Rss

martes, 26 de enero de 2010

martes, 26 de enero de 2010

DÍAS AZULES – 7

Saludos!

Hola! Aquí les traigo el capítulo 7, sin antes agradecerles los comentarios que me dejan, de veras lo aprecio mucho. Bueno, aquí se los dejo con mucho cariño:

Centro de estudiantes, declarado: culpable

-Shizuru – le habló Natsuki a su amiga a media mañana, cuando pasaban literatura con la profesora Setsuna, a la que prácticamente nadie hacía caso. Sin embargo, la peliazul no recibió respuesta –hey, “Shizu” – nada. Le dio nos toquecitos en el hombro – Shizuru – chaan – nada – Fujino-san – peor – Shizuruuu – luego arqueó la cejas haciendo una expresión de tristeza - ¿Estás enojada? Vamos… es sólo un examen… Shizuru… no volverá a pasar… vamos… no te enojes conmigo, ¿si? – por fin la otra chica se dio la vuelta.
-No es por el examen que estoy enojada, sino que ni siquiera me preguntaste si quería o no faltarme a clases junto contigo… solamente pensaste en ti y en nadie más – se quejó Shizuru volviendo a mirar al frente. Natsuki sonrió al haber recibido respuesta y le picó la cintura a la castaña con sus dos manos. La muchacha se estremeció y puso recta la espalda en un respingo, luego se dio la vuelta - ¿qué haces? – la peliazul puso su mano en su mejilla de manera instintiva y le sonrió, lo extraño era que sus ojos brillaban…
-No te enojes, ¿si? – Shizuru se sonrojó completamente al sentir la calidez de la mano de su amiga, su corazón comenzó a latir rápidamente. Natsuki la dejó y sonrió – parece que ya no estás enojada, ¿no?
-Lo dejaré pasar – murmuró Shizuru algo avergonzada por lo que había sentido.
-Bien… - frunció el ceño Natsuki con expresión traviesa - ¿Cuándo lo repetimos?
-Nunca vas a aprender – resopló la castaña dándose vuelta.

El recreo llegó y Natsuki se levantó y se paró frente a Shizuru, quien aún guardaba sus cosas.
-Oye Shizuru – le dijo sonriendo – ¿me trajiste pastel de chocolate?
-Ya se me hacía raro que no me lo pidas – afirmó la castaña sonriéndole con dulzura; pero luego frunció el ceño con enojo – pero estás castigada por lo que hicimos ayer…
-¿Ayer? Pero fue divertido…
-Ah… supongo que hoy te puedes aguantar, ¿no? Mejor mañana—
-Oh… pero si a ti también te gustó---
Algunos que pasaban cerca malentendían la conversación y disimuladamente se quedaron cerca para terminar de escuchar…
-Ya sé, pero no lo compré para hoy… lo compraré para mañana…
-Pero podemos ir esta tarde las dos a comprarlo…
-Ah, ¿si?
-Sí… y así... porfa Shizuru… que sea hoy y no mañana, ¿bueno?
-Estás enviciada de verdad…
-Ah… pero es delicioso...
-Ya sé que te gusta…
-El pastel de chocolate es lo mejor – Natsuki miró a los muchachos que estaban todo sonrojados al haber malinterpretado todo - ¿eh? ¿Qué sucede?
-Nada, nada, Kuga-san – respondió uno de ellos mientras el grupo se alejaba.

Unas chicas se acercaron, entre ellas, Akane.
-Fujino-san, Kuga-san – les llamó la muchacha.
-¿Sí? – atendió Shizuru.
-Queríamos preguntarles a ambas – continuó – si quieren ser parte de nuestro frente para la elección del nuevo centro de estudiantes del colegio, verán… necesitamos apoyo y ustedes dos son muy populares…
-Ah – se quejó Natsuki – ¿sólo por eso?
-No, no – respondió otra rápida y nerviosamente, sonrojándose al hablarle a Natsuki – Kuga-san toma muy buenas decisiones… y además es muy firme… y es muy influyente en las personas… y es muy… muy…
-¿Cómo sabes que soy influyente y tomo buenas decisiones? – preguntó Natsuki con una mirada inquisidora, de repente sintió una extraña sensación en su cabeza y no pudo evitar mirar a la chica sonriendo provocativamente, sólo por juego - ¿acaso me has visto alguna vez dirigiendo frentes estudiantiles?
-Ah… yo… estoo…
-Ore Natsuki – resopló Shizuru levantándose de su asiento y parándose a su lado – deberías ser más amable con las muchachas, ¿no? – la peliazul la miró y su expresión cambió completamente y volvió a su expresión normal (desde que comenzó la amnesia) de ignorancia.
-Ah, perdona… por mi no hay problema – afirmó Natsuki sonriendo dulce y amablemente, lo cual hizo poner muy nerviosa a la amiga de Akane - ¿tú qué dices Shizuru?
-Bueno, si se molestaron en pedírnoslo, yo también entro al juego – aceptó Shizuru sin más preámbulo y con una sonrisa dibujada en el rostro.
-¡¡Entonces está decidido!! – se emocionó Akane – Kuga y Fujino están en nuestro frente, asegúrate de anotarlo, Harumi – le indicó a la tercera chica que estaba con ellas – deben conocer al resto de nuestro frente, así que vengan por favor, ya conseguimos una sala de reuniones.

Las tres chicas guiaron a Shizuru y Natsuki por el pasillo y las llevaron a la sala del club de video. Ahí les esperaban tres muchachos, la directora ejecutiva y su asistente. La directora, al ver a Natsuki, frunció el ceño y se dirigió a Akane.
-¿Invitaste a Kuga Natsuki?
-Sí – asintió.
-La niña incorregible – comentó Haruka (ella es la directora! XD)
-¿Eh? ¿De qué habla? – se extrañó Natsuki, pues no recordaba los sucesos sucedidos con aquella persona.
-Ettoo… Haruka-chan – se aproximó Akane a la chica y le habló al oído en un susurro – lo hacemos por Ayase-chan…
-Ah! – recordó la rubia – cierto! Lo olvidé! Bueno – miró a Natsuki – bienvenida.
-Bien, les presentaremos a los integrantes de nuestro frente – indicó Akane – ese de ahí, es Yuuichi, se encargará de los reportes – señaló a un muchacho de cabello negro y ojos verdes – ese es Takeda, le ayudará a Yuuichi con su trabajo – señaló a un muchacho de cabello negro y ojos negros – ese es Reito-san, el vicepresidente – señaló a Haruka – ella será la presidenta, ya la conocen, Haruka y su asistente personal Yukino.
-Yo soy la tesorera – le indicó Ayase a Natsuki, muy nerviosa.
-Yo soy vocal – afirmó Harumi con una sonrisa.
-Yo soy la secretaria cultural – indicó Akane.
-Bueno… y nosotras… ¿qué somos? – se extrañó Natsuki con el ceño fruncido, mientras Shizuru le daba un suave codazo en el brazo para que sea más amable.
-Fujino Shizuru será la secretaria general y académica – indicó Haruka con los brazos cruzados – ya que sus notas son buenas, no de las mejores; pero nunca bajan del promedio de “bien”…
-(^^U) Ah… sí! – exclamó Shizuru algo avergonzada al acordarse de su reciente fracaso en el examen de Química.
-Kuga Natsuki va a ser una de las ayudantes de campaña – explicó Reito con una voz suave y amable – ayudará a Yuuki Nao-chan con ello.
-Ah… - musitó Natsuki decepcionada “para eso me llamaron?? No se necesita mucho cerebro para eso, ¿o si?” pensó mientras asentía con la cabeza dudando.

La puerta de la sala se abrió y entró Nao.
-Lo siento! ¿Me atrasé? – exclamó jadeando.
-Deberías aprender a llegar temprano – le riñó Haruka.
-Ah…- resopló Natsuki saliendo en su defensa – si el bloque de secundaria está más lejos de aquí, no le pidan que haga imposibles… - mientras recibía otro suave codazo de Shizuru para que se portase más amable con la candidata a presidenta, ya que sabía que ésta podía perder los estribos.
-Por eso queremos que la ayudes – comentó Reito – parece que son buenas amigas.
-Sí… somos muy buenas amigas – respondió Natsuki aún creyendo en la mentira sobre la amistad que Nao le había dicho.
-¿En serio? – se extrañó Shizuru, la pelirroja le lanzó una mirada significativa – ah, sí… ya recordé – disimuló.
-Bien, para celebrar que ya estamos completos, vamos a tomarnos una foto, ¿quieren? – ofreció Reito parándose de su silla y poniéndose tras la silla en la que estaba sentada Haruka.
-Claro – asintió Yuuichi alzando su cámara y ubicándose frente a ellos, mientras se acomodaban – ¿ya están listos?

La reunión acabó rápido, le encargaron a Natsuki y a Nao (ayudantes de campaña) el revelar las fotos en la tarde para el día siguiente.

En el resto del recreo Natsuki se fue sólo con Shizuru y reían y hablaban muy felices. La peliazul no sabía por qué sentía corrientes eléctricas cada vez que Shizuru la tocaba o la rozaba accidentalmente… faltaron cinco minutos para que acabara el recreo.

