Rss

martes, 30 de junio de 2009

martes, 30 de junio de 2009

You are my angel - Epilogo

Buenas noticias! La autora del fanfiction nos otorgó el permiso para traducir su fic y publicarlo aquí en el Blog :3!

Autora: Bad One.
Traducción al Español/etc: Admin K.


Notas de la Autora:
Bueno, qué puedo decir. Es el primer drama fic que escribo en inglés. El inglés no es mi primera lengua así que, por favor, disculpen los errores y mi poco vocabulario. Sería maravilloso si alguien se vuelve mi beta. Y bien, ahora hablemos sobre el fic.

Sí sí, me atraparon. La idea principal de mi fic, especialmente el epílogo, fue tomado del fic de ficeler37. Ficeler37 por favor, discúlpame, pero tu idea era oro puro. No pude resistirme (ojos soñadores), aunque en realidad tuve una idea parecida antes de leer tu fic. En verdad espero que los siguientes capítulos no lleguen a ser similares a los de otros y que en verdad los disfrutes tú también. Queridos lectores les prometo que mi siguiente fic será de idea propia, de hecho ya tengo una. Solo necesito trabajar algunos detalles. Una vez más, lo siento. Si mi querida ficeler37 se opone, entonces cambiare el comienzo y las demás partes en los siguientes capítulos. Hare que todos recuerden a Natsuki XD digamos que, tengo ideas para ambas situaciones de mi fic. Así que son ustedes, mis queridos lectores, los que tienen que decidir.

¡Gracias!

P.D. Decidí escribir este fic porque quería ver una séquela del de ficeler27. Pero no la escribió, así que decidí hacer mi propia versión.

Disclaimer: Mai Hime no me pertenece, y si lo fuera, haría más series y más ShizNat XP





Epílogo

‘Qué puedo decir, ya ha pasado un año desde el carnaval. ¡Ese maldito carnaval! No, espera… no fue tan malo. Sí, debo admitirlo… estoy feliz de que haya pasado. Tal vez alguno pensará que estoy loca porque durante el carnaval, las Himes tuvimos que matarnos unas a otras. Pero estoy agradecida. Si no fuera por el carnaval… nunca habría sabido sobre sus sentimientos… sobre mis sentimientos. Nunca hubiera descubierto quien era mi persona especial. Pero ahora lo sé… y estoy agradecida desde el fondo de mi corazón. Si, al principio no acepté sus sentimientos. Estaba asustada de ellos… no sabía qué hacer porque, hasta ese día, nadie se preocupó por mi… nadie me amaba… Y ahora te tengo a mi lado.

En ocasiones aun me pregunto el por qué, ¿por qué me escogió a mi? ¿Por qué me ama a mí? De ser posible, ¿por qué se enamoró de mí en primer lugar? Era una persona fría… Todos en la escuela me llamaban la Princesa de Hielo y estaban en lo correcto. Mi corazón en verdad estaba hecho de hielo en ese entonces pero, tú lo fundiste… Shizuru. Tú derretiste el hielo en mi corazón y derrumbaste las paredes a mí alrededor. Paredes que me protegían de este mundo cruel, de este dolor… Aun así, el dolor siguió ahí, el horrible dolor de pérdida y traición se encontraban en mi interior. A pesar de haber construido esas paredes sobre mí, alrededor de mi corazón. Me prometí a mi misma que no creería en nadie, y fallé… De repente apareciste en mi vida y todo cambió. No me encontraba sola nunca más. Si, al principió intente asustarte, hacer que te fueras. Pero no te rendías. Siempre me seguiste, nunca me percaté de cuando te volviste parte de mi vida, una parte de mí ser. Siempre estabas burlándote de mí y aun lo sigues haciendo (sonríe a si misma). No pude e incluso aun no puedo imaginar mi vida sin tus bromas… sin ti, mi querida Shizuru. Fuiste mi mejor y única amiga pero, ahora eres algo mas para mí…

Sí, me tomó algo de tiempo antes de aceptar y admitir mis sentimientos. Al principio estaba asustada. No sabía qué clase de sentimientos tenia hacia ti. Pero después de un tiempo y algunas platicas contigo y mi amiga, descubrí el verdadero significado de mis sentimientos… Quería hacerte feliz, ver una encantadora sonrisa en tu hermoso rostro. Quería protegerte, estar siempre a tu lado cuando me necesitaras, ser una parte de ti. Sí, Shizuru… Te amo… Tú lloraste cuando en ese entonces cuando acepté mis sentimientos por ti. Pensaste que era otro de tus sueños pero te tome entre mis brazos y lentamente susurré en tu oído “No es un sueño, Shizuru… Pero si lo fuera, no quisiera despertar…”

Finalmente fuimos felices… Obviamente te preguntaras porque dije “fuimos”. Sí, aun estamos juntas pero, no lo será por largo tiempo… Me debería graduar este año pero no lo haré… Y no porque tenga que repetir el año otra vez, no… El problema es que no podré sobrevivir este día, mi graduación… Sí, me escuchaste bien. Estoy muriendo… ¿Qué dramático, no? Sobreviví el accidente vehicular, escapé del Primer Distrito e incluso sobreviví al carnaval donde yo y las otras Himes debimos morir. Pero a pesar de haber sobrevivido todo eso, ahora estoy muriendo… Muriendo cuando todos los problemas se resolvieron y cuando encontré mi felicidad. Odio este mundo, pero odio aun más la enfermedad que lentamente me está matando por dentro. Sí, estoy enferma. Tengo un cáncer, el cual no puede ser curado…

Ahora me encuentro acostada en la cama del hospital y tú estás aquí, sentada a mi lado, sonriéndome con esa inocente sonrisa. Tus hermosos ojos llenos de llanto y amor mirándome directamente mientras tu mano acaricia suavemente la mía. Muy suave y cálida…

Cuando los demás se enteraron de mi enfermedad, quedaron en shock. No me extrañó puesto que yo lo estaba aun más. Todos me dijeron que tenía que ir al hospital pero me opuse hasta ese fatídico día… Vine a casa después de la escuela y al estar sentada en el sofá mientras veía televisión, mi enfermedad dio un signo de su existencia… Mi corazón dolía y comencé a toser. La sangre salía de mi boca y entonces caí… Shizuru me encontró en el suelo al llegar de la universidad. Vivíamos juntas. Ella estaba asustada de muerte. No me extrañaría que, si hubiera sido yo la que encontrara a Shizuru así, me llegara a dar un infarto. Parece que ella es más valiente. Siempre he sabido que es mejor que yo (vuelve a sonreír). Shizuru llamó al hospital y enviaron una ambulancia por mí. Mientras esperábamos a que llegara, Shizuru se encontraba sentada de rodillas con mi cabeza sobre sus piernas. Ella estaba llorando…

Pasaron dos días y en cada uno me iba sintiendo peor. Si, el fin estaba cerca… Pero no estuve asustada porque todo este tiempo estuviste cerca de mí. Día y noche. Te daba miedo irte, aunque fuese al baño… Te asustaba que falleciera si te ibas. Lo siento, pero en verdad parece que dejaré este mundo… pronto, muy pronto…’

“Shizuru…” Traté de hablar.

“Natsuki, por favor, no digas nada. No debes perder tus fuerzas” lágrimas comenzaron a recorrer su rostro y eso lastimó a mi corazón. No quiero ver tu rostro triste, especialmente tus lágrimas si éstas fuesen por mí. Me odié a mi misma por eso.

“Lo siento pero, debo decirlo antes de pasar a otra vida…”

“No lo digas, no dejaré que me dejes. No ahora, que nos encontramos juntas”

“No te dejaré. Siempre estaré a tu lado. Te protegeré no importa qué”

“Natsuki, por favor…”

“Discúlpame si te lastime durante este tiempo…”

“No me lastimaste… Me hiciste feliz y si tan solo dejaras de hablar y comenzaras a recuperar tu fuerzas, me harías aun más feliz”

“Te amo, Shizuru…”

“No lo digas como si estuvieras diciéndome adiós…”

Sonreí y entonces escuché las palabras que significaban el mundo entero para mi “También te amo, Natsuki” y entonces me besó gentilmente en mis labios.

