Rss

miércoles, 30 de abril de 2008

miércoles, 30 de abril de 2008

Si echo la vista atrás, recuerdos de Kaichou-sama- Capitulo 1

Hace días recibí el primer capitulo de este fic en el correo y me ha parecido muy interesante, su autora es Arena (contratobasura@hotmail.com..) y trata sobre.... Esperen! ustedes deben averiguarlo LOL! ... Jajajaja solo leanlo!

----------------------------------
----------------------------------


Si echo la vista atrás, recuerdos de Kaichou-sama

Capitulo 1.

La ceremonia de graduación había sido un éxito, mi discurso fue uno de los más aclamados que se recuerdan, pero…. no es satisfacción lo que siento, el frío se ha instalado en mi pecho... tengo que sobreponerme, ser fuerte como siempre, me miraré en el espejo y fijaré en mi rostro una sonrisa, debo hacerlo…., le prometí a Mai que iría con el resto de HIMES al karaoke, tal vez sea la última vez que vea a Natsuki,,-suspiro- mi princesa de hielo….. si echo la vista 3 años atrás puedo ver el comienzo de todo….

Recuerdo cómo sonó el despertador, tenía exactamente 5 minutos para ser yo misma antes que vinieran las chicas del servicio, 5 minutos antes de ponerme mi máscara… ese día me enfrentaba a mi primer año de preparatoria en la prestigiosa Academia Fuuka, resulta gracioso pensar que en ese momento, no deseaba volver allí, verme rodeada, observada y juzgada, prefería quedarme allí en la maravillosa mansión de verano de mi familia, un enorme caserón que me permitía pasar largos periodos de tiempo sola sin fingir ser la hija perfecta… pero debía volver era lo que se esperaba de Fujino-sama. Sonó la puerta y dio comienzo la función, mi rostro cambió y adoptó una maravillosa sonrisa que regalé a mi joven sirvienta Hanna-chan, ésta me miraba sonrojada mientras chapurreaba nerviosa sobre mi marcha a Fuuka, lo cierto es que no la escuchaba, tan sólo asentía con amabilidad, tan sólo recuerdo oír “la echaremos de menos, sobretodo yo….”, pobre, mi pequeña Hanna-chan otra linda abejita revoloteando a mi alrededor, alguien que me admira porque no me conoce…

Sentada en el gran salón central los ojos carmesí de mi padre me escrutaron detenidamente, se le veía satisfecho ante mi impecable aspectote alumna de preparatoria, al otro lado de la mesa permanecía en silencio sentada mi bella madre, una muñeca de porcelana cuyo rostro sin vida tan sólo revelaba una sonrisa pintada, una expresión que aprendí de ti y que llegué a perfeccionar. Aquel desayuno se desarrollo con normalidad, con mi padre hablando de lo que se esperaba de mi en Fuuka , mi obligación de llevar un comportamiento ejemplar…. Recuerdo como mi antecesor hablaba y hablaba, la marioneta de mi madre asentía y asentía, y yo mientras interpretaba el papel de buena hija. Se hizo un silencio y los ojos se mi padre se clavaron en los míos de rubí, la tragedia se palpaba…. Sus palabras se me clavaron como dagas, mi progenitor me instaba a formalizar una relación con Reito-san, chico que según mis pro generes era adecuado para mi “de buena familia, buen estudiante, atento… juntos seríamos los más admirados de la escuela”, me sentí desmayar, me vi obligada a hacer acopio de todas mis fuerzas para no derrumbarme y hábilmente escapar de aquella conversación, me estremecí, tenía ganas de llorar, me pedían renunciar al amor, pero ¿qué era el amor? No. No lo sabía pero sospechaba que no era lo que sentía por Reito-san, yo ansiaba conocer ese sentimiento, descubrirlo por mí misma.

El desayuno terminó y tras despedirme de todos me acomodé perfectamente en el asiento trasero del coche que me llevaría a Fuuka, subí el cristal tintado y me desplomé sobre el sillón de cuero, me restaban 35 minutos de libertad, a través del techo solar, relajada permití que el sol bañara los ojos de mi padre… pronto empezaría el segundo acto.

El chofer bajó la luna tintada miró por el retrovisor, allí estaba yo nuevamente perfectamente sentada, me anunciaba que ibamos a entrar en Fuuka.

Bajé del coche y sentí como docenas de miradas me escaneaban, debía ser fuerte, pronto Reito y Takeda-san se aproximaron y comenzaron a hablarme amable y aburridamente, yo les sonreía siguiéndoles la corriente…. De repente con caminar decidido una adolescente morena con un bellísimo rostro serio pasó junto a nosotros, una colegiala cuyo uniforme comenzaba a insinuar la gran belleza que sin duda sería algún día; no pude evitarlo, no sabía porque pero allí me quedé como una tonta mirando, ¿acaso era porque fue la única que ignoró la pareja que protagonizábamos Reito-san y yo, o quizás fue por esa inquietante mirada de desden con la que miró a Takeda-san? Un rostro con unos grandes ojos esmeralda que parecían querer mostrar su enfado con el mundo, los ojos de una persona que tan vez se sentía tan sola como yo……

Fue una situación muy embarazosa, Reito-san se dio cuenta de mi desconcierto al observar a esa chica, me explicó que era una alumna nueva que llevaba allí un par de días, los suficientes para tener un encontronazo con el subcapitán de Kendo Takeda-san, éste nos contó que él tan solo había tratado de guiarla y que en cambio ella lo había mandado al cuerno…. Reito-san y yo reímos al escuchar su historia.

Esa fue la primera vez que la vi y ya se había quedado grabada en mi pensamiento….

lunes, 28 de abril de 2008

lunes, 28 de abril de 2008

Mal entendido (oneshot)

Autora: Alex Zoldyeck

Mal entendido



-ya te has decidido…

-ya te has decidido….

-no, todavía no

Mai y Natsuki tomaban el te en casa de la ultima, llevaban un buen rato en silencio y si no fuera por que a Mai le molestan tanto los silencios este se extendería hasta la noche.

Natsuki se movía constantemente pero tenia la vista gacha todo el tiempo, a Mai ya le empezaba a calar esta situación

-si no se lo dices tu se lo diré yo- dijo Mai mientras tomaba el teléfono que estaba en la mesa y comenzaba a teclear el numero- hola Shizuru-san solo hablaba para decirte que ….- Natsuki le arrebato el teléfono

-déjate de tonterías Mai!!- Natsuki tomo el teléfono y lo aventó hacia la sala, no le importo que se rompiera… no seria el primero ni el último teléfono en sufrir su ira

-díselo de una buena vez!!- dijo Mai y golpeo la mesa con sus mano para enfatizar su oración

-eso intento!!- Natsuki hizo lo mismo, se quedaron viendo frente a frente por unos minutos hasta que fue de nuevo Natsuki quien bajo la mirada.

-tal vez si lo ensayáramos otra vez….. – dijo Mai un poco avergonzada, lo que hacia por ayudar a la su amiga en algo tan sencillo

-… esta bien pero no te rías que me desconcentras- Mai asintió y se quedo lo mas seria posible pero al momento en que Natsuki abriera la boca comenzó a reírse- Mai!!

-gomen ne Natsuki-chan jajajajajajaja pero es que tu cara jajajaa- Natsuki se sonrojo mas de lo que ya estaba y se le fue encima a su amiga, comenzaron a luchar en toda la casa dejándola desordenada… mas desordenada de lo que ya estaba.

Natsuki tomo el control de Mai, le costo trabajo pues la pelirroja era fuerte pero ya la tenia entre sus piernas, tomo sus manos y las sujeto con fuerza en el piso, Natsuki se le acerco a la cara

-ahora ya no tienes opción y vas a escuchar mi declaración y me tomaras en serio y me darás una respuesta y mas te vale que sea buena!!- dijo Natsuki casi al borde de la locura, antes de “declararse” noto que los ojos de Mai miraban hacia la entrada de la casa y que toda Mai temblaba y sudaba… como si se muriera de miedo

-ara ara Natsuki-chan esa no es la forma de declararte a una chica… y menos cuando todavía eres MI CHICA- Natsuki también comenzó a sudar y temblar de miedo, Shizuru parecía una psicópata igual que hace mucho tiempo con el incidente con Nao

-espera un momento Shizuru… no… no es lo que parece… yo… Mai- Natsuki se levanto rápidamente mientras Mai salía corriendo en dirección a la calle- no corras cobarde!!

-gome ne Natsuki-chan pero me acorde que tenía que hacerle la comida a Mikoto- Mai salio corriendo con algunas lagrimas en los ojos, no se sentía muy a gusto por dejar sola a su amiga pero Shizuru realmente le daba mucho miedo y temía por lo que ese mal entendido le pudiera causar a su salud.

-parece que Mai- san se fue sin escuchar tu declaración… Natsuki- la aludida sintió ese “Natsuki” atravesar su alma como un filoso cuchillo, quería correr pero los ojos de Shizuru la tenían atrapada, ahora sabia lo que sentían las ratas enfrente de una serpiente

-Shi Shizuru espera… yo- Shizuru dio un paso pero se tropezó con el teléfono que había lanzado antes Natsuki y rompió el contacto visual lo que aprovecho la peliazul para salir corriendo en dirección a su habitación, esperaba que todavía estuviera ahí esa maldita cosa

-Ara ara Natsuki-chan que era lo que Mai quería decirme… que ahora te ibas acostar con ella!!- Natsuki trabo la puerta de su habitación y comenzó como loca a buscarlo, estaba muy nerviosa- que ahora ella te haría gemir de placer!!

Un hacha atravesó la puerta, Natsuki volteo a verla y siguió con su búsqueda ahora mas desenfrenada, hurgo por todos los bolsillos de sus pantalones y no lo encontró, tiro el contenido de todos sus cajones pero tampoco estaba ahí, el tiempo se le acababa Shizuru no dejaba de gritarle y peor aun no dejaba de darle de hachazos a la puerta, no tardaría mucho en romperla y la siguiente con un hachazo seria ella, siguió esta vez con su cama la revolvió mas de lo que ya estaba pero tampoco estaba ahí, sus pupilas estaban dilatadas se agarro de los cabellos en frustración y comenzó a ver hacia todos lados

-Natsuki-chan no te escondas, dime por que me engañas con ella, no lo hago lo suficientemente bien!! Ya no soy la amatista de tu corazón!! O es que Mai las tiene mas grandes que yo… eso es, te gustan las tías de pechos grandes!! Que mis pechos no son suficientemente grandes!!- Natsuki se reiría si no fueran por los hachazos que destruían su puerta que era la única barrera que la protegía de una Shizuru despechada y totalmente fuera de si

Siguió moviendo toda su ropa, debajo de su cama incluso en su colección de lencería pero no lo hallaba, dio un suspiro de resignación para luego sentarse en su cama estaba dispuesta a lo que venia, volteo hacia su mesita de noche y ahí estaba, Natsuki se golpeo la frente muy fuertemente y exclamo un gran “idiota”

-eso es lo que piensas que soy!! Tu idiota personal!! Y Mai que es… tu zorra?- Natzuki quería llorar, tomo la caja de la mesita de noche y corrió a la puerta, que de una patada callo al suelo, al mismo tiempo que Natsuki se ponía en cuclillas, Shizuru alzo las manos con el hacha en ellas, Natsuki cerro los ojos para evitar ser inmovilizada por la mirada de serpiente de su novia y dijo:

-Shizuru Fujino te casarías con migo!!- un silencio avasallador invadió el lugar, ninguna se movió parecía como si sus cerebros no captaran lo que sucedía. Se oyó el hacha caer de las manos de Shizuru, Natsuki brinco al oir el hacha y lentamente Shizuru se inclino para quedar al nivel de Natsuki

-Ara ara Natsuki-chan, tanto drama para hacerme solo esa simple pregunta?- Natsuki movió frenéticamente la cabeza de arriba para abajo aun sin abrir los ojos, tenia las manos sosteniendo la cajita negra con un anillo adentro, la sostenía tan fuerte que comenzó a crujir y de un momento a otro se partió Fue cuando Natsuki abrió los ojos y vio volar el pequeño anillo por los aires el cual Shizuru tomo en su mano

-entonces….- Shizuru no la dejo terminar pues le planto tremendo beso que hizo que se fuera de espaldas, sus lenguas comenzaron a bailar en la boca de Natsuki mientras las manos de Shizuru exploraban la entrepierna de la peliazul y así paso la noche…

Ya era de madrugada Natsuki estaba abrasando a su novia y volteo hacia la puerta o lo que quedaba de puerta, suspiro, mañana tendría que comprar una nueva, luego vio a la chica de jugaba con su azulado cabello

-si- natsuki parpadeo, de que hablaba su novia- con gusto seré tu esposa Natsuki Kuga- y con otro beso sellaron su compromiso, Natsuki pensó “Mai tenia razón, no era tan difícil… solo necesitaba la motivación correcta”

COMENTARIOS DE LA AUTORA:

Por que hice este fic…. No se, solo se me ocurrió hace unas horas y pensé que seria divertido poner en una situación comprometedora a Natsuki jejeje creo que lo haré mas seguido, no especifique si estábamos en el universo de Mai Hime o Mai Otome a mi gusto queda bien la historia en cualquiera de las dos así que lo dejo a su gusto. Nos vemos.


sábado, 26 de abril de 2008

sábado, 26 de abril de 2008

El Fic sin título - Cap VI

Hola holis que tal???? Bueno vengo a dejarles el sexto cap del fic que increiblemente aun no le pongo un nombre. Bueno no tengo mas que decir, excepto que lo disfruten. Ali_D
ehhh PD:En el dibujo de Nina del capitulo pasado me equivoque y le hice el fleco para el otro lado jajajaja.
___________________________________________________________________________________



Capítulo VI: A un solo compás



Natsuki caminaba apretando los puños. Sus pasos eran ligeramente apresurados, pero poco a poco se hicieron mas pesados y sintió plomo dentro de los zapatos. Se detuvo un momento y se cruzó de brazos. Cerró los ojos suavemente, la brisa que recorría el pasillo le ayudaba a pensar.
- “¿Por qué me siento así?” – Se llevó una mano al pecho y presionó suavemente – “¿Por qué no puedo expresarle a nadie lo que siento?... Es tan difícil….”
- ¡Neko-chan! – Natsuki volvió la cabeza y vio a Nao acercarse parsimoniosamente, con un rostro por completo serio. ¿Le estaba siguiendo?
- Nao……
- Vaya, pero que cara que tienes……
- No estoy ahora para…….
- ¿Fujino-san? – Nao había metido los dedos en la llaga. La mirada fría de Natsuki lo dijo todo – “Así que es ella… ¿habrá venido, será eso?” Así que eso te está molestando neko-chan….. Bueno, no te la tomes conmigo…… - Natsuki miró a Nao con una expresión de cólera, pero luego suavizó la mirada…
- Lo siento, Nao. Tienes razón, no tengo que tomármelas contigo – Natsuki se recargó en la pared y dejó escapar un pequeño suspiro mientras protegía sus ojos de la luz que entraba por la ventana.
- Odio dejarte, neko-chan, pero tengo que ir a la ciudad de Fuuka para…… - Nao no pudo terminar porque Nao le tomó de un brazo y empezó a caminar jalándola – Ehhhh……Nat….¡Eyyy!¡Frena tu coche, Natsuki!¿Qué pasa?
- Te llevo…
- ¿Qué?
- Te llevo en mi motocicleta….
- Pero…… - Natsuki volteó y le dedicó una gran sonrisa.
- Tú querías subir ¿no es así?
- La verdad…… - Natsuki siguió caminando y Nao tuvo que acelerar un poco el paso para alcanzarla. Caminaron por un rato hasta salir por otra puerta (Natsuki no quería cruzarse con nadie) y se dirigieron a donde estaba estacionada la moto. Natsuki tomó el casco y como siempre hacía cuando llevaba a alguien, le daba el casco a esa persona.
- “Tengo que comprar otro casco” – pensó. Nao estaba de pie mirando el casco y con cara dubitativa - ¿Qué pasa? Vamos ¡Ponte el casco, Nao!
- Es que yo…yo…
- Dime, ¿Qué pasa?
- Yo…… - Natsuki pudo percibir un leve sonrojo en las mejillas de Nao. Pensó que su mente ya le estaba jugando una mala pasada, pues nunca le había visto ruborizarse. Aunque le pareció muy simpático, no dijo nada – Yo…. Tengo miedo…. – dijo en un hilo de voz.
- ¿Miedo? – Natsuki trató de contener algo la risa – Ehhh…..*cof, cof, cof* ¿nunca antes te has subido a una moto?
- Ehh….no…… por eso……además……yo…… - Nao bajó la mirada avergonzada. Estaba recordando cuando ella le había provocado un terrible accidente en moto a Natsuki. La morena pudo percibir en que pensaba exactamente su compañera.
- Si estás pensado en eso… te recuerdo que es un tema olvidado…
- Nat…suki.
- No te preocupes… Manejo muy bien “espero Yamada haya reparado bien esta motocicleta” – y tocando su Ducati pensó – “No me hagas quedar mal ehhh” Vamos Nao… - Natsuki subió en la moto y le indicó que se sentará detrás de ella – Ponte el casco y sujétate fuerte ¿de acuerdo? – Nao se puso el casco. El olor del shampoo de Natsuki podía sentirse dentro.





- ¿Sujetarme?¿De qué? – Nao giró la cabeza hacia un lado, por el casco no podía verse el rubor en sus mejillas.
- ¡AHH JAJAJAJA! – Natsuki rió con ganas y sujetó las manos de Nao haciendo que estas aferraran sus cintura - ¡Que graciosa eres! Me pones de buen humor…… No vayas a soltarte ¿entendido? – Nao asentó. Natsuki se puso unos lentes para proteger sus ojos del viento que hacía. De repente…
- ¡¿Natsuki?! – Natsuki escuchó la voz de Shizuru llamándola - ¡Natsuki! – Shizuru se detuvo a ver que Natsuki encendía la moto… - ¿A dónde…?
- Regresaré en un momento… - Dijo con una seria mirada oculta por los lentes. Arrancó la moto y Shizuru pudo sentir como la sangre se le venía a la cara al ver como Nao se aferraba a la cintura de Natsuki. Por otro lado Nao, giró la cabeza para ver la figura de Shizuru que dejaban atrás.
- “Fujino-san……”



Shizuru sentía el corazón acelerado, no solo porque había estado buscando a Natsuki corriendo por toda la academia, sino también por los celos que sentía. Al menos ella pensaba que eran celos. Pero Natsuki le dijo que regresaría y por ella, Shizuru se quedaría a esperar. Decidió ir al jardín donde Natsuki y ella se conocieron. Sentía al viento cantarle al oído y jugar con su castaña cabellera. En sus pupilas se reflejaba la poca luz del sol que ya moría.
Cuando llegó al el jardín, aspiró el dulce y delicado aroma de las flores que se refrescaban con la llegada del frío de la noche. Shizuru se tumbó en la hierba y miró hacia un cielo sin estrellas. Nubes grises amenazan desde lo más alto y opacaban el brillo de una luna menguante. Shizuru se quedó quieta extendida sobre el frío césped, apenas se podía escuchar su respiración, todavía agitada. Cerró sus ojos para dejarlos descansar. No supo cuanto tiempo estuvo en esa posición. De repente sintió una gota de agua en su mejilla, abrió los ojos muy despacio. No se movió, siguió mirando hacia el cielo y sintió otra gota en su brazo, luego en sus piernas, en su frente, cada vez con más frecuencia. Había empezado a llover.
- ¿También llorarás conmigo?- le preguntó al cielo - ¿O solo haces una parodia de cómo me siento?
La lluvia incrementó su fuerza, pero Shizuru no se movió. Solo se sentó a ver como las flores agradecían al cielo. Se acomodó debajo de un árbol para no mojarse demasiado, a pesar de ya estar empapada. No llevaba mucha ropa puesta encima, pero ya no sentía frío.
Sin previo aviso escuchó un motor lejano, que le indicó que Natsuki había regresado. El ruido se hacía más intenso y de repente se alejaba, luego volvía. Evidentemente, Natsuki le buscaba. Después de unos momentos, el ruido llegó a ser muy fuerte y Shizuru pudo ver como aparecía de entre la lluvia, la figura de Natsuki sobre su moto.
- ¡Shizuru! – Natsuki se quitaba el casco y su cabello azulado empezaba a mojarse - ¿Qué haces aquí? Vas a mojarte… - Shizuru volteó la cabeza y siguió viendo la flores – ¿Me estás escuchando?
- Si, Natsuki. ¿Por qué no entras? Jamás mejorarás si siempre estás en el frío…
- Y tú te enfermarás si te quedas aquí – Natsuki había bajado de la moto y estaba al lado de Shizuru poniéndole su caso que aún no estaba empapado. Shizuru volvió su cabeza para ver a Natsuki y ruborizarse – Si quieres que entre, entra conmigo. No te quedes aquí en la lluvia.
- Nat…suki.




Nina estaba recostada en su habitación, mirando el techo.
- “¿Quién era esa chica?... Se que la he visto en otra parte……pero…” – Nina quería saber de donde conocía a Shizuru. Estaba completamente segura que había visto esos ojos, esos rubíes que le provocaban ligeros escalofríos. Por un momento pensó en Natsuki… - “¿por qué ya no quiero verla?... Me siento débil junto a ella….” – Nina giró sobre sí misma en la cama y de sus ojos empezaron a brotar lágrimas silenciosas………. Lo poco que recordaba del accidente, venía atropelladamente a su cabeza. Estructuras que caían, fuego, gente gritando, corriendo… mucho pánico. Cadáveres dispersos hasta donde la vista alcanzaba y su madre. La mirada de color miel de su madre, la mirada que ella había heredado. La imagen de su madre desapareciendo tras los escombros; la imagen de su madre cuando la sacaban de ese horrible lugar…… ¿Cómo pudo olvidar que había pasado? De repente un dolor punzante en su brazo izquierdo la hizo volver de un golpe a la realidad. No estaba sangrando, pero le dolía demasiado. En ninguna parte de sus recuerdos podía localizar el momento en que se había cortado. Sintió que el dolor se hacia cada vez mas insoportable. No quería hacerlo, pero tenía que calmar el dolor. Sacó una cajita pequeña de debajo de su cama, la abrió y sacó una jeringa……







- No debieron quedarse ahí afuera… Buscaré ropa para ti, Shizuru… - Mai regañaba a Shizuru y Natsuki por haberse quedado fuera. Ambas tomaban un té caliente para hacer entrar en calor al cuerpo.
- Mai-san – dijo Shizuru con su sonrisa habitual – no es necesario, de todos modos, debo irme.
- Pero ya es muy tarde Shizuru-sama – acotó Mikoto. Le alegraba que Shizuru estuviera ahí.
- Pero debo regresar, Mikoto-chan, mañana tengo clases en la universidad.
- ¿Universidad?... Mai, ¿Qué es universidad?
- ¡Ara, Mikoto!... Te lo explicaré luego…….Natsuki……
- Dime Mai…….
- ¿Tienes alguna ropa que te quedé algo grande? Es que de nosotras, la más alta eres tú. Mi ropa será muy pequeña para Shizuru.
- Mmmm…….. Creo tener algo……… Tendrás que quedarte a dormir, tu ropa no secará hasta mañana…….
- Me gustaría, Natsuki “Créeme, me encantaría dormir contigo” – Shizuru puso una cara muy pícara (demasiado) asegurándose que solo la viera Natsuki y sonriendo continuó – pero no puedo, mis clases comienzan temprano……
- Entonces, yo te llevo – dijo Natsuki que por un momento se imaginó con traje de chofer ya que llevaba a todo el mundo a todo lado. Sacó ese pensamiento de su cabeza y continuó – pero ponte ropa seca – de repente Shizuru pegó su frente con la de Natsuki y esta última se puso muy roja.
- ¿Crees que estás en condiciones de volver a salir? Aún tienes fiebre…
- Iré, te dejo y regreso de inmediato. La lluvia ya está cesando – y miró por la ventana.
- “A mí me gustaría que te quedes conmigo, Natsuki” – Shizuru se reía internamente mientras daba otro sorbo a su té. Natsuki le miraba con curiosidad.
- “A veces me gustaría saber en que estás pensado” Buscaré algo de ropa – Natsuki se paró para ir a buscar algo que pudiera ponerse Shizuru. Era cierto, ella era la más alta de las tres (Natsuki, Mai, Mikoto), pero aún así, Shizuru le llevaba casi media cabeza y era posible que su ropa no lo quedase o le quedase muy ajustada. Por suerte encontró un pantalón y una sudadera que a ella le quedaban algo grandes, entonces, podrían quedarle a Shizuru. Natsuki volvió con la ropa – Ehhh, Lo siento Shizuru, pero creo que esto es lo único que puede quedarte – y le entregó la ropa.
- No te preocupes, está bien. Iré a cambiarme – Shizuru tomó la ropa y fue al baño a cambiarse. Shizuru sintió como los pantalones le quedaban un poco ceñidos y un tanto cortos de la bota, dejando al descubierto algo de sus tobillos. Shizuru rió para sus adentros al verse en tal situación – “No había reparado en cuán mas pequeña que yo eres, Natsuki……” – La sudadera le quedó mejor que el pantalón, de todas maneras, Natsuki usaba a veces, sus poleras (es lo mismo que sudaderas, para variar) un poco grandes. Shizuru salió del baño y la verdad que se le veía un poco extraña con la ropa, no porque le quedase mal, sino que ella no se vestía así.
- Bueno. Mai, ya vuelvo… - le dijo Natsuki a Mai y se despidieron.
- Si tienes algún percance, llama ¿de acuerdo?
- Está bien, Mai – Las dos amigas sonrieron. Shizuru estaba feliz de ver feliz a Natsuki. Las dos chicas salieron. Natsuki se había puesto algo más abrigado por el frío.
Caminaron hasta llegar a donde Natsuki había aparcado la moto. Como siempre Natsuki le ofreció el casco a Shizuru y subió en la moto.
- Sube, Shizuru. Sujétate fuerte… Ya sabes como es esto – Natsuki le sonrió con un poco de rubor en sus mejillas. Shizuru no sabía si era fiebre o sonrojo o las dos cosas, pero le devolvió el gesto, se puso el casco, subió a la moto y abrazó a Natsuki por la cintura. Natsuki arrancó; las dos no se percataron que Nao, que regresaba a la academia; y Nina desde la ventana de su habitación con mirada perdida, les observaban.