-Oye Shizuru – llamó Natsuki algo nerviosa por la pregunta que iba a hacer.
-¿Sí? – giró la vista la muchacha mientras la miraba con una sonrisa amable y dulce que sólo guardaba para ella.
-Tú… me… ¿m-me quieres? – preguntó al fin mientras sentía cómo su rostro se sonrojaba; pero no era nada comparado al de Shizuru (que estaba del color del ketchup).
-Ah – dijo sobresaltándose y mirando a otro lado toda sonrojada y nerviosa mientras sentía el rápido latido de su corazón - ¿por qué lo preguntas?
-Eso… - dudó Natsuki mientras instintivamente ponía su mano sobre la de la castaña, haciéndole poner más nerviosa aún – eso… quiero saberlo…
-Y-Yo… t-te lo he d-dicho muchas v-veces – dijo con nerviosismo – q-que… eres la más importante para mí… - Natsuki cerró su mano con suavidad en torno a la de Shizuru.
-Es que yo quería decirte… - comenzó la peliazul – yo…

¡RIIIIIIING!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Sonó el timbre del inicio de clases y Natsuki se levantó como rayo y alegremente le hablo a Shizuru para disimular lo que estaba a punto de decirle.
-¡Vamos a clases! – sonreía con energía.
-Claro – murmuró Shizuru todavía afectada por lo que acababa de pasar, ¿en verdad Natsuki iba a decirle que la quería? ¿En verdad ella, Fujino Shizuru había logrado entrar en su corazón? La única expresión que mostró el resto del día fue de felicidad.
Natsuki simplemente había logrado entender lo que sentía por ella, todos esos choques eléctricos… esos latidos de corazón acelerados cuando la tenía cerca… no eran casualidad, todo llegaba a una sola conclusión… y se lo iba a decir, si no era hoy, se lo diría mañana sábado; sí, la invitaría a pasear y ahí le contaría lo que sentía por ella, al parecer era mutuo y sí lo era.

Llegó la tarde y casi llorando las dos se despidieron, la peliazul invitó a la castaña a verse al día siguiente en la plaza central, con lo cual la muchacha estuvo de acuerdo; se dieron un abrazo de amistad que pareció durar años y se separaron. Natsuki debía ir a buscar a Nao para ir a revelar las fotos del Centro de Estudiantes.

-Nao-chan – llamó Natsuki al encontrarse en el pasillo tal como habían acordado.
-Kuga Natsuki – saludó la pelirroja sacando la cámara de su bolsa de cuadernos – sé dónde hay un estudio fotográfico donde nos puedan revelar las fotos a mitad de precio.
-Bien, entonces vamos… - sonrió Natsuki, pues estaba de muy buen humor con todo lo que había pasado ese día, parecía ni siquiera recordar la amnesia.

Fueron caminando al lugar, mientras charlaban animadamente de distintos temas, y hasta de su extraño pero útil cargo en el frente del centro de estudiantes. Cuando llegaron al estudio, dejaron el dinero y les indicaron volver dentro de una hora. Caminaron por el centro comercial mirando en las tiendas. Natsuki se quedaba a mirar revistas de motos con los nuevos modelos, no sabía por qué le llamaban la atención.

Volvieron después de una hora al lugar y recogieron las fotos, les había sobrado dinero así que fueron a una heladería a aprovechar el dinero. Entraron al lugar y se sentaron en una mesa. Natsuki pidió helado de chocolate y Nao pidió helado de fresa, comenzaron a mirar las fotos.

-Aquí salí chistosa – comentó Nao viendo la primera foto y pasándosela a Natsuki – mira – la peliazul la tomó y la vio atentamente, a su lado derecho estaba Shizuru, a su lado izquierdo estaba ese chico Takeda que conoció ese día. Delante estaba Nao con los brazos cruzados y muy seria, parecía una niña pequeña.

La pelirroja le pasó otra foto. Estaba Natsuki en el mismo lugar y Shizuru también, sólo que estaba vez sonreía más, mientras la peliazul estaba seria. A su lado el chico Takeda miraba a una lado hacia Reito, como atendiendo algo.
La tercera foto llegó. Natsuki a media sonrisa, a su lado Shizuru sonriendo alegremente y al otro lado, el chico Takeda mirando hacia atrás, casi de espaldas, como si alguien le hubiera molestado o algo parecido.

La peliazul observó esa última foto, le llamaba la atención… le mostró a Nao…
-Hey, este chico… me parece conocido – le dijo.
-¿Hablas de Takeda? Si hoy acabas de conocerlo – se encogió de hombros la pelirroja mientras llegaban sus helados de chocolate y fresa.
-Me parece haberlo visto antes…
-Puedes haber visto a muchas personas antes; pero por tu amnesia no lo recuerdas…
-Tienes razón… - agarró la cucharilla que le habían pasado y probó un bocado del helado, sin dejar de mirar con atención al chico en la foto – pero…
-Ya no te compliques la vida con ello, ¿si?
-Es que…
-¿O acaso te gusta?
-¡No! ¡Cómo puedes decir eso! – gritó Natsuki enojada - ¡Si este idiota me faltó al respeto! ¡Debería matarlo!
-¿Eh? – Nao se quedó boquiabierta y con los ojos bien abiertos.
-Yo… - se puso una mano sobre la cabeza, había comenzado a dolerle levemente; pero iba en aumento…

En un flash… vio toda su vida pasar frente a sus ojos, de manera muy clara: estaba todo… todas las aventuras con sus poderes de Hime y cómo usarlos adecuadamente, su amistad con Mai y Mikoto, el inicio de su amistad con Shizuru, la primera vez que vio a Nao usar a su child, las constantes visitas molestas de una borracha Sugiura Midori, el verdadero objetivo de su amistad con Shizuru y finalmente… el día en que Takeda, allí en la pastelería, le había faltado al respeto pellizcándole el trasero y dándose a la fuga, cómo ella fue tras él… cómo había recibido el palazo en su sangrante nariz…
Miró el helado con una expresión de horror… miró a Nao… y sin darse cuenta, la Natsuki de antes había vuelto…
-Eres una mentirosa Yuuki – murmuró – nosotras no somos amigas… debes alejarte de mí, por tu propio bien – se levantó con expresión de seriedad y salió del lugar, dejando a una horrorizada Nao, quien, después de reaccionar, salió corriendo tras ella.
-¡Hey Kuga Natsuki! – le llamó con urgencia mientras la peliazul no se daba vuelta - ¡Yo sólo quería ayudarte! ¡Pues me pidieron que lo haga!
-¿Ah si? – dijo fríamente sin voltear - ¿quién?
-Pues… - se calló Nao, no podía develar el secreto de Shizuru.
-Ni siquiera sabes qué responder, y ahora estoy metida en ese estúpido centro de estudiantes…
-A mí me obligaron… pero tú entraste por propia voluntad… - observó Nao.
-Yo lo hice porque no sabía nada de nada… - explicó Natsuki aún caminando a paso rápido, debía ir con Mai y Mikoto a darles la noticia y volver a su “misión de salvación”. Miró a Nao con esa expresión de pocos amigos - ¿hasta cuándo vas a seguirme?
-Hasta que me devuelvas la foto que estás llevándote… - respondió Nao copiando la expresión de Natsuki - ¿me la das?
- (-_-U) – se dio la vuelta y se la entregó – Adiós…
-Nos vemos en el centro – se despidió la pelirroja con tono de burla.
-Mañana presentaré mi retiro de ese frente…

Comenzó a correr hacia el edificio de su departamento, conocía muy bien las calles, pensaba en lo que había hecho en ese poco tiempo en la que la enfermedad le había atacado…de repente, se paró en seco, mirando al piso con horror.

El plan inicial… era alejar a Shizuru… no lo había hecho, mas bien se había pegado a ella más que a nadie… podía comenzar de nuevo con el plan desde ahora pero había un problema… sólo un pequeñísimo grandísimo problema…

Ahora estaba enamorada de ella…

Continuará!!

Jaja, qué manera de recordar las cosas ne??? Pero ya era hora de que Natsuki se acuerde de todo, no lo creen? Jajaja, yo me moriría si me pasa algo así. Bueno ne, espero sus comentarios, gracias por dejármelos en cada capítulo… las quiero mucho y espero sus opiniones y sugerencias!!! Sí… voy a tomar en cuenta sus sugerencias desde ahora ^^ y las voy a poner en el fic, si es que quieren que la historia vaya así o de otra manera… Les espero, gracias!! Atte: Tomo-chan ^^! Yay! 
Ah! tengo un nuevo video, es un mix de algunas series, a ver si se pasan a verlo ^^ http://www.youtube.com/watch?v=xmGyi8KtNiA 

viernes, 22 de enero de 2010

viernes, 22 de enero de 2010

¿WTF ADMIN?

Ok, pido disculpas.

Lo que pasa es que en estos momentos me encuentro trabajando y simplemente no he podido hacer muchas cosas; entre ellas actualizar este blog.


Lo lamento mucho; trataré de no dejar de lado el blog en este lapso de tiempo.