El día había acabado y la luna brillaba en el cielo oscuro. Shizuru estaba sentada en la silla, cerca de mí, descansando su cabeza en mi cama. Se encontraba durmiendo y la adoraba. Entonces, vi una luz… Una luz brillante que apareció en el cielo. La ventana lentamente se abrió y un ángel entro a mi habitación. Él vestía ropas blancas y unas alas largas podían verse en su espalda. La luz provenía de su cuerpo. El ángel me miró y sonrió.

“Ya es hora, Kuga Natsuki.” El ángel dijo calmadamente.

“No quiero dejarla, no quiero hacerla sufrir.”

“Pero no tienes otra opción, debes dejarla.”

“Pero quizá, ¿podría quedarme aquí como un fantasma?” Pregunté un poco nerviosa.

“Solo la gente con pendientes pueden quedarse en este mundo.”

“Y lo tengo… Debo proteger a Shizuru, se lo prometí.”

El ángel sonrió “Si, tienes razón. Puedes quedarte aquí pero antes, debes ir conmigo”

“¿Por qué?”

“Hay algo que debemos hacer antes de que te quedes.”

“Ya veo…”

“¿Hay algo más que desees hacer antes de irnos?”

“Bueno, sí…” No estaba segura si estaba bien preguntar. Quién sabe, quizá no tenían tal poder.

“Y, ¿qué será?”

“¿Podrías hacer que me olvidaran?”

Al principio el ángel se sorprendió pero creo que me entendió y volvió a sonreírme.

“¿Quieres que te olviden? ¿Quieres que crean que fue alguien más el que murió hoy?”

“Sí, quiero que imaginen que no fui yo, si no otra persona. Alguien que no fuese tan cercano a ellos… a ella” Miré a Shizuru.

“Pero si ellos te olvidan, cómo serás capaz de proteger a alguien que ni siquiera te recuerda…”

“Podría ser su ángel… su ángel guardián… ¿es posible convertirme en su ángel guardián?” Pregunté y mi corazón comenzó a doler fuertemente. Bueno, no estoy segura si fue mi corazón puesto que ya estoy muerta. Pero algo me lastimaba de seguro.

“Creo que es posible pero, deberás preguntarle a Él.”

“Te refieres a Dios?”

“Sí.”

“Puedo verlo?”

“Si vienes conmigo, sí”

“Entonces lo haré pero, antes de eso…” Me incliné y besé a Shizuru en la mejilla por última vez (no podrías llamarlo un beso, puesto que ya soy un fantasma), bueno, en verdad espero que no sea la última vez y que Dios me permita estar aquí con ella. Me levante de mi cama y miré hacia atrás. Vi mi cuerpo muerto y a ella… mi querida Shizuru. Sonreí y me voltee.

“¿Estas lista?” preguntó el ángel y me ofreció su mano, la cual acepté.

“Sí.” Y nos fuimos…

Por suerte, Dios cumplió mi deseo. Pude quedarme con Shizuru y protegerla. Me convertí en su ángel guardián. Además, también cumplió mi otro deseo. Desde ahora, nadie me recordará. Mi cuerpo fue cambiado al igual que las memorias de mis amigos. Todas las fotos que teníamos fueron cambiadas. La persona llamada Kuga Natsuki fue borrada de este mundo. Pero es el lugar donde mi camino comienza. Es el lugar donde nuestro amor perdido volverá a brillar otra vez….




Y ahora, ¿qué opinan?


domingo, 28 de junio de 2009

domingo, 28 de junio de 2009

Fanfics recomendados por Admin K. Parte 1.

Am, bueno, antes debo aclarar que los Fanfics de los que estaré hablando van a ser única y exclusivamente del idioma Inglés (gringo, para los amigos x'D).

Verán, yo soy una amante, fan, adicta, esclava a los fanfictions de Mai HiME en éste idioma. No sé, será que tienen mucha imaginación y salen con cada cosa... lo cual hace que mis orejas gatunas (?) se pongan alerta (?). Y por tal, me veo en la necesidad de mencionar aquéllos que más me han gustado.

El sitio que frecuento es FF.net; de ahí sacaré las historias. El orden en que las pondré no influye con el "Me gusta más / Me gusta poco".


Beauty and the Beast por Unit 667 Ra. Un fic excelente. Se desarrolla en el universo de Mai Otome. Natsuki ha sido convertida en una bestia por culpa de una maldición la cual 'dice' : "Hasta que no aprendas a amar a otra persona, y que ésta te ame a tí también [...]" Mejor les recomiendo que lo lean Jajajaja.


You are my Angel por Bad one. Uy, un fic Angst. pero MUY recomendable. Natsuki muere pero no ha abandonado este mundo; se convirtió en el Ángel guardián de Shizuru. Si eres sadomasoquista como yo, entra y lee este Fic :3! [aunque tiene rato que el autor no actualiza, aun asi puedes aventurarte (?)]


What Dreams May Come por Leebot. Hermoso, hermoso fic! No tengo otras palabras ^_^


Yours will lead mine por Shezaei_neko. Hermoso fic! Se desarrolla en el universo de Mai Otome. Natsuki tiene cierto problema. Sniff leanlo, ¡es una orden!


Natsuki Doggy por Shezaei_neko. Esta es la versión en inglés que la autora hizo, los capítulos van mas adelantados en ese idioma aun asi, si aun no lo haz hecho, puedes leerte aquí la versión que ella misma nos hizo en español para este Blog :3!!


Bueno, estos fueron los primeros 5 que recomendaré. Espero que a ti también te gusten ^_^

Admin K.

No quiero volver atrás - Capitulo 6

Autora: Akira-chan (akiraletter@gmail.com)

NO QUIERO VOLVER ATRÁS
CAPITULO-6: NO SÉ SI TE AMO..

Alrededor de 3 días han pasado desde el ataque de Shizuru a Mikoto, Natsuki sigue sin conseguir noticias de Shizuru.

-Pero dime Natsuki, sé sincera conmigo y dime que es lo que esta vez le hiciste. (Dijo Mai) Han pasado más de 6 días según lo que me cuentas desde que Shizuru desapareció.
-Esta bien te diré lo que paso…
Natsuki explicó con lujo y detalle lo sucedido entre las dos a Mai, la cual sólo escuchó tratando de encontrar una pista que pueda ayudar con lo que estaba pasando.
-Entiendo Natsuki, pero déjame decirte una cosa..
Mai se levantó y tomo a Natsuki por la oreja en forma de reproche le dijo:
-Si querías rechazar a Shizuru ésa no era la forma, si yo que sólo he escuchado tus palabras me he sentido mal no quiero ni imaginarme la tristeza de la pobre Shizuru no la culpo si esta vez si te da una buena paliza hasta a mí me dan ganas….
-de que lado estas Mai? Dijo Natsuki tratando de librarse de las manos de Mai..
-pues de el lado de la justicia y tú no eres una persona muy justa que digamos… O te parece bien andar por hay diciéndole esas cosas a las personas que te aman? Debías de pensar más en los sentimientos de Shizuru, ella por ti ha hecho mucho, ella te ama, yo desearía tener a alguien así que me ame tanto…
-Crees que no lo sé!!!!! (Le grito Natsuki a una perpleja Mai por la reacción de esta)
Crees que no quisiera corresponder a todo eso que Shizuru me da? Crees que me gusta verla sufrir , es la primera persona que me importa tanto, no se lo he dicho pero ella me hace falta…..
-natsuki..
-Cállate, tú no sabes como me siento. (Natsuki tenía un semblante muy triste)
-Natsuki, Mírame.. ¿Tú amas a Shizuru?
Natsuki se quedó perpleja ante esa pregunta, era la primera vez que alguien le preguntaba eso de forma tan directa, en el fondo no sabía que decir su corazón se aceleró, esa sensación era familiar ya la había sentido, recordó sentirse así al leer la carta de Shizuru a lo cual alzó la mirada y miró a Mai directamente y le dijo:
-Sabes Mai ni siquiera la misma Shizuru se ha atrevido a hacerme esa pregunta, no sé que decirte no sé que es lo que siento, no sé, sólo sé que no quiero ver sufrir a Shizuru por mi culpa, en el fondo ese un motivo por el cual había decidido irme...
Mai se levantó de la mesa y se dirigió a la ventana dándole la espalda a Natsuki le dijo:
-Sabes Kuga-san nunca podrás ser feliz si sigues con esa indecisión e inseguridad, sólo harás sufrir más a Shizuru-san…. Déjame decirte algo y te lo digo como mujer que soy… Tú no te mereces a Shizuru-san ella es una mujer muy valiosa y lo único que haces es hacerle daño…
-MAI’---
-Cállate Natsuki, tan sólo vete y si regresas hazlo pero con una respuesta a la pregunta que te hice…
Natsuki no supo que decir y sólo se limitó a irse, en el camino sólo podía pensar en la pregunta que le había hecho Mai: ¿Amas a Shizuru?
-Natsuki sólo tú puedes resolver este problema. (Dijo Mai mientras veía a Natsuki marcharse en su moto)
-mai? Tengo hambre (Se escuchó a lo lejos la voz de Mikoto)
-Sí Mikoto enseguida te preparo algo.