La carretera estaba mojada, por lo tanto Natsuki no corría. Shizuru apoyaba su cabeza sobre la espalda de Natsuki. Hacía tiempo que no iba en su motocicleta y la verdad es que era un oportunidad perfecta para estar muy juntas sin compromiso de por medio. Shizuru podía sentir el calor del cuerpo de Natsuki a través de su ropa. Se aferró más a ese cuerpo que moría por hacer suyo en ese preciso momento, en ese preciso lugar. Detener el tiempo y estar por siempre así. Shizuru se dejó llevar por la pasión que empezaba a sentir, estaba soñando con los ojos abiertos. Soltó poco a poco sus manos y con sus dedos palpó el vientre de Natsuki quien empezó a estremecerse pero continuaba con la vista al frente, atenta en la carretera. Shizuru se sintió con la libertad de seguir explorando ese torso de piel suave. Sus dedos siguieron el camino lógico por los costados de la cintura de Natsuki y luego, muy lentamente fueron hacia delante de nuevo. Con parsimoniosa lentitud, escurrió sus manos por debajo de la sudadera de Natsuki e igual de lento, empezaron a subir por su vientre, Natsuki sentía que si Shizuru seguía, se chocarían, empezó a temblar un poco, pero no podía soltar el manubrio y no podía detener a Shizuru; las manos de Shizuru continuaron su viaje lento hacia arriba y al momento en que se acercaban a los pechos de Natsuki, está pudo reaccionar y metió una frenada de muerte. Natsuki se fue de cara contra el manubrio y Shizuru contra la espalda de Natsuki, golpeándose con el propio casco. Natsuki sentía que le hervía la cabeza, por la fiebre, la leve excitación y el soberano golpe contra el manubrio. Shizuru por su parte sentía sangrar su nariz, así que se quitó el casco. Y echó la cabeza hacia atrás.
- ¡Shizuru!¡¿Qué diablos fue eso….?! – Natsuki volteó violentamente y al ver a Shizuru con la cabeza para atrás se bajó de la moto y se colocó detrás de Shizuru - ¿Estás bien? – Su rostro de enojo había cambiado contrastantemente por un rostro de preocupación.
- Chí, eshtoy bien – Shizuru hablaba con una voz nasal muy graciosa – Natsuki….Estásh sangrando…. – Natsuki tocó su frente y pudo sentir que tenía un hilo de sangrando resbalando por ella.
- No es nada grave – sentenció Natsuki. Recordó la causa del pequeño accidente y se ruborizó. Dijo – No debiste…… No debiste hacer eso Shizuru…….yo…….
- Lo chiento….
- No, en serio no debiste – Natsuki se acomodaba la ropa. Aún tenía la sensación de las manos suaves de Shizuru recorriendo su torso. No se podía mentir. Se sentía muy bien pero…….Natsuki volvió a subir a la moto. Shizuru se puso el casco y se abrazó nuevamente a Natsuki que se estremeció.
- No te preocupes Natsuki – le susurró al oído haciendo que se estremeciera más aún – no intentaré nada, lo prometo.
Natsuki arrancó la moto y siguió el camino a la universidad, empezaba a sentirse un poco mareada, pensó que era por el golpe.



*Farmacias Iwasaka*
Unos ojos azules eran iluminados por la luz artificial de la pantalla de computadora. El sitio estaba vacío y se sentía el frío correr. Serguey Wong había estado sentado frente a la pantalla por horas.
- Experimentos………mas experimentos………experimentos fallidos………Experimento de Descarga………Natsuki Kuga (HiME) – Serguey estaba verificando datos. A pesar que la corporación empezó la investigación en el primer distrito y en la fundación Searrs, Serguey quería verificar por cuenta propia el historial que tenían en la base de datos, el historial de Natsuki, los experimentos que hicieron con ella y el último experimento que le valió perdidas estratosféricas a la compañía. Todo eso para desarrollar algún producto nuevo a partir de una HiME.


*Historial
Apellido: Kuga
Nombre: Natsuki
Género: Femenino/HiME
Edad: 8 años

Experimento/progreso
Sujeto A presenta pérdida de la memoria tras el primer experimento. Sus habilidades son desconocidas.
Sujeto A reacciona con convulsiones. La pérdida de la memoria es temporal presentado por partes lagunas mentales.
Sujeto A presenta habilidad de convocar dos pistolas de cañón corto. El mecanismo de las mismas es desconocido.
- Esta entrada ha sido borrada -

ACCIDENTE EN LA QUEBRADA COSTERA DE FUUKA.
Ayer a altas horas de la noche, un auto de placa XXXX se accidentó en la quebrada costera de la ciudad de Fuuka. Según nuestros informantes, el vehículo era conducido por una mujer de aproximadamente 30 años, quien viajaba con su hija de 8. Los nombres de las dos víctimas no han sido reportados………



La noticia continuaba mas abajo, pero Serguey no necesitaba leer más. Ahora que la corporación había dado con Natsuki y el posible objeto que le pertenecía a la compañía, era evidentemente que todo esto fue un arreglo de la Fundación para hacer a un lado a las farmacias Iwasaka. Serguey copió el documento y apagó la computadora.
- Ahora entiendo, Saeki…… después de todo ambos somos traidores, pero a mí aún no me han descubierto, tenías que proteger a tu hija… lo entiendo…”Nina…”









Natsuki y Shizuru caminaban por el pasillo que llevaba hacía la pieza de Shizuru. Natsuki se sentía muy extraña, no se sentía ella misma. Levantó la vista y se ruborizó al ver a la chica a la que acompañaba. Shizuru abrió la puerta de su habitación muy despacio pues ya era muy tarde. Volvió la cabeza un tanto rápido.
- Bueno, Natsuki, gra….¿Hhhmmm? – Natsuki cayó sobre Shizuru bruscamente - ¡Natsuki! – Shizuru arrastró a Natsuki dentro, pero el peso muerto de la afiebrada chica le hizo caer de rodillas – Vamos Natsuki…Pá…ra…te… - Shizuru pegó su frente a la de Natsuki y pudo sentir que se le quemaba el pensamiento. Natsuki volaba en fiebre. Shizuru dejó a Natsuki tendida en el suelo y fue a llenar la tina con agua fría. Mientras el agua caía, volvió por Natsuki y la arrastró hasta el baño – “Coopera un poco….por favor…” – pensó mientras arrojaba a la morena dentro de la tina.
- ¡Aaaaaahhhhhhhh! – El cuerpo de Natsuki estaba tan caliente por la fiebre que al entrar en contacto con el agua fría, experimentó un profundo dolor por todo el cuerpo.
- ¡Calma Natsuki! – Como Natsuki intentó salir, Shizuru la detuvo y la mantuvo en el agua por un buen tiempo.
- ¡No!¡Me duele! – Natsuki estaba muy débil como para poder liberarse de las manos de Shizuru, así que se mantuvo ahí por un buen rato. Shizuru quería que la fiebre bajase un poco para dejarla salir.
La fiebre de Natsuki bajó, pero debía quedarse a pasar la noche ahí. Era obvio que si salía de nuevo no haría más que empeorar. El agua en la tina comenzó a entibiarse y Shizuru ayudó a Natsuki a salir del agua.
- Ehh gracias Shizuru… - Natsuki estaba empapada y Shizuru se mojó también en todo el ajetreo anterior.
- No hay de que, Natsuki… Iré…. Iré a traerte ropa seca. Algo con lo que puedas dormir…
- Tú también cámbiate – dijo Natsuki.
- Claro – sonrió Shizuru – pero iré por tu ropa primero – Shizuru salió del cuarto de baño por un momento y regresó con un pijama de color entre violeta y azul – Tal vez te quede un poco grande, Natsuki. Voy a cambiarme – Y la dejó ahí para q se pusiera la ropa. Natsuki se rió para sus adentros. Hace unas horas ella buscaba ropa para Shizuru y ahora Shizuru le prestaba su ropa. Se puso el pantalón y la camisa y vio que Shizuru tenía razón. Las mangas le colgaban y pisaba las botas del pantalón. Se dispuso a salir del cuarto de baño y abrió la puerta un poco, fue ahí donde la vio.
Shizuru estaba cambiándose y solo estaba con la pieza inferior del pijama puesto, sin la parte de arriba y sin sujetador. Natsuki la veía de espaldas, sintió que se ponía completamente roja mientras Shizuru arreglaba su cabello y lo hacía hacia atrás. Natsuki tragó saliva.










En eso, Shizuru se dio la vuelta y por un momento Natsuki sintió que le sangraba la nariz. Era hermosa, jamás había visto un cuerpo tan bello como el que veía ahora. Los pechos de Shizuru estaban tan bien formados y Natsuki no pudo evitar echar un vistazo a los suyos. Sabía que los de ella era mucho mas grandes, pero lo que veía la sacó de cuadro por completo. Su cabello castaño caía como una cascada hacía un lado de su cuello, su piel blanca que denotaba una textura suave, sus piernas firmes, sus muslos bien torneados, su vientre plano, su espalda lisa, todo era perfecto. Shizuru se vestía lentamente, lo cual permitió a Natsuki apreciar la gracia y delicadeza de sus movimientos mientras su corazón se aceleraba más y más. Shizuru terminó de abrocharse los botones de la parte superior del pijama.
- Natsuki – Natsuki se sobresaltó y resbaló cayendo al suelo – Voy a llamar a Mai para avisarle que te quedarás a dormir aquí – Natsuki contestó desde dentro.
- Está….está bien, Shizuru… - Natsuki se incorporó a duras penas porque al pisar las botas del pantalón sentía que se caía de nuevo. Salió del baño en el momento que Shizuru colgaba.
- Mai estaba muy preocupada porque ya es muy tarde – dijo Shizuru – así que tuve que explicarle la situación…Por cierto – Shizuru señaló su cama – puedes dormir en mi cama, yo dormiré en el sofá.
- Ehhh…no… ¿cómo vas a dormir en el sofá? Es muy incómodo…
- Pero…
- Yo dormiré en el sofá…..
- No dejaré que duermas ahí – sentenció Shizuru con un rostro firme.
- Entonces…… - Natsuki bajó la mirada – Que…que ninguna duerma en el sofá…
- ¿Ehhh? – Shizuru no daba crédito a lo que escuchaba - ¿estás…estás diciendo que…? – no podía terminar la frase. Tragó saliva y pasó la lengua por los labios - ¿…Que durmamos juntas…?
- Ehh…Si…¿No…no quieres…?
- Ehh no es eso… “Claro que quiero, es lo que mas deseo ahora…pero tú”….pero no te incomoda…
- No, para nada… - De tanto bajar la mirada, la cabeza de Natsuki ya estaba casi en el suelo.
- Bueno…está bien entonces – Natsuki se metió en la cama y sintió las sábanas frías. Se pegó un poco hacia la pared, para dejar que Shizuru entrará en la cama. Ella pudo sentir que Natsuki temblaba un poco - ¿Tienes frío?
- Si…un poco – entonces Shizuru se pegó a ella haciendo a un lado el cabello un tanto húmedo de Natsuki; y la abrazó por la cintura, justo debajo del busto. Natsuki tomó las manos de Shizuru entre las suyas y las presionó contra su vientre. Esas manos se sentían tan cálidas, tan gentiles, tan suaves; y a la vez eran tan fuertes y poderosas. Natsuki se quedó dormida después de unos minutos, estaba muy cansada.
- Natsuki – musitó Shizuru. Terminó de hacer a un lado el cabello que le estorbaba. Realizó un pequeño trazo suavemente con su índice sobre el cuello de Natsuki, para luego besarlo haciendo que la chica se estremeciera un poco. Shizuru se incorporó un poco y apoyándose en su codo y acarició el cabello azulado de la persona que amaba. Luego con un movimiento delicado, tomó el rostro de Natsuki – Natsuki, perdóname – Shizuru acercó lentamente sus labios a los de Natsuki y posó sobre ellos un suave beso, apenas tocándolos. Los labios de Natsuki estaban calientes por la fiebre que aún tenía. Shizuru se separó de ella y volviendo a pasar su brazo por la cintura de Natsuki, besó sus cabellos – Te amo Natsuki… te amo demasiado – dijo en un tono casi inaudible. Abrazó a Natsuki y la atrajo hacia sí, quedándose pronto dormida. Dos corazones latían a un solo compás......





