Rss

lunes, 28 de mayo de 2007

lunes, 28 de mayo de 2007

ENTRE CELOS TE VEAS PART. 13

Autora: Sheila_05

- Eh… Mikoto… a ti… ¿te gusta Tate? – pregunto por fin Mai, el corazón le latía desenfrenadamente mientras esperaba la respuesta de la chica que yacía en la otra cama de espaladas a ella – creo que – continuo diciendo al ver que no le respondía – no hay nada de malo en que te guste – frunció el entrecejo – como sea tu eres una chica y él… - su rostro tomo un gesto de resignación – es un chico así que… - calló por un momento - … Mikoto siempre creí que… yo… a ti…. – apretó las sábanas con fuerza hubo un instante de silencio se levanto de la cama avanzó hacia ella y le toco el hombro – así que… por favor… dime si…

- ¿Hummmm? – dijo Mikoto desperezándose lentamente - ¿Mai? – pregunto frotándose los ojos…¿qué suce…?
- ¿Estabas durmiendo? – le acoto Mai con una cara francamente graciosa, Mikoto se incorporo lentamente hasta sentarse y solo asentó como respuesta.
- Entonces eso… - le señalo con un dedo – significa que no…escuchaste nada de lo que dije? – Mikoto no le respondió solo se limito a verle con un gesto de extrañeza que decía todo para Mai por lo que bajo la cabeza suspiro y pensó – “soy una tonta”.

El rostro de Shizuru mostraba un enorme dolor conjugado con una muestra de coraje y frustración.

- ¡Qué es lo que quieres Natsuki? – le espetó a la cara - ¡qué es lo que quieres de mi?... ya no puedo darte nada… nada Natsuki todo te lo eh dado ya, así que por favor déjame en paz… - sus ojos se anegaron en lagrimas se dio la vuelta dispuesta a irse de una vez por todas.

Shizuru camino hasta la puerta estaba a punto de abrirla cuando Natsuki sujetándola de la mano la jalo hacia sí y la recargo de espaldas a la puerta se abalanzo a sus labios y le beso con fuerza, sus manos viajaban sobre su vestimenta.

- Nat..su – no podía siquiera terminar una frase la boca de la chica que tenía frente a ella se lo impedía, la saliva corría por las comisuras de sus labios, las manos de Natsuki le habían despojado de su bata de noche y Shizuru tan solo estaba en camisón. Un rayo aluzo la habitación y Natsuki miró a Shizuru sus mejillas sonrojadas, la dureza de sus pezones visibles a través de la tela.
- Por favor – dijo Natsuki abrazándose a ella – por favor – repitió suavemente deslizándole las manos por el cuerpo, le quito el camisón dejándola por completo desnuda, le volvió a besar pero esta vez con dulzura, con amor, deposito sus manos sobre los firmes pechos de Shizuru acariciándolos suavemente su boca deslizándose por el cuello de la mujer que amaba, bajo a sus pechos al mirarlos sintió deseos intensos por probarlos, paso su lengua lentamente una y otra vez
- ¡¡Aaahhh!! – Shizuru sintió un escalofrío recorrerle por todo el cuerpo nunca imagino que el toque de Natsuki fuera tan cálido.
- Shizuru – susurro llevándose a la boca su pecho y succionándole una y otra vez le separo las piernas con su rodilla y deslizo la mano lentamente a través de su cuerpo hasta depositarla en su entrepierna, le acaricio sobre su ropa interior mientras seguía besándole los pechos una y otra vez, su mano llevaba un solo ritmo deslizándose suavemente hacia delante y hacia atrás – “Shizuru – pensó Natsuki – es verdad, eh sido la peor persona del mundo contigo, no tengo derecho siquiera a que me quieras todavía pero… pero… por favor, por favor, permite que te demuestre cuanto de amo… por favor – deslizo su lengua lentamente por su cuello.
- ¡¡Aaahh Nat…suki…!! es…pe...ra – suplicó – si continuas yo… hummmm – sus palabras murieron en la boca de Natsuki que beso desesperadamente rozando sus labios contra los de ella, profundizando y suavizando el beso, acariciando su lengua con la de ella, provocando que la saliva de ambas escurriera por las comisuras de sus bocas, aunque al principio Shizuru estaba resistiéndose termino por nublarse su sentido común debido a las sensaciones que estaban embargándole el cuerpo y el alma por entero, no se resistió más pues necesitaba de la mujer que tenía frente así, deseaba sentir su piel contra la suya su calor fundirse con el suyo, le despojo de sus ropas con celeridad - ¡¡aaahhh!! – gimió suavemente Natsuki al ser conciente de la premura con la que le desnudaba – Natsuki – murmuro Shizuru suavemente mientras terminaba de quitarle la ropa, cuando la miro desnuda la escudriño con sumo detenimiento como deseando grabar en su mente cada parte de su cuerpo, cada detalle, le miraba tan intensamente que Natsuki se ruborizo profundamente y se llevo las manos inconcientemente al pecho cubriendo su desnudez y volviendo su rostro a un lado presa de una incontenible sensación de vergüenza, Shizuru le tomo las manos y las retiro de su cuerpo para seguir mirándola, Natsuki termino por bajar la mirada sumamente avergonzada Shizuru entonces le levanto el rostro con sus manos y clavo sus carmesí en los ojos de Natsuki, lo que veía frente a ella era lo más hermoso que nunca había visto, esa mirada de Natsuki llena de una inocente vergüenza que le ruborizaba las mejillas y su mirada, esa verdadera mirada que poseía plagada de una increíble timidez que le hacia verse maravillosamente guapa – Eres hermosa Natsuki – susurro Shizuru.
- Aahhh – dijo quedamente sonrió ligeramente tomo la mano de Shizuru entre la suya y la llevo hasta su cama. Fue entonces que Shizuru le recostó sin dejar de besarla su cuerpo sobre el de Natsuki imprimiendo una suave presión, las manos de Natsuki abrazándole y acariciándole la espalda con suaves movimientos, Shizuru tomo el lóbulo de la oreja de Natsuki con su boca y le succiono suavemente – Me gustas –susurro a su oído y Natsuki gimió suavemente entremezclando el nombre de Shizuru. Se deslizo por su cuello llenándolo de suaves y firmes besos, paso sus labios y su lengua por los hombros de la chica que yacía bajo su cuerpo, Natsuki estaba presa de una profunda excitación que le nublaba el pensamiento, Shizuru la estaba volviendo loca con sus caricias, tan suaves, tan firmes, y sus ojos ese deseo que podía claramente observar reflejado en ese mar carmesí cada vez que le miraba. – Por favor – suplico Natsuki tomando la mano de Shizuru entre la suya llevándola al lugar donde deseaba ser liberada, donde deseaba que le tocara y le hiciera lo que ella deseara – ¿Estas segura? – pregunto Shizuru mirándola seriamente a los ojos – por favor – fue la respuesta que obtuvo así que deslizo su mano dentro de ese mar líquido que abrazo sus dedos, era tan suave y estaba tan cálido que Shizuru no pudo evitar excitarse aún más y ser conciente de su propio deseo que se mostraba claramente a través de la humedad de su entrepierna que se incrementaba cada vez más, deslizo sus dedos lentamente por cada pliegue mientras su boca se deleitaba con los pechos de Natsuki que sabían tan dulces como la miel, los gemidos de Natsuki no hacían otra cosa más que incrementar el deseo de Shizuru por satisfacer a la mujer que amaba, retiro sus manos del sexo de Natsuki. Y le miro con profundidad – Te deseo – fueron solo dos palabras pero suficientes para incrementar el deseo de Natsuki – Necesito probarte – susurro Shizuru – y necesito que me pruebes – Natsuki se ruborizo al máximo al entender sus palabras – Shizu…ru – murmuro mirándole con los ojos un poco mas abiertos – ¿No quieres…? – pregunto tímidamente – No, no es eso… - dijo volviendo el rostro a un lado – es solo que… sino te gusto… si no te agra… - Shizuru le calló con un beso al separar sus bocas un gran hilo de saliva les acompaño – Natsuki – dijo llevando sus dedos de regreso al sexo de Natsuki los empapo y se los mostró a Natsuki – en verdad deseo – dijo al tiempo que se metía los dedos a la boca – probarte – deslizo su lengua por sus dedos. - ¡¡aahh!! Shizu…ru – Natsuki asentó con su cabeza.

Shizuru se recostó sobre Natsuki de tal forma que su rostro quedo de frente a su entrepierna le separo las piernas con sus manos y trago saliva al ver el paraíso que tenía frente de si, acerco su boca lentamente separo los pliegues con sus dedos y hundió su boca en ese dulce néctar que estaba frente a ella – ¡¡¡¡aaaaahuuuummmm Shi… zuru…!!!! Gimió con fuerza sus caderas se movieron al ritmo de la boca de Shizuru, no podía entender esa caricia tan suave y cálida, esa sensación de ser acariciada de esa forma tan nueva, tan única, la lengua de Shizuru se deslizó por cada pliegue por cada rincón, la estaba probando y degustando por completo Natsuki se estaba deshaciendo en placer le sujeto las piernas apretándolas suavemente – Por favor – suplicó Shizuru liberándole un momento de su boca, Natsuki entendió el ruego de Shizuru, levanto el rostro y lo hundió en el sexo de la chica que le estaba amando de esa forma tan nueva – aaaaaaahhhhh!!!! Nat….suuu…kiiiii – gimió Shizuru al sentir la tibia lengua de la mujer que amaba. – “que suave… que… dulce, ¿por qué me eh negado todo este tiempo a sentir esto?” – se cuestiono Natsuki decidida a probar hasta el último rincón del cuerpo de Shizuru.