CANCIÓN: En cambio no-Laura Pausini
Natsuki no sabía que rumbo tomar sólo pudo pensar en ir a un lugar, aceleró y en menos de lo que pensó estaba en aquel rosal donde había conocido a Shizuru….
Sacó su I-pod y se puso a escuchar la radio recostada en la hierba.
Quizás bastaba respirar, solo respirar muy lento
Recuperar cada latido en mí
Y no tiene sentido ahora que no estas,
Ahora donde estas
porque yo no puedo acostumbrarme aun
Diciembre ya llego,
no estas aquí yo te esperare hasta el fin

En tan sólo un momento Natsuki pudo recordar todos esos momentos que pasó junto a Shizuru, recordó las veces que se le había declarado y empezó a preguntarse:
-Shizuru por que siempre estas para mí? ¿Qué es lo que hay en mí que hace que me ames?
Yo no te merezco Shizuru, eres tan hermosa tienes una gran personalidad eres una mujer especial, para mí eres especial…
Porque se rompen en mis dientes,
Las cosas importantes,
Esas palabras
que nunca escucharas
Y las sumerjo en un lamento
haciéndolas salir
Son todas para ti, una por una aquí.
Natsuki no pudo evitar sonrojarse, se llevó la mano al corazón y sintió como este se aceleraba más y más...
-Shizuru tan sólo con pensarte mi corazón se agita…
Es esto amor? No sé si te amo. ¿Cómo podría amarte? Dijo moviendo su cabeza de un lado a otro tratando de despertarse….
Si me faltas tú,
no las puedo repetir,
no las puedo pronunciar

En cambio no, me llueven los recuerdos
De aquellos días
que corríamos al viento
Quiero soñar
que puedo hablarte ahora, ahora
Será acaso que ahora que no estas Shizuru puedo notar lo mucho que me haces falta, entiendo lo que has sufrido soy una tonta sólo te he hecho sufrir…
Natsuki se sentó sobre la hierba para ver el cielo y alzando su mano tratando de alcanzar las nubes dijo:
-Perdóname Shizuru perdóname, quiero encontrarte y decirte esto que estoy sintiendo, aún no sé que es pero…
Quizás bastaba respirar,
Solo respirar muy lento.
Hoy es tarde, hoy en cambio, noooo
-Eso se llama amor tonta… (Una voz interrumpió a Natsuki lo que hizo que su corazón saltara al reconocer a la persona que le hablaba)
Un silencio abrumador y una fuerte brisa hicieron que Natsuki se levante del suelo y se dirija rápidamente a la persona que se encontraba enfrente…
-Shizuru!!!! Gritó Natsuki corriendo a abrasarle.
Estas bien? Te duele algo? Donde has estado? Como te sientes? Perdóname Shizuru perdóname….
No sabes el alivio que me da el verte, por favor dime algo, donde has estado? Te he estado buscando..
Shizuru se apartó de los brazos de Natsuki y le dijo:
-Yo también te he estado buscando Natsuki-Kuga
-Shizuru?...
Natsuki pudo notar en sus ojos lo que Nao y Mikoto decían ésa no era la Shizuru que ellas conocían pero era ella físicamente, era ella era Shizuru pero su corazón le decía que no, era algo confuso….
-Shizuru por que me hablas así? Sé que lo que te dije antes estuvo mal te he estado buscando para disculparme..
-Mmmm? No sé de que me hablas, pude escuchar lo que hablabas veo que estas enamorada de Shizuru, será eso acaso?…
-Yo, yo no he dicho eso. (Gritó Natsuki mientras su rostro se sonrojaba cada vez más)
-Pues tu hablabas de una tal Shizuru, Shizuru esto shizuru lo otro… Es decir que estas enamorada de Shizuru… (soltó una risa burlona)
Todo esto ante la mirada confusa de Natsuki.
-Shizuru que es lo que te pasa? Te ha pasado algo? Por qué golpeaste a Mikoto?
-Ahh sí..
-tú tienes que venir conmigo sea por las buenas o por las malas así que tu escoges…
-Shizuru???? Me estas asustando, que es lo que te esta pasando… Por que dices esas cosa que es lo que pasa explícame por que realmente no entiendo…
-Pasa que… Shizuru se acercó a Natsuki la rodeó y por la espalda le propinó un golpe que la dejó inconsciente..
-Pasa que Kuga-san tú debes de venir conmigo eso pasa…
Sujetó a Natsuki de la cintura cuando se disponía a irse con ella escuchó un fuerte gritó lo que la obligó a detenerse…
-Detente que es lo que haces, he visto todo pero cuando vi que golpeaste a Natsuki no puedo permitir esas impertinencias aquí en el instituto… (Para sorpresa era Midori)
-Ja ja ja y que vas a hacer? Detenerme supongo…
-Pues ¿???? Sí no crees que es lógico, te ordeno que ahora mismo lleves a Natsuki con Youko para que la revise..
Shizuru se enojó tanto por lo que estaba escuchando que tiro a Natsuki al suelo y dispuso a presentar pelea a Midori empuñando su Katana, esta al ver la actitud de Shizuru supo de inmediato que algo estaba muy mal.
-Ah con que lo quieres es pelear, de seguro que como ya no eres estudiante del instituto crees que puedes faltarme al respeto pero te equivocas (Dijo Midori al momento se dispuso a golpearla pero Shizuru retuvo su mano derecha con tanta facilidad)
-Eres tan débil que hasta pereza me da pelear contigo… (Dijo Shizuru)
-No me subestimes…
Midori como siempre sorprendió a Shizuru con un fuerte golpe en el rostro..
-Vaya veo que después de todo si te subestimé Midori (Dijo Shizuru limpiándose los labios fijándose que su Katana ya no estaba, Midori se la había lanzado lejos de ella)…
-Midori-san para ti,
Ambas pelearon de una forma formidable Midori mostró una resistencia muy fuerte a los ataques que shizuru le hacía, ambas agotadas y golpeadas decidieron poner fin a esa pelea sin sentido para Midori por que ni siquiera entendía muy bien que era lo que pasaba…
-Shizuru déjame llevarme a Natsuki la golpeaste muy fuerte pudo pasarle algo..
-Nooo ya te dije que ella se va conmigo,,,
Shizuru golpeó fuertemente a Midori en el estómago lo que hizo que esta se arrodille del dolor a lo cual Shizuru le pateó en la cara dejándola muy mal sangrando..
-Eres una escoria, sólo he perdido tiempo contigo.. (Dijo Shizuru dándole la espalda)
Al girar Shizuru recibe un golpe tan fuerte que la deja inconciente era una ya recuperada Natsuki que tenía el casco en las manos con el cual golpeó a Shizuru.
-Midori-san estas bien? (Dijo Natsuki corriendo a chequear a su amiga)
-sí…
-Estas sangrando, vamos debemos ir con Youko..
Natsuki llevó a Midori con Youko, le agradeció a Midori por haberla ayudado y le pidió a Youko una cuerda, salió con gran desesperación a buscar a Shizuru que yacía en el suelo golpeada y sangrando. (Autora: Es que el casco de Natsuki es cosa seria...)
-shizuru, perdóname no me dejaste opción, ató fuertemente a Shizuru y procedió a llamar con su celular a Mai.
-Mai necesito tu ayuda es realmente serio...

