Si destruí a este fue porque se me antojó y estaba aburrida; pero debes saber y meterte bien en la cabeza que uso mis poderes para otra cosa, así que…
-¿Por qué me dices esto? – le dijo Natsuki con expresión burlona – no pensaba, ni pienso pedirte que te unas a nosotras, no te hagas.
-Parece que no tengo que molestarme más contigo así que…
-Sí vete de una vez, ya me dijiste lo que quería escuchar…
-Sí claro… y por cierto, de nada por haberte salvado la vida, Kuga Natsuki… - la muchacha se alejó a paso decidido, perdiéndose de vista.

Natsuki se sorprendió, era cierto, si Nao no hubiera llegado probablemente ella ya no estaría con vida. “Mera coincidencia”, se dijo a sí misma; pero lo que la tenía preocupada era que Mai, Mikoto y ella no eran las únicas con aquellos poderes y fue ingenuo pensar que sí. Cuando se había encontrado con Mai y Mikoto por primera vez, sólo tenían una cosa en común, y era esa marca igual que tenían las tres en diferentes partes de su cuerpo… probablemente esa chica, Yuuki Nao, tenía la misma marca en algún lugar y no sólo ella, sino podrían existir otras personas con ese poder.
Pensando en todo eso, Natsuki llegó por fin de nuevo al comedor y se sentó en su silla resoplando de cansancio, Shizuru la miraba sonriendo, pues a ella le habían dicho que su amiga sufría de indigestión.
-¿Cómo te fue? – le preguntó Mai, con una mirada significativa.
-Pues, muy cansador… - dijo Natsuki mientras comía su almuerzo – la próxima vez irá una de ustedes…
-Ore, Kuga-san – comentó Shizuru, al parecer la peliazul no se había dado cuenta de su presencia, entonces dio un respingo al escuchar su voz, la miró perpleja – no deberías desearle eso a ninguna de tus amigas…
-¿Eh? – se sorprendió Natsuki - ¿de qué hablas?
-Lamento decirte que ya no te traeré más pasteles de chocolate – sentenció Shizuru con cara de disculpa.
-¡¿¿EH??! – la muchacha la miró horrorizada y casi rompió en llanto - ¿Por qué?
-Lo siento Kuga-san – lamentó Shizuru –pero debes cuidar ese estómago -
Mai y Mikoto la miraron divertidas y comenzaron a reírse, Shizuru las acompañó en la carcajada mientras la mirada confundida de la muchacha de cabello azul se hacía presente.
-¿De qué me perdí?

Continuará!!!

Espero les haya gustado este capítulo!!! Estuve leyendo los comentarios al capítulo anterior y realmente me siento muy feliz de que hayan aceptado de esa manera este nuevo fic, hontoni doomo arigatoo gozaimasu!!! Es gracias a ustedes y sus comentarios que puedo seguir escribiendo sin que mi imaginación se bloquee ^^! Bueno acerca del dibujo que puse ahora, nee siento no poder ponerlos en mejor calidad, el problema es que mi escáner está arruinado así que tengo que conformarme con usar la cámara de mi celular ^^U, y bueno creo que le puse mucho de mi estilo jaja, espero les guste ^^. Bueno espero sus comentarios!!! Y recuerden, Tomo-chan les adora ya que sin ustedes, estos fic no serían posibles!!! ^^!!!!!!!!!!
















viernes, 25 de diciembre de 2009

viernes, 25 de diciembre de 2009

Querida Shizuru - Capitulo 1

 Autora: Kaon-sama

QUERIDA SHIZURU

¿Quién podría decir si su actitud era correcta o no?, ¿quién podría juzgar cuando no sabían las razones de sus actos? Solo el destino podría encargarse de darle la absolución o la condena.

Lo que hacía era por su honor, el honor de su familia , no podía importarle lo que los demás pensarían ni tampoco en lo que le harían al descubrir quién era en realidad…solo podía seguir de pie, mostrando valentía y coraje.

Recuerdos - Capitulo 1

Autora: Serena (susagitsukino@gmail.com)

Capitulo 1. Primer día

-*Pero que nervios tengo, ¡uff! Solo tengo que relajarme y no sentir miedo, a partir de hoy seré diferente, seré otra, se acabo la Natsuki tímida y sola.