- Shizuru –sama esta tardando demasiado ¿ le habrá pasado algo? – Naomi salio de entre las sábanas, la lluvia había menguado y ya solo se podía observar una tormenta eléctrica que dejaba mostrar a cada tanto tiempo las luces de los rayos y relámpagos – Shizuru-sama por favor no tardes – suplicó desde el fondo de su corazón y cerro los ojos intentando dormir.
- “Natsuki – pensó Shizuru – eres deliciosa, sabes tan bien, tan exquisitamente bien” – deslizo su lengua suavemente dentro de esa fuente donde manaba ese cálido néctar provocando que Natsuki se aferrara más al cuerpo de Shizuru; ambas chicas se acariciaban de tal forma que pensaron por un momento que perderían la razón. Shizuru era conciente de su propio placer y del que le estaba proporcionando a Natsuki y sabía que si seguía de esa forma pronto terminarían, así que se retiro gentilmente de ella.
- ¿Shizuru? – pregunto Natsuki extrañada al ver que se levantaba.
- Quiero verte al momento de acabar – le respondió acoplando sus caderas a las suyas.
- Shizu… ammmmhummm – no termino la frase al sentir esa suavidad entre sus piernas rozando con la suya. Deslizo su cuerpo en un entero movimiento que le permitía sentir completamente el sexo de la chica que amaba, se deslizo lentamente sobre ella una y otra vez, sus pechos se movían a un mismo ritmo – Me vas a volver loca – susurro Natsuki mirando el hipnotizante movimiento de los pechos de Shizuru.
- Aaaaahhh!!!!!! Nat…suki - gimió Shizuru entrecerrando los ojos – eres deliciosa.
- Shizuru… hummmmmaaammmm - no te detengas por favor – suplicaba moviendo sus caderas al rito de las de Shizuru – se siente tan bien, se siente tan bieeennn aaaaahhhhhh Shi…zu…ru…
- Nat…su…ki aaaahhhmmmm Te Amo.
- Shizuru…. Shizuru – Los ojos de Natsuki se anegaron en llanto – Te Amo, Te Amo.
- Natsuki voy a… venirme –
- Shizuru yo… yo… también – se aferro con más fuerza a sus caderas haciendo mayor presión sobre sus sexos.
- Aaaaahhh Shizuru – exclamó Natsuki llegando a un profundo y largo orgasmo.
- Huuummmmaaaaa Natsuki – Shizuru se libero por entero, nunca en su vida había sentido un orgasmo como ese y sabia que nunca más volvería a sentir uno igual.

Shizuru se desplomo sobre el cuerpo de Natsuki, esta le abrazo mientras trataban de recuperar el aliento, Natsuki comenzó a acariciarle el cabello y la espalda mientras Shizuru enterraba su rostro en el cuello de Natsuki tratando de evitar pensar en el adiós que tendría que darle una vez que le liberara de su abrazo, sus lagrimas se deslizaron por sus mejillas, se sentía la mujer más feliz del mundo y la mas desdichada a la vez. Natsuki tenía un terrible presentimiento por eso no soltó a Shizuru de sus brazos ni siquiera cuando esta se quedo dormida entre sus brazos.

- “No Te perderé Shizuru – pensó - no importa que tenga que hacer, no te perderé, ya no podría vivir sin ti, no después de que me has hecho sentir viva entre tus brazos” – Te Amo – susurro en su oído – siempre eh sido una necia, terca y testaruda y tu siempre has estado a mi lado aún con lo difícil que soy, Te Amo Shizuru, Te Amo con toda mi vida – hundió su rostro en su sedoso cabello y cerro los ojos venciéndose al sueño pero sin soltarle.
- Yo – susurró Shizuru al sentir que los brazos de Natsuki se relajaban – También Te Amo.

Ambas se rindieron al sueño sus cuerpos permanecieron unidos en un dulce abrazo digno del amor de ambas.

Continuara…….

jueves, 24 de mayo de 2007

jueves, 24 de mayo de 2007

ENTRE CELOS TE VEAS PART. 12

Autora: Sheila_05

La espalda de Naomi estaba recargada al pecho de Shizuru esta tenía las manos sobre los pechos de la chica de ojos color miel, los estaba acariciando en forma circular mientras le besaba el lóbulo de su oreja y le mordía suavemente.

- Aaaahhmmm… Shizu… hummmmm.
- Naomi, eres deliciosa – le susurro al oído provocando que la chica se excitara más.
- Shizu… hummm – no pudo hablar ya que la mano de Shizuru se deslizo por su vientre acariciándola suavemente para depositar su mano en su entrepierna acariciandola sobre su ropa interior.
- ¿Te gusta? – le volvió a susurrar al oído
- S..í – contesto débilmente pues la excitación le estaba consumiendo.
- Estas tan húmeda Naomi te puedo sentir a través de la tela.
- Hummmm, aaaaaamm!

“¿Qué…qué estoy haciendo?” – se preguntó Natsuki al estar frente a la habitación de Shizuru su mano a punto de llamar a la puerta “en verdad ¿qué estoy haciendo?” – no lo resistió más y golpeo suavemente. Shizuru se separo de Naomi y tanto ella como su joven amante miraron hacia la puerta, Naomi volvió el rostro sus mejillas estaban encendidas al máximo y sentía que el corazón se le saldría del pecho. Shizuru al mirarla le tranquilizo con una sonrisa.

- Tranquila – le susurro al oído, se levanto se puso su ropa interior su camisón y encima su bata de noche.
- Espera Naomi no tardaré
- Shizuru-sama – le tomo de la mano apretándosela levemente.
- No pasa nada tranquila – se inclino hacia ella y le rozo los labios.

Se escucho una vez más el golpeteo sobre la puerta.

- En seguida voy – dijo Shizuru acercándose, al abrir un rayo aluzo el pasillo y vio frente de si a Natsuki.
- Nat…¿Kuga- san? – pregunto mirándola a los ojos, su corazón comenzó a latir con mucha fuerza.
- Shizuru – susurro.
- ¿Qué es lo que…? – Natsuki no le dejo terminar la jalo fuera de la habitación, la puerta se cerro y la recargo de frente a la pared opuesta, sus manos le tomaron por los hombros obligándola a que la mirará.
- ¿Por qué?... hablo con un hilo de voz - ¡por qué?... necesito…necesito.
- Kuga-san.
- ¡Deja de llamarme así! – le espeto a la cara y las lagrimas rodaron por sus mejillas, la tomo de la mano y la llevo casi a rastras a su habitación, al cerrar la puerta la recargo sobre la misma y la beso, la beso desesperadamente deseando hallar en ese beso la respuesta que sus labios se negaban a darle.
- No – Shizuru – le separó de golpe – no… no sigas… por favor – volvió el rostro a un lado.
- ¿Por qué?... ¿por qué… dime por qué? – Natsuki le sujeto de los hombros haciendo que le mirara una vez más.
- No hay nada que decir – dijo Shizuru – ya eh dicho todo.
- No lo entiendo Shizuru – las lagrimas no dejaban de brotarle – no lo entiendo –bajo la cabeza y empezó a temblar – en verdad… que no lo entiendo – un rayo cruzo el cielo aluzando la habitación, Natsuki levanto el rostro y miró los carmines ojos de Shizuru, apretó con fuerza su mandíbula y le miró con coraje y frustración. – ¡Por qué no puedes ser sincera? ¡Por qué?!.
- ¿Sinceridad?... ¡Sinceridad?! – espeto de golpe Shizuru con los ojos temblando de lagrimas ¿Conoces a caso esa palabra?... ¡Por qué dices que me amas?! – Shizuru le miró de frente un relámpago aluzo el cielo y la habitación entonces Natsuki pudo ver el dolor que se mostraba en el rostro de la chica que tenía de frente a ella - ¿Cómo fue que te diste cuenta de que me amabas?!, ¡cómo puedes decirme que me quieres si todo este tiempo no has hecho otra cosa más que intentar alejarme de ti con tus comentarios?! – apretó sus manos formando puños al recordar cada palabra dicha por Natsuki que le hacían entender que no podía esperar otra cosa de ella que no fuera su amistad, sus ojos se negaron a seguir conteniendo sus lagrimas y estas fluyeron por sus mejillas – la que no entiende nada aquí soy yo… ¡la que no sabe que pensar aquí soy yo!…¿por qué hasta ahora?... ¿por qué? – su voz se quebró en esa última pregunta. – ¡Por qué?! Sí con tus comentarios me hiciste siempre ver que lo que esperaba era solo un imposible – A su mente volvieron aquellas escenas en las que incluso sin ella insinuar nada, Natsuki le reiteraba su postura.