Nina estaba extendida sobre su cama, su mirada estaba completamente extraviada al igual que su pensamiento.
- “Ese medicamento me curará o acabará por matarme......” No siento más dolor – dijo en voz muy suave – pero no siento ya nada – la mirada de Nina se hundía más en un foso oscuro que solo ella podía ver, para luego empezar a alucinar y tener horribles pesadillas y mas recuerdos del accidente.


____________________________________________________________________________________
Espero les haya gustado...... Ya comenzaré a escribir el siguiente. Besos
Ali_D

miércoles, 23 de abril de 2008

miércoles, 23 de abril de 2008

El Fic sin título - Cap V

Hola de nuevo. Aquí les dejo el cap V que no es tan largo como el IV pero es interesante. Una cosa, no saquen conclusiones apresuradas que aun falta mucho para el final ehhh. *open mind please*
Bueno aparte de eso, siento haberme demorado en subirlo. Otra vez le agradezco a Natsuki K. por permitirme publicar mi fic en su maravilloso site. Ya les dejo leer. Besitos.
_________________________________________________________________________________

Capítulo V: El triángulo

- “Ayyyy… ¡tengo que pasar estos exámenes!” – Natsuki estaba sentada en el aula estudiando. No podía estudiar en su habitación porque su cama le tentaba a descansar y mandar todo al demonio – ¡Pasaré estos exámenes! – dijo levantando el puño y con cara de determinación. De pronto se quedó muy quieta – “Así… por fin podré…” – La puerta del aula se abrió. Una chica pelirroja de ojos verdes le veía apoyada en el marco y con un móvil en la mano.
- ¡Nao! – Nao se incorporó y puso el envés de sus manos en sus caderas y empezó a caminar - ¿Qué haces aquí?
- ¿Es que no puedo hablar contigo de vez en cuando, neko-chan? – Natsuki volteó la cabeza y suspiró.
- “Nunca cambiará” Estoy ocupada, Nao.
- ¿Tan ocupada cómo para no hablar conmigo? – Nao se apoyó en el pupitre de Natsuki, tomó un mechón de cabello de Natsuki y empezó a jugar con el poniendo una carita picarona.






- ¡Estoy ocupada, Nao! – Natsuki cerró los ojos, frunció en ceño y dio un tirón a su mechón de cabello, quitándoselo de las manos a Nao.
- ¡Vaya! Estás de mal humor…
- Me pone de mal humor estar ocupada y que vengas a incomodarme – Natsuki tomó sus cosas y se dispuso a irse. Nao la sentó de nuevo y comenzó a masajearle la espalda.
- ¡EEEEYYYYYYY!¿Qué crees que estás hacien……? – Pero la verdad era que Natsuki estaba muy tensa y un masaje no venía nada mal, así que la morena se hundió en su silla.
- ¡Ara, ara! Estás muy tensa – Nao se divertía fastidiando a Natsuki. La verdad era que las dos ahora llevaban una buena relación, con sus bromas y molestias, pero era mejor que intentar matarse - ¿Qué onda con la niña nueva, ehh Natsuki? – Nao la soltó al ver que Natsuki saltaba hasta el techo y abría enormemente los ojos.
- ¿Qué?¿Quién? – Natsuki hizo como que no entendió. Nao puso una cara muy graciosa (¬¬)
- ¿Sabes qué? No sabes mentir Natsuki. Créeme, que soy la experta – disfrutó un momento del rostro de confusión de Natsuki y continuó – Me refiero a la niña nueva de mi clase…… Nina Wong……
- Es una… una amiga “¿Por qué me pongo así? ¡Diablos!”
- Tan buena amiga debe ser que hasta la llevas a pasear en moto… A mi no me has llevado nunca – Nao puso cara de animalito abandonado.
- Porque nunca me lo has pedi…….. –Natsuki enrojeció - ¡Ehhh!¡Nao! ¿Cómo sabes que la he llevado en mi motocicleta?
- Las vi el sábado en la ciudad……Estabas muy contenta con ella ¿ehhh? – Nao le hincó las costillas con el codo – Eres una pilla, neko-chan… pero y ¿Qué pasa con Fujino-san? – Natsuki enrojeció aún más, si es eso posible - ¿Qué pasa conmigo?¿Ehh? – Nao abrazó a Natsuki por el cuello. Natsuki parecía un termómetro de mercurio a punto de explotar y no era broma. La fiebre subía de nuevo. Natsuki por fin abrió la boca para decir algo.
- ¿Estabas en Fuuka el sábado? – Nao la liberó.
- ¡Vaya! Si sabes que estoy en todos lados. Cuestiones de “negocios” – Nao lamió el envés de su mano como siempre solía hacer y miró a Natsuki – no me mires así, sabes muy bien a que me refiero……
- Sí, Nao. Lo sé, solo iba a decir que pareces una…
- ¿Viuda negra? ¡JAJAJA! Lo sé, lo sé, soy toda una espía…… - dijo orgullosa, pero fue interrumpida.
- En realidad iba a decir una rata, por lo escurridiza, pero…
- ¡¿Qué?! ¡Está me las pagas, Natsuki! – Nao saltó sobre Natsuki y comenzó a hincarle los dedos en las costillas mientras la última se retorcía de risa.




- ¡Hola! ¿Cómo te llamas? – Nina estaba sentada en hierba y Mikoto se le apareció por detrás.
- No debes asustar a las personas…… - Nina tenía una mano en el pecho del susto.
- Gomen…… Eres nueva ¿verdad? Yo soy Minagi Mikoto
- Ehhh…. Wong Nina……. Este, Minagi-san… no quiero ser descortés, pero tengo cosas que hacer… - Nina se incorporó y empezó a caminar. Mikoto le tomó del brazo derecho para evitar que se fuera.
- ¿Estás triste? – Nina le observó con rostro confundido – Ven conmigo – Mikoto sonrió.
- Pero…
- Solo sígueme… - Mikoto comenzó a correr. Nina no la conocía bien, pero sentía curiosidad, así que fue tras ella. Llegaron a un jardín con muchas flores. Sí, ese jardín especial – Si estás triste puedes venir aquí…
- Pero que quieres…
- Natsuki-chan me enseñó este lugar. Me dijo que viene aquí cada vez que se siente triste y al momento está mejor.
- Tú… ¿Tú conoces a Natsuki?
- Claro, es mi compañera de cuarto – en ese momento, Nina recordó cuando fue a buscar a Natsuki. Recordó que ese día había visto a Mikoto y a otra chica pelirroja – Tú también eres buena amiga de Natsuki ¿verdad? – Nina se sonrojó un poco.
- ¡Mikoto! ¿Ehhh…? – Mai que se acercaba lentamente, dirigió su mirada a Nina. Luego de un momento le sonrió – Tu eres la chica nueva, Nina Wong. Eres amiga de Natsuki ¿verdad?
- Ehhh…. Sí, si soy…su amiga – esto último lo dijo casi en un murmullo
- Yo soy Tohika Mai. Un placer.
- Igualmente – Nina le sonrió levemente a Mai, pero….. – ¡Ahh!... Debo irme – Nina salió corriendo dejando muy confundidas a Mai y Mikoto.



Natsuki y Nao salían del aula, cuando vieron a Nina pasar corriendo.
- ¿Nina?........... ¡Nina! – Natsuki salió corriendo detrás de Nina. Nao giró la cabeza para verla.
- ¡Eeeeyyyyy!¡Natsuki! – Pero Natsuki ya estaba lejos – “Natsuki”
Natsuki casi alcanzaba a Nina.
- ¡Vamos Nina!¡Espera! – Nina por fin volvió la cabeza y se detuvo en seco. Natsuki intentó frenar pero no pudo, cayendo sobre Nina. Ambas chicas se miraron y se sonrojaron al máximo – “¡Ohh!... la fiebre, la fiebre……” – pensó Natsuki, pero vio que el brazo izquierdo de Nina sangraba - ¡Nina!¡Tu brazo!
- Ehhh……no es nada…… - Nina trató de esconder el brazo herido. Natsuki se puso de pie y ayudó a Nina a incorporarse.
- ¡Ahhh! – Nina se sujetó el brazo.
- ¡Ara, Nina!¿Cómo te hiciste eso? – Natsuki le miraba con cara de preocupación – deja, deja. Déjame ver… - Natsuki levantó la manga del uniforme y vio que Nina ya tenía una venda en ese lugar, una venda empapada en sangre – Te llevo con Youko-sensei.
- Ehhh…… Natsuki……. – Natsuki llevó a Nina a la enfermería.
- Vaya, que extraño. No hay nadie aquí – Youko-sensei, inusualmente no estaba ahí – No importa, lo haré yo……
- No te ofendas, pero ¿Sabes de esto?
- Manejo motocicletas de carreras. ¿Sabes cuántas heridas me hice al aprender? – Natsuki le dedicó una gran sonrisa a Nina y le indicó que se sentará en una cama y que remangará la manga del uniforme – Umm, a ver……veamos que tenemos aq………. ¡Diablos, Nina! Esto es un corte serio. ¿Cómo te lo hiciste? – Natsuki desechaba las vendas ensangrentadas y con un poco de gasa y agua limpiaba la herida en el brazo de Nina. Era una herida evidentemente hecha con algún objeto de mucho filo, profundo; un corte limpio.
- Fue hace unos meses. Hubo un accidente poco antes de que viniéramos de Tokio a Fuuka. Mi madre murió en ese accidente – Nina hizo una amarga pausa mirando hacia el suelo – Pero no recuerdo como fue, es como que tuviera una laguna mental de lo que sucedió. Solo recuerdo gritos, fuego y cosas que caían… por todos lados…
- Lo……lo siento… mucho – Natsuki continuaba de rodillas colocándole una venda nueva a Nina.
- No te preocupes…….Mi brazo sangra a veces, pero ya está mucho mejor – Nina sonrió, pero fue una sonrisa que tenía mucha tristeza detrás. Natsuki se incorporó y miró directo a los ojos a Nina. Había aprendido a leer en los ojos de las personas.
- Ni…na… - dijo en un susurro. Los ojos de Nina se llenaron de lágrimas, mientras la mirada esmeralda de Natsuki la sostenía. No soportó más y se abrazó de Natsuki empezando a llorar, sintiendo que nadie más podía darle esa sensación de protección y seguridad como lo hacia ella. Natsuki la abrazó también y cayeron de rodillas al suelo. Nina se aferró más y más al cuerpo de Natsuki.







- ¡Mamáaaa!¡Natsuki!¡Natsuki! – Natsuki trataba de calmarla mientras sentía como las lágrimas de Nina mojaban su pecho - ¡No me dejes, Natsuki! – Se aferró a la espalda de Nina y abrazándola muy fuerte dijo:
- No me iré, Nina……. Ni iré a ningún lado.
- “Natsuki……esto que siento……………… es muy fuerte……no puedo contenerlo” – el corazón de Nina latía con fuerza y se aceleraba. Lo mismo pasaba con Natsuki.
- “Nina……¿Qué es esto?......¿Por qué me comporto así cerca de ti?..............” – Natsuki se sonrojó.
En el silencio, si uno ponía atención, se podía escuchar un suave palpitar de dos corazones, de fondo, más silencio y el canto del viento que se oía de afuera. Compases armoniosos, toda una orquesta.





Natsuki se apoyaba en la puerta del cuarto de Nina. Acababa de dejarla durmiendo, la niña estaba muy cansada. Recordó la sensación de su corazón cuando estaba abrazada con ella.
- “Nunca me he sentido así……… con nadie………con nadie………. ¿Con nadie?........ Solo con……..” – Natsuki abrió los ojos como platos. Tocó el lado izquierdo de su pecho y notó como su corazón volvía a acelerarse de tan solo pensar su nombre – “…Solo con……. Con…… Shizuru…….” – Natsuki continuó apoyada por un momento – Shi……zu…….ru…….. – una lágrima solitaria empezó a caer, pero la borró al instante con el envés de su mano. Se fue caminando hasta su habitación. Ella también necesitaba descansar.




- “Natsuki…” – Shizuru estaba recostada en su alfombra mirando el blanco y nada interesante techo. Solo tenía una cosa en mente. Shizuru apoyaba su cabeza en sus brazos, cruzados detrás de ella. Se dio la vuelta para recostarse boca abajo – “¿Sientes algo por mí?........... ¿Algo más que amistad?.......... Natsuki…….” Preferiría que me odies, para que al menos……así….sientas algo más fuerte por mí……..” – los ojos de Shizuru se desbordaron. Sus delicadas manos se hicieron puño en la alfombra – “No esperaré más…” Voy a buscarte – Se paró, se puso los zapatos y salió de su habitación.