PD: Ya va a abrir Dzro... genial xD

Última Oportunidad - Capitulo 2 y 3

Autora:  KugaxFujinoxKrugerxViola (http://kugaxfujinoxkrugerxviola.blogspot.com)

Última Oportunidad

Capitulo 2 – Resolución


-Shizuru…- una voz algo ronca y familiar la paró en seco. Se tensó y su respiración se agitó.

-¿Shizuru? Escucha yo…-

-No Natsuki… si vas a decir algo como “no es lo que piensas”, mejor déjalo así…-

-Pero es que no lo es…- se acercó más a la castaña, iba a poner una mano en su hombro, pero fue abruptamente alejada por la mano de esta- Shizuru por favor créeme…

La carta - Capitulo 3

Autora: GatoCurioso
CAPÍTULO 3

- De todas maneras, tomando un tiempo o no, la verdad no cambiara, y por supuesto voy a decirte la verdad, nunca podría mentirle a mi Natsuki

– Shizuruuu – Natsuki quedo sin palabras después de esto, era cierto, acaso aceptaría una mentira de Shizuru, solo para perdonarla, no estaba segura

– Yo nunca te he mentido Natsuki, aunque admito que algunas veces he omitido la verdad, como ahora, como antes de que supieras mis sentimientos, y las dos veces ha sido por temor a como vayas a reaccionar - El tono de Shizuru era algo triste, pero después fue bastante claro – La verdad es que no sentí nada con aquella chica, nada en lo más mínimo, pero como te dije, y no lo puedo negar si me divertí

Natsuki no esperaba esa respuesta de Shizuru, aunque ella sabía que si Shizuru decía otra cosa, era mentira, ya le había dicho una vez que se había divertido, aun así ¡Eso era imperdonable!

– Yo… Entiendo – El tono de Natsuki era triste, Shizuru la miraba con asombro no esperaba esa respuesta – Pero… Aun así yo no puedo perdonarte Shizuru, no puedo – Natsuki salió de la oficina con pasos lentos mientras Shizuru caía sentada en su silla sin saber que hacer.

- ¡Pero que he dicho!, Pude pensar en algo más sensato, sin duda alguna Natsuki no me perdonará – Shizuru se había desmoronado, empezando a llorar sobre su escritorio. Después de un rato de estar así, decidió que lo mejor era dormir un poco, todo eso había sido muy estresante, ¡ah! y pensar que Natsuki vivía también en aquella casa.

Pasaron muchos días, Shizuru y Natsuki se habían distanciado mucho, todo el mundo lo notaba, pero ellas querían hacer creer que no, aun Shizuru le servía té a Natsuki, y le ayudaba con todo lo que podía, se hablaban de la misma manera que siempre, pero el tema solo era la escuela. Shizuru todos los días aparecía en la oficina como si nada hubiese pasado, incluso mantenía su humor, y su cara sonriente, pero la actitud de Natsuki la mataba día a día, aunque ella lo disimulaba muy bien, además Natsuki ahora tenía una nueva amiga, y aunque parecía como si se llevaran muy mal Shizuru podía ver a través de Natsuki y sabía que había empezado a apreciar a esa chica, a  Nao-san. Una vez había visto como discutían de manera graciosa en la oficina de Natsuki.

___[Flashback]___

- ¿Es tan obvio?

– Si claro que es obvio, cuando ella voltea, te quedas mirándola de una forma tan estúpida, realmente das pena, jajaja

– Cállate, si te vas a burlar entonces mejor cambiamos de tema

– No te conviene decirme eso directora, porque ya lo se todo

- ¿A qué  te refieres? – Natsuki realmente no sabía a que se refería

– Pues a que quieres darle celos conmigo – En ese momento Natsuki soltó una gran carcajada

– Jajajajajajaja, en serio creo que tienes problemas mentales, no puedo creer todas las estupideces que dices, además ¿Crees qué Shizuru estaría celosa de ti Nao? Ella no está tan loca como tú

– Tienes razón, eso explica porque ella nos esta mirando desde esa ventana con unos ojos de muerte

- ¿De qué  hablas? – Natsuki volteó pero solo logro ver una sombra q se desvanecía a gran velocidad - ¿Estás segura que era Shizuru?

– Claro que si, yo la vi perfectamente

– Aún así mi plan nunca ha sido darle celos a Shizuru, ¿Qué sentido tendría?

– Entonces debo preguntar cual es tu brillante plan, según he visto se han peleado ¿No es así?, Pretenden hacer como que nada ha pasado, pero realmente todo el mundo lo sabe, entonces ¿Qué esperas? ¿Qué ella se disculpe?, ¿O tú te disculparas?

– No hay manera que con una disculpa esto se arregle, además yo no tengo porque disculparme

– Si alguien me preguntase, con seguridad diría que fue culpa tuya, es que realmente eres tan tonta

– Cállate, tú que sabes – Parecía como si fueran a matarse pero desde algún punto era divertido

___[Fin del Flashback]___

Shizuru estaba sufriendo mucho por todo esto, hasta que decidió que su plan de acción cambiaría completamente, ella conocía mejor que nadie el punto débil de Natsuki y sin duda alguna lo utilizaría, mantener la distancia mientras fingía que nada pasaba no serviría, necesitaba acercarse a Natsuki, para que ésta la perdonara y ella sabía como hacerlo. Después de reflexionar y tomar aquella decisión Shizuru durmió tranquila y placenteramente mientras pensaba que el día siguiente sería muy divertido.
-----------------------------------------------------
 

Ya en la mañana, Natsuki estaba sentada en su escritorio, muy concentrada leyendo algunos documentos importantes con respecto a los tratados con los países y algunas restricciones que querían dar a las Otomes, estaba tan concentrada que no sintió cuando Shizuru llegó. Shizuru estuvo a punto de saludar como todos los días con su feliz tono voz, que aun no sabía de donde sacaba cada día, cuando vio a Natsuki muy concentrada se dio cuenta, ¡Era su oportunidad! Y mira que desperdiciarla era casi un pecado, muy suavemente, como solo Shizuru sabía caminar terminó parada atrás del escritorio de Natsuki, bajo la cabeza hasta que estando al nivel del oído de Natsuki le susurró – Nat-su-ki – Con solo el tono de Shizuru, que era exactamente el tono que hacia derretir a Natsuki, la pobre cayó de la silla con la cara más que sonrojada

– ¡¡¡Shizuru!!!

– Ara, Natsuki, ¿Estás bien? – Shizuru se acercaba peligrosamente rápido de nuevo, Natsuki sabía que si no huía en ese momento caer a los pies de Shizuru seria cuestión de minutos

– ¡Sabes! Acabo de recordar que no he desayunado, discúlpame Shizuru – Natsuki trataba de calmarse mientras decía eso

– Puedo acompañar a Natsuki a desayunar, y calmar su hambre de muchas maneras – Apenas Shizuru terminó la frase, Natsuki se había levantado y corría huyendo del lugar.

- Ara, ara, Natsuki, casi estaba olvidando lo divertido que es verte así -Natsuki espero a que Shizuru saliera de la oficina, para volver a entrar

- ¿Por qué  de pronto a cambiado tan radicalmente? ¿Aunque debo admitir que se le da muy bien hacerme eso? – Natsuki estuvo atenta todo el día para no volver a caer en las trampas de Shizuru pero en el momento menos esperado, ya cuando todos se habían retirado, de nuevo estaba sucediendo

– ¿Nat-su-ki me has extrañado? ¿Verdad que si? – De nuevo Shizuru había aparecido atrás de ella como por arte de magia, y cuando Natsuki volteó a mirar a Shizuru, ésta aprovecho para plantarle un beso que Natsuki no pudo negar, Shizuru había roto su escudo previamente

– Yo no quiero – Natsuki había logrado deshacerse de Shizuru para decir eso, pero su tono jadeante decía lo contrario

– ¡Oh! ¿En serio? - Shizuru se alejo unos centímetros de Natsuki para preguntar esto, pero entonces fue Natsuki la que tomo la iniciativa. Shizuru terminó por sentarse en las piernas de Natsuki mientras el beso se hacia más intenso, pero de nuevo vinieron a la mente de Natsuki aquellas palabras “Me divertí mucho”. Natsuki decididamente alejo a Shizuru.

- ¿Ahora quieres divertirte conmigo? – Natsuki se levanto, de su silla recogió  algunas cosas y se fue dejando a Shizuru abandonada en la oficina.

-------------------------------------------

– Ha sido peor que cuando me ignorabas, ahora me has dejado completamente destruida Natsuki – Shizuru recostaba su cabeza sobre la mesa mientras las lágrimas se asomaban por sus ojos.

- Ah Shizuru, no sabes cuanto me ha costado hacer eso – Natsuki susurraba en voz baja mientras caminaba por los pasillos – Pero no lo puedo evitar, recordar aquella escena, y sobre todo… Tus palabras – Natsuki sin darse cuenta se había quedado de pie en medio del pasillo

– Contigo no me divierto Natsuki

- ¿Cómo? –  Shizuru había alcanzado a Natsuki, y con un tono increíblemente calmado había dicho esto, ahora estaba parada atrás de Natsuki y de nuevo se acercaba a su oído para susurrar

– Contigo soy feliz – Natsuki sabía que tampoco podía evitar ser controlada por Shizuru cuando ésta decía cosas dulces

– No quiero hablar contigo – Natsuki de nuevo huía corriendo por el pasillo.