**********
- ¿Presidenta del consejo estudiantil otra vez?
- Sí – respondió entusiasta.
- Pero si ya te graduaste.
- Lo sé pero me gustaría ayudarte además solo será hasta que te niveles en tus estudios.
- Humm menos mal – comento tras darle la espalda mientras Shizuru apretaba sus manos y su rostro se ensombrecía.
**********
- Huele muy bien Shizuru, si decidieras dejar de tontear seguramente llegarías a ser una buena esposa
- Aaah – musito solamente mientras su rostro se embargaba de tristeza.

**********
- Ese kimono te hace ver muy linda Natsuki – dijo Shizuru sonriente.
- Aaah…hummm – Natsuki se sonrojo y se miró al espejo – entonces… quizás los chicos piensen lo mismo.
- Sí… seguramente – Shizuru volvió el rostro a un lado para ocultar su dolor.

Tras recordar esas escenas Shizuru no fue capaz de mantenerse en pie cayó frente a Natsuki de rodillas llevándose las manos al rostro y llorando amargamente. Natsuki permanecía de pie mientras rememoraba al igual que ella aquellos días en los que hacia sufrir tanto a Shizuru con sus absurdos comentarios que no eran otra cosa más que la lucha infinita con ella misma por mantener ocultos sus verdaderos sentimientos.

-“Tenía miedo – pensó – estaba asustada porque me sentía a gusto a tu lado, es por eso que me comportaba contigo de esa forma… porque no quería admitir que te necesitaba a mi lado, porque me negaba a aceptar la felicidad que me provocabas al mirar tu sonrisa” – Natsuki bajo la mirada y observo a la chica que estaba a sus pies llorando todo el dolor que le ella le había provocado y eso le hizo sentirse la peor de las personas.

Naomi estaba debajo de las cobijas, al escuchar el rayo cerro los ojos y no pudo ver como Shizuru era jalada por Natsuki por lo que pensó que había salido. Sus manos las tenía posadas sobre sus oídos.

- Supongo que esta vez – susurro – no vendrás a consolarme ¿verdad Nao-chan? - su mente le llevo al pasado reciente. – “Cuando llegue a esta escuela nunca imagine que tu estarías aquí, cuando me presentaron frente a la clase ni siquiera volviste tu rostro para verme, sería por eso que me fije en ti, mirabas a través de la ventana y al contemplarte te me hiciste conocida pero no sabía de donde, incluso cuando me dijeron que a partir de ese día me sentaría detrás de ti ni siquiera volteaste para verme, no fue hasta que leíste un párrafo de aquel libro en clases cuando reconocí tu voz y pude recordar a aquella niña que en una tarde tormentosa me reconforto… aahh Nao-chan desde ese día quise presentarme otra vez contigo pero no había oportunidad y luego recordé lo que me contaste de tu mamá y no sabía como iba a preguntarte sobre su estado de salud porque aún hoy no sé si es que sigue viva. Y ahora que nos hemos vuelto a encontrar no te parece curioso la forma como nos hemos hablado.

Naomi caminaba rumbo a su salón cuando escucho un fuerte golpe que hizo que se acercara a la escalera ahì se encontraba Nao doliéndose del golpe que se había dado.

- ¿Te duele? – pregunto con suave voz – no debes correr y menos por las escaleras – le reprocho.
- Tu… - murmuro Nao – ooouuu – cerro los ojos ¿Qué estas haciendo? – le miró molesta.
- Solo te eh puesto mi pañuelo sobre tu herida - sonrió – ven, te ayudaré a levantarte. “ Me pregunto si hoy seré capaz de presentarme ante ella” – pensò Naomi.
- No necesito que me ayudes – Nao se sostuvo del pasamanos y se levanto con dificultad.
- Déjame ayudarte – Naomi – le echo la mano en la cintura y paso el brazo de Nao por sus hombros – descuida el dolor te pasará en unos momentos es un reflejo que llega al cerebro producto de una descarga eléctrica al haber chocado tu rodilla contra el piso – solo te quedara levemente adolorido pero podrás caminar bien – sonrió – “Sigue teniendo ese carácter que note la primera vez que la conocí” - pensó Naomi.
- Pareces saber demasiado – musito Nao – mirándola con indiferencia.
- No es eso, mi padre es el mejor medico de toda Europa, por eso… - “ooh! – pensó callando de golpe – “¿será que con lo que eh dicho me recordará, será bueno preguntarle por su mamá?”
- ¿El mejor medico de toda Europa? – preguntó Nao sacándola de sus cavilaciones – Y ¿Qué hace una niña rica como tu estudiando en esta escuela?.
- Una promesa – dijo – y su rostro se ruborizo levemente – una promesa – repitió suavemente mientras Nao le miraba admirada de ver tan lindo rostro tan cerca de ella.
Ambas caminaron rumbo al salón de clases mientras lo hacían Nao solo pensaba en como sacarle provecho a la situación de conocer por fin a la amante de Shizuru aunque al ver a la chica algo le provoco que le hizo sentirse incómodamente tranquila y en un ambiente conocido.

- será mejor que te vayas a tu salón las clases ya han iniciado – comento Nao separándose de Naomi.
- Mi salón es el mismo que el tuyo – sonrío por lo bajo.
- ¿Qué? – pregunto Nao un cuanto tanto desconcertada.
- Así que ni siquiera has notado que existo en todo este tiempo – murmuro Naomi tan bajo que Nao no le entendió.

Cuando llegaron al salón el profesor les castigo dejándolas fuera del mismo con un par de baldes de agua una para cada una y las puso a los costados de la puerta, parecían un par de guardias.

- No debiste haberme ayudado – dijo Nao sosteniendo con ambas manos el balde de agua – ahora estas también castigada.
- No importa – dijo Naomi mirando el agua de su balde – no podía dejarte así “además fue una excelente oportunidad para poder acercarme a ti” – pensó al tiempo que sonreía.
- Hummmm – suspiro Nao molesta – eres extraña - fijo su mirada en el ventanal mirando el cielo – “si logró hacer que esta chica” – pensó – hummmm pero yo no soy así” – miró de reojo a Naomi quien aún miraba el contenido de su balde su mirada seria le daba un toque hermoso, su cabello resbalo por su frente y le cubrió sus ojos – Oye – dijo Nao.
- ¿Ehh? – pregunto Naomi volviendo su rostro para ver a Nao - ¿sucede algo? – sonrió Naomi. – “¿Te habrás acordado ya de mi?” – pensó naomi mientras fijaba sus amielados ojos en ella
- No… - dijo Nao ruborizándose – “quería ver sus ojos – se dijo – ¿por qué sentí esta fuerte necesidad de seguir viendo sus ojos?”, “¿por qué pienso que es hermosa?.... - ¿Qué… sucede conmigo?

Natsuki estaba de pie mirando el dolor de Shizuru, ese dolor que ella misma le había causado, recordaba sus palabras sus acciones y todas ellas tenía un objetivo en común hacerla sentir mal y culpable a Shizuru.

- “Te hice tanto daño, te dije tantas cosas – cerro con fuerza sus ojos y sus puños – y aun así, aún así tu…. Tu…. – se arrodillo frente a ella le tomo de los hombros para que la mirara – Shizuru – susurro casi sin voz – yo… yo… - por un momento sus palabras huyeron de su boca al ver el infinito dolor en esos ojos carmín de la mujer que tanto amaba.

Shizuru se levanto dejando a Natsuki de rodillas.

- Esta bien – le dijo dándole la espalda – eso ya quedo en el pasado – se encamino hacia la puerta.
- “¡No! No te vayas” – pensó Natsuki – “no quiero que te vayas” – se levanto y corrió hacia ella resbalo un poco y choco contra sus espaldas sus manos terminaron sobre los pechos de Shizuru.

Natsuki entrecerró los ojos al ver las manos de Natsuki sobre sus pechos, su rostro se torno ligeramente molesto.

- “¿Es esto lo único que quieres Natsuki?” - pensó al tiempo que se volvía para mirarla a los ojos.

Continuara...

martes, 15 de mayo de 2007

martes, 15 de mayo de 2007

ENTRE CELOS TE VEAS PART. 11

Autora: Sheila_05


Por la noche Mai preparaba la cena, estaba preocupada pues Mikoto aún no aparecía era extraño que se saltará la comida y encima la cena, se sentía desconcertada aún tenía en la mente ese abrazo, podía ver claramente el rostro de Mikoto recargado al pecho de Yuuichi, este sosteniendo su cabeza con su mano y con la otra rodeando su pequeña espalda, los ojos del chico cerrados dejando que el llanto de Mikoto empapara su camisa…¿qué era?...¿qué era ese sentimiento que volvía a embargarla?... ¿por qué le molestaba tanto?...suspiro por lo bajo mientras iba a la ventana y corría la cortina esperando verla, sin embargo abajo todo estaba vacío.

- Mikoto – dijo quedamente - ¿dónde estas? – pregunto mientras alzaba la vista al nublado cielo nocturno.
- Ya estoy aquí – dijo Mikoto sin muchos ánimos, se saco los zapatos inmediatamente.
- Mikoto – Mai volvió el rostro para mirarla empero Mikoto esquivo su mirada - ¿Dónde estabas? – pregunto.
- Voy a bañarme – respondió encaminándose al cuarto de baño.
- Pero Mikoto tu…. – dijo Mai no obstante Mikoto no le hizo caso y cerro la puerta tras de si.
- Así que… - susurro – … no me dirás nada ¿eh? Mikoto – su rostro formo un claro gesto de tristeza.