Continuará

SIN CITY - Oneshot

Autora: Kaon-sama

SIN CITY

Las calles son casi una selva en estos días, solo sobrevive el más fuerte, se devoran unos a otros como bestias. Muy tarde nos vinimos a dar cuenta de lo malo que sería este gobierno, este nuevo alcalde que a su campaña prometió beneficios para la ciudad de Fuuka, ahora nos damos cuenta de que eran solo palabrerías.

El maldito se sienta en su cómoda silla tras su escritorio fino, en esa mansión llena de lujos mientras la ciudad se cae en pedazos por la corrupción, los secuestros, las mafias, los pleitos entre pandillas.

Pero claro, como podría evitarlo cuando es él mismo quien inicia toda esa corrupción, cuando su familia es la principal encargada de los movimientos fraudulentos que recorren las calles.

En un principio no me importo, como podría afectarme todo ese alboroto cuando yo era quien se encargaba de meter a esos criminales tras las rejas y recibía cantidades asquerosas de dinero solo por liberar a algún pez gordo y borrar sus antecedentes. Por supuesto que nunca me importo.

Así era la vida de un detective como yo aquí en Fuuka. No éramos más que marionetas de los altos mandos, simples bufones y esclavos de sus mandatos. Y para alguien como yo, recién nombrada detective y que anteriormente había tenido un salario de porquería y ahora no sabía qué hacer con tanto dinero, le venían muy bien estos términos. Para mí siempre había sido más fuerte la ambición que el sentido del deber, más importante que servir y proteger.

Pero ahora, ahora si me importa porque se han metido conmigo, con lo que más valoro en el mundo, mi pasión, mi diamante, golpearon mi talón de Aquiles…mi Shizuru.

La conocí hace casi un año y aun no puedo dejar de preguntarme cómo fue que una mujer tan hermosa y con tantos dotes término en un lugar como ese.

Era una noche lluviosa. Mis compañeros y yo acabábamos de terminar nuestro turno, y ellos, consientes de mis preferencias, me invitaron a tomar unos tragos en los burdeles de los barrios bajos.

El bajo Fuuka, le llamaban. Nombre que le quedaba bastante bien y además no habían tenido que quebrarse la cabeza para inventarlo. Allí, las reglas eran simples: primero que nada, no había justicia, los policías no teníamos jurisdicción, las chicas del lugar se encargaban de ajusticiar, eran jueces y verdugos. Segundo, ellas no debían meterse con los policías, si alguno era devuelto en una bolsa de plástico o era encontrado en el rio, en las cloacas o la basura, después de haber pasado la noche allí, el trato terminaba.

Entramos en el pequeño lugar. Apestaba a humo y alcohol de la más baja calidad. Había una barra atendida por un tipo fornido y de aspecto grotesco, al fondo un pequeño escenario y entre todo eso varias sillas que, dios sabe como aun seguían de pie.

Entramos hasta el fondo, frente al pequeño escenario y nos sentamos. Pedimos algunas bebidas y comenzamos a hablar de nada en particular, recargándonos sobre la mesa, lo mas juntos posible, como si de un plan macabro se tratara.

Cuando los hombres del lugar nos comenzaron a observar de mala manera, empecé a preguntarme, que de especial tendría un lugar tan asqueroso y peligroso como ese, para que a mis compañeros les gustara tanto ir.

-no te preocupes Kruger-

Al fin mi semblante y mi aspecto reflejaron los nervios que sentía por estar en ese lugar, donde mi poder como detective no valía para nada y Takeda lo noto.

-te aseguro que en unos momentos no te arrepentirás de haber venido-

Ambos vieron sus relojes y como si se hubieran puesto de acuerdo voltearon a ver al pequeño escenario donde unas luces rojas se encendieron y una mujer apareció en el dándonos la espalda.

Desde donde estaba, justo frente a ella, solo podía ver su espalda blanca y ese sedoso cabello castaño que le llegaba hasta donde la espalda pierde su forma.

Sus piernas delgadas estaban cubiertas por un pantalón de cuero muy ajustado, llevaba un par de revolvers a los costados y un lazo en la mano, sus pies calzaban unas botas de tacón alto y su pecho parecía solo estar cubierto por una pequeña prenda de tirantes que dejaba descubierto su abdomen.

Hasta ese momento nada en ella parecía distinto al resto de las chicas que se encontraban en el lugar. Seguía allí dándonos la espalda iluminada tenuemente por las luces rojas. Hasta ese momento me di cuenta que, desde que ella hizo acto de presencia, el silencio inundo también el local, todos la miraban expectantes.

La música comenzó a sonar de no sé donde, ya no era muy consciente de mi alrededor pues en cuanto ella dio media vuelta sus ojos rojos se posaron en mí y me golpearon fuertemente, me hipnotizaron.

A mí no me llamaban sus cadenciosos y lentos movimientos al compás de la música, ni sus manos que recorrían su cuerpo lentamente. Solo podía ver sus ojos. Inexplicable aquella atracción. Que al parecer también la había invadido, pues durante todo el acto sus ojos no dejaron de mirarme fijamente.

Esa noche me fue difícil dejar de pensar en ella. Mis compañeros dijeron que su nombre era Shizuru.

Primero pensé que solo seria simple atracción, pero después comencé a ir al bar hasta sin mis compañeros, arriesgándome a que me mataran, solo para verla.

Una noche no muy especial, después de su acto, se acerco a mí, me invito unos tragos preguntándome como era que una chica estaba en un lugar como ese. A mí no me importo contestarle con la verdad pues veía en ella un sentimiento similar al mío, un sentimiento de atracción y en sus ojos se dibujaba la seducción.

-estoy aquí por ti, porque desde que te vi por primera vez no he podido olvidarte- pause un momento y me di cuenta de que su expresión no cambiaba, seguía viéndome seductoramente así que continúe- eres lo que todo hombre querría, y no solo por tu hermoso rostro o tu cabello perfecto- pase mis dedos por su cabello y ella me lo permitió- o tu figura- sonreí de lado- sino por tus ojos, por lo que veo en ellos-

-a si?, que ves en mis ojos?- pregunto sonriendo y acercándose más a mí.

-veo…una loca sed de grandeza. Quieres más que esto, quieres salir de la cotidianeidad. Buscas aventura pero estas atrapada en el hastió y la costumbre. Contrario a lo que cualquiera pudiera pensar, no perteneces a este lugar. Está hecha para algo mejor pero en estos días es difícil salir adelante como uno querría-

Ella me miro fijamente. Desde que comencé mi discurso había adoptado un semblante de sorpresa. Le intrigaba como era yo capaz de leer tanto en sus ojos. Y más aun el hecho de que tenía razón.

De haber podido nos abríamos besado allí mismo pero una de sus compañeras la llamo. Yo estaba segura de que ya la tenía ganada.

Comprobé mi teoría esa misma noche, cuando ella me invito a su departamento después de trabajar. Me dijo que Shizuru si era su verdadero nombre y que trabajaba en el bar como bailarina para pagar sus estudios universitarios, era unos años menor que yo, aunque no lo parecía. A mí no me sorprendió esta respuesta, ya que conocía innumerables casos como ese en esta ciudad.