- Directora, creo que usted sabe que esta muy mal correr por los pasillos

– ¡Miss María! – Tenía que aparecer la persona a quien más miedo tenía – Si claro, Miss María, lo que pasa es que tengo un poco de prisa, disculpe – La mirada fulminante de aquella mujer era lo último que faltaba para tener un día plagado con mil emociones.

Natsuki llego a su habitación, cayó rendida al piso y terminó por recostarse en una pared, ya no daba más, Shizuru le había hecho latir el corazón a mil por hora durante todo el día, con solo recordar aquel beso…, Natsuki se sentía sin aire, suspiró instintivamente, pero se sentía muy enojada con Shizuru, aun más, una mezcla de dolor, rabia y celos la invadía, ¿Cómo es que no había notado cuantas emociones provocaba Shizuru en ella?, De pronto recordó su última conversación con Shizuru, al principio sintió que Shizuru la abandonaría después de decir “Contigo no me divierto Natsuki”, pero luego definitivamente otra palabra de Shizuru y no hubiera podido seguir con esto, apenas y podía mantener el control de la situación. 

Natsuki escuchó algunos pasos, y luego una puerta se cerraba suavemente – Shizuru – Entonces se dio cuenta donde estaba recostada, justo en la pared que dividía su habitación de la de Shizuru, pensó algo pero se sonrojó, y toco la pared suavemente – ¿Por qué si quiero estar contigo aun así no te quiero perdonar?

Shizuru había llegado a su habitación cayendo directo a su cama, era como si los labios le supieran a miel, mientras el dolor destruía poco a poco su corazón – A pesar de todo Natsuki seguiré con mi plan, aunque eso me destruya en el camino – Salió de la habitación y tocó la puerta de junto, Natsuki escuchó que golpeaban, estando muy segura de quien era, pero un impulso interior no la dejó ignorar el llamado, abrió la puerta instantáneamente, casi como obligada por si misma

– Umm ¿Shizuru? – Natsuki estaba tratando de verse como medio dormida, mientras su tono de voz decía ~ ¡Oh! Hace mucho que no nos vemos ~, esto contrastaba con la rápido que había abierto la puerta, y al estar cuidando su expresión para que Shizuru creyera que no era fingida no notó cuando ésta se le acerco

– Buenas noches mi Nat-su-ki – Shizuru vio como Natsuki se estremecía, y le dio un gran beso hasta que quedo sin aliento, después de eso se fue hacia su habitación y cerro la puerta.

Natsuki se quedo de pie en la puerta durante unos 5 minutos en un estado de casi Shock, luego de nuevo entró cayendo en su cama, y durante un largo rato miró hacia el techo.

– Así que vas a seguir con esto Shizuru – Decía mientras saboreaba sus labios - Entonces quizás yo debería seguirte el juego.

Lecciones de perdón - Capitulo 6

Autora: MzDaRkGirL(nata_montada@hotmail.com)

Capítulo 6: El amor duele

Shizuru despertó primero pensando en el sueño que había tenido esa noche, soñó con Natsuki… después de tanto tiempo imaginándolo y deseándolo realmente estuvo con ella… y de qué forma… se le pusieron los pelos como escarpias. Se movió ligeramente y notó un cuerpo a su lado, fue como una descarga, no era un sueño, pasó de verdad, había tenido a la chica en su interior de manera real… Cuando fue capaz de asimilar su comportamiento la noche anterior un color rojo grana acudió a su rostro, se levantó de la cama con todo el sigilo que fue capaz y se metió en el baño, necesitaba una ducha urgentemente.

Amor Maldito - Capitulo 3

Autora: Angelike Wolf (angelikegirl1990@hotmail.com)

"Lamento la tardanza pero he tenido problemas familiares y no me ha sido posible escribir tanto como quisiera. Además este mes comenzaré con exámenes y no podré escribir con tanta frecuencia pero en cuanto los pase prometo dedicarme a trabajar como una esclava en la historia. Muchas gracias por leerla."

CAPITULO 3

"Bueno, lo que nos habíamos imaginado, no fue un accidente, alguien ha intentado asesinaros!”

Lecciones de perdón - Fan Art por Seisydien

Nuestra amiga Seisydien nos envió hace algún tiempo un Fan Art basado en el Fanfiction "Lecciones de perdón" (clic aquí para leerlo :3) en sus palabras:

"Es un fan-art isnpirado de una de las historias que alli publicas (lecciones de perdón) que me ha impresionado  tanto por la historia en si misma, como la forma en que esta redactada, por ello no pude evitar ( de hecho salió sin planificarlo), hacer algo de las imagenes que venian con la lectura...jejeje. Mis mas respetuosos saludos a la autora"

Yours will lead mine - Capitulo 3

Autora: Shezaei_neko (http://shezaei-neko.livejournal.com/)

Traducción: KugaxFujinoxKrugerxViola 
(http://kugaxfujinoxkrugerxviola.blogspot.com/)

Yours will lead mine.

Capítulo 3

Decisión


El cuarto estaba sombrío, oscuro y silencioso, habían pasado casi 3 días desde que se volvió así. Las cortinas estaban cerradas, impidiendo que los rayos y calidez del sol entraran a la habitación; evitando que su ocupante fuera perturbada por ellos.

Ella estaba sentada en un cómodo sofá, aquel que estaba frente al piano; ella estaba ahí, sin moverse, sin hacer ningún otro sonido aparte de su respiración.

Y si los muros hablaran - Capitulo 3

Autor: Ash ketchum (bencke_1516@hotmail.com)

Notas del autor: Hola a tod@s mis lectores y lectoras estoy estrenando vagaciones de hecho ¡termino la primera etapa de mi curso para entrar a a la universidad que esta un poco pesadito pero si no me echo ánimos primero me quedare con preparatoria y ya, osa que no quiero es la razón por la razón por la que no escrito, también les agradezco sus comentarios y ojala termine esto a principios del 2010 y no del 2012 que según malas fuentes dicen que el mundo acabara falso los mayas no lo dijeron ellos solo lo veían como un ciclo, así que si compran la peli que se como la cinta dominguera cuando no hay nada que hacer.Perdón por salirme del tema solo una recomendación. Ahora si les dejo este fic.


Y si los muros hablaran 3

jueves, 21 de enero de 2010

jueves, 21 de enero de 2010

DÍAS AZULES – 6

Saludos!

Hola otra vez!!! Aquí se reporta Tomo-chan con un nuevo capítulo de este fic de “Días azules”, espero les guste, sin más que decir, les dejo con el capítulo:

Un abandono inconveniente

Departamento donde residen Mai, Mikoto y Natsuki…
-¡¿Qué?! – gritó Natsuki - ¡¿Cómo que no quieres ayudarme con esto?! ¡¡NO SEAS TAN EGOÍSTA!!
-No es por egoísta – se encogió de hombros Mai casi sin darle importancia, luego se puso seria – imagina los desastres que haremos en la ciudad si nos ponemos a hacer ese tipo de cosas.
-Pero no creo que tengamos estos poderes por nada, debe ser por algo… y siento que debemos ayudar a los demás con ellos – excusó de nuevo la peliazul – ponte a pensar, no tienen otra utilidad… ¿o me vas a decir que irás a ala escuela en Kagutsuchi?
-Iré a la escuela en Kagutsuchi – se burló la otra muchacha, Natsuki terminó por perder la paciencia; pero aguantó.
-Mira Mai, debemos ser buenas personas y… necesito tu ayuda ya la de Mikoto… - continuó.
-¿Y tú? ¿Desde cuando te preocupas tanto por las otras personas? – se extrañó la pelinaranja.
-No lo sé, simplemente… quiero servirle de algo a alguien – sonrió y miró a su amiga – pensé que querrías ayudarme, por eso te lo pedí a ti…
-Claro, nadie mas tiene el poder – replicó Mai.
-No sólo eso… eres mi mejor amiga… pero si no quieres ayudarme, yo no me enojaré, no te preocupes iré sola. Acepto tu decisión pues, son tus poderes y puedes hacer lo que quieras con ellos, lamento haberte molestado yo… lo siento mucho; pero por lo menos espero tener algo de tu comida al volver de ese duro trabajo – concluyó Natsuki – bueno ya me voy, vuelvo a la noche… - salió del departamento, dejando a la otra chica con la palabra en la boca.
-Rayos… Natsuki – resopló Mai yendo tras ella, cuando salió, la llamó - ¡hey, espera! – la peliazul se dio la vuelta sorprendida – mira, sólo iré porque no quiero que te metas en problemas, y porque eres mi amiga… - miró a Natsuki que tenía una rara expresión en el rostro - ¿qué?
-Mai tú… - había estado aguantando la respiración hasta que rompió en carcajadas - ¡JAJAJAJA! ¡En verdad funciona la psicología inversa! – recibió un golpe en la cabeza de su enojada amiga.
-¡Nunca vas a aprender! – le riñó mientras miraba hacia al frente y su expresión cambió y mostró un horror exagerado.
-¿Qué pasa? – la miró Natsuki luego hacia el pasillo, venía una gigante ola de agua - ¡¿DE DÓNDE SALIÓ ESO?! ¡AJ!


