Rss

martes, 29 de enero de 2008

martes, 29 de enero de 2008

El Regreso de la Estrella Roja Cap. 14

Siento la tardanza al continuar el fic, pero tras una mala racha, vuelvo con la continuación de la Estrella Roja, espero que os guste pese a que hay gente que me odie por no escribir lo que ellos quieren. GOMENE!!
saludos a tod@s


Capitulo 14

Mikoto no podía dormir, en su cama con los ojos cerrados pensaba en todo lo que la estaba pasando, se preguntaba si era normal el cambio que estaba sufriendo, lo que estaba sintiendo, todo aun le resultaba duro y le costaba hacerse a la idea.
En la cama de al lado, escuchó como Mai se levantaba, por el ruido Mikoto intuyó que la pelirroja se había sentado en la cama.

- Mikoto, ¿duermes? – susurró la chica.

A Mikoto no le apetecía contestar, prefería que Mai pensara que estaba dormida.

- Mikoto, tengo miedo – dijo sentándose despacio en la cama de la chica de las trencitas – Eres lo que mas quiero en el mundo, y tengo miedo de que algo te pase… - Mikoto había tenido la necesidad de abrir los ojos cuando escucho que Mai tenia miedo, pero tras las siguientes palabras se quedo inmóvil en el sitio, la pelirroja no podía referirse a eso… ¿o si?- Te Amo Mikoto, y aunque no sea correspondido te protegeré cueste lo que cueste- Mai acarició el pelo de la chica, y volvió a su cama.

Mikoto no podía creer las palabras de Mai, sus pensamientos volvieron a dar vueltas por su cabeza, ahora sintiéndose culpable, no quería hacer daño a Mai. “Tal vez lo mejor sea alejarme de ella un tiempo…”
Cuando Natsuki abrió la puerta de la habitación, ambas ya dormían. A la mañana siguiente nadie hablo mientras desayunaban mas que un buenos días y un hasta luego.

Las clases estaban siendo tranquilas para todas, y para Natsuki también, hasta que de repente, por la puerta entro Shizuru, al parecer para comentarle algo a su profesor. Sintió un pinchazo dentro, aun le afectaba lo ocurrido con ella, pero ambas habían llegado a la conclusión de que era lo mejor “Ha sido mi primer amor… es lógico que aun duela, y que nunca llegue a olvidarla, pero ahora… por fin siento algo que me desborda, esa Shizuma a conseguido en poco tiempo lo que Shizuru intentó años… “ Los pensamientos de Natsuki volaron junto a Shizuma, y ya no presto atención al resto de la clase.

Shizuma aun seguía con los papeleos por el traslado, llevaba toda la mañana hablando con la directora, y aun que ya le habían asignado una clase, ese día ya lo había perdido. Mientras caminaba vio a algunos alumnos que ya salían de sus clases. No tenía otra cosa que hacer más que ir a su habitación e intentar ponerse al día, pero la idea de encontrarse con Shizuru no le hacía gracia, ambas procuraban evitarse lo máximo posible. Shizuma se sentía mal por lo ocurrido, ella no pretendía quitarle la “novia” a nadie, ella no había pretendido enamorarse de nadie…
Mientras caminaba despacio pudo distinguir una silueta bastante mas adelante, su impulso fue salir corriendo tras ella, abrazarla por detrás y confesarle que la había echado de menos, pero se freno, no quería agobiar a Natsuki. Decidió hacer tiempo, y luego iría a verla. Se cruzó con la chica que conoció el primer día, la pelirroja que también era una Hime.

- Hola- dijo Mai sonriendo - ¿Cómo estas?
- Y a ti que mas te da…
- Bueno… vale, tampoco es para que te pongas así, ¿has visto a Natsuki?
- Creo que iba para su habitación – dijo de mala gana, Mai no era la típica persona que la agradara mucho, aun que no sabia por que.
- Ah! Entonces espero que lea mi nota… - tras la cara de duda que se dibujo en Shizuma- Es que yo voy a ver a mi hermano entonces la e dejado comida en el frigorífico – La expresión de Shizuma delataba que seguía sin entender nada- Soy compañera de cuarto de Natsuki, y su amiga.
- Ah! ¿Tienes un hermano en la escuela?
- Si, se llama Takumi, y ahora voy a verle, nos vemos Shizuma – dijo emprendiendo el camino – Por cierto, la otra chica con la que compartimos cuarto no vuelve hasta pasadas mas de 2 horas, lo digo por si te apetece ir a ver a Natsuki.