Cuando llegamos a su departamento bebimos un par de cervezas más. Después, sin saber cómo ni a qué hora comenzó, me vi besándola sobre el sofá de la sala y acariciando cada parte de su cuerpo. Esa noche fue mía, una noche memorable que quedara para toda mi vida, lo que me quede de ella.

Después de eso siguió un fugaz romance, al que le dedicábamos tanto tiempo como nuestros trabajos nos permitían.

Después de unos meses nos mudamos juntas. Para mí era difícil, casi imposible no encelarme o molestarme por su trabajo. Hasta llegue a ofrecerle pagar sus estudios, de algo bueno tenía que servir todo ese dinero. Pero ella no acepto.

-trabajo para pagar mis estudios. Sé que no es muy digno ni hay respeto, por desgracia, pero es mi trabajo y me pagan bien. No necesito que me mantengas, ya es suficiente que tu sola pagaras el departamento. No quiero que mi trabajo sea un problema para nosotras, asi que te pido que me entiendas. Quiero superarme y pasar por esta etapa sin ayuda, te agradeceré mucho que respetes esta decisión- dijo.

Y se mantuvo firme, así era ella. Estoy segura de que incontables veces era víctima de agresiones, pero nunca se quejo. Demonios!, ha de ser por eso que me volvía loca.

Unos meses después un problema mayor llego al bajo Fuuka.

La verdad probablemente nunca se sabrá. Algunos dicen que él las provoco, otros hablan de un tercer involucrado y algunos más ven en ellas al enemigo. Lo cierto es que la mañana de un jueves se encontró el cuerpo de uno de los peces gordos de los Yakuzas flotando en el rio. Tenía varios tiros en el cuerpo y uno más de gracia en la cabeza. Y todos los dedos apuntaban a las chicas del Bar Tonny´s, donde se reunía la basura de la ciudad.

A partir de ese momento, los malos días llegaron al bajo Fuuka. A la policía se nos pidió estrictamente que no interviniéramos, dada la tregua, pero además había otra cosa, se nos había pagado para que no lo hiciéramos, el mismo alcalde lo había hecho, aunque no directamente.

-debes ser más cuidadosa con lo que haces, o a dónde vas, ya no será lo mismo-

-no te preocupes Natsuki, las chicas nos cuidamos entre nosotras, nada malo nos pasara- me beso lentamente y salió del departamento que ahora compartíamos.

Yo no podía estar tranquila por las noches, pensando que tal vez una de esas ella no volvía, pero no podía interferir. Aun a sabiendas de mi incapacidad para ayudarla, fui un par de veces cuando la desesperación me consumía, pero afortunadamente nada malo le sucedió las primeras dos semanas de oscuridad.

La mala noticia me llego una noche de parte de Mai, la jefa de las chicas.

Shizuru no llego al trabajo esa noche. La habían buscado ya por todo el bajo Fuuka pero ni rastro de ella. Esa misma noche me dirigí al bar y para mi fortuna no necesite ni entrar cuando dos tipos me interceptaron.

Uno de ellos me apuntaba por la espalda con un arma, mientras que el otro caminaba frente a mí, llevándome hasta uno de los callejones mas vacios y oscuros, estaba apestoso a sangre y putrefacción, seguro había algún cuerpo tirado en el basurero de la esquina.

-se te acabo la fiesta perrita- se burlo uno de ellos- creíste que podrías evadir la autoridad he?-

El tipo y su risita tonta me hartaron, así que, aun estando de espaldas a él, lo golpee en la cara con el puño. Entre tanto el otro idiota quiso dispararme, pero tome su brazo y desvié el tiro hacia su compañero, luego me impulse con los pies y lo golpee en la cara con el codo, patee en su costado y estampe su cara en la pared dejándolo inconsciente en el piso.

El tipo de la risa odiosa estaba en el piso lamentándose por el disparo que había caído en su estomago.

-dime quien los envió- ordene apuntando con mi arma a su frente.

Se quedo callado, aun quejándose, así que decidí motivarlo un poco para que contestara, lo golpee en la cara con el codo y lo tome por el cuello de la camisa.

-Fu fue…Valmont, Sergay Valmont-

-gracias- dispare a su frente. Un mal nacido y cobarde como ese no merecía vivir.

Camine de vuelta a mi auto, estaba tocando el manubrio cuando note algo extraño y di media vuelta alejándome. No había caminado ni 4 pasos cuando sentí que una ráfaga de viento me empujaba y escuche un sonoro PUM detrás de mí. Los malditos pusieron explosivos en mi Porche y ni así pudieron matarme, todo por el estúpido descuidado que no volvió a poner el seguro a la puerta. Yo nunca dejo la puerta sin seguro.

Me levante del pavimento, en verdad me había dolido y cuando quise caminar me percate de una lámina que se había encajado en la parte interna de mi rodilla izquierda. La sangre que escurría de mi frente me molestaba en los ojos, pero aun así, tambaleándome ligeramente pude llegar a la puerta de la casa que estaba al lado del bar, la casa de Mai.

La chica era una buena amiga de la infancia, habíamos vivido en el mismo barrio de pequeñas, hasta que su padre murió en un tiroteo y ella y su madre se mudaron. Cuando comencé a salir con Shizuru empezamos a frecuentarnos nuevamente y la amistad volvió.

-no debes meterte en este asunto- decía mientras otra de las chicas colocaba una venda en mi rodilla.

-se trata de Shizuru, no puedo quedarme con los brazos cruzados-

-ya no es tu asunto, eres policía y esto solo le compete a las chicas del bajo Fuuka-

-digas lo que digas no vas a lograr que me quede al margen, así que o me ayudas o te quitas de mi camino-

Se quedo pensando unos minutos. Realmente si yo me metía en ese problema ella no saldría perjudicada y si lograba atrapar al culpable entonces la libraría de un peso más. En el peor de los casos yo moría y en el mejor, ella podía vivir tranquila o ambas.

-que necesitas?-

-un auto rápido y armas-

Unos minutos después mis peticiones estaban frente a mí. Subí al auto, hice una señal de agradecimiento y sin más me fui, nunca me han gustado las despedidas y de alguna forma sentía que esa sería la última vez que las vería.

Tenía un auto, armas, un nombre, mis manos y mi sed de sangre, nada más necesitaba.

Sergay Valmont era un el dueño de un club de ricachones ubicado en el centro de la ciudad. Seguro que el no era la cabeza de este plan, pero seguro me llevaría hacia él.

Fue pan comido entrar en su casa, casi un insulto para mí. Afortunadamente el tipo vivía solo, no estaba en mis planes derramar sangre inocente.

Después de algunos tiros me dio lo que yo necesitaba. Y esto realmente me sorprendió, me estremeció y aunque me cueste aceptarlo, me asusto. El nombre que me dio yo ya lo conocía, conocía a la portadora de ese nombre y no me agrado saberme metida en uno de sus macabros juegos, pero no podía retirarme ahora.

Ahora si comenzaba el juego de verdad. Si ir por ella significa la muerte, gane o pierda, maldición! Moriré riendo si se que hice lo correcto.

Ahora ya tenía además una ubicación: la granja Garderobe, a las afueras de la ciudad.

Revise mi armamento antes de llegar, tenia conmigo un par de armas calibre 45 y una navaja. Me decidí primero por la navaja, debía ser discreta hasta encontrarme con el objetivo, seguro habría mucha vigilancia.

Deje el auto a un kilometro de la granja, a la orilla de la carretera. Camine el resto por entre un bosque, arboles cubiertos de nieve por donde me costaba trabajo avanzar.

A unos metros de llegar alcance a ver a un guardia. Camine silenciosamente y lo sorprendí por atrás. Corte su garganta con la navaja. Sé que es injusto matar a alguien así, pero es discreto. Hice lo mismo con otro más y luego con un tercero.

Escuche algunos gritos en el último piso del edificio que estaba más cerca. Vi la luz encendida y un par de siluetas por la ventana cubierta por cortinas.