Esperar en la estación fue una tortura para Shizuru, pues el tren demoraba eternos e incontables minutos. Cuando por fin arribó, Shizuru entró y se sentó rápidamente.
- “Natsuki” – Todo el camino, solo pensó en ella.



- “No puede ser…..” Nat….¿Natsuki? – Nina despertó y se encontró con que solo estaba ella en su habitación. Cuando ella se durmió, Natsuki sujetaba su mano. Seguro estaría descansando en su habitación, pero Nina no quería verla. Se sentía muy mal por haberse mostrado tan débil ante ella y haber buscado su protección – “Yo no necesito protección de nadie……¿Qué me pasa?” – Ella nunca había llorado delante de nadie. Se suponía que ella era una chica fuerte ¿qué le estaba pasando? – “Yo……yo no me mostraré débil otra vez” – tocaron la puerta de improviso. Nina volteó sumamente sorprendida y miró la hora. Las 6 y 35 p.m. - ¿Quién es?
- ¡Yuuki Nao!
- “¿Qué hace Yuuki-san aquí?” ¡Bah! Ya voy…… - Nina fue a abrirle - ¿Si?
- Ehhh….. Olvidaste esto en clase y el profesor pidió que te lo diera, pero no pude cuando pasaste corri......... – Nina tomó bruscamente el libro que Nao le alcanzaba.
- Gracias ¿Algo más? – Nina le dio la espalda mientras colocaba el libro en el escritorio.
- ¡Ara, ara! Que mal humor el tuyo…..¿Ummm?
- ¿Pasa algo? – Nao pudo sentir esos ojos miel mirando directo a sus ojos verde claro. Por unos segundos se sostuvieron las miradas desafiantes la una a la otra. El aire estaba irrespirable y denso que podía cortarse con un cuchillo para mantequilla. Al final Nao dijo:
- ¿Qué le pasó a tu brazo? – Nao levantó un dedo señalando la manga ensangrentada del uniforme de Nina. Al no recibir respuesta, Nao agregó - ¡Ohh! Entiendo. Eres tan torpe que ni caminar solita puedes.
- Si no tienes nada mejor que hacer……..
- La verdad no tengo nada mejor que hacer….. – el aire mas denso, cada vez mas denso y mas denso. Cada una podía verse reflejada en los ojos de la otra.
- ¡No me molestes!
- Ya me voy, ya me voy……….¡Vaya, Que descortés! – Nao salió con las manos en la espalda y caminando lentamente.

- “¡Que antipática!” – Pero Nina también quería salir a tomar algo de aire fresco. Se cambió de ropa y salió a caminar a los jardines. Cuando estaba cerca del la puerta del edificio, vio que Natsuki se acercaba por el lado contrario – “¡Natsuki!” – Nina salió corriendo.
- ¿No es Wong-san quién va ahí, Natsuki? – Mai caminaba al lado de Natsuki. Las dos solían caminar para distraerse.
- ¿Ehhh?¿Qué? – Natsuki volteó la cabeza para ver a Nina mirarle con miedo y correr - ¿Nina? – Pero una silueta a lo lejos le horrorizó mucho más. Natsuki palideció – “¿Shi…zu…ru?”
Shizuru venía del lado opuesto al que se dirigía Nina. Todavía no se había dado cuenta que Natsuki le observaba. De repente, una joven chocó contra ella y casi se fue al piso, pero Shizuru la sostuvo contra sí para que no cayera. Nina había chocado con Shizuru y ahora se encontraba sujeta por los brazos de esa chica tan bella de ojos como dos rubíes, apoyada contra su pecho. Nina empezaba a ponerse colorada.







- Ehhh – Nina enrojeció mas al sentir esa mirada – lo siento……no quise – Nina se apartó rápidamente de ella. Shizuru le ayudó a pararse bien y le acomodó la camiseta dedicándole una gran sonrisa.
- No fue nada, no te preocupes.
- Ehhh….. Gracias….. ehhh
- Fujino Shizuru, encantada… ¿Tu nombre es….?
- Wong Nina, un placer – Shizuru y Nina se dieron amigablemente la mano. Pero cuando Nina volvió a mirar los carmines ojos de Shizuru, sintió un escalofrío que había sentido antes. ¿La conocía? No era posible, pero había visto esos ojos, esa mirada….. la había visto en otro lado – “¿Dónde?......¿Dónde la he visto?” – Nina pensaba esto sin sospechar que Shizuru pensaba en lo mismo.
- “Esos ojos, ese rostro….la he visto antes, pero….. ¿Dónde?....... ¡Vamos Shizuru!¡Haz memoria!”

Natsuki observaba la escena junto a Mai, desde la puerta del edificio. Natsuki poniéndose roja volteó la cabeza y volvió a entrar disgustada. Mai volteó y en vano estiró la mano. Shizuru se dio cuenta entonces que Natsuki había estado ahí. Levantó la mirada y sus ojos destellaron como el fuego con la ayuda de la luz del crepúsculo. Nina sintió que se le formaban cubitos de hielo en el estómago al ver esos ojos incendiados. Ella también volteó a ver como Natsuki escapa de la escena.
- “Natsuki……”- pensaron Nina y Shizuru a la vez.

lunes, 21 de abril de 2008

lunes, 21 de abril de 2008

El Fic sin Título - Cap IV

AYYYYYYYYYYYY Lamento mucho haber demorado tanto y no poder cumplir con subir los dos caps, pero solo pude terminar el cuarto bien bien hechecito, subire el quinto lo mas pronto posible (lo siento estoy en examenes y en cursos de mis dos universidades, si, asi es estudio en dos y mi vida es miserable). Bueno les dejo el cuarto cap (es un tanto largo, Gomen O///O)Ojala les guste y no sea mucha tirada de lata. Ali_D

P.D: No me odien buubuubuu

____________________________________________________________________________________
Capítulo IV: K-500 Natsuki


- “Ufff…… ¡al fin!....... fue un fin de semana largo……” Padre – Nina acababa de entrar a su habitación. Se había echado en la cama dejando su maleta a un costado de la cama. Se llevo un brazo a la frente y suspiró. En ese momento sintió que el corazón se le aceleraba de a pocos y llevo su otra mano al pecho – padre – murmuró – pa…pá….. – pero de repente otro rostro vino a su mente, una sonrisa despidiéndola, ese rugir automático que ya empezaba a hacérsele familiar – “¿Nat…..su……ki?.....” – Nina enrojeció y siento su rostro caliente. Solo atinó a voltear la cabeza como tratando de esconderla de alguien aunque solo estaba ella en la habitación – “No…..no puede ser…….”




- Mikoto, entra despacio, tal vez Natsuki este durmiendo….. ¿? – Mai y Mikoto regresaban a las habitaciones y al entrar encontraron la pieza a oscuras – ¿Shizuru-san se habrá ido? – Mai hablaba bajito, por si acaso.
- Mai – Mikoto también hablaba bajito, así que Mai se le acercó para escucharle mejor – que Shizuru-san y Natsuki……
- ¡Ara, Mikoto! Que imaginación la tuya – pero Mai se imaginaba los mismo (Sí, eso mismo que imaginan ustedes ahora)
Mai pasó al cuarto pero no se atrevió a encender la luz, pues la luz de la luna que entraba por la ventana mostraba la silueta de Shizuru sentada en la cama de Natsuki. Pronto pudo ver la cabeza de Natsuki. Ambas dormían. Mai sonrió como cuando uno ve a una pareja de enamorados muy felices. Mikoto caminó hacia ellas.
- Mikoto, les vas a despertar – Mikoto se paró cerca de la cama y empezó a mirar fijamente a Shizuru hasta que ella arqueó las cejas y abrió los ojos violentamente; empezó a mirar por toda la habitación hasta darse con el rostro de Mikoto quien aún le observaba.
- ¡Ohh! Mikoto, me hiciste asustar – Shizuru trató puso una mano sobre la cabeza de la pequeña y trató de incorporarse mientras sonreía, pero al momento recordó que Natsuki dormía – ohh Nat…su…ki… - dijo casi en un susurro.
- Déjame ayudarte Shizuru-san – entre las dos levantaron la cabeza de Natsuki y le acomodaron nuevamente en su cama. Natsuki ni se inmutó, dormía como un palo seco.
- Siento que hayamos tardado tanto – dijo Mai
- ¡Oh! No te preocupes – Shizuru miró su reloj. Por mucho que le pesará, tenía que irse ya – miren la hora, tengo que regresar a la universidad.
- ¡Shizuru!¡Shizuru-san! ¿Cuándo volverás a visitarnos? – Mikoto preguntó.
- Tal vez en algunos días, Mikoto-chan….. (Dirigiéndose a Mai) Por favor, hazme saber cualquier cosa de Natsuki.
- Muy bien Shizuru-san, no hay problema.
- Bien, entonces nos vemos. Adiós Mai-san, adiós Mikoto-chan – Shizuru salió de la habitación con su habitual sonrisa.





*Farmacias Iwasaka* (día siguiente)
- Así que la hija de Kuga no había fallecido en el accidente como Searrs nos hizo creer.
- Uummm, según la información que está siendo recolectada nuevamente, la hija de Kuga fue una HiMe. Obviamente vivía, sino, el carnaval no se hubiera llevado a cabo de manera natural.
- Fue por eso que Kuga quiso venderla ¿no?
- Sí, así es. Lo dice en el nuevo expediente.
- Bueno, el resto lo conocemos………… - el presidente se vio interrumpido por varias voces…..
- Traidora…
- Merecía morir…
- Vaya, vaya ¿Qué alboroto es este? – un hombre fuera de la reunión interrumpió. Entró lentamente y se dirigió a una silla que estaba al lado del presidente. Todos muy callados lo siguieron con la mirada. El hombre se sentó – Siento llegar tarde.
- Recién comenzamos…. Serguey – el presidente, extendió una hoja que Serguey Wong tomó. Era una foto, una foto de una chica, al lado de una moto caída, que se sacaba el casco………Natsuki.
- Bueno, bueno……… Que piensan hacer con la chica……
- No pensábamos hacer nada, pero al parecer, su madre le dejó algo que nos interesa.
- ¿Y qué es?
- Muy buena pregunta. Pero no lo sabemos. Solo sabemos que es un objeto pequeño, parte de investigaciones de la Dra. Kuga. Por lo tanto, dicho objeto es nuestro.
- Mandaremos a buscar por en ella en cuanto terminemos de buscar en Searrs y el primer distrito.
- Mmmmmmm…eso llevará meses ¿verdad?…… - Serguey seguía mirando la foto, había visto a la chica antes….. pero ¿dónde?....... De improvisto una imagen vino a su cabeza, ¿Cómo no lo vio antes……?
- (FLASH BACK)…. Padre, ella es Natsuki Kuga.
Fue ahí donde Serguey abrió los ojos como platos, pero nadie lo notó. Esa chica era amiga de su hija… Esa chica desaliñada que conoció hace unos días… recordó cuando estaba descargando la información el día anterior……
- “Saeki…… ella…… ¿ella es tu hija?”




Natsuki se despertó temprano. Se levantó y pudo ver el cielo que comenzaba a encenderse de azul. Giró la cabeza y vio a Mikoto abrazada como un koala a la cintura de Mai. Sonrió y pensó: “ese par…”. Tocó su frente. Aunque aún tenía fiebre, había disminuido bastante. Se levantó y empezó a caminar por la habitación. Se sentó a los pies de su cama y sintió la pequeña caja que había ahí cerca. Había olvidado por completo revisarla. Se dio una palmadita en la frente y tomó la caja. Rasgó el papel y un papelito doblado blanco cayó al suelo. Natsuki lo recogió y desdobló. Era una carta de Sakomizu-sensei.


“Natsuki:
Tal vez con está carta no comprendas mucho, pero lo que hay en el paquete es algo de sumo valor. Úsalo cuando lo consideres necesario y no dejes que nadie te lo arrebate. Tu madre lo dejó para ti, para cuando crecieras. Siempre pensó que en algún momento te sería de utilidad.
Sakomizu-sensei
P.D.: La combinación es 27-53-28-24-01”.