Hoy es el primer día como universitaria, aunque no lo quisiera estaba sumamente nerviosa, al entrar al salón observo cuidadosamente cual sería el lugar adecuado para sentarme, calculo el lugar exacto, las orillas están rechazadas automáticamente, en medio era perfecto, porque así podre interactuar mucho mejor con todos mis nuevos compañeros. Me dirigí o a una banca, deposite mi mochila al lado del banco y me senté.

Maldito amor - Capitulo 8

Autora: Kaon-sama

CAPITULO 8. RESPONSABILIDADES

Incertidumbre, consternación, duda, ira, enojo, decepción…esos sentimientos inundaron su ser cuando colgó el teléfono.

Parte de ella no quería creerlo, no creía posible todo lo que le había dicho su amiga…después de que había decidido dejar de huir de sus sentimientos, dejar de pensar, dejar de hacer las cosas por los demás, ahora le salía con esto, bonita cosa.

¡Conquístame! ...si puedes - Capitulo 03

Autora: Daphne (kanu_unchou@live.com.mx)


Capitulo 2: “chica de pasarela”

- ya wey vamos entrando ala Skull o nos va cachar algún profe que llegamos tarde
- tu me estas mintiendo nao esta no es nuestra escuela…o quizás la tuya si pero la mía no ,yo debo estudiar ahí enfrente.- dijo natsuki apuntando la otra escuela.
- jajjaja, ¡sueñas mucho! Esta es nuestra Skull acéptalo.

Yours will lead mine - Capitulo 2

Autora: Shezaei_neko (http://shezaei-neko.livejournal.com/)

Traducción: KugaxFujinoxKrugerxViola 
(http://kugaxfujinoxkrugerxviola.blogspot.com/)
 

Capitulo 2.- Recuerdo.

La señal fue detectada en el campo cerca de Windbloom y Aries a las 10 a.m., era una señal inusual; eso significaba una cosa, otra amenaza desconocida había aparecido.

Garderobe reportó de inmediato la situación a la Reina Mashiro y la Presidente Yukino; con su asistencia recolectaron a sus respectivas Otome, las 5 columnas, la Fuerza Delta de Aries y por supuesto la legendaria Otome, poseedora del Rubí del collar ardiente y su maestro Neko-Gami.

Última Oportunidad - Capitulo 1

Autora:  KugaxFujinoxKrugerxViola (http://kugaxfujinoxkrugerxviola.blogspot.com)

Capitulo 1 - Despertar

Sábado 6:30 a-m- una castaña lentamente despertaba con los primeros rayos del sol. Se estiró un poco y entonces notó la ausencia de cierto calor al otro lado de la cama, volteó y efectivamente, la presencia de Natsuki no se hallaba. Se acomodó en una posición sentada, apoyando la espalda en la pared, miró a su alrededor y también notó que no era su habitación. Entonces recuerdos de la noche anterior bombardearon su mente.


Flashback

Shizuru llegaba a casa de su trabajo de medio tiempo para encontrarlo vacío, suspiró dejó sus llaves en la mesita de café, colgó su chaqueta en el perchero, se retiró los zapatos y los acomodó a un lado para que no estorbasen el camino, entonces se dirigió a la cocina para prepararse su té de la tarde, puso a hervir el agua, se sentó en una de las sillas de la cocina, sacó su celular de su bolsillo y marcó un numero muy conocido, esperó 4 tonos y contestaron.


-Aló- contestó una voz femenina.


-¿Natsuki?- dijo la castaña con el entrecejo levemente fruncido.


-Ella está en la ducha en este momento, ¿Quiere dejarle el mensaje?- respondió la misma voz que hasta ahora notó sonaba algo somnolienta.


A estas alturas dudas invadían la mente de la castaña. Desde hace ya 1 mes Natsuki estaba distante, llegaba tarde a casa y solo lo hacía para ir a dormir de inmediato, apenas intercambiaban un par de palabras y a la mañana siguiente salía muy temprano. Sin embargo nunca sus dudas se habían materializado tanto como ahora. Su mayor miedo ahora se le presentaba y más en sima contestando el celular de su novia mientras esta estaba en la ducha.

-Solo dígale que la llamó Shizuru- respondió con voz temblorosa la castaña.

-Es-espera dijiste Shi…- “Click”.