Camine pero antes de llegar una bala atravesó mi hombro. Me apresure demasiado, no me concentre. Seguro ya sabe que estoy aquí.

Saque las dos armas de mi gabardina y rápidamente voltee y dispare a dos tipos que estaban detrás de mí. Justo en la cara, que buena puntería la mía, aun estando herida, yo misma me sorprendo.

Logre llegar a la puerta tambaleándome, solo para verla bajar, con un cuchillo en la garganta de Shizuru.

-ríndete, se acabo tu juego- dije.

-estas soñando Kruger, si crees que te voy a dejar ir con tu perrita de tercera- presiono mas el cuchillo en su garganta- acaso por esta basura me cambiaste?-

Entonces lo supe, no era más que una maldita venganza sobre mí, y tenía que involucrar a Shizuru.

Esa Nao, siempre peleando por cosas que no le pertenecen. La conocí en la academia de policía y tuvimos una relación en esa época, pero yo la deje cuando salimos. Me emplearon en el distrito norte y meses después ella se convirtió en teniente cuando su papi se convirtió en alcalde. Así es, esa era Nao Juliet Zhang.

-estás loca- exprese al darme cuenta de ese estúpido plan.

-tal vez- dijo riéndose. Luego su semblante se volvió serio y hablo entre dientes- quiero ver tus ojos cuando asesine a la mujer de tu vida frente a ti, quiero ver la impotencia que sientes al no poder hacer nada para impedirlo- presiono aun mas sobre el cuello de Shizuru y pude ver como un pequeño hilo de sangre caía.

-eso no pasara-

-mírate, estas a punto de caer, no logras ni levantar el cañón-

-claro que si- lo intente, pero todo me dolía, no pude levantar el brazo.

Ella se burlo nuevamente, como odio que haga eso. Caí al suelo, débil.

-realmente creí que lo lograrías-

-Shizuru, perdón-

-que te parece si primero te castigo a ti, por ser una niña mala y después termino con la vida de tu ramerita-

Se acerco a mí, justo como yo lo quería. Estaba a unos pasos de mi cuando saque la navaja y la encaje en su estomago. Me levante y la tire de un golpe en la cara.

Ya no tenía ganas de seguir jugando. Saque mi arma y le dispare, terminando este exhaustivo trabajo.

Shizuru camina hacia mí y me ayuda a caminar. Apenas puedo llegar hasta el lugar donde aparque el carro.

-gracias por ayudarme- me dijo.

-no tienes porque agradecerme, no iba a quedarme con los brazos cruzados-

-me salvaste- me abrazo y me beso apasionadamente, que buena manera de agradecerme.

-será mejor que te vayas-

-¿no vendrás conmigo?-

-no, mis compañero están en camino, ahora tenemos evidencia de la corrupción de este gobierno, hare publico todo esto y recuperare nuestro honor, pondré a Zhang en prisión donde debe estar-

-no quiero estar sin ti-

-no me perderás nunca-

Volvió a besarme, casi me quita mi plan de la cabeza, pero trato de mantenerme firme en mi decisión. Limpio la lagrima que corre por su mejilla, me imagino que sufrió mucho en ese lugar.

Sube al auto y después de dedicarme una sonrisa, se aleja.

Shizuru Fujino, el amor de mi vida. Como me duele tener que mentirle, espero que me perdone.

Llevar al alcalde a prisión? Si claro, como no. Y después de eso cenare con el ratón de los dientes y el conejo de pascua.

Mate a su única hija, ahora el vendrá por mi y volveré a poner en peligro la vida de la castaña, esto nunca terminara, ella nunca estará a salvo mientras yo siga con vida. Solo hay un modo de terminar con este maldito ciclo de venganza.

Saque mi arma del bolsillo y apunte a mi cabeza. Esto será rápido, ni siquiera lo sentiré.

El viento nocturno del bosque de Fuuka, los arboles y la nieve, fueron los únicos testigos de la muerte de Natsuki Kruger, un suicidio cometido solo pensando en el amor de su vida, un acto de valentía y total desinterés que nadie recordara.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

FIN

--------------------------------------------------------------------------------------------

Este es el primer ff que hago de este tipo. Digamos que es un poco más oscuro de lo que acostumbro. Está inspirado en la película SIN CITY, si alguien la ha visto, supongo que se dará cuenta de la similitud y de que tome algunas frases también.

En fin, espero que les haya gustado. MATTA NEEJ.

jueves, 25 de junio de 2009

jueves, 25 de junio de 2009

You are my angel - Archivo

Fanfiction de la autora Bad One traducido por Mi.

  • Epílogo

  • Capitulo 1: Nueva vida
  • Capitulo 2
  • Capitulo 3
  • Capitulo 4
  • Capitulo 5
  • Capitulo 6
  • [...]

miércoles, 24 de junio de 2009

miércoles, 24 de junio de 2009

Maldito amor - Capitulo 4

Autora: Kaon-sama

CAPITULO 4. YO GANE?




-QUEEEE??-

Fue lo que dijeron sus amigos en cuanto termino de contarles lo de las asesorías con shizuru después de las clases.

-pero como se atreve?- se quejo Mai ya que siempre pasaban tiempo juntas después de clases esas dos horas le pertenecían a ella y no le agradaba nada que su novia tuviera que quedarse en Fuuka y menos con una chica en un lugar a solas.

-pues eso fue lo que dijo y tengo que quedarme si no me sacan de la escuela-

-demonios Natsuki, te lo dije-

-ya no empieces-

-si empiezo porque yo tenía razón, te dije que la loca nos haría la vida imposible y ahora que es la novia de Minagi la que está en el consejo será un infierno-

-ahora que lo pienso ella dijo que quería librar la escuela de gente como nosotros-

-lo ves, Minagi debió decirle pestes de nosotros y ahora cree que somos nosotros los malos, sin saber que ese idiota es el que no nos deja en paz-

-vamos Kazuya, tampoco no somos unos santos-

-tienes razón, pero él comenzó las peleas por no aceptar sus derrotas frente a Natsuki-

-A propósito de eso- Mai comenzó a recordar una cosa- que no se supone que la carrera es el próximo miércoles a las 3 de la tarde?-

-demonios es cierto y si me quedo a asesorías no podre asistir-

-allí esta!!! Lo vez, ya comienza todo, te pone trabas para asistir a la carrera y que su noviecito gane-

-tranquilos, hablare con ella esta tarde y les aseguro que me las arreglare, no voy a faltar a esa carrera-

Las clases siguientes se hicieron extrañamente cortas, de pronto ya estaba en la salida del aula despidiéndose de sus amigos que se iban a casa.

-me quedare en casa de Nao mientras estas en asesorías y después iré a casa- le dijo Mai mientras la besaba.

-este bien, pasare por ti para llevarte a tu casa-

-ten cuidado Natsuki- Nao le lanzo una mirada severa, supo de inmediato que significaba.

-no se preocupen, puedo manejar esta situación-

Subió el piso que le faltaba y toco la puerta nuevamente pero después de unos segundos nadie contesto al otro lado así que entro, no le gustaba que la hicieran esperar, pero cuando cruzo la puerta deseo quedarse y esperar.

Minagi estaba allí con Shizuru, el sentado en la silla y ella en sus piernas mientras se besaban apasionadamente. Lo que hizo explotar un extraño sentimiento en su interior, enojo, pero algo mas, quiso correr y golpearlo, pero también quería estar en su lugar. Lo bueno fue que se separaron al escuchar la puerta cerrarse de golpe, cosa que hizo sin pensar impulsada por ese extraño sentimiento.

-Kruger, pero que inoportuna- se quejo Minagi aun sentado en la silla mientras Shizuru ya de pie se limpiaba los labios y acomodaba su ropa.

Natsuki no dijo nada, solo espero a que los jóvenes se despidieran fogosamente y el saliera de la sala mientras le dirigía una sonrisa y ella le respondía con una mirada de odio.