-¡Aj! ¡¡¡Me ahogo!!! ¡¡Ayúdenme!!
-Despierta de una vez, Kuga Natsuki, ya es hora de ir a clase – le riñó Nao, quien le había echado un vaso lleno de agua en la cara para hacerle despertar.
-¿Eh? ¿Dónde estamos? – preguntó la peliazul recobrando la razón.
-En mi departamento, y ya es hora de irnos, aquí está tu mochila – se la lanzó (sin mucha fuerza) - ¡Julia!
-Pe-pe-pero… - Natsuki no tuvo tiempo de decir nada ya que aquella araña gigante ya la había sujetado de los brazos y piernas con sus telarañas - ¡Hey,hey! ¡¿Qué está haciendo?!
-Te vamos a llevar al colegio – resopló Nao subiéndose al lomo de su child, la peliazul se dio cuenta que ella ya había desayunado, aseado y alistado muy bien; en cambio, Natsuki estaba con el cabello despeinado, la cara mojada por el agua que le había echado la pelirroja y no había comido nada, además seguía con el uniforme del día anterior. Sus útiles escolares estaban todos los de ayer; pero no estaban los de las materias del día de hoy.
-Oye Yuuki – se desesperó Natsuki sin poder moverse por el agarré de la criatura – ni siquiera me he alistado!
-Bah no lo necesitas – se encogió de hombros la pelirroja – bien, aquí vamos! – la araña saltó del balcón del apartamento y se encaminó al colegio.
-E-e-espera!! – se asustó Natsuki al ver desde dónde habían saltado.
El camino fue animado pero al mismo tiempo incómodo para la peliazul, ya que Julia le agarraba con mucha fuerza y en momentos tenía la sensación de que le iba a soltar y dejar caer. Nao le hablaba acerca de las materias que tenía ese día.
-Mira, hoy es un buen día – le decía – primero me toca literatura, luego computación, deportes, psicología, biología y en historia tenemos una visita a un museo…
-¿En verdad te gusta ir a los museos, Yuuki? – preguntó Natsuki con curiosidad – no pareces ese tipo de chicas…
-Claro que no, Kuga Natsuki – negó Nao – simplemente me escaparé y listo, una hora libre…
-Ah… qué suerte tienes – resopló Natsuki – a mi me tocan dos horas de Matemáticas, una de historia, dos de química y al final física… qué horrible…
-Qué horrible mañana – observó la pelirroja y se dio cuenta de algo, la peliazul había recordado su horario de clases el primer miércoles después del accidente, ¿acaso había recuperado algo tan trivial como eso? ¿O es que simplemente lo había estudiado? – oye – le llamó - ¿estudiaste tu horario de clases?
-No – respondió Natsuki con extrañeza - ¿por qué lo preguntas?
-¿Tiene que haber una razón? – replicó la muchacha; pero pensó, “Shizuru se va a alegrar”

Llegaron por fin a la dichosa escuela, Julia se posó cuidadosamente en el pasto en el bosquecillo; pero soltó con torpeza a Natsuki, haciéndole caer como costal de papas.
-¿No podría haber algo más de cortesía? – se quejó inocentemente levantándose y agarrando su mochila, todavía no había recuperado su personalidad completamente.
-Ah, si siempre te trato así – inventó Nao saliendo del bosquecillo después de desmaterializar a Julia, Natsuki fue tras ella. Cuando salieron al camino de la puerta principal, muchos estudiantes pasaban tranquilamente hacia los salones- bien, ve a tu curso, ¿debes saber dónde es, no?
-No quiero ir a mi curso – rechazó la peliazul recordando lo feo y aburrido que iba a estar su horario de clases - ¿qué tal si te saltas la clase toda la mañana?  -le propuso esperanzada.
-Ah… ¿contigo? – la miró, la peliazul asintió – nee…
-Qué mala eres – se quejó Natsuki.
-Ah, es que ya tengo muchas observaciones, prefiero ya no hacerme problemas – se excusó la pelirroja.
-Anda por favor – suplicó Natsuki al borde de las lágrimas, si hubiera recordado quién era realmente esa chica, nunca le hubiera propuesto abandonar la clase con ella. Comenzó a jalarle del brazo – anda, no seas mala… plis… di que sí---
-No – miró hacia las rejas de entrada – ah! – sonrió – mira ahí viene Shizuru! ¡Pídeselo a ella! – dijo con energía mientras se alejaba corriendo alegremente.
-¿Eh? – Natsuki se dio la vuelta y vio a la castaña sonreírle y levantar su mano para saludarle. Casi llora de emoción: una nueva esperanza para no pasar clases - ¡¡Shizuru!! – le gritó animada corriendo hacia ella - ¡Qué bien que ya llegaste!
-¡Natsu…! – la peliazul pasó por su lado y casi le arranca el brazo al jalárselo para que vaya con ella - ¡Hey! ¿Qué sucede? – preguntó urgentemente mientras corría tras ella, jalada por ella.
-Hoy tenemos un horario muy aburrido!!! – explicó Natsuki mientras salían de la escuela hacia un destino incierto por las calles de la ciudad…
-¿Qué? Pero mate es…
-No vas a decirme que es lindo pasar mate!!!
-Bueno eso estaba a punto de…
-No, Shizuru! ¡Hoy nos vamos la dos!

Corriendo, Natsuki la dirigió hacia un bosque para poder ocultarse antes de que alguien las vea con el uniforme. La peliazul corría con una urgencia increíble, la castaña apenas le seguía el paso.
-¿Desde cuándo corres tan rápido? – le preguntó.
-No sé tú sólo sígueme – habló Natsuki; pero se enredó con unas raíces en el caminó y se dio de bruces contra el piso mientras su brazo se doblaba por agarrar a Shizuru, quien cayó encima de ella -¡Ah mi brazo!
-Natsuki – se asustó la otra, arrodillándose a un lado - ¿estás…?
-No te preocupes – resopló Natsuki dándose la vuelta para mirarla, seguía echada en el piso. Se miraron, Shizuru se puso colorada al observar el brillo de los ojos verdes de la muchacha, quien sonreía casi dulcemente… era extraño que después de tanto tiempo, por fin haya llegado a ser su amiga e incluso sentía que probablemente pueda haber esperanza para ir mas allá de una amistad. Natsuki suspiró y la seguía mirando, lo cual hizo que una corriente pasara por todo su cuerpo - ¿es difícil darse a la fuga, no?

(-_-) Suspiro de cansancio… qué tierno…
-…. – Shizuru por un momento sintió decepción; pero luego habló con tono enojado - ¿contigo? Sí…
-¿Eh? – se sentó la peliazul rápidamente - ¡Qué mala eres!
-See…
-¿Mmm?
-Jajajajaja

Las dos rieron a carcajadas, la verdad era hermoso ser amigas de esta manera, Natsuki no intentaba alejar a Shizuru, pues la amnesia le hizo olvidar que ese era su objetivo. Poco a poco le estaba tomando muchísimo cariño a esta muchacha y sin darse cuenta todavía… ciertos sentimientos estaban surgiendo de su corazón… ¿por cuánto tiempo más iban a ser sólo amigas?

La mañana continuó muy animada, consiguieron cubrir sus uniformes, haciendo que parezcan ropas casuales y de calle. Caminaron por todos lugares, en un momento, casi se topaban con la mamá de la castaña; pero por suerte, la vieron de espaldas y corrieron de nuevo como desquiciadas para no ser encontradas. Rieron como locas y de alguna manera, idiotas; detrás de el local de un restaurante. Fueron a los juegos electrónicos, para los que sorprendentemente Shizuru tenía mucha habilidad (había practicado mucho desde hace unos dos años, cuando se enteró de que Natsuki era una fanática de ellos); pero esta vez, le enseñó a la peliazul a jugarlos.
A la hora en que supuestamente debía acabar la escuela, emprendieron camino hacia la estación y Natsuki acompañó a Shizuru hasta una esquina de su casa luego se dio la vuelta y se dio cuenta de que no sabía cómo volver a su departamento.

Llamó a Mai, quien estaba casi llorando de emoción de que su amiga todavía esté viva, pues ella y Mikoto no la habían visto desde que el día anterior haya caído por aquel edificio. Sus amigas aparecieron luego de la llamada y le llevaron de vuelta al departamento, preguntándose el por qué del descuidado estado de su amiga.

Al día siguiente, Natsuki volvió a encontrarse con Shizuru en el curso como siempre. La castaña se sentó delante ella. El día de hoy, jueves, el horario no sería tan cansador, ya que sólo tendrían una hora de química; y las demás materias eran suaves.

Lo malo, fue que ese preciso día, darían examen. Las dos se aplazaron en picada…

-Bueno, Shizuru hay un examen más no te preocupes – intentó animarla Natsuki en el cambio de hora, la muchacha se dio vuelta y la miró con los ojos abiertos y sin expresión - ¿Shizuru?
-Natsuki… - le dijo con suavidad.
-¿Si?
-¡Te voy a matar!

Continuará…!