Terminando la llamada, la castaña procedió a dejar el celular a un lado, se sirvió el té con el agua recientemente hervida, volvió a sentarse, tomó la taza con su temblorosa mano, y notó en su reflejo como silenciosas lágrimas caían por sus mejillas. Incrédula llevó su mano libre a su mejilla y notó que efectivamente estaba húmeda bajó la taza, posicionándola nuevamente en su platillo y comenzó a sollozar con las manos cubriéndole el rostro, sollozos que eran los únicos que llenaban el silencio del departamento.

Tan inmersa estaba en su agonía que no se percató del sonido de un motor fuera del edificio, tampoco la violenta apertura y cierre de la puerta del departamento, ni los pasos apresurados que se dirigían hacia ella.

-Shizuru…-

lunes, 21 de diciembre de 2009

lunes, 21 de diciembre de 2009

DÍAS AZULES – 1

¡¡Saludos!!

Hola, aquí les habla de nuevo Tomo-chan, haciendo un comentario inicial como siempre, jejeje. Primero disculparme por lo del fic de Sentimientos Diferentes, la verdad tiene algunos capítulos más (que son realmente el final) y que subiré lo más pronto posible. Ahora, como se debieron dar cuenta, no soy buena para los títulos así que no confíen mucho en el título de este nuevo fic que les presento. Sin más preámbulo, les dejo con el primer capítulo.

Algunas personas son ingenuas

No sabía cómo, cuándo o dónde; a Natsuki se le había ocurrido sacar algo más que bien propio de esos extraños poderes que poseía. Y su loca idea de luchar contra esos monstruos mecánicos para que no hagan daño a la gente de la ciudad, había sido transmitida a Mai y Mikoto también. Ambas decidieron apoyarla, de todas maneras nada malo les sucedería.

Y era éste, uno de esos días en los que después de la escuela, las tres se habían ido de urgencia a destruir a un peligroso Monstruo que había atacado a algunas personas del centro de la ciudad, y ahora recién volvían a casa algo cansadas por la agitada tarde. Ocultar su identidad no era nada fácil, sobretodo si eran un trío tan peculiar,  con poderes del mismo estilo y sus enemigos, ni qué decir.
Iban a una escuela cualquiera de un país cualquiera en una ciudad cualquiera. Aparte de su nueva labor de ayuda, vivían relativamente tranquilas en un apartamento para las tres, donde convivían pacífica y amistosamente. Aunque iban en cursos diferentes se llevaban muy bien.

-Moo… - resopló Mai entrando a su departamento con pesadez, detrás de ella iban Natsuki y Mikoto – ese Monstruo no era precisamente el más débil al que nos hayamos enfrentado…
-Sí – asintió Natsuki – por poco y nos mata… sin no fuera por Mikoto…
-Si me dejaran usar a Kagutsuchi creo que todo sería más fácil – se quejó Mai dejando su maletín de cuadernos en el sillón y yendo hacia la cocina.
-Pero sabes que tu dragón haría estragos en la ciudad, y ese no es nuestro objetivo – puntualizó Natsuki yendo tras ella después de botar sus cosas a un lado de la mesa del té, Mikoto se echó en el sillón a descansar.
-Bueno pero, ¿qué me dices de Mikoto? – insistió Mai – dile que no ande robándose los pasteles de la panadería – sirvió el ramen que había preparado en la mañana y lo calentó en el micro-ondas para las tres – los Monstruos y encima escapar del dueño de la pastelería… bueno es algo molesto.
-Pero debemos entenderla, es sólo una niña – la defendió Natsuki sonriendo al recordar cómo Mai fue encontrada huyendo del lugar detrás de Mikoto.
-Déjame decirte – replicó Mai mientras sacaba el ramen y lo servía en la mesa – que ya no es tan niña y debería saber bien cómo comportarse… ¡Mikoto!
-¡Sí! ¡El ramen de Mai! – se escuchó fuera de la cocina y al segundo apareció la muchacha con una sonrisa se oreja a oreja y ojos brillantes.
-Ah, pero Mikoto no lo hace por mala… ¿verdad Mikoto? – le habló Natsuki, la chica la miró extrañada.
-¿Qué? – Mai se rió. Natsuki se encogió de hombros y fue hacia el refrigerador. Había guardado un pedazo de aquel pastel de chocolate que una muchacha le había regalado en la escuela, le había agarrado un gusto muy grande a esos pasteles de chocolate; sin embargo, nunca había podido encontrar la pastelería de la que el nombre siempre venía escrito en la caja. Y era esa la razón que guardaba con mucho cuidado aquellos regalos, en lugares en que Mikoto no podía encontrar.