Sakomizu-sensei tenía razón, Natsuki no comprendió nada, excepto: “Tu madre lo dejó para ti…”. De todas maneras no comprendería si no terminaba de abrir el paquete.
Dejó la carta a un lado y terminó de rasgar y encontró una caja de cartón. Abrió la caja y encontró mucho algodón y espuma. Metió una mano y pudo sentir una caja más pequeña, metálica. La sacó y apartó la caja de cartón. Puso esa cajita metálica sobre sus piernas y la miró fijamente. En el frente había diez recuadros pequeños, todos tenían el número cero. Natsuki empezó a buscar la carta de Sakomizu y volvió a ver la combinación. Cuando al fin estuvo completa la caja se abrió revelando Tres piezas extrañas. Una era un tanto más grande que las otras dos que eran iguales. Natsuki les observó por un momento y pudo distinguir que la pieza más grande era una pistola, una pistola de cañón corto (como sus dos pistolas elemento); y las piezas pequeñas eran dos cartuchos. Tomó el arma y quedó por un momento hipnotizada con el brillo.
- “¿Un arma……? – Natsuki giró la cabeza de nuevo para ver que Mai ni Mikoto hubieran despertado. Seguían dormidas.
Natsuki se dispuso a guardar el arma de nuevo, pero cuando la acomodaba, vio que debajo había otro papel. Era un sobre de color crema, se veía algo envejecido. Natsuki lo volteó y pudo leer “Para mi Natsuki”. Ella, aunque poco podía recordar, pudo reconocer la fina letra dibujada por el puño de su madre. Natsuki sintió una mezcla de emociones……… Le dio vuelta nuevamente y la abrió. Sacó la hoja de papel, la desdobló. Decía:

“Querida hija:
Si estás leyendo esta carta, significa que yo ya no estoy presente. Ya debes estar grande. Espero, hagas algo más provechoso por el mundo de lo que yo hice, probablemente tus asombrosos poderes te ayuden en eso. Lo que tienes en tus manos es un arma exclusiva para tu uso y fue desarrollada a partir de ti, de lo que eres. Nunca entendí porque el destino de una HiMe debe ser siempre trágico, por eso te ruego protégete con esto que te entrego. El arma viene con dos cartuchos, de 500 balas cada una, pues funcionan y se cargan con luz. Asegúrate siempre tenerlas cargadas y tus balas serán inagotables. No tengo nada más que decirte sobre el arma, pues yo misma no sé más.
Hija mía, te ruego, perdones a tu madre. Ya debes saber de lo que hice e imaginó cuanto mal esto te causará. Pero siempre te quise proteger, solo que soy muy débil.
Natsuki, espero comprendas. Siempre te amé, con mi vida y como solo una madre puede amar a su hija. Ten valor.
Tu madre
Saeki Kuga”





Natsuki terminó de leer con lágrimas en los ojos. Estaba llena de rabia, frustración y odio. Apretó los dientes y los puños con los bordes de la carta en ellos. Sintió que explotaría……
- Maldita……mentirosa……… - Natsuki hablaba por lo bajó, se sentía tan llena de dolor. Empezó a revivir esa noche en la cual tuvo una conversación con John Smith. Ya enterarse que su madre la había vendido era muy malo, pero la carta terminó por destrozarle la cordura – como……. ¿Cómo puede……decir que me amó? – Natsuki no sabía como usar el arma, pero quería explicaciones ya. Tomó el arma y los cartuchos, colocó uno en la pistola y guardó la caja. Iría a buscar a Sakomizu-sensei a su casa, tenía muchas preguntas y poco tiempo. De pronto recordó que su moto seguía averiada. Tomó su móvil y marcó un número ya conocido - ¿Aló? ¿Yamada? Es Natsuki… Necesito un vehículo…
- Aohhhhh – Mai despertó con la voz de su amiga - ¿Natsuki…? Aún….aún es muy temprano, son las 5.45 de la mañan…… ¿Umm?¿A dónde vas?
- Regreso en unas horas – Natsuki salió con su traje de motociclista.

Terminó de salir del edificio y fue rumbo a la puerta de la academia. Estando ya cerca escuchó el sonido de un motor. Yamada estaba en la puerta esperándola con una moto.
- Vaya que eres rápido…
- Te ves mal... – Natsuki tenía las mejillas coloradas aún.
- Estoy bien. Después te llamó… y por favor, la 748, necesito que la repares.
- No vemos entonces – Natsuki hizo rugir la motocicleta y partió.

Natsuki iba velozmente por la carretera, sentía que la fiebre aumentaba un poco pero no le importó, incluso, aceleró más. Ya estaba cerca de la casa de Sakomizu, podía verla, pero iba tan rápido que para no pasarse giró bruscamente y las llantas chillaron. Bajó de la moto y por poco no la dejó en el suelo. Fue con paso firme hasta la puerta y tocó el timbre.
Dentro, Sakomizu-sensei se levantaba de mal humor por lo temprano que era.
- “¿Quién diablos me buscará a esta hora?”…… ¿Hummm?¿Quién es? – Encendió el intercomunicador.
- ¡Ábreme antes que tumbe la puerta!
- ¿Natsuki? – Sakomizu-sensei estaba sorprendido – es muy temprano para…
- ¡Maldición! ¡No juegues con mi paciencia ahora, Sakomizu!
- Pero ¿qué es…?
- ¡Mierda!¡Abre de una puñetera vez o destruyo la puerta!¡No dudes de que lo haré! – Sakomizu notó que iba enserio, lo mejor era no ponerla a prueba, así que abrió la puerta de inmediato.
- Natsuki ¿Por qué tanto al…? – Natsuki no le dio tiempo de terminar, le apuntó con el arma que llevaba y lo hizo retroceder hasta entrar a la casa. Una vez ahí cerró la puerta sin dejar de apuntarle. Sakomizu sintió que una gota de sudor frío resbalaba por una de sus sienes – Natsuki… no entiendo…






- Quiero toda la verdad y la quiero ahora – Los ojos verdes de Natsuki brillaban de una rabia única, Sakomizu jamás le había visto así.
- Esa pistola es…
- Es el maldito juguete que me hiciste llegar – Natsuki tiró las cartas a los pies del hombre - ¿Por qué ahora…? Quiero que me digas todo lo que sepas.
- Pero no hay nada que no te haya explicado ya, Nat… - Natsuki perdió la paciencia y sujetó a Sakomizu por el cuello de la bata y apuntó el arma a la cabeza… El rostro de Natsuki ya no solo mostraba rabia, sino también, mucho dolor y hasta algo de locura, no estaba dentro de sus cabales.
- Puedo asegurarte que no fallaré un tiró desde aquí. Ya estoy harta y por mi todos pueden irse al infierno, pero quiero respuestas…
- Natsuki… Cálmate y baja el arma.
- ¡No me pidas que me calme!¡Demonios! – Natsuki tiró el arma al suelo, pero no soltó a Sakomizu – No me importa nada, no me importa si tengo que molerte a golpes…
- Natsuki, te diré todo lo que quieras saber, pero cálmate… - Natsuki soltó a Sakomizu y recogió el arma, Se la arrojó al hombre.
- ¿Qué diablos es esto?
- ¿Ni siquiera sabías sobre el arma que estabas cargando? Bueno, está es… – Sakomizu la tomó y miró fijamente el artefacto – La K-500 Natsuki que hizo tu madre…
- Eso ya lo sé. Lo que quiero saber es como la hizo mi madre. En la carta dice que se basó en mis poderes… ¿qué fue lo que me hizo esa mujer?
- ¡No hables así!¡Tu madre te amó muchísimo! Solo, no quería que salieras lastimada… - Natsuki no dijo nada, pero se cruzó de brazos y frunció el ceño – Si hizo lo que hizo fue porque no tuvo más opción, la amenazaron con eliminarte y a ella también, si es que… si es que no te entregaba a las “Farmacias Iwasaka”… ¡Entiéndelo! – Natsuki abrió los ojos. Nunca lo pensó de esa forma, desde la noche que habló con John Smith, pensó que su madre era una traidora. También recordó la cuenta bancaria que llevaba hacia la fundación Searrs y hacia las Farmacias Iwasaka, lo había olvidado por completo.
- ¿Qué fue lo que pasó? – Natsuki estaba mucho más calmada. Habló con una voz muy suave.
- Tu madre tuvo que entregarte a condición que ella pudiera estar presente en los estudios – Natsuki no recordaba nada acerca de eso. Como mostró confusión en el rostro, Sakomizu agregó – Tu memoria fue alterada y borrada en parte, por eso no lo recuerdas, pero yo también estuve ahí y vi como sufría tu madre. Por eso creo esta arma, para ti…
- ¿Cómo…?
- En un experimento, llamaste inconscientemente a tu Child, destruiste parte del laboratorio y mataste al equipo de investigaciones. Fue el cartucho de luz junto al cartucho de plata de tu Child lo que tu madre usó de base para la K-500. Es un arma sumamente poderosa y debes manejarla con cuidado – Sakomizu miró el arma y luego a Natsuki, lo hizo con cariño y recordó algo.

*Flash Back: Laboratorios secretos “farmacias Iwasaka”*

- ¡Sujétenla a la camilla!... ¡No te metas, Kuga! – un científico hacia a un lado a la Dra. Saeki Kuga.
- ¡No pueden hacer esto!¡No tolerará un experimento más!¡Por favor!¡Tiene que parar Dr. Ichida!
- ¡Silencio, Kuga! Sabes que necesitamos resultados…
- ¡Maldición, Ichida!¡Es solo una niña!¡Ya fuimos demasiado lejos!
- ¡Cállate! – la bofetada que le cayó a Saeki fue dura - ¡Cierren el domo! – Una niña estaba encerrada en un domo de vidrio.
- ¡Desgraciado!¡no dejaré que le hagas daño a mi hija! – Ichida miró burlonamente a Saeki.
- ¿Pero no fuiste tú quien la vendió, Kuga? – Saeki saltó sobre el Dr. Ichida, pero la tomaron por los brazos y la apresaron. El presidente de la corporación había llegado a observar.
- Me sorprende que una científica como usted salga de sus cabales de esa manera y en pleno laboratorio. Dr. Ichida ¿Cómo vamos?
- Hasta ahora no hemos conseguido grandes resultados, pero solo hace falta más presión, parece que hoy será el día de un gran descubrimiento – Cuan en los cierto estaba - ¡Inviertan polaridad! Pronto empezaremos señor…
- ¡Por favor, Presidente!¡Detenga esto!¡Es un ser humano! Estoy segura que no conseguiremos nada más… - Saeki cayó de rodillas y comenzó a llorar – si continúa…… mi hija…… mi hija…… ella no soportará…….. ¡Es solo una niña!
- Como científica que es usted, Dra. Kuga, debe saber que el avance y la ciencia requieren de sacrificio. Sin sacrificio, no hay resultados ni descubrimiento – el presidente comenzó a reír a mandíbula batiente. Saeki lo miró, desconcertada, un poco ida de este mundo… ¿es que nadie tenía corazón en ese cuarto?
- La fundación Searrs no estará feliz si matamos a una…… a una…
- ¡Bah!¿A una HiME? La fundación hubiese intervenido de ser así… Dr. Ichida, comience.
- Si señor.
- Guardias, retiren a la Dra. Kuga. Lo veremos todo detrás del vidrio… Saeki… - Sakomizu era uno de los tantos hombres del primer distrito que observaban desde atrás y vio todo lo ocurrido con Saeki Kuga, a quien ya conocía algún tiempo.
- ¡NOOOOOOOOOOOOOOO!¡NO LO HAGAAAAAAANNNNNNNN!¡HIJA!¡NATSUKIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII! – muy tarde, la máquina había encendido y el domo comenzaba a llenarse de agua. Saeki podría haber jurado que Natsuki abrió los ojos por un momento.
- ¡10 000 voltios!¡Descarga! – El Dr. Ichida dio la orden y el experimento comenzó, Saeki no podía hacer nada, aunque intentaba soltarse. La niña gritó.
- ¡AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHGGGGGGG!
- ¡NOOOO!¡NATSUKI!






- ¡20 000 voltios!.............................. ¡30 000 voltios!
- Dr. Ichida, presión al límite, no resistirá más
- ¡50 000 voltios! – Natsuki abrió los ojos de improvisto.
- ¡AAAAAAAAAHHHHHHHHHHGGGGGGGGGGGGGRRRRRRRR! ¡MAMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! – Saeki escuchó el llamado de su hija.
- ¡NATSUKIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII! ¡NNNNNNNNOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO! –
- ¡Dr. Ichida! ¡El voltaje disminuye a gran velocidad!
- ¡¡¡¿¿¿Quéeee???!!!
- ¡40 000!¡30 000!¡20 000!............ – El Dr. Ichida se acercó a la máquina y miró horrorizado, había un virus… Solo alcanzó a decir una palabra antes de la catástrofe.
- ¡Sabotaje!
Picos de hielo empezaron a aparecer por toda la sala. En el domo de vidrio podían verse los ojos de Natsuki brillando. De improvisto, el aullido de un lobo hizo a todos girar la cabeza con espanto. Una entidad de plata apareció entre los picos de hielo… Inicio del caos: La entidad empezó a disparar por toda la sala matando a los que estaban dentro.
- ¡ESCAPEEENNNN! – las personas detrás del cristal comenzaron a salir desesperadas y en estado de pánico. Saeki intentaba entrar en la sala, Sakomizu volteó a verla.
- ¡Dra. Kuga!
- ¡Sakomizu!
- ¡Tenemos que irnos!¡Dra. Kuga!
- ¡Vete si lo deseas!¡No dejaré a mi hija dentro! – La entidad seguía disparando a los artefactos, sin control alguno.
- ¡AL SUELO! – Sakomizu tiró al suelo a Saeki.