Natsuki miraba las gruesas nubes negras que cubrían el cielo, un par de relámpagos aluzaron momentáneamente el cielo, en seguida se escucharon los estruendos y las luces se apagaron, Natsuki permaneció de pie con el rostro inmutable de frente al cristal de su ventana, una fuerte lluvia comenzó a caer y en cuestión de minutos arreció con más fuerza, así como por el cristal resbalaba el agua de la misma forma las lagrimas de Natsuki corrían imparables por sus ruborizadas mejillas.

- Ya basta – musitó – es suficiente… - apretó con fuerzas sus manos - ¿Por qué estoy llorando?... yo no soy así…no quiero llorar … ya no… yo – cayó de rodillas llevándose las manos al rostro – estúpida Shizuru… idiota… idiota… ¡¡Idiotaaaaa!! – grito hundiéndose profundamente en el dolor que le traspasaba el corazón como una filosa, fría y cruel daga.
- Shizuru-sama – Naomi se abrazo a su espalda – tengo miedo – dijo abrazándole con más fuerza - ¿cómo es que el clima cambio de esta forma, si en la tarde estaba tan despejado? – le pregunto suspirando resignadamente.
- No lo sé - respondió Shizuru viendo la lluvia caer a través del cristal de su ventana – a veces… no sabemos cuando el clima cambiara para todos ¿no es así?.
- Shizuru-sama… aaahhh!!!! – grito al escuchar un estruendo fuertísimo tanto que hasta el cristal tembló.
- No sucede nada – respondió Shizuru sin ningún tipo de emoción en su voz – un segundo estruendo se dejo escuchar y Naomi se aferro con más fuerza a Shizuru – si continuas sujetándome de esta forma no me dejaras respirar – dijo Shizuru sin mirarla.
- ¡Oh! Lo… lo siento – dijo soltándole, un estruendo más se escucho y Naomi se arrodillo temblando visiblemente y se cubrió los oídos con las manos.

Shizuru se arrodillo frente a ella, le miro intensamente – ¿Shizuru-sama? – pregunto Naomi intentando leer alguna emoción en sus ojos - ¿qué…? – su pregunta murió en sus labios, Shizuru le beso con fuerza, sin ningún gesto de ternura, era un beso violento, agresivo, la recostó sobre el piso sacándole la blusa y el sostén sin ninguna consideración – Espera… - rogó Naomi – Shizuru-sama ¿por qué? – su pregunta volvió a morir con un nuevo beso, Shizuru tomo entre sus manos los pechos de Naomi acariciándolos sin ninguna contemplación. Naomi logro liberarse de la boca de Shizuru - ¿Por qué?... ¿Por qué esas haciendo esto? – los ojos de Naomi se anegaron de lagrimas las cuales resbalaron por sus sonrojadas mejillas, la habitación se aluzo momentáneamente con el resplandor de un relámpago y por un breve instante el rostro que Shizuru tenía frente a sí se transformo en el de Natsuki. Shizuru se hizo hacia atrás como si el cuerpo de Naomi quemara, en su rostro se dibujo un gesto de profundo dolor y arrepentimiento, se cubrió la cara con sus manos y comenzó a llorar con fuerza – per… perdóname… perdóname – suplicaba amargamente – no quería… en verdad no deseaba lastimarte… por favor Na… - ese nombre murió en su garganta, no fue capaz de pronunciarlo.

- Shizuru – sama – susurro Naomi mirándola sorprendida y su corazón se lleno de un infinito dolor – Shizuru-sama – volvió a repetir, se acerco a ella y le abrazo – todo esta bien – le dijo dulcemente.
- No… no… - Shizuru seguía con el rostro cubierto por sus manos – No – repitió negando con la cabeza – no esta bien – su llanto proseguía – lo siento tanto.
- No te preocupes – dijo inocentemente Naomi – todo esta bien – le retiro las manos del rostro y Shizuru le miró a los ojos – perdóname tu a mi Shizuru-sama.
- Naomi – dijo Shizuru.
- Seguro has tenido un día difícil y yo… - bajo la mirada – no eh sido considerada contigo – trago saliva – me buscas y actuó de esta forma – Shizuru al oír sus palabras abrió enormemente los ojos – me eh comportado de una forma muy egoísta lo siento Shizuru-sama… por favor aceptame – le tomo el rostro con sus manos y le beso profundamente.
- “No, no Naomi” – pensó Shizuru – “por favor detente” – Naomi le tomo las manos y las coloco sobre sus pechos y con suaves movimientos le incito a que le acariciara – “No… no… por favor Naomi yo… no quiero…” – seguía pensando, Shizuru se separo dulcemente de Naomi, retiro sus manos de sus pechos y le tomo el rostro con las manos – esta bien – intentó sonreír – no es necesario haber esto – le dijo con ternura.

El rostro de Naomi se contristo y las lágrimas le fluyeron como ríos.

- ¿Naomi? – pregunto Shizuru extrañada.
- Me… me odias ¿verdad? – pregunto amargamente.
- Naomi – musito Shizuru mientras se sorprendía al ver el enorme dolor y vergüenza que se dibujo en ese inocente semblante.

Naomi se levanto y corrió a la cama tirándose de bruces y llorando amargamente – “Me odia…me odia… Shizuru – sama me odia” – se decía angustiosamente asimisma.

- Naomi – susurro Shizuru, su rostro formo una amarga expresión de dolor, apretó con fuerza sus manos formando puños y mordió su labio inferior, tras unos instantes se levanto y camino hasta Naomi, se sentó al borde de la cama y le acaricio la cabellera suavemente, Naomi volvió el rostro centrando sus ojos en el rostro de la mujer que amaba, Shizuru le sonrió. – Naomi –musitó – Te… necesito – bajo lentamente el rostro le tomo de la barbilla entreabriéndole los labios dulcemente, sus labios se posaron sobre los de Naomi y de forma suave introdujo su lengua dentro de esa inocente y calida boca, la forma como Shizuru le besaba le hizo sentir una profunda emoción en su corazón, se sentía inmensamente bien cada roce, cada caricia que proporcionaba y el sabor, ese dulce sabor que inundaba su boca era lo más parecido al elíxir de los dioses. Shizuru le tomo gentilmente de los hombros y le levanto con ternura sin romper ese beso, Naomi quedo al fin de rodillas sobre la cama Shizuru separo sus labios de Naomi y le deslizo la boca por el cuello mientras tomaba las manos de Naomi y las dejaba reposar sobre sus pechos cubiertos aún por el uniforme escolar. Shizuru le hablo al oído dócilmente


- ¿Te gusta lo que estas sintiendo? – le susurro.

Naomi antes de contestar trago saliva pues se daba cuenta del increíble poder que tenía Shizuru para hacerle sentir de esa forma.

- Sí – mascullo levemente – me… – se ruborizo levemente – me… gusta.
- Buena chica - murmuro Shizuru mirándola profundamente a los ojos.
- Shizu…ru… - Naomi bajo la mirada tímidamente, trago saliva y volvió a mirarla a los ojos, se ruborizo por completo haciendo que una ligera y sincera sonrisa floreciera en los labios de Shizuru.
- Sí – respondió Shizuru a la pregunta que le formulo Naomi sin palabras.
- Aahh! – Naomi sonrió enormemente y su rostro se torno feliz, ahora ya tenía el permiso de la mujer que amaba para librarle de sus ropas y poder sentir una vez más esa sensación que se tiene al sentir el calor proveniente de la persona que mas amaba. Empezó a desnudarla y Naomi se deleitó con cada roce que sus manos le prodigaban a la piel que iba quedando al descubierto, sus manos se posaron sobre los firmes pechos de Shizuru, trago saliva al sentirlos, al recrear en sus manos esa suavidad que creía había sido un sueño la primera vez, su rostro ruborizado miraba ese magnifico cuerpo desnudo, cada una de sus perfectas formas, rozo con las puntas de sus dedos los rosáceos pezones.
- ¡Aaaahhh! – exclamó Shizuru cerrando sus ojos ante la dulce y suave caricia – “Naomi –pensó Shizuru – en verdad no quiero… si tan solo te detuvieras… por favor” – suplicaba dentro de si – abrió lentamente los ojos al sentir sobre sus pechos el contacto de la lengua de su joven amante. – “No… en verdad no quie….” - ¡aaahhhmmm!! – exclamo al sentir la suave succión de la boca de Naomi mientras sus dedos jugaban con el endurecido pezón – “Si en este instante me separo de ti… pensarás que me eh molestado… pero… - sus ojos mostraron un claro gesto de molestia – si permito que continúes te haré pensar que Te Amo” – Abrió enormemente los ojos al darse cuenta de lo que había pensado – “pero… es eso… - se dijo – tengo que Amarte, te hice… te hice una promesa… así que Tengo que Amarte para poder cumplir mi promesa… así que… Por favor Naomi… por favor… enamórame otra vez”- le levanto el rostro cuidadosamente con ambas manos y le miro con profunda tristeza – “hazme olvidarla, ¿puedes hacerlo Naomi? – Shizuru le examino el rostro con profundo detenimiento – Eres tan hermosa Naomi – le dijo haciendo que la chica se ruborizara – tan… hermosa – repitió – Naomi se ruborizo aún más y se sintió inmensamente feliz. Naomi entrecerró los ojos y le ofreció su boca - “Naomi – pensó Shizuru – Sí… esto lo eh provocado yo ¿no es así?, por lo mismo tengo que hacerme responsable de mis actos ¿verdad Naomi?” - sonrió amargamente mientras cerraba los ojos y acercaba su boa a la de Naomi – “Sin embargo ¿por qué duele tanto?...¿Por qué siento que el corazón se me hace pedazos?” - le beso dulcemente intentando inútilmente borrar el dolor que le estaba matando.