Jajaja! Ese fue el capítulo seis, jeje, pero sinceramente, no estan fácil escaparse de mi colegio… es un poco más difícil por los atajos que hay que tomar. Hay una montaña a la que todos los estudiantes se escapan, jajaja. Bueno espero les haya gustado y siento la tardanza nee, pronto subiré el capítulo 7. Y también ya comenzaré mis clases en el cole, jaja me toca tercero de secundaria ^^! ah! leí un comentario y bueno, siento haber cambiado las personalidades y todo eso, sobretodo de Shizuru, nee, es que la verdad y siendo sincera, no se me da bien mantener las personalidades tranquilas y amables de diferentes personajes, no sólo de Shizuru, sino de los que a veces yo misma creo, jajaja. Bueno nee, espero sus comentarios, las quiero un montón ya saben, atte: Tomo-chan

jueves, 14 de enero de 2010

jueves, 14 de enero de 2010

DÍAS AZULES – 5

¡Saludos!

Hola!!! Aquí les traigo la quinta entrega de este fic llamado “Días Azules”. Jejeje. Gracias por sus comentarios, de veras aprecio mucho el tiempo que se toman escribiéndolos ^^. Bueno, aquí va el capítulo:

Los problemas de la amnesia

En la terraza de un edificio: Hrs: 9:30 PM

-¡Rayos! – gritó Mai retrocediendo, apenas había esquivado el ataque del monstruo que estaban atacando junto a Mikoto y Natsuki.
-¡Mai! – exclamó Mikoto y con un rápido movimiento se pudo delante de ella y la protegió con su espada.
-¡Natsuki! – le llamó Mai a la asustada peliazul, según ella nunca había visto a un monstruo como ese - ¡Necesitamos a Dhuran!
-¡¿Qué?! – se sorprendió Natsuki con la ceja levantada mientras el espécimen seguía forcejando con Mikoto.
-¡¡LLAMA A DHURAN!! – gritó Mai mientras provocaba una ola de fuego desde sus brazaletes.
-¡Dhuran! – gritó Natsuki con inseguridad y nada pasó.
-¡Idiota no materializaste tus pistolas! – le riñó Mai esquivando rápidamente un peligroso ataque. Por fin Mikoto lo empujó con fuerza y se dispuso a atacarlo; sin embargo, un tentáculo salió de él y le golpeó con fuerza en el estómago, la muchacha voló hacia atrás dando un gemido de dolor.
-¡Mikoto! – se asustó Natsuki aún más de lo que ya estaba viendo como aquella criatura atacaba a sus amigas.
-¡Diablos! – se quejó Mai, estiró rápida y fuertemente sus brazos a los costados y gritó - ¡KAGUTSUCHI! – un rugido bestial se produjo y de entre las llamas salió el dragón blanco Kagutsuchi.
-¡¿Qué demonios es eso?! – Natsuki retrocedió muy pálida viendo al monstruo.
-¡¡Tú lo llamabas mi dragón!! – se enojó la pelinaranja. De repente, Kagutsuchi soltó una fuerte onda de energía y lanzó su enorme bola de fuego. Mai se cubrió tras él para no ser afectada por la onda explosiva. Mikoto huyó del lugar; pero Natsuki, al no entender lo que estaba pasando y muerta de miedo, solamente alcanzó a cubrirse la cabeza con los brazos.
¡BOM! Sonó con fuerza, al chocar violentamente el ataque de Kagutsuchi contra el horrible monstruo. La fuerza de la explosión empujó a Natsuki haciéndola volar fuera de los límites de la terraza de aquel rascacielos…
-AAAAAAAA!!!!! – gritó al darse cuenta lo que estaba sucediendo… iba en caída libre hacia abajo y no había nada que pudiera detenerla, era el fin… recordó a Mai… - ¡DHURAN! – llamó y nada pasó - ¡Dhuran! ¡Dhuran! ¡Dhuran! – continuó; pero nada pasó. “Idiota! No materializaste tus pistolas!” recordó lo que le había dicho su amiga y entonces instintivamente estiró los brazos y aparecieron sus armas en un glorioso giro de salvación. La superficie ya estaba cerca - ¡Dhuran! – gritó con toda confianza, pensando que su fiel robot aparecería, pero no lo hizo. Su desesperación alcanzó el límite, lo único que recordaría sería  el fuerte zumbido del viento en sus oídos...
Estaba decidido, este era el fin de Kuga Natsuki; y lo peor sería que moriría de la manera más patética, sin recordar su vida y sin siquiera saber realmente quién era, sólo por esa maldita amnesia - ¡ADIÓS MUNDO CRUEL! – exclamó, apretó los ojos para no ver la tétrica imagen del asfalto acercándose a toda velocidad.

Sintió un pequeño tirón en el estómago, ¿así se sentía morir? Pero no le había dolido, tal vez su alma se le había salido antes de tiempo. Sintió otro tirón, ¿qué era? Abrió los ojos y vio que estaba volando a la altura del décimo piso de un edificio departamental muchísimo más bajo, que estaba al lado; para su sorpresa iba subiendo poco a poco… ¿se estaba yendo al cielo? Miró bien y era ella misma… una especie de liana la envolvía en la parte de la cintura: tenía un color rojo fuerte y unas subdivisiones color plateado – ¿qué demo…? – masculló y vio por fin... en el balcón de uno de los departamentos de ese edifico yacía una persona vestida de negro completamente… no se veía su cara, pues estaba tapada por un pasamontañas del mismo color que el resto de la ropa. Esa persona agarraba una especie de lanza larga que tenía una cuchilla en la punta. Natsuki se dio cuenta que ahí salía esa especie de liana que la sujetaba, que por cierto era del mismo color que el arma principal - ¿quién eres?
-Alguien que pasaba por aquí por casualidad – dijo la persona. Por la voz, la peliazul notó que era una mujer y por el tono dedujo que no debía tener más de 17 años.
-¡Me salvaste! – le agradeció Natsuki mientras seguía siendo jalada hacia arriba - ¿te conozco de algún lado?
-No! – respondió la persona, sólo faltaba jalar a Natsuki un piso más.
-Tu voz me parece conocida – recordó la peliazul cuando ya estuvo frente a aquella extraña, todavía colgando.
-Debes estar confundida – jaló a Natsuki hacia adentro, la liberó del agarre y se paró en el marco del balcón – ten más cuidado la próxima vez.
-¿Qué? ¡Oye espera! – llamó la muchacha de ojos verdes al verle saltar. Corrió y miró hacia abajo y solamente alcanzó a ver una tenue luz color lila desaparecer al otro lado del edificio.
¿Qué fue eso? ¿Un sueño? Esa persona en verdad la había salvado cuando ella pensaba que iba a morir… ¿quién era? Y al parecer tenía poderes iguales o parecidos a los de Mai y Mikoto e incluso ella.  Se encendió la luz del departamento y un balde de agua fría cayó sobre Natsuki y la estremeció por completo, había olvidado que estaba en un lugar desconocido.
-¿Kuga Natsuki? – le habló alguien, la muchacha sintió un gran alivio al escuchar su nombre, entonces la persona que vivía ahí la conocía; sin embargo, se dio la vuelta y vio a una desconocida.
-¿Quién eres? – preguntó confundida - ¿cómo sabes mi nombre?
-Ay por favor – respondió la muchacha pelirroja molesta – todos en la escuela saben tu nombre y… - la miró con el ceño fruncido – no te hagas la que no me conoce…
-¿Te conozco?
“Esa Shizuru tenía razón… ella sufrió de amnesia”, pensó Nao.
-Soy Yuuki Nao, a ver si me recuerdas – le dijo con tono escéptico.
-¿Ah si? – respondió Natsuki, todavía confundida.
-Voy a la misma escuela que tú y tengo los mismos poderes que la chica que te salvó hace rato, tu amiga Mai, Mikoto y tú. Una vez me viste usarlos.
-Vaya – la peliazul hizo un esfuerzo por recordar y apenas logró ver sombras borrosas en su mente – verás, tengo amnesia y…
-Lo sé. Por eso estoy explicándote todo esto – aclaró Nao – mira, hay información muy importante que debes saber Kuga Natsuki y debes decírselos a tus amigas, es sobre nuestros poderes…
-¿De qué se trata?
-Existe una organización… se llama el Primer Distrito – comenzó la pelirroja – hace tiempo, trabajaba con ellos una famosa investigadora que descubrió muchas cosas sobre las chicas como nosotras. Cuando esa investigadora murió, ellos dejaron el caso; sin embargo, ahora lo retomaron…
-¿Y eso qué tiene que ver conmigo? – preguntó Natsuki algo confundida.
-Ellos están buscando conejillos de indias, es decir, buscan capturar por lo menos a una de nosotras para poder experimentar y ver la fuente de nuestro poder especial – la miró seriamente – y es obvio que deben ir tras de ti, Mai o Mikoto. Pueden hacer cualquier cosa por capturar a una Hime…
-¿Qué dijiste? – la muchacha de pelo azul no entendió la última palabra.
-Hime, es así como llaman a las chicas como nosotras. A nuestros robots los llaman Child y los monstruos a los que nos enfrentamos son llamados Orphans – explicó Nao – bien, Kuga Natsuki, debes andar con tus amigas y cuidarte mucho, porque no dudo que su forma de experimentación, si es que capturan a alguien, sea cruel y sangrienta; no dudo que traten a cualquiera como si fuera un animal, dados los  hechos que descubrí acerca de esa organzación...
-¿Cómo sabes todo eso? – le preguntó Natsuki extrañada por la cantidad de información que Nao le estaba dando.
-Siempre ando investigando…
-¿Conoces a la persona vestida de negro que estaba en tu balcón? Esa persona me salvó…
-No sé de qué hablas… - mintió Nao.