Cuando Saeki despertó, el lugar estaba devastado, había pequeños sonidos eléctricos de cables rotos. El laboratorio era un caos. La entidad se había ido. Había muchas personas en el suelo, heridas, había cadáveres dentro de la sala, pero Natsuki no estaba en ningún sitio.
- ¿Natsuki? – Saeki intentó pararse, pero estaba herida también. Sakomizu estaba a su lado – tengo que encontrar a mi hija, no importa si tengo que arrastrarme para hacerlo.
- Dra. Kuga… - no tuvo que buscar mucho, entre los escombros vio una mano pequeña, no podía ser otra que la de Natsuki.
- ¡¿Natsuki?! – Saeki temía por la vida de su hija. Sakomizu se paró y fue corriendo a por Natsuki. Logró sacar a la niña de entre los escombros, increíblemente estaba ilesa.



*Tiempo después*
- Ahora que los laboratorios han sido construidos nuevamente, querrán volver a los experimentos, no puedo dejar que lo hagan de nuevo. Sakomizu, toma.
- ¿Qué es esto, Dra. Kuga?
- La K-500 de la que te hablé. Ahora no tengo mucho tiempo para explicarte. Debo proteger a mi hija. Te dejo esta carta. Aquí te explico que debes hacer con el paquete. Guárdalo bien y no permitas que caiga en manos de la fundación o de las farmacias Iwasaka. Debo irme, gracias por todo Sakomizu.
- Este… ¿Dra. Kuga?
- Sí…
- Buena suerte – una niña entró junto con un perro a la habitación.
- Natsuki, debemos irnos ya, estás lista.
- Sí mamá. Adiós Sakomizu…
- Adiós Natsuki… - Madre e hija se fueron. Había tormenta esa noche.

*Fin del Flash Back*

- Esa fue la última vez que vi a tu madre.
- Recuerdo esa noche… - Natsuki ladeó un poco la cabeza – esa noche fue el accidente.
- Los que provocaron el accidente fueron agentes de la corporación Iwasaka. Luego la Fundación Searrs ocultó que tú habías sobrevivido. Como el accidente salió en los medios, si la corporación te buscaba sería demasiado sospechoso. Es posible que hasta ahora no sepan que estás viva y ya lo hayan olvidado.
- Es difícil de saber…… Sakomizu ¿sabes quién ocasionó el sabotaje?
- Por lo que pude averiguar fue la fundación Searrs. No pondrían en riesgo el carnaval. Es que los intereses de Searrs y de Iwasaka son totalmente distintos.
- Ya veo… - Natsuki agachó la cabeza – Gracias, Sakomizu…
Natsuki salió y montó en la moto. Sakomizu le despidió y Natsuki arrancó la moto.





Nina salió de su cuarto a paso lento. Iba pensando en sus cosas, cuando escuchó risas y gritos en el pasillo.
- ¡Nao-chan! ¡Devuélvemela! – Mikoto saltaba y corría detrás de Nao para quitarle una pelota (¬¬). Mikoto era muy ágil, pero Nao también lo era.
- ¡Jajajajaja! ¡Ara, Mikoto! Si la quieres de vuelta tendrás que atraparme – Nao volteó un poco la cabeza y vio a Nina que estaba parada observándolas – “ella……” – Nao sonrió maliciosamente, pero fue casi imperceptible porque Mikoto le cayó encima.
- ¡Siiiiii! Le gané a Nao-chan……. – Mikoto recuperó su pelota.
- ¡Bah! – Resopló Nao – que bueno, pero…. ¡Bájate de mi espalda! – Mikoto se levantó y ayudó a incorporarse a Nao, después de todo eran amigas. Mikoto entró a clase, ese día comenzaban temprano. Nao le siguió, pero más lentamente y observó a Nina por un momento.
- ¿Qué tanto me ves, Yuuki-san?
- ¡Ara, ara! Que mal humor el tuyo – Nao giró violentamente la cabeza y entró a clase. Nina entró detrás.
- Buenos días alumnos – el profesor inició la clase. Nao se sentó detrás de Mikoto, cerca de la ventana y abrió un libro para poder jugar con el móvil. Aunque esta vez se dedicó a espiar a Nina, que estaba unos asientos más adelante.
- “Algo pretendes al estar aquí…… lo sé……… Vas tras Natsuki……… Natsuki” – Los ojos verdes de Nao estaban vigilantes.




Natsuki llegó a la academia y fue a su habitación a cambiarse. Habían pasado dos horas desde que ella se fue. Ese día las clases de Mikoto comenzaban más temprano que las de ellas, así que ya se había ido. Natsuki encontró a Mai revisando unos apuntes en el escritorio.
- ¡¿Natsuki?!........ Saliste tan….. tan así, que me preocupe. ¿Estás bien? – Mai le puso una mano en la frente para verificar fiebre. Aún tenía fiebre, pero muy poca.
- Vamos, Mai, deja de preocuparte…
- ¿Qué deje de preocuparme? ¡Ayer dijiste que un conejo te robó tu llave inglesa y quieres que deje de preocuparme!
- ¡Oh! Calma, Mai. Voy a cambiarme para ir a clases – Natsuki regresó mas feliz de lo que se fue. A Mai le sorprendió el cambió, pero le agradó.
- Bueno, vamos Natsuki – sonrió amablemente – luego te dejó en tus clases extras, tienes examen hoy…
- ¡¿Qué?! – Natsuki lo había olvidado.




Cerca del mediodía, los estudiantes salían al escuchar el timbre que indicaba el almuerzo. Nina tomó delicadamente sus cosas y salió lentamente de clase, mirando sus pies al caminar. De repente sintió un golpecito en la nuca.
- Si vas mirando el suelo te vas a caer niña – Nao estaba parada detrás de ella con las manos en la cadera y marcando el paso con el pie – Vamos, no te quedes ahí parada que no me dejas pasar……
- Déjame en paz……
- ¡Ara, ara! Solo quiero que me dejes pas…….. – Nina se hizo inmediatamente a un lado y extendió un brazo.
- Ya puedes irte…
- Vaya, pero que seria ¡jajajajaja! – Nao sacó su celular y tomó una foto de Nina, mientras esta se tapaba los ojos ante el flash – Vamos Mikoto, Mai debe estar esperándote para almorzar…… Tal vez Natsuki esté con ella también – Nina abrió los ojos al escuchar el nombre de Natsuki y Nao le miró de reojo para apreciar su obra.
Mikoto y Nao se marcharon, aunque la última no dejaba de ver a Nina marcharse por la dirección contraria – “Lo sabía” – dijo para sí.




__________________________________________________________________________________

Bueno, espero les haya gustado. Reitero que lamento haber roto mi promesa pero el quinto se subira lo antes posible. Gracias por su amable comprension (ahorita me agarran a palos buuubuuuubuuuu)

domingo, 20 de abril de 2008

domingo, 20 de abril de 2008

Mini comic: Aventura culinaria

Bueno, les dejó este mini comic para amenizar un poco la espera de los siguientes caps del fic (ya se me ocurren algunos titulos jojojo) q estare subiendo pronto. Como quiero compensarles la espera, subire pronto el 4to y 5to cap juntos, solo faltan las imagenes. Bueno espero les guste este mini comic. Ali_D
Recuerden hacer click en las imágenes para agrandarlas (es q tal vez no se lee lo q dicen tons.....)
__________________________________________________________________________________









_____________________________________________________________________________________


Dedicado a tod@s los amantes de la mayonesa. amor irracional (como yo jajajajaja)
jejejejeje ^^b

miércoles, 16 de abril de 2008

miércoles, 16 de abril de 2008

El Fic sin título - Cap III

Hola hola, les dejo aquí el 3er cap (alguien ayudeme con un nombre, se aceptan sugerencias a: ali_dagos@hotmail.com)
Bueno bueno, por fin mi keridisima Natsuki K. me enseñó como subir las fotitos jejeje, así que espero les guste el fic y sus pequeños dibujos dispersos. Besos.


__________________________________________________________________________

Capítulo III: ¡Quédate siempre conmigo!

- ¿Natsuki? – Mai volteó al escuchar la puerta abrirse. Mikoto ya estaba dormida y Mai se preparaba para acostarse - ¿Dónde fuiste?........Pero…..pero estás empapada – Natsuki estaba apoyada en el marco, sujetando su casco y chorreando agua. Sus ojos estaban vidriosos y tenía las mejillas muy coloradas.







- Fui a pasear – respondió – pero tuve un pequeño contratiempo, siento llegar a esta hora……… Iré a cambiarme, Buenas noches Mai.
- Este……buenas noches Natsuki “definitivamente está muy extraña” – Mai se acostó pero permaneció despierta hasta que Natsuki salió del baño con ropa seca. Se disponía echarse en su cama, pero vio el pequeño paquete envuelto en papel - ¡Oh!, lo olvidaba, este paquete llegó unas horas después de que te fuiste.
- Eh……..bueno……..gracias Mai, lo abriré mañana “ahora solo tengo que enviarle el mensaje a Shizuru” – Natsuki puso el paquete a los pies de su cama y se echó. Tomó su celular y comenzó a escribirle un mensaje a Shizuru. Cuando ya estaba terminando escuchó:
- ¿Natsuki?
- “¿Ahora qué?” dime……
- ¿Estás bien? Hace tiempo que no hablamos………
- Mai….ahora no…..estoy muy cansada……. – pero Mai pareció no escuchar.
- Parece que tienes fiebre – dijo mientras se volteaba y se estiraba para poder tocar la frente de Natsuki.
- ¿Fiebre?.....no – Natsuki retiró la mano de Mai – es solo que caminé un buen trecho con la moto “¡diablos! pensé que solo se había rayado, tendré que repararle el eje mañana” – Mai empezó a reír discretamente - ¿de qué te ríes?
- Sí, caminaste un buen trecho……bajo la lluvia, jijijiji……Por cierto ¿A quién le escribes?
- ¿Qué no tienes que levantarte temprano mañana? – Contestó Natsuki, levantándose de un salto y completamente roja.
- Tengo el día libre……..(poniendo una cara muy pícara) Así que le estás escribiendo a ella…………
- ¿Ehhh? ¡No!....este digo Si…este….finalmente que te importa, métete en tus propios asuntos, Mai – Natsuki volteó la cabeza hacia la pared con los ojos cerrados y el ceño fruncido.
- Así que no me equivoqué……… Creo que alguien necesita sonreír un poco más…….
- ¡AAAAHHHHHH! ¡Que diablos! ¡¿Qué haces?! – Natsuki se abrazó a sí misma a modo de protección………
- Te…..hago…….¡cosquillas! – dijo Mai con una amplia sonrisa.
- ¡NOOOO!......¡PARAAAAA!....jajajajajajajajajaja….......¡¿Estás loca?!........¡Ahhhh!.......jajajajajajajaja....¡Basssstaaaaaaaa! – Los gritos despertaron a Mikoto.
- ¿Qué pasa?¿Por qué tanto……..? – Mikoto vio a Mai sobre Natsuki y se sonrojó, pero al momento se dio cuenta de que pasaba - ¡COSQUILLAS A NATSUKI!¡SIIIIIII!
- ¡Vamos por ella Mikoto! – Mai levantó el puño y señaló a Natsuki dando la orden para “atacar”
- ¡Noooooooooo!......................¡ahhhhhhhhhhh! jajajajajajaja!............Bastaaaaaaa, chicas………jojojojojo………..chicas…………..¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO! ¡Basta! ¡BASTAAAAAAAAA! ¡¡¡¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA AAAAAAAYYYYYYYYYYYY!!!!


- ¿Ummm?¿Qué?¿Un mensaje de Natsuki? – en la pantalla parpadeaba ese nombre
- “Shizuru, ¿podrías venir mañana a la academia? Iría por ti, pero tengo que reparar mi motocicleta. Yo invito el almuerzo. Necesito hablar contigo, siento que las cosas no quedaron bien la última vez. No quiero perderte………Natsuki” – El mensaje estremeció a Shizuru y de su mejilla rodó una lágrima de esperanza.
- Natsuki…… unas pocas palabras tuyas pueden hacerme tan feliz…… espero que esta vez sea diferente.