Nao miraba el rostro de Naomi en su celular, había algo que le molestaba, algo que no lograba entender del todo y era esa obsesión por no dejar de mirarla, era como si deseara recordar algo que había ya olvidado.

- ¿Qué es esta sensación?... ¿Por qué siento que ya te conozco de tiempo atrás? – exhaló un suspiro dejando a un lado el celular, centro su mirada en el techo - ¿dónde?... – cerro los ojos intentando recordar; un relámpago cruzo el cielo haciendo un estruendoso ruido fue entonces cuando:
- ¡aaaahhh! – la voz de una niña hizo que Nao abriera la puerta de aquella habitación, al mirar al interior vio a una niña sentada sobre una cama, las cortinas estaban abiertas y se podía ver claramente el cielo de aquella tarde cubierto por gruesas nubes grises que soltaban una lluvia parecida al diluvio, la niña tenía los ojos cerrados y sus manos cubrían sus oídos y las lagrimas le corrían por la mejillas.
- Oye – le hablo Nao pero, la chica no le escucho - ¡hey! – le hablo más fuerte, sin embargo no fue suficiente – ssshhzzttttsss – chasqueó y camino hasta llegar a su cama, le retiro las manos de los oídos logrando así que la chica le mirara – oye – volvió a decirle.
- ¿Quién… quien eres tu? - pregunto la niña mientras cerraba los ojos al escuchar un segundo estruendo.
- ¿qué te pasa? – pregunto Nao - ¿te asustan los rayos? – la chica abrió poco a poco los ojos y asentó con la cabeza, más no pudo decir nada porque en ese instante un dolor le atravesó el pecho y un gesto de dolor se reflejo en su rostro, la chica se dejo caer sobre la cama - ¡hey! – exclamo Nao - ¿te sientes bien? ¡oye!
- Aaahh!!... yo… - dijo la chica con un rictus de dolor, llevándose las manos al pecho – ya… ya esta…. Pasando.
- Estas sudando – observo Nao.
- Estoy… estoy bien – dijo la chica incorporándose lentamente de nuevo, respiro profundamente – ya paso el dolor.
- ¿Te dan miedo los rayos? – pregunto Nao.
- Sí… aunque me da más miedo el día de mañana.
- ¿mañana? – pregunto Nao confundida.
- Sí – dijo la chica – porque es probable – bajo la cabeza – que mañana muera – sonrió amargamente.
- ¿mo..rir?, ¿por… por que? – pregunto Nao mirándola seriamente.
- Mañana van a operarme… es mi corazón... creo que no tiene ganas de vivir – dijo con un gesto de resignación – pero yo sí quiero vivir – suspiro – yo… necesito vivir - apretó las sabanas con sus manos – yo quiero… vivir para seguir viendo esa sonrisa… y esos ojos…
- No te entiendo – dijo Nao.
- Oh! Es que yo… - un relámpago cruzo el cielo haciendo un estruendoso ruido - ¡aaahhh!! – grito la niña.
- Eeeeehhh … oye… niña – le decía Nao – suéltame me estas ahogando, Naomi quien se había abrazado fuertemente a Nao le soltó ruborizándose por completo.
- Esto… yo… lo… lo siento.
- Esta bien, no importa – le dijo.
- Tu… ¿por qué estas aquí? – pregunto Naomi viendo como el rostro de Nao se ensombrecía de tristeza.
- Mamá – dijo – estoy aquí por mamá – sin desearlo comenzó a llorar – unos tipos… unos tipos – se le hizo un nudo en la garganta que le impidió seguir hablando, abrió los ojos al sentir el abrazo de Naomi.
- Tranquila – musito dulcemente – estará bien porque estas preocupada por ella, estoy segura de que mejorara.
- No… - dijo secamente – escuche que es probable que no despierte nunca más - se abrazó a Naomi con fuerza y lloro larga y amargamente Naomi le dejo llorar sobre su pecho y le acaricio su pelirroja cabellera.
- Te prometo – dijo Naomi – que si pasa lo peor para tu mamá y para mi, y morimos cuidaré bien de ella, así no estarás preocupada y podrás seguir tu vida.
- Eehhh! – Nao se separo de Naomi y le miro a los ojos viendo una sincera verdad reflejada en los mismos.
- Oye niña ¿qué haces aquí? – la voz de un hombre le hizo volver el rostro
- Tsukira deberías estar durmiendo – necesitas descansar para la operación de mañana, enfermera adminístrele un sedante para que pueda dormir y tu niña – se volvió a mirar a Nao – hace mucho que la hora de visita termino ve a tu casa – otra enfermera saco a Nao de la habitación, antes de salir se volvió a mirar a Naomi quien le sonrió y le despidió agitando suavemente su mano.
- ¡¡Tsukira!!...¡¡Tsukira Naomi!! – exclamó Nao incorporándose de golpe sobre su cama las lagrimas comenzaron a rodarle por las mejillas – eres tu – dijo – eres tu… aquella niña… aquella niña… Naomi – ahora recuerdo después de ese día intente visitarte muchas veces pero nunca volviste a aquella habitación y no supe más de ti. Pensé que habías muerto que bien… que bien que estas viva, que bien – se limpio las lagrimas con el envés de su mano y volvió a mirar el rostro de Naomi en su celular – tengo que hacer algo – dijo – tengo que hacer algo… no quiero que estés al lado de Shizuru, ella no merece tener a alguien como tu a su lado… pero ¿cómo? ...¡cómo?... – repitió con mayor énfasis, se llevo la mano a la frente y se dejo caer de nuevo sobre la almohada – “Yo Amo a Shizuru” – la voz de Natsuki volvió a sus oídos – Síii – dijo Nao volviéndose a sentar de golpe sobre la cama, si logro hacer que Natsuki… si… eso es.. – sonrió maliciosamente – no será para ti Fujino Shizuru… Naomi no será para ti.

CONTINUARA……

Minicomic Cap 2 - "Layout"

Hola de nuevo! aca les traigo
el capitulo 2 de nuestro minicomic!
Ojala lo disfruten <3




(se lee de derecha a izquierda)






Capítulo 2 - "Layout"

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Gracias a Kao-chan que hizo el Layout de nuestro blog, en realidad no la tratamos mal... no, no tan mal...fufufu

Y gracias a los que leen y comentan!


Gokigenyou.

viernes, 11 de mayo de 2007

viernes, 11 de mayo de 2007

Minicomic Original del Blog NatsukixShizuru - Cap 1

Hola a todos nuestros estimados visitantes del blog!
Hoy, tengo el privilegio de presentarles con mucho orgullo
el comic que estamos desarrollando, Natsuki y yo ^^ especialmente para nuestro blog!
Aqui esta la introduccion, esta muy divertida, veanla!

(nota: se lee de derecha a izquierda)


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Gracias por leer!

Gokigenyou.

jueves, 10 de mayo de 2007

jueves, 10 de mayo de 2007

.............

No es sexy???
--->


Katana!
-->



tomadas del foro de Yamibo

martes, 8 de mayo de 2007

martes, 8 de mayo de 2007

OMG..




lo siento.. no pude evitar ponerla.. *_* .. gracias apollyon!!

ENTRE CELOS TE VEAS PART. 10

Autora: Sheila_05

“Esa tarde le dije a Naomi que podía venir a la escuela, que no había nadie que me amara, fue a causa de esa contestación que Naomi volvió a mi” – Shizuru se sentó recargándose en el tronco de aquel árbol – “fue mi culpa, todo es culpa mía” – “y ahora” – se miro las manos – “lastime a Natsuki” – cerro los puños – “sin embargo… ¿Cómo iba a saber?... ¿cómo iba a saber que me amabas Natsuki?” – cerro los ojos y siguió llorando.

Mai entro en la sala del consejo estudiantil, Natsuki estaba sentada en el suelo recargada de espaldas al escritorio de Shizuru, miraba la palma de su mano, ya no lloraba simplemente miraba el collar con el dije que le regalara a Shizuru, su rostro estaba vació de cualquier tipo de emoción, sus labios entreabiertos, su cuerpo extrañamente relajado y su mirada muy lejos de cualquier sitio.

- Eeh, Natsuki – dijo Mai -… ¿estas bien? – se acerco a ella, Natsuki se levanto y paso por su lado sin decir palabra alguna, Mai solo le miró y antes de que Natsuki saliera le hablo – Solo – dijo Mai – no huyas… no sé que paso entre ustedes, pero si es verdad que la amas no la dejaras ir – Natsuki frunció el ceño apretó con fuerza sus manos y salio sin decir palabra alguna.