Cuando abrió el refrigerador, buscó en su lugar escondido y… ¡sorpresa! La caja estaba vacía y sólo había algo de crema de vainilla tapando parcialmente el nombre de la pastelería. No pudo evitar sentir un enojo tremendo por Mikoto. Y sin más preámbulo…

-¡MIKOTO!! – gritó - ¡Te comiste mi pastel de chocolate!
-¿Era tuyo? – preguntó Mikoto mientras pedía otro plato de ramen.
-¡SÍ! ¡ERA MÍO! ¡Y lo peor es que no encuentro una pastelería con ese nombre que dice en la caja! – reclamó Natsuki, entonces Mai intervino con una sonrisa burlona.
-Hey, Natsuki, estás exagerando – le dijo – es sólo una niña, debemos comprenderla…
-Tú… - se escuchó el timbre sonar – yo voy.

Fue a la puerta y la abrió.

-¡Natsuki! – Sugiura Midori, quien había estado tomando mucha cerveza y sake se abalanzó sobre la muchacha y le hizo caer al piso de espaldas con todo su peso, lastimándole.
- ¡AJ! ¡Levántate! – le gritó Natsuki; pero ya era inútil pues la pelirroja ya se había quedado dormida - ¡Mai! ¡Mikoto! ¡Ayúdenme! – botó a un lado a la chica y con molestia y pesadez se levantó, le dolía la espalda por la caída. Mai y Mikoto salieron de la cocina.
-¡Midori-chan! – Mikoto se quedó parada de la sorpresa – ¿no vino ayer?
-Sí – asintió Natsuki – y anteayer y los demás días, ¿qué no tiene a dónde mas ir cuando está borracha? Dios mío, es la quinta vez que me rompe la espalda…
-Y a nosotras los anteriores días… - resopló Mai – bueno vamos a levantarla y recostarla en el sillón – Natsuki ayudó refunfuñando y Mikoto simplemente retiró las cosas de Mai del sillón.

Al día siguiente, Midori salió antes que ellas y se fue para la escuela a trabajar. Las chicas salieron como siempre a las siete treinta de la mañana y tomaron un bus para llegar al colegio, mientras se preguntaban por cuánto tiempo más Midori iba a pasar la noche en su apartamento en el sillón.

Cuando llegaron, había muchos estudiantes entrando por la puerta principal. Natsuki se separó de ellas para ir a su curso, mientras que Mai llevaba a Mikoto al suyo. Cuando entró al aula, muchas miradas, como siempre, se posaron sobre ella y los murmullos se hicieron presentes en el ambiente, provenían de los chicos.

-Miren es Kuga-san.
-Sí, qué linda es…
-Quisiera invitarla a salir…
-Dicen que hace huir a cualquiera que se le acerca…
-No lo creo… seguro y yo sí la conquisto…
-Sueñas…
-Existe el rumor de que le gustan las chicas…
-¿En serio? Bromeas…
-Bueno… es que nuca le ha aceptado a nadie…
-Cállense – les calló una de las compañeras de curso - ¿quién aceptaría a unos idiotas como ustedes?
-Sí, Akane-chan tiene razón, ellos no valen la pena, yo apoyaría a Kuga-san – apoyó otra que simplemente estaba pasando por allí y había estado escuchando la conversación.

Natsuki escuchaba esos comentarios y no le importaba, eran simples habladurías que no irían más allá. Y sí, digan lo que digan los chicos, no le aceptaría a ninguno de ellos, aunque apareciera un galán de telenovela y se le declarara no lo aceptaría; tenía otras cosas en qué pensar y falta de tiempo para ese tipo de relaciones amorosas.
Escuchó una voz muy familiar que saludaba a algunas chicas del curso, entonces apoyó el codo sobre el mesón y la cabeza sobre la mano como siempre y comenzó la cuenta regresiva…