Cuando Natsuki llegó a su habitación no se encontró con nadie, tan solo una nota escrita por el puño de Mai en la que se podía leer “He ido a ver a Takumi, os dejo comida en la nevera”.

La chica, cansada, dejo caer el papel sobre la encimera, y la mochila en el suelo, a los pies de su cama. Acto seguido comenzó a quitarse el uniforme, hasta quedarse simplemente con la ropa interior y una camiseta de tirantes.
De rodillas comenzó a gatear hasta llegar a la almohada, antes de dejar caer su cuerpo boca abajo contra el colchón, echo un vistazo al reloj de su mesilla.

- Aun faltan 2 horas para que Mikoto salga de clase- Sus ojos empezaban a cerrarse.

Su descanso duro poco, pasados unos 10 minutos alguien la despertaba de su sueño golpeando la puerta de la habitación.

- No puede ser…- dijo levantándose y dirigiéndose hacia la puerta, era tal el sueño que tenia que ni se percato que no llevaba apenas ropa, hasta que tras abrir la puerta observó la cara de Shizuma, a la que una pequeña gota de sangre le empezaba a salir de la nariz.

Lo ojos de Natsuki se abrieron como platos tras verla, luego la vergüenza se apoderó de ella haciendo que su cara se tornara roja.
Por su parte Shizuma, que se había quedado paralizada tras esa bienvenida, no dejaba de observar de arriba abajo a Natsuki.
- ¿Qui… quieres pasar?- Natsuki hablaba en tono bajo y aun le ardía la cara.
- ¿Lo dudas?- saltó sin pensarlo Shizuma- Quiero decir que si, que sería un placer, yo… - Parecía que Natsuki le había pegado el color de cu cara.

Aun no había cruzado la puerta cuando Natsuki la cogió por la cintura, acercándola a ella y por lo tanto dentro de la habitación. Tras escuchar tras de si el portazo que había dado Natsuki con le brazo que había separado de su cintura por unos instantes, los labios de Natsuki se lanzaron sobre los suyos, mientras que sus brazos bajaban por la espalda, a Shizuma no le costó reaccionar y empezó a jugar con su lengua enredándola con la de su compañera, mientras, Natsuki daba pasos hacia atrás, tirando de Shizuma. Sus manos habían bajado tanto que ahora tenían que subir, pero lo hacían por debajo de la falda de Shizuma. Ésta había dejando de jugar con la lengua de Natsuki para empezar a recorrer su cuello con la suya. Pese a que Natsuki no había vivido nunca una situación así, su cuerpo actuaba solo, empezó a buscar con sus dedos la goma de la braga de Shizuma, al encontrarla no dudo en colarse dentro, notaba lo mojado que estaba aquello y un escalofrió recorrió toda su espalda, mientras la excitación y el deseo por Shizuma crecía cada vez mas.
Shizuma se entretenía pasando su dedo corazón por debajo del sujetador de Natsuki, acariciando sutilmente los pechos de la chica, según su mano se acercaba a la zona mas dura del pecho hacia que se le agitara la respiración a Natsuki, hasta que apretando dulcemente el pezón, de su boca salio un grito ahogado. Natsuki comenzó a introducir sus dedos en la vagina de Shizuma cada vez mas rápido, haciendo que la morena se estremeciera, gimiendo cada vez más.

Shizuma empujó a Natsuki sobre la cama, cayendo ella también, quedando encima de la chica. Empezó a levantar la camiseta de Natsuki mientras esta desabrochaba los botones de la camisa del uniforme, deslizando suavemente los dedos entre ellos.

La que se encontraba encima consiguió su propósito de sacar a Natsuki de dentro de su camiseta, haciendo que se incorporara un poco debajo de ella, antes de bajarla de nuevo a la cama aprovecho para desabrocharle el sujetador mientras pasaba de besar sus labios a besar su cuello.

Su mano izquierda pareció haber encontrado refugio en el pecho de Natsuki al tanto que sus dedos jugaban con el pezón.
Poco a poco Shizuma fue bajando por el cuello hasta tomar la posición de la mano y su lengua empezó a imitar a sus dedos.