Mai suspiró por lo bajo y camino hasta la ventana observo a los chicos y chicas salir a los jardines la hora del almuerzo había llegado, a lo lejos distinguió a Mikoto que caminaba unos metros atrás de Yuuichi.

- ¿Mikoto? – se pregunto – Salió rápidamente pues quería hablar con ella.

Mientras tanto Mikoto observaba a Yuuichi quien llevaba sobre su hombro un par de espadas de entrenamiento, el rostro de Mikoto denotaba cierta molestia, mientras seguía tras el chico recordó una de las platicas que tuvo con Naomi.

- ¿Shizuru-san? – pregunto Mikoto
- Sí – dijo Naomi ligeramente ruborizada – ella es la persona que más quiero – sonrió.
- Mai – dijo Mikoto rápidamente – Mai es la persona que yo más quiero – asentó con la cabeza.
- Eeh! – Naomi miro a Mikoto y tras breves instantes sonrió – bueno dijo – a lo que me refiero es a que hummm….. lo que tu sientes por Mai – san es diferente a lo que yo siento por Shizuru-sama .
- ¿Diferente? – pregunto intrigada Mikoto.
- Aja – asentó con la cabeza – se puede querer de diferentes formas; por lo que me has dicho creo que Mai –san te quiere como si fueras su hermana menor.
- ¿Hermana menor? – volvió a preguntar.
- Aja – dijo Naomi asentando con la cabeza al unísono – en cambio lo que yo siento por Shizuru – sama es completamente diferente, a mi…. – bajo la mirada – a mi me gusta Shizuru-sama, aunque soy una chica yo… yo quiero besarla
- ¿Be..sar…la? – susurro Mikoto sorprendida e imaginándose besando a Mai por lo que su rostro se ruborizo de inmediato y su corazón empezó a latir deprisa.
- Sí – respondió tímidamente – yo quiero… yo quiero abrazarla, quiero sosternela entre mis brazos… aun cuando soy una chica porque yo… Yo Amo a Shizuru – sama, cuando la miro parece que el tiempo se detiene, cuando sonríe me hace sentir feliz, para mi estar a su lado es lo más importante, sin embargo trato de no estar todo el tiempo con ella para no ser una molestia. Además es la presidenta del consejo y es una mujer muy ocupada, así que me conformo con los breves momentos que puede brindarme. Quiero pasar el resto de mi vida con ella porque quiero hacerla siempre sonreír… yo… - Naomi suspiro – quiero hacerla inmensamente feliz.
- ¿Amar es… desear que la otra persona sea feliz? – pregunto Mikoto.
- No estoy segura si es solo eso, pero yo quiero hacer feliz a Shizuru-sama – sonrió y miro el cielo – Mikoto dijiste que – dijo – Yuuichi es el chico que le gusta a Mai-san ¿cierto? – Mikoto solo asentó con la cabeza – Entonces continuo el es la felicidad de Mai –san – murmuro.
- ¿Su felicidad? – Mikoto frunció el entrecejo.
- Aja – se limito a responder Naomi sin mirarla – cuando amas a una persona te sientes completa ¿sabes?, cuando la miras todos los demás desaparecen de tu vista te olvidas de todos solo existe esa persona para ti – Mikoto abrió enormemente los ojos pues eso le sucedía con Mai – y sobre todo – continuo – deseas que sea completamente feliz Aahh! Ya veo a Shizuru-sama, nos vemos Mikoto – se despidió y corrió hacia Shizuru.

El resto del día Mikoto permaneció sentada en ese lugar preguntándose que era lo que le sucedía, sabía que quería a Mai pero no tenía idea de que la amara, una enorme sonrisa se apodero de su rostro al estar segura de que amaba a Mai, sin embargo se esfumo en un instante al recordar las palabras de Naomi “Yuuichi es el chico que le gusta a Mai-san ¿cierto?... Entonces el es la felicidad de Mai –san” .

- Duele – dijo llevándose las manos al pecho – duele – repitió mientras las lagrimas fluían por sus mejillas - ¿por qué duele? – se pregunto y en ese momento la imagen de Yuuichi besando a Mai le vino a la mente – apretó con fuerza sus manos – no… no…. Mai – susurro – Mai es mía – Yo… ¡¡Yo Amo Mai!! – grito, sin embargo se sentía profundamente triste pues si realmente amaba a Mai debía de hacerla feliz y eso significaba dejarle el camino completamente libre para estar con Yuuichi.

Ese día Mikoto se la paso en ese lugar recordando cada instante vivido con Mai, a cada recuerdo se formaba en su rostro una sonrisa o un gesto de dolor, cada recuerdo le provocaba una sensación diferente. Esa noche mientras Mai dormía Mikoto la miraba desde su cama “lo que más deseo es su felicidad” – a sus oídos volvió la voz de Naomi – “Yuuichi – Kun es quien le gusta a Mai – san ¿cierto? – Mikoto frunció el entrecejo y se tapo la cabeza con las sabanas cerrando los ojos con fuerza – “Entonces el es la felicidad de Mai-san” – una vez más la voz de Naomi se hizo presente en la mente de Mikoto y abrió los ojos – No… musito – No quiero – comenzó a llorar en silencio tratando de descifrar su dolor.

Mikoto volvió de sus recuerdos y alcanzo a Yuuichi, este al verla le sonrió.

- ¿Cómo estas Mikoto? – le saludo y segundos después miro en todas direcciones – hummm ¿y Tokiha? – preguntó – siempre estas con ella – Mikoto miraba el suelo y no tenía idea de que decirle al chico de hecho ni siquiera sabía porque había ido tras él - ¿Mikoto? – pregunto el chico levantándole el rostro con la mano, Mikoto le miró y de inmediato centro su atención sobre las espadas que Yuuichi tenia al hombro – aaahhh! – exclamo – ya sé lo que quieres es entrenar un poco conmigo ¿eh? – le guiño un ojo – anda practiquemos un rato prometo no ser muy rudo contigo – Mikoto solo asentó con la cabeza – Muy bien entonces toma – le extendió la espada y Mikoto la tomo observándola cuidadosamente.

En un momento Mikoto se abalanzo con fuerza contra Yuuichi, el chico se sorprendió por la fuerza con que Mikoto le atacaba solo era capaz de esquivar los golpes.

- Eehh Mikoto… espera, solo, solo estamos entrenando – decía esquivando los golpes de la chica.
- “Quiero vencerlo” – pensaba Mikoto – “necesito vencerlo… de esa forma yo… de esa forma yo…” – se abalanzo contra el chico una vez más con fuerza.
- Espera por favor – pidió Yuuichi.

Sin embargo Mikoto no le hacia el menor caso, Mai caminaba cerca del lugar al escuchar los golpes de las espadas y la voz de Yuuichi corrió para ver que era lo que estaba pasando. Mikoto en un descuido resbalo con una piedra cayendo hacia enfrente con la inercia se llevo a Yuuichi junto con ella, cayendo los dos al suelo. Mikoto entreabrió los ojos y se dio cuenta de que estaba a centímetros del rostro del chico quien tenía los ojos cerrados y un claro gesto de dolor en el semblante, una de las manos de Yuuichi hizo presión un par de veces sobre algo que sentía mullido y confortable, abrió lentamente uno de sus ojos y se percato de que estaba tocando el pecho de Mikoto el cual en esos meses se había desarrollado visiblemente, de inmediato le soltó y se ruborizo por completo.

- Aaahhh!!! –exclamó – lo… lo siento – dijo apenado – esto… yo…. –calló al instante al sentir las lagrimas de la chica caer sobre su rostro - ¿Mikoto? – pregunto extrañado - ¿Qué te sucede?
- ¿por qué? – pregunto Mikoto mientras la lagrimas caían por su mejillas - ¿por qué no pude vencerte? – volvió a preguntar.
- Mikoto – dijo el chico incorporándose - ¿pasa algo? – pregunto, sin embargo Mikoto permaneció en silencio y solo lloraba Yuuichi le abrazo recargándola en su pecho, Mai llegó al sitio en que ellos se hallaban y miró a Mikoto en brazos de Yuuichi, una extraña sensación se apodero de ella, algo que no podía definir con palabras un nombre emergió de sus labios –Mi..ko…to – dijo suavemente – dio un paso al frente y al hacerlo piso una rama que crujió al romperse haciendo que ambos se volvieran a mirarla.
- Mai – pronunció Mikoto levantándose de inmediato, le miró por un instante y echo a correr.
- Mikoto – Mai estiro su mano – espera – dijo, pero Mikoto no le escucho.
- ¿Tokiha? – pregunto Yuuichi completamente confundido.

Mai solo se dio la vuelta dejando al chico con mil interrogantes en la cabeza.

Mientras tanto Natsuki se sentó debajo de la sombra de un árbol el almuerzo lo dejo a un lado cerro los ojos recargándose de espaldas al tronco y se dispuso a tratar de olvidar todo lo que había sucedido hasta ese momento, la brisa agitaba suavemente su cabello.