-3…2…1…
-¡Kuga-san! ¿Cómo estás? – Natsuki volteó a mirarla con su clásica expresión de seriedad y pocos amigos.
-Hola… - respondió con desgano. De repente, la chica sacó a la vista una bolsa con una caja dentro que traía escondida tras su espalda, sonrió con ternura.
-Mira, te traje un regalo… - Natsuki la miró y su expresión se tornó menos seria (sin perder el toque, claro). La chica se veía muy nerviosa, como siempre (la verdad la expresión de Natsuki a veces daba miedo ya que siempre parecía molesta) La muchacha de pelo azul, al ver el nerviosismo de la muchacha por milésima vez, contando todos los demás días de ese año, del año pasado y unos dos años atrás; se le ocurrió un juego divertido y una probable forma de librarse por fin de las molestas visitas de esa muchacha, aunque eso signifique despedirse de los deliciosos pasteles de chocolate. Ya conocía a la chica por mucho tiempo, no sabía su nombre; pero sabía qué tipo de persona era y qué le haría alejarse de ella. Sí, Natsuki era muy mala gente en ese sentido, estudiaba a las personas y planeaba ciertas actitudes para alejarlas de ella; era por eso también, que los rumores cundían no sólo en el curso, sino también habían llegado a los oídos del Centro de Estudiantes, donde había sido llamada muchas veces. Claro, siempre recibía palabras suaves de la presidenta, mas o menos reflexivas; regaños de la directora ejecutiva que siempre la mandaba a la iglesia a confesarse y reflexionar. Si no era para tanto, esa era su forma de ser, aunque a veces era cruel, no tenía tiempo para más amistades que Mai y Mikoto; y no más preocupaciones que los Monstruos y sus poderes especiales.

Volvamos a la historia, Natsuki había ideado un juego algo extraño y divertido, pero según ella, efectivo.

-Déjame adivinar qué es… - sonrió la muchacha mientras tomaba la caja e intencionalmente rozaba sus manos temblantes, ocasionando el sonrojo de la pobre compañera de curso - ¿pastel de chocolate?
-Ah, sí – dijo ella con la voz temblante y un poco sorprendida por la amigable y dulce actitud de “Kuga-san”.
-Sabes, le agarré el gusto, la mejor parte del día es cuando puedo comerlo – sonreía Natsuki con demasiada gentileza, parecía que la chica iba a estallar en lágrimas de emoción en cualquier momento, mientras se ponía más roja que el ketchup (no tomate, ketchup).
-¿En-en se-serio? – Natsuki le agarró las manos con cuidado y suavidad.
-Sí… - de repente cambió de expresión a seriedad y habló de manera cortante y agresiva; pero lo por, sin elevar la voz - ¿qué sucede? ¿Tanto miedo doy? Si vas a mirarme como bicho raro cuando te hablo bien, mejor ya no me hables y, toma tu pastel, quédatelo tú – le pasó con fuerza la caja, poniéndolo sobre su estómago -  No quiero nada de alguien que me tiene miedo, aléjate – se pasó, esta vez ella misma sintió que se le había pasado la dosis de maldad; pero no hizo nada, el daño ya estaba hecho.
-Pe-pero--- la chica se quedó sin habla – Ku-kuga-s-san – agarraba el pastel con las manos temblantes. Natsuki miró hacia la ventana otra vez, apoyándose sobre el mesón como siempre lo hacía.
Entró el profesor y todos tuvieron que sentarse en sus asientos, Natsuki estaba tranquila, pensando que por fin se había librado de aquella molesta compañera de curso. Aunque esa misma tarde iría urgentemente a buscar una pastelería con el nombre que aparecía en la caja. La mañana comenzó a pasar tranquila, el sol brillaba, era un lindo día. Claro, lindo hasta que recibió un pequeño papel doblado en cuatro.

“Discúlpame Kuga-san, no te tengo miedo es sólo que estaba muy feliz de que me hayas hablado por fin de esa manera, lo siento tanto; yo lo arruinéy tú intentabas ser amable conmigo; pero por favor acepta tu regalo, es muy importante para mí… y ya sabes por qué…”