Natsuki terminó de desabrochar la camisa de Shizuma, sentía la enorme necesidad de tocar todo aquello que estaba viendo, quería acariciar cada centímetro de Shizuma.
Su cuerpo le pedía mas, no podía quedarse allí tumbada mientras Shizuma se encargaba de alterar cada poro de su piel, haciéndola respirar mas deprisa,

El sonido que provocaba al intentar recuperar el aliento una y otra vez, le impidió escuchar el ruido de la puerta al abrirse.

A Mikoto le costaron varios segundos asimilar aquello, su mano se agarró con fuerza al pomo de la puerta, la misma fuerza usó cuando al volver por donde había llegado dio un portazo.

Corrió a través del jardín que separaba las residencias, le dolía tanto lo que había presenciado que ni se limito a pensar en lo que había hecho hasta pasados unos minutos en los que disminuyo el paso, “No tendría que haber reaccionado así… Natsuki no es mía, no me pertenece, no creo que ni le importe” pego una patada a una pequeña piedra que había en su camino, se perdió a lo lejos.

Autora: Natsuki Kuga

jueves, 24 de enero de 2008

jueves, 24 de enero de 2008

POR AMOR - CAPITLO 5: RESPUESTAS.

Autora: DarkMajo86 (http://darkmajo.livejournal.com/)

Capítulo 5: Respuestas

Caminaba lentamente y con la cabeza baja hacia el punto de encuentro de siempre. No entendía bien porqué le afectaba tanto lo que dijo Mai solo la noche anterior a Natsuki.

“…cuando estoy a solas con él… me pongo un poco nerviosa, siento que el corazón late a mil por hora… mis manos sudan frío… siento que mi habilidad de pensar se reduce a la mitad… y a veces… no se… hago cosas que normalmente no haría… incluso me irrita ver que algunas chicas se le acerquen…” Llegó al lugar y no encontró a nadie, por lo que se sentó apoyando su espalda al árbol mientras abrazaba sus rodillas y apoyaba su frente en ellas. “-Y alguna vez te sentiste de esa forma con Mikoto? - No, a Mikoto la quiero mucho al igual que a ustedes, pero nunca me sentí así… con ninguna de mis amigas más cercanas si eso quieres saber…” Mikoto entendía bien a qué se refería Mai, le había explicado todo lo que sucedía y hasta cierto punto comprendía pero… ¿por qué le dolía tanto pensar que ella podría ser solo una persona más en la vida de su amiga? Sabía en el fondo que no era cierto, que ella era especial, pero aún así, no podía evitar pensar en que Mai en algún momento se iría y la dejaría sola. “Pero mi Ani-ue no me dejaría sola…” Reito. ¿Acaso era él su persona especial¿Era por él por quien lucho todo ese tiempo? En un principio así era, pero ahora? Si tuviera que pelear de nuevo ¿por quién lo haría¿Mai¿Reito? Estaba segura que pelearía por cualquiera de los dos, probablemente incluso por Natsuki. “Que hace diferente a Mai del resto de las personas? Yo la quiero mucho y ella me quiere… entonces porqué me siento así?” Puso sus manos en su cabeza, ejerciendo presión sobre ella, como si quisiese aplastar todos esos pensamientos que lo único que hacían era confundirla más, “¿será que solo seré un estorbo para ella¿Me estaré interponiendo en su felicidad?” Movió bruscamente su cabeza, negando ese último pensamiento.

-Mai me quiere… -dijo intentando convencerse a sí misma –Mai me quiere… -Pero si la quería tanto… ¿Dónde estaba ahora? “Tal vez está con él y se olvido de mi..” –No! –dijo a la vez que volvía a negar con la cabeza. “Debe estar haciendo algo que la mantuvo ocupada…va a llegar en cualquier momento”

-Mikoto!! – escuchó la voz de Mai llamándola desde lejos. Mikoto volteó la cabeza y miró en aquella dirección.

-Mai! –al momento de verla, todos los pensamientos que antes estaban atormentándola desaparecieron. Se puso de pie y Mai corrió hacia ella. Mikoto estaba apunto de quejarse por el hambre que tenía cuando notó a Mai preocupada.

-Mikoto, tenemos que ir a la enfermería, Natsuki no se encuentra bien. –No necesitó decir nada más para que la chica-gato saliera corriendo a su encuentro, seguida muy de cerca por su amiga. Mientras corría comprendió que definitivamente pelearía por Natsuki, y por cualquier otra persona importante para ella.