Una media hora atrás…

Alguien tocaba la puerta de su departamento, fue a abrir y entró Shizuru vestida de negro; sin embargo, no llevaba el pasamontañas.
-¿Shizuru? – se sorprendió Nao y puso cara de burla - ¿qué haces vestida así?
-No te burles Nao – se enojó la castaña y comenzó a hablar con urgencia – es Natsuki, está en problemas… sufrió un accidente que le provocó amnesia…
-¿Kuga Natsuki?
-Sí… por favor, en cualquier momento puede necesitar ayuda así que préstame tu departamento…
-¿Y por qué mi departamento?
-Porque está al lado del edificio donde están peleando… - se desesperó Shizuru - ¿tengo que darte más explicaciones? Simplemente ayúdame somos amigas…
-Sí, sí claro – se encogió de hombros Nao escépticamente – haz lo que quieras…
-¡Gracias! – le agradeció la muchacha de cabello castaño sonriendo – y por favor, avísale de lo que me dijiste a mí…
-¿Sobre la organización?
-Sí, debes decirle para que tenga cuidado…
-Sí, claro no te preocupes – murmuró Nao – al fin y al cabo no querría que a ninguna de nosotras nos atraparan porque…
-Espera… - le detuvo Shizuru levantando su mano y mirando de manera perdida - ¿escuchas?
-¿Qué? – la pelirroja puso atención – están… ya están peleando…
-¡Apaga la luz! ¡No me conoces! – le indicó mientras se ponía el pasamontañas, Nao apagó la luz y la castaña materializó su larga arma.
-Bueno que tengas suerte – dijo Nao entrando a su habitación sin mucho interés, ese no era su estilo.

-Bien – se preparó Shizuru, puso el pie sobre el balcón disponiéndose a llamar a Kiyohime para poder subir. Pero escuchó una fuerte explosión y vio humo salir de la terraza – Natsuki – murmuró con preocupación, estaba por saltar cuando vio a su amiga cayendo a toda velocidad y murmurando palabras incomprensibles - ¡Rayos! – Lanzó sus lianas a toda velocidad para sujetarla – diablos… - logró salvarla a tiempo y comenzó a subirla poco a poco con fuerza; pero aliviada.

Volvemos…

-¿Por qué…? ¿Por qué no te pareció raro que yo aparezca aquí de repente? – preguntó Natsuki con curiosidad y desconfianza.
-Ah… bueno… porque antes de tu accidente de amnesia… - inventó Nao para salir del paso y no ser descubierta – éramos amigas… sí… y siempre aparecías de repente aquí…
-¿Ah sí? – creyó Natsuki; pero dudó un poco - ¿y por qué me llamas Kuga Natsuki?
-Porque me gusta llamarte así y ya… - cortó la pelirroja, molesta.
-Ah…
-¿Tienes hambre? – le preguntó.
-Ah… sí.

Nao caminó hacia la cocina y sacó un ramen instantáneo de su refrigerador y lo calentó en el micro-ondas.

-Ya, cuando suene la alarma, apretas este botón y se abrirá la puerta – le indicó, sabiendo que la peliazul podía incluso haber olvidado cómo usar ese aparato – sacas la comida con cuidado y cierras de nuevo la puerta, ¿entiendes?
-Sí – asintió Natsuki, esto era nuevo para ella – podré hacerlo.
-Bien, intenta no incendiar nada, me voy a dormir, tú dormirás en el sofá cama de la sala, te llevaré mantas en un momento – dijo, saliendo de la cocina.
-Dormiré aquí?
-Sí, es peligroso que salgas a esta hora, así que quédate aquí – propuso mientras entraba a su habitación - además... no sabes cómo llegar a tu casa desde aquí... ¿o sí?
-No...
-Bueno entonces... 
-Fujino – recordó Natsuki mientras le hablaba a Nao en voz alta para que escuchara – conoces a Fujino Shizuru?
-Sí, es mi amiga – explicó Nao también en voz alta desde su habitación, mientras sacaba algunas mantas – el año pasado me ayudaba en química…
-¿Este año ya no?
-No, ya atiendo en clases – explicó la pelirroja saliendo de la habitación con un bulto en brazos – pero desde esa vez hablamos a veces – dejó el bulto sobre el sofá cama – bien, prepara la superficie y duerme, hasta mañana, que no se te olvide lo del micro-ondas.
-Sí, no te preocupes – sonrió Natsuki todavía algo tímida. La otra chica entró a su dormitorio y cerró la puerta. Sonó la alarma del micro-ondas y la de pelo azul fue e hizo todo lo que Nao le había indicado. Comió tranquilamente, se quitó los zapatos, se recostó en el sofá y se tapó con las mantas.

Apoyó la cabeza en sus brazos y se perdió en sus pensamientos.

-¿Quieres que te explique Natsuki? – le había dicho Shizuru en el recreo, sonreía muy dulce y alegremente.
-Bueno sí… la verdad que no me gusta esa materia…
-De veras que… desde que me siento delante de ti, a mí tampoco me gusta – las dos rieron.
==
-Natsuki, ¿cuál es tu pastel favorito? – le preguntó la castaña.
-Acabo de descubrir – respondió mientras devoraba el pastel de chocolate – que es el pastel de chocolate.
-Siempre has puesto esa cara…
-¿Ah si? Debe ser natural…
-Glotona – le dijo en forma de burla y sonriendo.
==
-Natsuki… ¿somos amigas no? – le preguntó Shizuru sonriendo.
-Claro… te tengo mucha confianza – explicó la peliazul con naturalidad – aunque no recuerde nada y tampoco si fuimos amigas antes…
-Bueno, no te perdiste de mucho… esta semana creo que comienza una “amistad formal” – Shizuru levantó la ceja al darse cuenta de su extraña propia forma de hablar.
-¿Me cuentas?
-¿Quieres saber cómo ensalivamos nuestras manos? – Natsuki puso cara de horror – tú lo propusiste, decías que era tu forma de sellar la amistad.
-Rara forma… pero aceptable – analizó la peliazul – hagámoslo otra vez – sonrió – sellemos de nuevo nuestra amistad – se escupió la mano y se la pasó a Shizuru – Fujino Shizuru.
-Está bien, Kuga Natsuki – la castaña también se escupió la mano y apretó la de Natsuki. Las dos pusieron caras al mismo tiempo horrorizadas y burlonas y rompieron en carcajadas sin soltarse.


Natsuki sonrió al recordar aquel recreo… tenía amnesia, era cierto; pero no podía dejar de pensar que había sido el mejor recreo de su vida.
Se dio la vuelta agarrando las mantas y cerró los ojos, repasando una y otra vez esas y muchas otras experiencias de aquel día, todas ellas con una sola persona – Shizuru… - murmuró… sin imaginarse que otra persona a lo lejos también  decía su nombre...

No se daba cuenta de lo que había comenzado a sentir…

Continuará…!

¡¡¡Ese fue el capítulo 5!!! Espero les haya gustado, lo hice especialmente para ustedes ^^, gracias por leer este fic y espero dejen sus comentarios. Jejeje, todo está pasando de manera calmada aún y “espero” siga así, Jajaja. Hey espero sus comentarios, las quiero un montonazo y espero se animen a seguir este loco proyecto. ^^ Atte: Tomo-chan

sábado, 9 de enero de 2010

sábado, 9 de enero de 2010

DÍAS AZULES – 4

Saludos!!!

Hola!!!! Jajaja, creo que ahora sinceramente tardé un poquito en subir este capítulo debido a la falta de comp. En mi casa, pero ya está bien y ya puedo escribir más para ustedes mis amadas lectoras y lectores. Bueno, aquí les dejo este capítulo… espero les guste:

Las reacciones de la amnesia

-Entonces explícame por favor, Fujino Shizuru –decía Natsuki con un nerviosismo increíble mientras sus mejillas se sonrojaban, le daba demasiada vergüenza hablar con esa chica - ¿qué eres para mí?
Shizuru se quedó callada mirándola, estaba sorprendida por la pregunta de Natsuki. Por un momento, pensó que sería buena idea (aprovechando la situación) el decirle “Soy el amor de tu vida” o, “Estamos saliendo”. Pero pensándolo bien, eso sería demasiado deshonesto, además ella la quería demasiado como para mentirle sólo para ganarse su corazón. Estaba dispuesta a ganársela por su propio esfuerzo y no en base a mentiras como esa.