- ¿Kuga –san? – la voz de un chico hizo que Natsuki abriera lentamente los ojos
- ¿Takeda? – pregunto frunciendo el entrecejo - ¿Qué quieres? – pregunto con la voz plagada de una clara molestia.
- Ah… esto… yo… pues… eh – balbuceaba el chico con el rostro sonrojado.
- ¡Para eso me molestas? – le espeto mirándole fríamente, se levanto dándole la espalda – Idiota - dijo por lo bajo mientras se encaminaba rumbo a los salones.
- Es… espera Kuga –san tu almuerzo.
- No me interesa – dijo Natsuki sin mirarlo – te lo puedes quedar.
- ¿Eeehh? – el chico sonrió entupidamente mientras el rostro se cubría de un completo carmesí al tomar ese tesoro entre sus manos.

Shizuru mientras tanto miraba con nostalgia aquel jardín, para ella esas primera palabras que cruzo con Natsuki eran parte de sus más atesorados recuerdos.

- Natsuki – murmuro –si tan solo… - suspiro – fue mi culpa… todo es culpa mía – frunció el entrecejo.
- Shizuru – sama – la voz de un chico hizo que volviera el rostro – te esta esperando el consejo estudiantil para que presidas las reunión sobre lo que haremos en el próximo festival escolar.
- Oh! – dijo Shizuru – gracias en seguida iré – le dijo al chico sin mostrar su habitual sonrisa.

El chico antes de irse miró extrañado a Shizur, nunca la había visto tan triste. Shizuru se levanto a los pocos minutos miró una ultima vez el jardín cerro los ojos y se dio la media vuelta.

- Adiós Natsuki – murmuro suavemente, el viento agito su hermoso cabello y su mirada perdió por completo su brillo, ahora estaba por completo decidida a olvidar a Natsuki.

Mai caminaba entre los jardines envuelta por completo en sus pensamientos, se sentía extrañamente confundida, en ella estaba un sentimiento difícil de describir, y no encontrarle un nombre para definir ese sentimiento le estaba haciendo sentirse muy molesta.

- ¿Será posible que a Mikoto le guste Yuuichi? – se pregunto para si misma – si es así ¿Qué debería hacer?.

Tanto Natsuki como Mai pasaron la una junto a la otra sin embargo estaban tan metidas cada una en su mundo que ni cuenta se dieron. Natsuki al volver de sus pensamientos se vio de pie frente a aquel jardín donde viera a Shizuru por ves primera y revivió aquel recuerdo, se veía a ella misma de pie apunto de arrancar la vida de esa inocente flor, el dulce regaño de Shizuru volvió a sus oídos, esa mirada plagada de gentileza, su persona en si que le hizo sentir aún cuando ella no lo deseaba una grata confianza – “Cuando te conocí – pensó – creí que solo serías en mi vida una persona más a la cual nunca tomaría importancia, sí… sí….creí que serías algo sin importancia… ¿cuándo?, ¿Cuándo te volviste tan indispensable?... ¿en que momento entraste en mi corazón? Y sobre todo ¿cómo es que no me di cuenta?... y ahora, ahora que tengo mis sentimientos por ti tan claros, ¿Por qué? – frunció el entrecejo, dio la media vuelta y se fue de aquel sitio.

Mai volvió al salón de clases faltaban escasos minutos para que la hora del almuerzo terminara, el salón se hallaba medio vació, se sentó en su silla y se tendió sobre el pupitre, por un momento su mente quedo vacía de cualquier pensamiento, solo tenía una imagen fija en la mente y esa era el abrazo que involucraba a Yuuichi y a Mikoto.
- no sabía – dijo quedamente – que a Mikoto le gustara Yuuichi, siempre pensé que yo… era quien… le…. – suspiró y se limito a mirar el lento surcar de las pocas nubes que vagaban por el amplio cielo azul.

De regreso a los salones Nao caminaba al lado de Naomi.

- Cocinas muy bien – dijo Nao.
- No es verdad – sonrió Naomi.
- Por supuesto que si – Nao se llevo las manos detrás de la cabeza – pero dime ¿siempre cocinas tanto para el almuerzo?
- No – se limito a decir mientras se ruborizaba – es solo que lo hago para mi y para esa persona que es muy especial para mi.
- ¿especial? – pregunto Nao sabiendo de antemano a quien se refería.
- Si – respondió Naomi con una hermosa sonrisa en el rostro.
- ¿Y puedo saber quien es el afortunado? – pregunto Nao de improviso.
- Oh! No es un… - Naomi se detuvo en seco al darse cuenta de lo que estuvo a punto de decir – no… no le conoces – se limito a decirle – bueno me… me tengo que ir – dijo Naomi echando a correr a los salones.
- Oye, es… espera – dijo Nao mirándola correr ya lejos de ella – shhhzzz – chasqueo – debí haberme callado la boca – saco el celular y miro una vez la mirada de Naomi – En verdad es… muy especial para ti ¿no es verdad? – dijo girando el rostro a un lado – Shizuru no merece tenerte Naomi – susurro – en verdad ella no merece nada – apretó los dientes con fuerza - ¡maldición! – dijo en voz alta - ¿Por qué eres tan dulce Naomi? – dijo ya con más calma – ahora – miro el celular – como podría usar esto sin lastimarte… ¿cómo… cómo lo usaría para lastimarla a ella sin hacerte daño a ti?.

Mikoto se había detenido de su larga carrera y ahora solo caminaba lentamente pensando en que hacer con lo que sentía por Mai, pero sin llegar a una conclusión lógica; mientras tanto las clases ya habían iniciado y ni Natsuki, ni Mai, ni Nao prestaban atención a lo que decían sus respectivos profesores, Shizuru presidía la junta y para sorpresa de todos estaba en verdad poniendo atención a cada cosa no de la forma pasiva que solía hacerlo sino con un interés férreo como si deseara que el trabajo le inundara por completo con el solo deseo de pensar lo menos posible en la mujer a la cual acababa de destrozar con su actitud.

Continuara.

lunes, 7 de mayo de 2007

domingo, 6 de mayo de 2007

domingo, 6 de mayo de 2007

Lone Wolf: The Other Side of Me. Páginas 07-10

Disculpen la demora... Aquí las siguientes cuatro páginas de este magnífico Doujin... arigato Shizuru... Te amo ^_^

Nota1: página 9 sujeta a cambios.
Nota2: Clic para verla de tamaño completo.







martes, 1 de mayo de 2007

martes, 1 de mayo de 2007
Hola a todos! aqui les traigo unas imagenes que encontre,
de un excelente cosplay.
Espero que les guste ^^
(click en las imagenes para verlas mas grandes)








Un mensaje a los que esperan mas del doujinshi: Por favor tenga paciencia ^^ estamos haciendo lo posible por brindarles material de calidad, y que ustedes esten contentos con esto. Muy pronto pondremos las siguientes paginas del doujinshi.
Gracias.

Rutina

Autora: Shizuru (del foro Yamayurikai)

(Nota: no he pedido autorización de publicarlo asi que, si la autora me pide que lo quite, lo haré ^^. )
-----------------------------------------------------------------------------------------------

Bueh... al final después de pensarlo me decidí a subir un fic de Mai Otome que escribí hace un par de semanas cuando salió el episodio 15 más o menos porque me daban bronca las actitudes de Natsuki xD
Es mi primer fic así que no esperen algo estilo Icemera, Kieli o Kouya xDDD (que son mis preferidas). Los Review buenos o malos son re contra bienvenidos :wink: (si es que alguién lo lee :b)

RUTINA

Ya era una rutina para Natsuki lidiar con los problemas del colegio y del reino, la habían absorbido completamente, las horas se iban más rápido de lo que ella podía darse cuenta y terminaba pasando noches enteras sin conciliar el sueño.
Si hacia tiempo para dormir, no eran más que dos o tres horas, y debía levantarse para asistir a una reunión, salir de la reunión para hacer papeleo, terminar el papeleo para más reuniones, y así habían sido los últimos dos meses después de la coronación de la reina Mashiro.
Ya llegaba el final de la semana en Garderobe, Natsuki estaba en la última reunión del día con representantes de cinco países, contando los minutos para poder sacárselos de encima y descansar.
En una hora, que se hizo eterna, el último representante dejaba el cuarto. Dando un suspiro, Natsuki se recostó en su silla cerrando los ojos para descansar un momento
… Por fin estaba sola….
Aunque quería relajarse por lo menos unos segundos, todas las tareas que debía realizar al día siguiente comenzaron a aparecer en su mente, pero se esfumaron al sentir dos frías manos masajeando su espalda de una manera tan suave que parecía una caricia. Había alguién más con ella, tan metida estaba en sus pensamientos que había olvidado que Shizuru estaba a su lado.
De su espalda, las suaves manos de Shizuru comenzaron a desplazarse por el cuello de Natsuki, jugando con su cabello y de a poco deslizándose por sus hombros quitándole su pesado abrigo, logrando robarle una pequeña sonrisa.
La respiración de Natsuki se intensificaba con cada caricia, un cosquilleo se apoderaba de su cuerpo,….. una sensación que nunca era suficiente.
Suavemente giro su cabeza…… encontrándose el rostro de Shizuru , perdiéndose por un momento en esos ojos carmesí, y despertar de ese hechizo al sentir los labios de su amante sobre los suyos, esa placentera sensación de probar los labios de Shizuru que parecía nunca acabarse.
De un brusco movimiento, Shizuru hizo girar la silla de Natsuki haciendo que queden frente a frente y comenzó a acortar la distancia que las separaba.