Su mirada estaba puesta en el techo de la habitación (que sentía tremendamente familiar a pesar de haber estado pocas veces en ese lugar), desde que abrió los ojos minutos atrás. “Los blancos son todos iguales, especialmente los de una enfermería”. No sabía exactamente que fue lo que le pasó, lo único que recordaba era que le dolía mucho la cabeza y que Takeda había estado hablándole de algo que sabía era importante, pero no había forma que recordase qué. Sabía que tenía que irse de aquel lugar inmediatamente, pero no sabía porqué. Se sentó en la camilla y apoyó su espalda contra la pared. Levantó levemente su mano izquierda, con la palma frente a ella la miró fijamente. Uno de los últimos recuerdos que tenía de Shizuru era el haber tomado su mano, depositando un beso sobre ella. “Shizuru…” Ante aquel pensamiento se ruborizó y bajó su mano rapidamente, mirando hacia otro lado. “Porqué tengo que recordar esto ahora?”

-Ah, ya despertaste. ¿Cómo te sientes? –aquella voz hizo que levantara la mirada y la posara sobre otra que la observaba fijamente.

-Pues…creo que bien –se mantuvo en silencio por un instante antes de seguir –que me paso?

-Te desmayaste, al parecer Takeda-san estaba hablando contigo.

-Ahh…. No lo recuerdo bien.

-Estas confundida, probablemente pronto recuerdes todo una vez que te orientes mejor.

-Mnnn…-se puso en pie lentamente –Bueno Youko-sensei, será mejor que me vaya. No quiero que mi record de asistencia se deteriore de nuevo –dijo pensando en una excusa para salir de ese lugar.

-No te preocupes por eso, las faltas de hoy quedan justificadas. Lo mejor sería que regresases a descansar.

-No puedo, tengo algo que hacer.

-Y ese algo no puede esperar?

-No, creo que es importante.

-Crees? –la miró confundida.

-…se que hay algo que tengo que hacer, pero no recuerdo exactamente que es –unos golpes en la puerta desviaron su atención, seguidamente una cabeza curiosa se asomó.

-Youko-sensei, puedo- Natsuki! Ya estas bien! –entro rápidamente seguida de Mikoto, que apenas la vio se abalanzó contra ella abrazándola

-Ouch! Tranquila Mikoto, ya estoy bien.

-Natsuki, que fue lo que paso? –hablo Mai más seriamente.

-No lo se, solo recuerdo que estaba hablando con el idiota ese y luego todo se volvió negro.

-Idiota? –Natsuki suspiró resignada antes de contestar

-Takeda

-Ah! Si él fue quien me aviso que estabas aquí –la observó detenidamente antes de continuar –y no deberías estar descansando?

-Estoy bien.

-Natsuki tiene que descansar si no esta bien! Ya se! Cuando yo no estoy bien Mai me prepara un ramen y me siento mejor! Mai –dijo soltando a Natsuki y volteando hacia su dirección –prepara ramen para Natsuki –su estomago entonces sonó – y para mi también…

-Jajajaja tranquila, no paso nada serio. Solo me desmayé

-Natsuki… como es que- se detuvo un momento, prefiriendo dejar de lado el tema para después –bueno, deberías estar descansando aún, uno no se desmaya y se pone a correr al minuto siguiente

-Ehh... no estoy corriendo…- Mai puso una mano en su frente, mostrando una clara desesperación.

-Es un decir! –se puso detrás de Natsuki y con un leve empujón hizo que avanzara.

-Hey!

-Youkoi-.sensei, creo que será mejor que me lleve a Natsuki a los dormitorios.

-Si, es mejor. Por favor Mai-san asegúrate que descanse.

-Pero ya dije que estoy bien!

-Mai… ramen… -dijo Mikoto tomándose el estómago.

-Si, si, volvamos y déjame prepararte algo de comer antes de volver a clase –dijo mientras ejercía presión con ambas manos en la espalda de Natsuki para hacerla caminar.

-Pero-

-Nada de peros, será mejor que me hagas caso si no quieres que le cuente a Shizuru-san –al escuchar aquel nombre Natsuki se sintió extraña. Algo no estaba bien, pero dejó pasar ese sentimiento y se dejó guiar por Mai en silencio, seguidas fielmente por una hambrienta Mikoto.