Shizuru volvió a sentarse en la silla frente al escritorio y saco algunos papeles de uno de los cajones.

-siéntate- Natsuki obedeció y trato de tranquilizar el sentimiento, no entendía porque lo tenia pero no le agradaba- así que estas mal en la mayoría de las materias, matemáticas estas reprobando, historia vas mas o menos pero te falta, japonés ni hablar y no estas tomando clases extra, deportes o artes-

-no me interesa ninguna de esas materias y tampoco las necesito-

-sabes todo esto podría resolverse si tomaras algún deporte o arte, porque no entras a teatro? es el que da mas puntos-

-no me gusta el teatro, odio actuar además no se-

-bueno, estoy tratando de ayudarte, pero no quieres así que tendremos que hacerlo por la manera difícil, saca tus cosas, comenzaremos con matemáticas que es la mas difícil-

Saco sus cosas de mala gana y la castaña comenzó a explicarle los problemas que no entendía.

Se sentía extraña, parecía que la chica que tenía en frente era diferente a la que la había recibido en el almuerzo, comenzó a sentirse extrañamente cómoda a su lado, como cuando estudiaban juntas de pequeñas, siempre le ayudaba en matemáticas ya que desde entonces tenía problemas para poner atención en la escuela.

A la vez no podía sacarse de la cabeza la imagen de ella besándose con Minagi, no sabía porque pero le molestaba sobremanera el hecho de que estuvieran juntos. En realidad si lo sabía, la quería, pero no podía decírselo, un mundo de cosas las separaban, además seguro que ella o no la recordaba o simplemente no quería saber nada de ella, a simple vista se notaba lo incomoda que se sentía con su presencia.

La observo bien, detenidamente mientras ella tenía la vista puesta en su cuaderno. Su sedoso cabello castaño, algunos mechones caían rebeldes sobre su rostro, su piel blanca y que parecía suave al tacto, sus ojos carmesí que incitaban al deseo con cada mirada, sus labios delgados y extrañamente rojos que parecían llamarla. Recordó su sueño, como había imaginado el sabor de aquellos labios, seguro que los verdaderos sabían mucho mejor, pero como comprobarlo. No, no podía besarla, de seguro la abofetearía y le reclamaría. Mejor desvió la mirada para sacarse eso de la cabeza, pero no podía.

No entendía como esa chica que de pronto le parecía maravillosa estaba con alguien como Minagi, un cabeza hueca, pero no podía preguntar algo así.

-la geometría es una de las partes más fáciles dentro de las matemáticas, podrás recuperarte si recuerdas lo básico- vio su reloj y se sorprendió al darse cuenta de que ya llevaban más de dos horas- ara, ya es muy tarde, debemos detenernos, se supone que vería a Reíto en el centro y llegare tarde-

-sí, es cierto yo quede con Mai- se levanto de la silla y metió sus cosas a la mochila.

-así que Mai es tu…

-ella es mi novia, creí que Minagi te había dicho todo de nosotros-

-sí, lo hizo pero solo quería comprobarlo-

-pues es cierto- el rostro de la joven se ensombreció ligeramente pero al instante se recupero- así que iras a ver a Minagi?-

Les pareció extraño que de pronto ya hablaban más abiertamente, pero no dijeron nada ya que se sentían mejor así que discutiendo.

-sí, el es mi novio-

-puedo preguntar porque?- oops, se escapo.

-no, no puedes- contesto la joven pero no en tono cortante sino ligeramente nostálgico- ya deberías irte, no hagas esperar a tu novia-

No dijo nada más y salió del aula, pero al cerrar la puerta solo se quedo recargada en ella, pensando.

Qué demonios le estaba pasando, ella era Natsuki Kruger, y ninguna chica se le escapaba, y esta no podía ser la excepción, además solo quería un maldito beso, acaso era mucho pedir? solo se trataba de juntar sus labios y que el resto venga después.

“Mai”…Mai nunca lo sabría, solo sería un beso.

Volvió a entrar en el aula y camino decididamente hasta donde estaba ella.

-olvidaste algo?- pregunto viendo a todos lados.

-sí, esto- la jalo por el brazo atrayéndola hacia ella y la beso, la beso apasionadamente, sintiendo ese beso mas especial que todos los otros que había robado en su vida.

Shizuru solo se sorprendió y abrió los ojos enormemente sintiendo como los apasionados labios de la peli azul quemaban sobre los suyos. Para cuando reacciono Natsuki ya se había separado y caminado a la puerta.

Salió sin esperar palabra o reacción alguna y corrió por el pasillo.

Ese beso le había causado un efecto inesperado, extrañamente quería llorar y no quiso hacerlo frente a ella así que salió corriendo esperando que no la siguiera.

Las lágrimas corrieron libremente hasta que pudo llegar a la salida del edificio y dirigirse al estacionamiento a recoger su moto.

Extraño era la palabra que podía describir sus sentimientos en ese momento, no sabía porque pero se le había formado un nudo en la garganta al tocar sus labios, sentía algo como nostalgia y recordó como la trato cuando ella la beso por primera vez.

Subió a la moto y se alejo del lugar rumbo a la casa de Nao, tratando de tranquilizarse para que no sospecharan nada.

*MIERCOLES*

Natsuki no había visto a Shizuru desde lo que paso en la sala el lunes pasado, el martes no habían tenido asesorías porque ella le mando decir que tendría una reunión muy importante y obviamente ese día no pensaba asistir ya que era la carrera y no podía faltar.

-en que piensas?- pregunto Sergay mientras comían bajo la sombra de un árbol, ya había notado a su amiga muy distante en esos días.

-nada- contesto sin poner mucha atención a sus tallarines.

-oye tienes que comer bien o te desmayaras en la carrera- le dijo Mai que estaba preocupada por ella.

-estoy bien, no se preocupen-

El almuerzo continuo sin más comentarios sobre Natsuki simplemente se dedicaron a hablar sobre lo bien que se pondría la fiesta en yate ese fin de semana.

Después del toque de regreso volvieron al aula.

-oye Nat- la llamo Mai mientras se detenía para alejarla del grupo.

-que sucede?-

-escucha- respiro profundo- yo sé que no estás bien, y no sé porque no has querido confiar en mí para ayudarte, tal vez tienes tus razones y entiendo…pero soy tu novia y creo que merezco saber, si no ahora, cuando te sientas lista espero que me lo digas y te aseguro que te apoyare incondicionalmente- le beso los labios ligeramente y camino al salón.

Eso le cayó a Natsuki como agua fría ya que desde que llego Shizuru no se había detenido a pensar ni un segundo en Mai, en el daño que le haría si la engañaba, y cuando lo pensaba no le importaba, lo pensó antes de besar a la castaña y aun así lo hizo, debía dejar de hacer eso, Mai en realidad la quería y no merecía un engaño así.

Volvió al aula dispuesta a abandonar la idea de Shizuru, después de todo tal vez después de lo del beso no querría verla más y ese día no pensaba ir.

El resto del día pasó normal, aburrido como cualquier otro día de clases pero también estaban los chicos que pasaban y le daban ánimos como siempre que se sabía que había carrera y como ahora ya todos conocían al contrincante más importante de la ojiverde con más razón la apoyaban porque a nadie le caía muy bien.

-suerte en la carrera Nat- le grito un chico de primero.

-suerte esta tarde Kruger- dijo otro pasando a su lado mientras caminaban todos al estacionamiento.

La chica solo se limitaba a asentir y seguir su camino.

-me adelantare para prepararme los veo más tarde allá- les anuncio a sus amigos mientras se trepaba en la moto y sin esperar respuesta arrancaba.

La pista de motocross estaba a las afueras de la cuidad así que le tomaba un poco de tiempo llegar, aunque ella cuando estaba sola no se caracterizaba por ir despacio, cuando llevaba a Mai tenía cuidado pero al ir sola y mas con el humor y las cosas que tenía en la cabeza no le importo la velocidad así que llego en poco tiempo.