*Día siguiente (Domingo) Ciudad de Fuuka*


- ¿Hasta que hora te quedas?
- Hasta las cinco de la tarde. Tengo que estar cinco y media en la estación.
- ¿Es que tan temprano quieres llegar a la academia?
- ¡Ja! No es eso……. – Nina enrojeció.
- ¡Ohh! Ya veo, te gusta algún chico de la academia – Serguey estaba sentado en un sillón, leyendo el periódico y mirando con el rabillo del ojo a Nina quien salía aún en pijamas de la cocina con un tazón de cereal (*dato de la autora: ¡Tengo hambre!).
- ¡No!¡Claro que no papá! Que ocurrencia.
- Solo te fastidiaba.
- ¿Tienes que ir a trabajar hoy? – Nina vio que Serguey miraba insistidamente su reloj.
- No es nada, regreso en un par de horas, hubo un incidente ayer que tengo que ir a verificar. Sabes, ser asociado de esa empresa no es nada fácil. Solo espérame lista para ir a almorzar juntos. ¿Está bien?
- De acuerdo – Nina lo dijo sin muchas ganas, pero levantó el ánimo y dijo - ¡Está bien! “solo espero que de verdad vuelvas”



- “Mmmmmmmmmm, huele bien……………huele muy bien……..es……es…..es…..” ¡¡¡EL DESAYUNOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! – Mikoto se levantó de un brinco y fue hasta donde estaba Mai, quien preparaba el desayuno - ¡Mai, Mai, Mai! ¡Desayuno, desayuno, desayuno!
- Espera un momento Mikoto, ya estará listo. Ve a despertar a Natsuki por favor.
- De acuerdo……..(cantando) desayuno, desayuno, comida, comida – Mikoto se subió encima de Natsuki como un gato, espero un momento y empezó a saltar gritando - ¡Natsuki!¡despierta!¡Natsuki! – pero Natsuki ni abrió los ojos, mucho menos intentó sacársela de encima. Mikoto dejó de saltar y se acercó a ver el rostro de Natsuki de cerca. Tocó con su mano una de sus mejillas y saltó en busca de Mai.
- ¿Qué pasa Mikoto? – Mikoto le señaló en dirección a la cama de Natsuki - ¡Oh no!, no puede ser… - Mai se acercó a la cama y tocó la frente de Natsuki; estaba hirviendo.
- ¿Está muerta, Mai?
- ¡No, Mikoto! No digas eso, tiene mucha fiebre, tal vez debamos llamar a Youko-sensei.
- Ese…..conejo….se lleva……mi llave inglesa ¿Cómo repararé…… el plato de la moto? (*dato de la autora: se que están pensando ¿Quéeeeee?) – Natsuki estaba delirando (¬¬)
- Ara, definitivamente hay que llamar a Youko-sensei.



- “Ummmm, estos datos…………… tendré que revisarlos después…….se me hace tarde………. Ummmm………… No puede ser………. ¿¿¿¿Esta chica es la hija de la doctora Kuga????..... Pensé que había muerto en el accidente……. La fundación Searrs nos ocultó mucha información” – En la pantalla de un computador de una de las sedes más grandes de las “Farmacias Iwasaka” estaba una foto de la doctora Kuga, al lado una foto del accidente con el camión. Pero no había más datos, la fundación Searrs ocultó mucho y la información debía ser nuevamente recolectada. Se estaba descargando el archivo en una llave USB – “Bueno, eso es todo, ahora debo irme…..” ¿Así que tu hija no murió como se nos hizo pensar? ¿ehhh…..Saeki?


- Bueno, eso es todo, solo asegúrense de que descanse bien y que la fiebre no se suba más. Vuelvan a llamarme si hay algún cambio en su estado ¿de acuerdo?
- Arigato Youko-sensei, le llamaremos – Mai despidió a Youko sensei.
Yukino iba hacia el aula del consejo estudiantil cuando vio a Youko-sensei.
- Buenos días…..¿Pasa algo, Youko-sensei?
- Nada en especial, regreso del cuarto de Kuga-san. Tiene una fiebre muy alta y necesita guardar cama………. Esa chica siempre se mete en problemas.
- ¡Oh! Gracias por informarme.
- De nada, un placer hablar contigo – Youko-sensei continuó su camino de regreso a la enfermería.
Yukino entró en el aula dejo los papeles encima del escritorio, jaló la silla y cuando se disponía a sentarse….
- Buenos días Kikukawa-san – Shizuru estaba en el marco de la puerta.
- Buenos días Kaich……Fujino-san…… ¿de visita de nuevo?
- Si, pues algo así. Estoy buscando a Natsuki, me pidió que viniera pero no la encuentro por ninguna parte – dijo con una amplia sonrisa, la de siempre – bueno, seguiré buscando, nos vemos……Yukino-san – Yukino se ruborizó un poco, pero al instante recordó lo que Youko-sensei le había comentado.
- Ehhh…… Fujino-san… espera…..
- ¿Ehh? Dime Yukino-san – (todo el mundo sabe que Shizuru agarra confianza rápido ¿no?)
- Kuga-san está en su habitación…….acabo de encontrarme con Youko-sensei y me dijo que se encuentra en cama porq…… ¿Fujino-san? – Como nunca, Shizuru empezó a correr en dirección a la habitación de Natsuki. Cuando llegó tuvo que recuperar el aliento un momento. Se dispuso a tocar la puerta cuando Mai abrió y por poco se chocan.
- ¡Fujino-san!.... Justo salía a buscarte.
- Buenos días Mai-san, me dijeron que Natsuki está en cama.
- Sí, es que regresó ayer caminando bajo la lluvia. Despertó hace unas horas y me dijo que tenía que verse contigo, por eso salía a buscarte. Ahora está durmiendo…….vamos, ¡pasa! No te quedes ahí afuera.
- Ehhh….gracias Mai-san – Ni bien entró volteó la cabeza y vio a Natsuki en su cama – “es tan hermosa…….. Se ve tan tranquila cuando duerme que…….” – La mente se Shizuru voló tiempo atrás, cuando estaban en pleno carnaval y ella, junto a Natsuki estaban apartadas del mundo, solo ellas dos……………… esa vez, Natsuki dormía…… su cabello a un costado, su cabeza ladeada, su piel blanca con un pequeño reflejo de la luz crepuscular; la brisa suave que acariciaba a las dos chicas y la paz……… ese beso – “ese beso……..la tentación fue demasiada, yo no podía……..yo no podía mas………”
- ¿Fujino-san?¿Estás bien? – Mai le regresó a la realidad.
- Mai, Mai, creo que Shizuru-san también tiene fiebre, está muy roja – Mikoto señaló el rubor que se había formado en las mejillas de Shizuru.
- Hola Mikoto-chan, estás creciendo……..
- Jejeje, así es, dentro de poco podré ponerme el sujetador que Natsuki me regaló.
- ¿Fujino-san…..?
- Shizuru… Shizuru está bien Mai-chan.
- Bueno, Shizuru, me han llamado del hospital, al parecer pronto llegará Takumi.
- ¡Oh! Tu hermano ¿verdad?
- Sí, así es – dijo Mai muy contenta – por eso quería pedirte el favor de que te quedarás con Natsuki. ¿Puedes? (vaya pregunta……claro que sí).
- No te preocupes, me quedaré con ella hasta que vuelvas.
- Arigato Shizuru. Vamos Mikoto – Mai y Mikoto salieron de la habitación.
- “Natsuki” – Shizuru tomó una silla y se sentó al lado de la cama de Natsuki.







*Escena extra (ESPECIAL)/ Mai y Mikoto “van al hospital”*

- ¿Mai?
- Dime Mikoto.
- Este no es el camino al hospital
- Lo sé (risa de loca que se ríe sola)
- Entonces ¿Hacia dónde vamos?
- A tomar algo al Lindem Baum
- ¿Y por qué le dijiste a Shizuru-san que íbamos al hospital? – Mai no respondió y Mikoto sacó rápidamente conclusiones – ¡Mai!¡¡¡¿¿¿Eso quiere decir que…..???!!! – Mai le cubrió la boca con sus manos.
- Vamos Mikoto, no grites y vamos a tomar un helado – en ese momento soltó a Mikoto, quien la miró un momento y dijo:
- Bueno, yo quiero mi helado de fresa.
- Está bien, Mikoto – Mai sonrió y siguieron su camino al hosp.……. Digo al Lindem Baum. A lo lejos, se podía escuchar a Mai riéndose sola.

. . .



- Eres tan hermosa Natsuki que no sé si Mai me hizo un favor al dejarme contigo, o es un cruel juego para torturarme – Shizuru contemplaba como el vientre y el pecho de Natsuki se elevaban suavemente con cada respiro de la chica. Shizuru pasó la mano por la cabeza de Natsuki y sintió la fiebre, luego tomó su mano derecha – “Pero ¿Qué….?” – Shizuru se dio cuenta del corte que Natsuki tenía en la mano. Ya se veía que estaba cicatrizando. Shizuru observó la herida por un momento, luego volvió a mirar el rostro apacible de su amada – Te amo Natsuki, en verdad te amo demasiado – se quedó así por un momento. La tentación para Shizuru era demasiada. Se levantó lentamente de la silla y apoyó los codos en la cama; extendió una mano y tocó el rostro de Natsuki suavemente – Te amo, quiero que seas mía – dijo casi en un tono inaudible. Shizuru sentía que una oleada de emociones se agolpaba en su cabeza y le haría explotar. Sintió las mejillas enardecer y como su razonamiento disminuía mientras mas cerca de ella estaba. Pasó sus dedos por los párpados, luego por las mejillas y finalmente por los labios. Le tomó del mentón y cerró lentamente los ojos, dispuesta a robarle, otra vez, un beso…… Pero se detuvo. Abrió los ojos de golpe y se encontró con lo que ella creía era el rostro más bello del mundo. Sintió que las lágrimas se juntaban en sus ojos. Regresó su cuerpo rápidamente a la silla y volteó la cara – Perdóname Natsuki……Perdona mi egoísmo, otra vez….. – con el envés de la mano se limpió los ojos y en ese momento lo vio. En la mesa al lado de la cama había un pañuelo blanco, con una línea roja y las letras NW bordadas en él. Se dispuso a cogerlo cuando…….. Natsuki se movió y empezó a hablar en sueños.







- No me dejes…………. No me dejes sola, por favor – las lágrimas comenzaron a salir de sus ojos aún cerrados – No me….dejes sola…… - Shizuru solo apretaba la mano de Natsuki.
- “No te dejaré nunca Natsuki”
- ¡NOOOOOOOOOO! ¡SHIZURU! ¡NOOOO! – Natsuki se despertó casi saltando de su cama, sudaba frío y tenía una mirada asustada en los ojos. Miraba hacia todos lados, como buscando algo, a alguien; hasta que vio a Shizuru.
- Natsuki, cálmate. Estoy aquí, te estoy cuidando………..
- ¡Ahhhhhh! ¡¡Shizuru!! – Natsuki terminó de salir de debajo de los cobertores y saltó al cuello de Shizuru, abrazándola muy fuerte, como si algo fuera a quitársela. Entró en un ataque histérico y rompió en llanto - ¡Shizuru!¡No me dejes!¡No te vayas!¡No te alejes de mí!.........
- Natsuki, Natsuki ¡Cálmate! – Shizuru trantaba de calmar a Natsuki, pero ella parecía no escuchar.
- ¡Quédate!¡Quédate siempre conmigo, Shizuru!¡No quiero perderte!¡NOOOOoooooo!
- Natsuki……. ¡Natsuki!¡Mírame!¡No me iré a ningún lado! – Natsuki comenzó a calmarse hasta que soltó a Shizuru. Se sentó en su cama y miró al suelo, avergonzada.
- Lo siento Shizuru, no debí…….. – Shizuru dejó la silla y se acomodó al lado de Natsuki.
- Calma Natsuki, no digas nada más……..
- ¡No! Yo…… no debí haberte tratado como te trate la última vez que nos vimos……..
- Nat….su…..ki……..Yo…… Fue mi culpa – Natsuki levantó la cabeza y miró a Shizuru.
- Deja de echarte la culpa por mis acciones ¿quieres?
- Natsuki…… - Shizuru rió amargamente por un momento – Es mi culpa amarte…..Tú, tú no tienes la culpa de nada………no tienes la culpa de ello.
- Shizuru………. – Natsuki que ya estaba colorada por la fiebre, enrojeció aún más.

Los últimos rayos de sol entraban por el balcón y rodeaba las siluetas de Shizuru y Natsuki. Shizuru estaba sentada en la cama, la espalda apoyada en la pared y una pierna estirada. Sobre la pierna que no estaba estirada, Natsuki reposaba su cabeza y dormía sintiendo su sueño protegido y velado, mientras Shizuru sostenía un paño frío sobre su cabeza. En ese momento, Natsuki buscó la mano de Shizuru y la entrelazó. Se miraron a los ojos hasta que el sueño venció a Natsuki. Los rayos de sol se iban perdiendo y la brisa entraba fresca por la ventana.
- “Solo desearía que esto fuera eterno………..” – pensó Shizuru antes de que el sueño se apoderase de ella también. Las dos se quedaron así, muy quietas, con sus manos aún entrelazadas.







Las estrellas ya se podían ver. En la estación, el tren que venía desde la ciudad, arribaba. Un mar de gente que iba y venía, subía y bajaba. Un torrente de aire fue lo primero que sintió al bajarse, un torrente de aire fresco, olor a bosque y algo de humedad.
Nina Wong bajaba del vagón y se disponía a salir del andén para poder ir a la academia. Lo que no sabía era que, una pelirroja de ojos verdes penetrantes, observaba con minuciosidad cada detalle de ella, cada movimiento que hacía.
- “Algo te propones al estar aquí, ¿verdad?” – una ligera sonrisa, más parecida a una mueca se dibujó en su rostro.