- Natsuki: Shi…Shizuru…a-ahora no…

Shizuru se alejó, su mirada fija con enojo en las dos verdes esmeraldas que en esos días parecían haber perdido el brillo juvenil e inocente de siempre. Ya no era la primera vez, ya ni se molestaba en preguntar, conocía muy bien la respuesta… “Estoy cansada”.. “aún me quedan muchas cosas por hacer”…. Hacía dos meses que Natsuki se comportaba así, estaba distante, como si estuviese ella sola en el mundo.
Al principio no era difícil, para Shizuru, entender que Natsuki tenia grandes responsabilidades, ella no quería ser una molestia, así que sólo la apoyaba en todo, regalándole un consejo o una sonrisa cada vez que lo necesitara y principalmente estando a su lado. Pero ya no era justo, había días que sólo le dirigía la palabra cuando tenía que comentarle algo del trabajo, noches que pasaba en vela trabajando…. Ya no lo podía guardar más, ella le había prometido a Natsuki que no importara lo que pasara ella siempre estaría a su lado, pero esa determinación y fortaleza se estaba debilitando, Shizuru quería estar a su lado pero no de esa forma, y Natsuki parecía no darse cuenta.

- Shizuru: Entonces Cuando?!
Preguntó casi gritando, algo que contrastaba totalmente con su usual calma, haciendo que Natsuki se sorprenda, normalmente Shizuru sólo le regalaba un sonrisa y entendía. Antes de que Natsuki pudiera siquiera tomar aire para responder, Shizuru continuó

- Shizuru: Estás siempre ocupada, y lo entiendo, sé que muchas veces estás cansada y sólo deseas que termine el día para relajarte, aunque sea una hora y lo respeto…. Pero… **Tomando aire e intentado calmarse** ¿Hace cuanto qué no me besas, que no me acaricias o dejas que te acaricie? No sabes como me hacen falta tus abrazos… como extraño cuando despertábamos abrazadas después de haber hecho el amor… ¿hace cuanto que no hacemos el amor?

Estas palabras usualmente habrían hecho que Natsuki se sonrojara o hiciera una expresión particular, pero no, su rostro era pálido como la luna y sus ojos no reflejaban nada. Shizuru se exasperaba más, estaba acostumbrada a saber lo que le pasaba a Natsuki, a entender sus expresiones, anticipar lo que pensaba e iba a decir, pero ahora le era imposible, y lo odiaba. Solo quería una respuesta, que hiciera algo que demostrara que la quería a su lado. El día anterior había vuelto de una misión que le había llevado días y Natsuki parecía no haber notado su ausencia…

- Natsuki: Shizuru…yo… tienes que entender

Por más que Shizuru se esforzaba en contenerse, las lagrimas no tardaron en salir, era inevitable, no era algo planeado, cada palabra venía de su corazón, y que Natsuki insistiera con lo mismo, le dolía, como podía ser tan fría.

- Shizuru: ¿Entender qué?! Acaso crees que Garderobe va a desaparecer por dos minutos que me dediques a mi?!

Shizuru deseaba que Natsuki reaccionara, que la calmara con un beso o un abrazo, con alguna palabra sería suficiente consuelo, pero no que le pidiera que entendiera lo inentendible, Además, Natsuki, ya no era una niña, como no podía tener el valor para enfrentar algo así.

- Natsuki: No es eso… pero en este momen….
- Shizuru: ¿Cómo podes ser tan egoísta?! No te entiendo…. Necesito pensar, y calmarme, me voy a caminar…
- Natsuki: Shiz…Shizuru…

Dando la vuelta Shizuru seguía esperando que Natsuki se pusiera de pie y la detuviese, el que sólo pronunciara su nombre con tanta tranquilidad la hacía enfadar más, así que se fue, percatándose de darle un buen golpe a la puerta para que a Natsuki le quedara claro como se sentía. Afuera estaba todo cubierto, a punto de llover, no se veía una estrella, lo único que iluminaba eran los faros del colegio, pero no le importaba, quería pensar y afuera podía estar realmente sola.
En su habitación, Natsuki seguía en shock… había peleado con Shizuru, ni una palabra había dicho, pero habían peleado. Era realmente difícil alterar de esa forma a Shizuru, y más aún hacerla llorar, dos cosas que solo ella lograba provocar y ver. Natsuki era la debilidad de Shizuru, nadie podía quebrar a la Gran Amatista salvo Natsuki.
Los recuerdos comenzaron a atacar su mente, las obligaciones eran a penas un pensamiento borroso al lado del recuerdo de todas las mañanas que despertaba y lo primero que veía era a Shizuru descansando sobre sus pechos luego de haber hecho el amor por la noche, y lo feliz que la hacía… pero ya no era así, últimamente lo primero que veía era su escritorio lleno de papeles que le quedaban por revisar y luego a Shizuru durmiendo sola en la cama. Hasta ahora no se había dado cuenta, Shizuru nunca se quejó, soportó hasta ahora el comportamiento de Natsuki, y todo para no hacerla preocupar aún más. Siempre pensaba que cuando aceptó ser la directora juró dejar de lado la felicidad para lograr un mundo de paz… pero ¿Qué era un mundo sin Shizuru a su lado?, Shizuru sería la única persona por la que valdría la pena proteger ese mundo, quizás sea egoísta, pero de todo Garderobe y porque no de todo el mundo, sólo Shizuru se preocuparía de verdad si a ella le pasara algo, mientras que los otros correrían a buscar un reemplazo.
Mientras contemplaba las gruesas nubes que cubrían el cielo, comenzó a ponerse su ropa de dormir, el cansancio de haber pasado las tres últimas noches en vela y la angustia que tenía no ayudaba, así que decidió intentar conciliar el sueño para recuperar fuerzas esperando a que Shizuru regresara para poder arreglar las cosas.
Solo 40 minutos pasaron desde la pelea, pero parecían horas para Natsuki que no dejaba de dar vueltas en la cama, el pensamiento de Shizuru no la abandonaba y más aún, al ver que su lugar en la cama seguía vacío.

- Natsuki: Mierda!

Gritó mientras se levantaba bruscamente de la cama, para dirigirse a la ventana. Suspiro y apoyando su mano derecha y la frente sobre el vidrio comenzó a buscar, ya había comenzado a llover muy suavemente, y ahí estaba, en el patio inmóvil bajo al lluvia, Shizuru debía estar muy dolida para quedarse ahí durante tanto tiempo, Natsuki sabía que era culpa de ella, sabía que de una vez por todas debía ponerse firme y dejar de evitar las cosas, ya no era una niña, ese tipo de dudas, miedos, no se los podía permitir, Era muy egoísta. Ya no había nada que pensar, de una rápida vuelta salió corriendo de su habitación, en un momento se detuvo dándose cuenta de que sólo una camisa larga cubría su cuerpo…

- Natsuki: Al demonio!

No le importaba si la veían, su prioridad era hablar con Shizuru así que siguió corriendo, hasta llegar a su amada ya empapada por la lluvia.
Shizuru se encontraba mirando al vacío, perdida en sus pensamientos cuando escucho pasos que se le acercaban. Suavemente giro la cabeza para encontrarse con Natsuki toda mojada y agitada… Por un momento que pareció eterno se quedaron mirándose una a la otra, olvidándose de la lluvia y del lugar, eran sólo ellas dos. Shizuru se acercó un poco, dejando un metro de distancia entre ellas y le dijo…

- Shizuru: Pensé que estabas cansada…
- Natsuki: No… bueno…sí, estuve trabajando mucho…pero… quería… quería pedirte disculpas, por no haber venido antes… porque de verdad no te estoy prestando mucha atención y no es que no te quiera conmigo….de hecho… sos la única persona que quiero a mi lado

Las mejillas de Natsuki comenzaron a ponerse coloradas con cada palabra, mientras, con su mano derecha agarró la de Shizuru muy suavemente y continuó hablando.

- Natsuki: Te necesito, y te extraño…

Finalmente lo había dicho, lo único que Shizuru deseaba escuchar, lo único que podría borrar de su mente todos esos pensamientos que la tenían sometida, desvanecer el miedo y la duda de su corazón…. Otra vez las lagrimas aparecieron, pero esta vez de felicidad…Apretando fuerte la mano de Natsuki y de un tirón la hizo caer en sus brazos, haciendo que solo centímetros separen sus rostros.

- Shizuru: Yo también siento haberte gritado… te necesito más de lo que pensaba… Te..

No pudo terminar que Natsuki selló sus labios con un beso, beso que duro minutos, explorándose, como si fuese la primera vez…
Suavemente Natsuki terminó con el beso, abrazó a Shizuru y le susurró al oído:

- Natsuki: Te necesito, y te extraño…porque te amo, te amo mucho

El corazón de Shizuru latía como nunca, mezclándose con el de Natsuki haciendo que parezca uno solo… Abrazando con más fuerza a Natsuki dejó descansar su cabeza sobre sus hombros y susurró

- Shizuru: Yo… yo también, yo también Te amo. Natsuki..

La lluvia comenzó a hacerse más fuerte cubriéndolas de la vista de cualquiera, haciendo ese momento único, sólo para ellas. Para las únicas dos Otomes que cumplieron sus sueños y encontraron el amor en el mismo lugar…

Fin