-hey Natsuki, lista para ganar de nuevo?- la saludo Yuki, el mecánico que contratara Nao para revisar su moto y hacer los arreglos previos a la carrera.

-claro Yuki, que tal esta mi moto?-

-excelente, ya he terminado el mantenimiento previo, si quieres puedes ir a cambiarte y calentar un poco antes de que esto comience, así me dices si la sientes rara o mal de alguna parte-

-claro, iré a los vestidores-

Aun eran las dos así que se tomo su tiempo para cambiarse y al salir de los vestidores…

-hey Kruger!!-

No volteo solo se detuvo para que la persona que le hablaba la alcanzara.

-que estás haciendo aquí?- pregunto la castaña- se supone que teníamos asesorías el día de hoy-

-ya te había dicho que esas materias no me importan, para mi es más importante estar aquí y ganar esta carrera, no le daré el gusto ni a ti ni a Minagi-

-de que estás hablando?-

-de lo que planeas, se que todo esto de las asesorías es solo un plan para impedir que siga con mis carreras de motocross y entonces él se lleve la victoria, pues escúchame bien, nadie me roba mis victorias y menos el idiota ese- siguió caminando pero no había dado tres pasos cuando la castaña la tomo del brazo y la detuvo.

-te equivocas- le dijo con vos casi quebrada helándola- ese era su plan, un plan que yo acepte…porque…porque quería estar contigo- Natsuki no dijo nada, solo siguió escuchando-todo lo que sucedió, hace años, aun no lo he podido olvidar…y esperaba que tu lo hubieras olvidado y que no me odiaras…así que fui al Fuuka donde sabia que estabas e hice lo posible por pasar tiempo contigo…yo creí que me odiarías…pero tu…tu me besaste y yo no me lo esperaba…- Natsuki volvió la mirada a donde estaba la castaña y la vio a los ojos- así que, quiero saber solo una cosa, Natsuki…¿Por qué me besaste?-

-Hey Natsuki, apresúrate ya es tarde-

-ya voy Yuki- soltó lentamente la mano de la castaña y corrió a donde su amigo la llamaba.

Dio un par de vueltas por la pista mientras trataba de pensar que decirle. Tenía dos opciones en mente: 1. Podría decirle que la beso porque ella también la había querido desde el principio, confesarle que cuando ella la beso años atrás no supo cómo reaccionar, le dio miedo y por eso la rechazo, pero que en realidad si la quería y no la había olvidado, ósea decirle la verdad o 2. Podría mentir y decirle que solo la había besado por que se le antojo, simple deseo y que no le interesa en lo mas mínimo, que solo quería hacerle lo mismo que ella le hiso tiempo antes, ilusionarla y desecharla. Con la primera lograría tenerla, a escondidas claro, porque sus amigos no podían saber nada ya que no lo permitirían y con la segunda podría seguir su vida y verla el resto de ese año al lado de Minagi, hasta que se graduaran y se largaran. ¿Qué hacer?

Unos minutos después de terminar la 2da vuelta se escucho la llamada a los competidores que tomaran su lugar en la línea de partida, donde se situó a dos lugares de Minagi.

“ganar” era lo único que tenia en la mente, ahora menos que nunca lo dejaría ganar. Ella se llevaría la victoria con más ventaja que unos simples segundos.

Al llegar a la primera curva que estaba a unos cuantos metros de la salida ya había dejado atrás a todos los competidores y solo uno le pisaba los talones, uno que estaba segura que a la próxima vez que pasara por esa curva ya le llevaría una enorme ventaja de manera que no podría ganarle.

Cuando completo la primera vuelta el pelinegro ya estaba muchos metros detrás de ella luchando por alcanzarla, pero la peli azul estaba decidida a no dejarlo acercarse unos metros más… cruzo la meta por tercera vez, ya solo faltaba una vuelta y lograría su cometido, no había manera de que alguien le ganara ya que a Minagi le ganaba por una vuelta y por los demás ya ni se preocupaba.

Cuando cruzo la meta por cuarta vez los aplausos no se hicieron esperar ni las sorpresas ya que había roto el record impuesto y eso sorprendió a muchos.

Se detuvo al lado de las gradas de donde sus amigos ya bajaban para felicitarla, pero ella buscaba a alguien especial con la mirada…y la encontró unos metros mas allá, recibiendo a su novio, pero sin quitarle la vista de encima, con ojos tristes pues la mirada que recibía de Natsuki era severa y no la de aceptación que hubiera querido…se dijeron mucho con solo mirarse ya que la ojiverde había tomado una decisión, que creyó correcto en ese momento.

-bien hecho Nat- Nao la abrazo al llegar a su lado.

-no dejas de sorprenderme- dijo Mai

-quien diría que podrías sorprendernos más- celebro Sergay al llegar a su lado.

-si que eres un estuche de monerías Natsuki- le dijo que Kasuya.

-el idiota de Minagi se trago completitas sus palabras.

-jaja seguro le harán mala digestión-

Los chicos seguían riendo y bromeando mientras ella no apartaba la mirada de la chica castaña y después paso la vista al joven que estaba con ella y se quitaba el casco, dirigiéndole una mirada en extremo de odio ya que en efecto lo había humillado y seguramente el día de hoy no tendría que soportar sus bromas acostumbradas después de las carreras ya que en cuanto bajo de la moto se dirigió a los vestidores al lado de Shizuru.

Solo Nao se dio cuenta de la realidad tras esas miradas ya que los demás las interpretaron como un reto asía Minagi pero también la pelinaranja se percato de algo extraño aunque no dijo nada, prefirió no hacer caso a sus sospechas.

-esto tenemos que celebrarlo en grande- dijo Mai emocionada abrazando posesivamente a su novia.

-tienes razón, ahora tenemos doble razón y yo no puedo esperar al sábado-

-qué tal si nos vamos a un antro al centro, yo tengo ganas de bailar-

-wuu esa es la actitud, que dices Nat?-

-si claro, estoy de acuerdo- contesto fingiendo ánimos.

-bueno entonces que esperamos’ ve a cambiarte y te esperamos en el estacionamiento-

-está bien, los veré afuera-

Entro en los vestidores sabiendo perfectamente lo que sucedería.

-no me contestaste- escucho la vos detrás de ella.

Se quedo callada durante unos momentos, aunque ya había tomado la decisión no sabía cómo decirlo. Se quedo de espaldas a la castaña, cerró los ojos y puños fuertemente durante unos instantes, durante un par de segundos y después soltó una risa que resonó en la habitación casi como si no fuera suya.

-y que quieres que te diga?- dijo mientras volteaba a verla- quieres que te diga que te amo? Que me has gustado desde siempre? Que desde que te fuiste no te pude olvidar?...por favor Fujino eso solo pasa en las novelas, no en la vida real-

Para sorpresa de Natsuki, la joven rio también de manera sínica.

-que mal Kruger- dijo mientras seguía riendo- hubiera sido muy divertido jugar contigo de esa manera, pero veo que no caíste-

-conmigo no se juega Fujino-contesto disimulando su sorpresa- y menos cuando se trata de chicas- camino a la salida y al estar a su lado la vio a los ojos, ambas aun con su mirada burlona- la que juega con las chicas soy yo…no lo olvides-

-eso lo veremos-

Natsuki salió del lugar con la mirada en alto y la sonrisa ocultando sus verdaderos sentimientos al igual que Shizuru que hacía lo mismo, ambas con imágenes distintas de la verdadera situación que vivían, ambas con sentimientos ocultos que temían demostrar, ambas amándose y a la vez rechazándose…ambas con lagrimas enmarcando sus sonrisas…que ironía…

--------------------------------------------------------------------

Un cap mas para la lista…espero que les guste y que valga la pena la espera por la que las hice pasar por culpa de mi compu. Aun sigo sin maquina y con poca inspiración pero logre terminar este cap mas o menos satisfecha con el. Muchas gracias por los comens y el apoyo y les aseguro que no abandonare el ff. Hasta el prox cap…que creo no será pronto jejeje…