-¿Para ti? – le dijo Shizuru sonriendo, entonces Natsuki asintió con suavidad y timidez – soy tu amiga; pero no de tanta confianza como tus amigas Mai y Mikoto.
-¿E-En serio? – Natsuki parecía decepcionada, de alguna manera y sin saber por qué, se sentía decepcionada.
-Sí… tu compañera de curso – confirmó Shizuru, seguía sonriendo.
-Bueno, gracias Fujino-san – agradeció Natsuki en voz baja retrayéndose cada vez más. Sin embargo, sin saber por qué, sentía unas increíbles ganas de hablar más y dejar de hacer ese tono miedoso para hablar, ¿no que era tímida?

Las clases comenzaron y Natsuki solamente atendía a las clases de manera aburrida, sinceramente, algunas materias le aburrían sobremanera y le daban ganas de salir corriendo para encontrar un mejor destino que “ir a la escuela”.
-Oye Fujino-san – le llamó Natsuki a la castaña en un murmullo. Shizuru se apoyó al espaldar del asiento sin voltearse y respondió.
-¿Qué?
-¿En qué materia tienes que ayudarme?
-En química
-¿En qué materia estamos?
-Química
-¿Luego qué nos toca?
-Matemáticas…
-¿Y eso es aburrido?
-…
-¿De qué se trata?
-Números… operaciones, ahora estamos llevando integrales…
-¿Integrales? ¿Qué son integrales?
-Eh… bueno…
-Fujino! Kuga! No se distraigan! – les riñó el profesor muy enojado - ¡Kuga! ¡Tú estás muy mal en mi materia, debes atender a clases!
-Lo sentimos – se disculpó Shizuru, y cuando el profesor siguió explicando, se dirigió a Natsuki – hablamos en el cambio de hora, sino el profesor se la va a agarrar contigo.
-Ah… pero está aburrido – se quejó Natsuki en voz baja.

Un minuto después…

-Oye – volvió a hablar Natsuki, Shizuru de nuevo se apoyó al asiento - ¿cómo nos volvimos amigas?
-Eh, bueno fue algo gracioso; pero creo que después hablamos, debes atender a clases.

Segundos después…

-¿Vamos juntas al recreo? – le preguntó Natsuki.
-El viernes de la anterior semana me invitaste a ir contigo y tus amigas – Shizuru miró la pizarra y le señaló a Natsuki – atiende a esa parte, que es muy importante.
-Bueno…

Un minuto después…

-¿A qué hora acaba química? – le preguntó Natsuki.
-En 25 minutos…
-Ay no…

Un minuto después…

Natsuki yacía mirando a todos lados, ¿desde cuándo se había vuelto tan inquieta? Comenzó a mirar el cabello de Shizuru, era castaño y se veía brillante y sedoso; entonces con cierta torpeza agarró un mechón de su cabello y lo miró con curiosidad, como un niño pequeño viendo un colorido insecto.
La castaña resopló y volteó por fin algo molesta, pues no podía entender lo que estaban avanzando debido a las constantes distracciones de Natsuki e intentó sonreír.
-¿Qué sucede Kuga-san?
-Nada… tu cabello… tienes bonito cabello…
-Ah… atiende a clases, ¿sí?

Un minuto después…

Seguía mirando el cabello de Shizuru y de repente, gracias al brillo que provocaba la entrada del sol, divisó un solitario cabello pelirrojo. Apartó los demás y comenzó a mirarlo y… lo arrancó.
-Auch oye… eso dolió – le reclamó la chica de cabello castaño dándose la vuelta.
-Perdón… no sabía que te dolería – sonrió Natsuki. La verdad era como algunas de la clásicas “chicas tímidas”, que no podían hablar bien con el resto de los compañeros y se sentían retraídas hacia ellos; pero cuando hablaban con sus amigas o personas muy cercanas y de confianza, comenzaban a hablar y molestar como si de verdad fueran personas extrovertidas.

Así pasó toda la hora y Shizuru no entendió nada de la materia, luego vino matemáticas, realmente para la castaña se estaba volviendo un martirio sentarse delante de Natsuki, ya que pronto tendrían exámenes y si no sabía las materias pues, ni ella podría ayudar a su amiga, quien no le dejaba atender ni un minuto.

-Oye…

Un minuto después

 -Hey…

Un minuto después

-Fujino-san…

Un minuto después

-Escucha…

Un minuto después

-¿Qué es eso de ahí?

Un minuto después

-Oye…
-¿Qué? ¿Qué? – Shizuru ya comenzaba a desesperarse - ¿qué sucede ahora?
-Lo siento… sólo quería preguntarte… ¿cómo soy yo?
-… - Shizuru se quedó perpleja y la miró, vio que tenía una expresión de verdadera necesidad… la verdad, ella la amaba mucho, y de alguna manera, además de todos los otros aspectos, su personalidad era una de las cosas que más le gustaban de ella; sin embargo, ahora se estaba comportando muy extraño y no parecía ser ella - ¿por qué lo preguntas?
-Lo digo porque me siento rara… Mai me dijo que yo era muy tímida; pero no sé si deba creerle… no tengo ganas de ser tímida… si me entiendes…
-¿Acaso hay que tener ganas para ser tímida? – le preguntó Shizuru confundida.
-Bueno… no sé así se siente… como si no fuera yo…
-La verdad es que…
-¡Kuga! ¡Fujino! ¡Ya es suficiente! ¡Salgan al pasillo, están castigadas menos diez puntos es conducta! – les gritó muy enojado el profesor, (la verdad era algo histérico e impaciente). Natsuki y Shizuru no tuvieron otra opción que salir. Natsuki se incomodó mucho por aquello; pero su incomodidad no fue mas allá, pues extrañamente, le daba igual lo que el profesor pueda pensar. Al parecer, Shizuru no tenía la misma sensación que ella, ya que cuando ya estuvieron paradas en el pasillo, se la notaba muy nerviosa y ansiosa, pues ella no tenía las mejores notas; pero por lo menos tenía la mejor conducta de toda la clase y ahora se había visto manchada por los puntos menos.

-Lo siento – le dijo Natsuki comenzando a reírse.
-¿Qué es tan gracioso? – le preguntó Shizuru, muy preocupada.
-La cara que pusiste cuando el profesor nos llamó la atención… - la peliazul comenzó a reírse a carcajadas de ella.
-Bueno ya… - le riñó la castaña sin poder evitar reír con ella también – ¿y la cara que pusiste tú?
-Es que yo soy Kuga Natsuki – se justificó Natsuki – yo hago las caras más graciosas que puedas imaginar… y son naturales… - Shizuru la miró con la ceja levantada y una sonrisa dibujada en el rostro. Era extraño, de repente Natsuki había comenzado a actuar como siempre y, de alguna manera sentía como si la peliazul le estuviera tomando confianza, no sólo por la forma en que le hablaba, sino la manera en que se reía junto a ella – entonces Fujino-san… es decir – la miró sonriendo - ¿puedo llamarte Shizuru? – la chica se sorprendió, sonrojándose mucho y por poco se ponía a llorar de la emoción.
-C-Claro – le dijo y sus ojos brillaban.
-Entonces dime Natsuki – propuso la muchacha todavía sonriendo. Al parecer, la amnesia había ocasionado que, al olvidar que desesperadamente quería planear cosas para alejar a Shizuru; su forma de actuar con ella era natural y muy gentil, como se comportaba verdaderamente con sus amigas.
-Gracias Ku… Natsuki – le respondió Shizuru sonriendo.
-Ah… no es para emocionarse tanto – resopló Natsuki, al parecer también se le había olvidado que Mai le dijo que era una persona muy tímida e introvertida… bueno esa era información errónea innecesaria – bueno iremos juntas al almuerzo, ¿quieres?
-Si tú me dejas – respondió Shizuru sonriendo. Y también se le había olvidado dónde era la cafetería y que tenía que encontrarse con Mai y Mikoto allí…
-Claro que te dejo… si tú me dijiste que éramos amigas… por eso te digo – comentó Natsuki encogiéndose de hombros, luego la miró de manera muy penetrante, eso sí que no era natural de ella – ahora si me mentiste… cuando recuerde todo pues…
-Pero no te mentí – le dijo Shizuru poniéndose nerviosa; no le había mentido pero esa mirada nunca la había visto y ahora sentía un ligero y nuevo tipo de retorcijón en el estómago.
-No, no te preocupes… ya lo sé, sólo decía… - dijo Natsuki sonriendo con sinceridad – sólo hazme un pequeño favor…
-¿Qué?
-No dejes que nadie me mienta y me engañe…
-¿Eh?
-Escuché cómo un grupo de chicos hablaba sobre mí cuando estaba entrando – alzó la vista y se cruzó de brazos – no es que me importe lo que decían pero… no quiero que me vean la cara de idiota…
-Ah… claro no te preocupes – decía Shizuru – para eso son las amigas…
-¿En serio Mai y Mikoto son amigas más cercanas que tú para mí? – dudó de nuevo la peliazul con expresión de confusión.
-Eh… sí… ¿por qué lo dices? – respondió con naturalidad la muchacha de cabello castaño, Natsuki la miró mientras sonreía dulcemente.
-Porque no lo siento así…

Una amnesia un tanto útil…

Continuará…

Bueno ese fue el capítulo 4, espero les haya gustado y siento la tardanza jejeje, es que tenía algunas cosas urgentes que hacer y bueno… no  importa… Espero sus comentarios. Gracias por leer. Atte: Tomo-chan