Por poco y Natsuki se daba un tiro, no había funcionado, era la primera vez que uno de sus planes no funcionaba, cuando dio la vuelta el trozo de papel vio un corazón dibujado que decía “Te quiero” en el centro. ¿Tanto la quería esa chica? ¿Tanto como para pasar por alto la maldad que le había hecho y seguir diciendo que la quería?
Miró hacia donde ella se sentaba, la muchacha ya le estaba mirando y con una gran sonrisa formó un corazón con las dos manos y la señaló a ella. Natsuki miró hacia su cuaderno. Por fin llegó el almuerzo y nuestra pequeña Kuga-san se disponía a salir a encontrarse con Mai y Mikoto; pero algo la detuvo, ALGUIEN le detuvo.
-Kuga-san – le llamó la muchacha – hola – Natsuki se dio la vuelta y miró a la chica, mas bien ahora era la ella la que estaba nerviosa.
-Ah… ¿cómo estás? – le dijo con un tono neutral, ni serio ni nada.
-Leíste el papel que te mandé, ¿cierto? – le dijo sonriendo.
-Ah, see---
-Oye Kuga-san – continuó la muchacha mientras se sentaba en el asiento delante del de ella y le habló - ¿podemos ser amigas aunque sea?
-Amigas… - Natsuki alzó las cejas mientras la chica comenzaba a ponerse algo nerviosa por su actitud.
-Sí… amigas – propuso – es decir, quiero que seamos amigas aunque sea, ya que tú no quieres estar conmigo… a pesar de la cantidad de pasteles de chocolate que te regale… por favor, sólo quiero estar cerca de ti… y que me hables con confianza.
Natsuki la miró a los ojos, haciéndole sonrojar. Esta vez, lo que la tenía horrorizada era el hecho de que su plan no había funcionado como siempre, por primera vez no había dado resultado. Se sintió un poco culpable por el hecho de que aquella compañera la quisiera tanto y ella intentara quitársela de encima a como dé lugar, incluso de manera grosera; pero debía entender que no tenía tiempo ni para relaciones amorosas, ni más amistades que Mai y Mikoto, sus compañeras de apartamento y de su gran secreto sobre esos poderes especiales que poseían las tres. Estaba en duda, tendría que inventar otro plan para poder librarse de aquella chica, aunque quería ser sincera no podía; ya que tendría que explicarle todos sus secretos.

-Yo… -puso su mano sobre el hombro de la chica – seamos amigas.
-Gracias Kuga-san!!! – se emocionó la muchacha, se paró y le dio un fuerte abrazo casi echándose sobre ella, por suerte el curso ya estaba vacío.
-Ah… - Natsuki le dio unas palmadas en la espalda, cuando la muchacha se soltó ella se levantó – bueno entonces, sellemos nuestra amistad – un brillo en sus ojos se hizo presente… un nuevo plan…
-Bueno!
-Bien, mi nombre es… - se escupió la palma de la mano y se la ofreció a la chica – Kuga Natsuki, mucho gusto – la muchacha parecía sorprendida.
-Pero---ya sé tu nombre.
-Lo sé, pero… ¿qué dices si empezamos desde cero? Esta es mi forma de sellar la amistad – la muchacha parecía insegura, Natsuki sonreía y pensaba en su triunfo, no había sido tan difícil librarse de ella después de todo, sólo un poco de impulso antihigiénico y ya estaba. La chica frunció el ceño y con mucha decisión y determinación se escupió la mano y se la dio a Natsuki…
-Fujino Shizuru, es un placer – le sonrió.
Natsuki casi se muere… pero por lo menos un enigma había sido resuelto… el nombre que siempre aparecía en las cajas de los pasteles chocolate no era el nombre de la pastelería… sino el nombre de la muchacha que se los mandaba…

Continuará!!!

Jejeje, espero que este capítulo les haya gustado, la verdad me había cansado de hacer un fic medio triste o enredado o problemático. Este va a ser mucho mejor en ese sentido, menos problemático y etc. Bueno en sí… seguro se dieron que he cambiado mucho la modalidad de la historia y todo eso… incluso la personalidad de Natsuki y Shizuru es muy diferente a la original, lo cual lamento un poco… pero ya van a ver por qué es así el comportamiento de las personajes…mmm… ah, espero mi dibujo les haya gustado, lo hice a la rápida; pero para el sigte cap dejo uno con Shizuru incluida jeje Espero sus comentarios, porque así me animan a escribir más y mucho mejor, Tomo-chan quiere a sus lectoras!!!
Ah, y una aclaración... el título del capítulo no quiere decir que Shizuru sea la ingenua o algo parecido...

y ahora les invito a ver un video de Mai Hime que hice para un concurso... jejeje, lo subi a youtube, aqui les dejo el enlace http://www.youtube.com/watch?v=UKU5MN_nGGM