-Bueno si eso es todo, no necesito seguir más aquí –dijo poniéndose de pie

-¿Porqué no te quedas por el fin de semana?

-Claro! Tu padre tiene razón Shizuru-san, así podría venir Tomoe-chan y pasar el fin de semana juntas. Tú sabes cuanto te estima. –Shizuru lo miró fijamente. “Si, lamentablemente lo sé”

-Shizuru deberíamos dejar atrás nuestras diferencias. Soy tu padre y deberíamos ser una familia. –Shizuru desvió la mirada para ver a su padre. A pesar de estar sorprendida por sus palabras su rostro solo mostraba aquella sonrisa educada que él mismo le había enseñado a portar.

-Ara, que extraño escuchar eso. Hace solo unos minutos atrás tú y yo solo éramos socios –Ryuuta la miró fijamente, frunciendo el seño levemente. Shizuru notó esto inmediatamente y sonrió levemente, al fin había quebrado esa fachada, una pequeña victoria personal –pero agradezco la invitación. Sin embargo debo atender muchos asuntos en Fuuka, por lo que prefiero volver. Pero supongo que nos mantendremos en contacto hasta cerrar este….acuerdo.

-Bien, como quieras –dijo Ryuuta levantándose de la mesa –Konatsu-san, hablemos en mi despacho –caminó rápidamente para salir del lugar.

-Bueno Shizuru-san, ha sido un placer verte de nuevo. Espero volver a vernos pronto –Konatsu se puso en pie listo para seguir al dueño de casa.

-Konatsu-san, una cosa más

-Dime

-No quiero que ni usted ni Marguerite-san se acerquen a Natsuki. Si no cumple esa parte del trato yo tampoco lo haré, y vamos a tener problemas.

-Entiendo perfectamente, así será.

-Me alegra que nuestros términos estén en orden.

-Si me permite, debo ir con su padre –caminó en dirección a la puerta – sin embargo, no prometo nada sobre Tomoe-chan acercándose a ti –dijo susurrando mientras cerraba la puerta tras sí.

Shizuru miró en dirección a la puerta antes de sentarse. Tomó entre sus manos la tasa de té que había dejado a medio terminar. Llevó un poco del líquido a sus labios, para luego dejarlo en la mesa nuevamente mientras un gesto de disgusto se formaba en su rostro.

-Ara, me pregunto como es que Natsuki puede tomar el té frió.


Sus pasos eran lentos e inseguros; aún así estaba decidido en ir a cerciorarse como estaba Natsuki. Después de todo, él consideraba que era su culpa. Toco la puerta antes de girar la perilla y asomar su cabeza.

-Youko –sensei, puedo pasar?

-Ah! Takeda-san, claro, adelante- entró cerrando lentamente la puerta tras de sí, intentando hacer el menor ruido posible.

-Eh… Youko-sensei…ah.. mnnn…-puso una mano en la nuca, completamente nervioso.

-Si buscas a Kuga-san –dijo interrumpiendo al muchacho, notando su nerviosismo –se fue a su dormitorio con Mai-san, es mejor que la mantenga vigilada. Pero no te preocupes, ella está completamente bien. Al parecer el desmayo se produjo por el estrés. Está esforzándose mucho para poder pasar el año escolar según tengo entendido.

-Y con Fujino-san desaparecida se debió agravar… mnnn.- dijo susurrando para sí

-Perdón, dijiste algo?

-Ah! No nada, no se preocupe. Voy a buscarla a los dormitorios, gracias –diciendo esto hizo una pequeña reverencia y salió en dirección a los dormitorios. “Mnnn… puede ser que si le digo lo que me dijo Kikukawa-san solo empeore todo. Pero si no le digo nada, ella lo hará y yo quedaré mal con ella…. Ah! Que desesperante… bueno, será mejor que se lo diga… puede ser grabe…”.

Natsuki no había dicho una palabra desde que salió de la enfermería. Algo estaba mal y Mai lo sabía, sin embargo, por ahora prefirió no decir nada, no quería alterar a la chica. Por otra parte Mikoto también estaba claramente callada; Mai supuso que se debía a la situación que enfrentaban. El ramen en la mesa solo hizo que un “gracias” sonara en el ambiente mientras volvías a su estado inerte. No fue hasta que terminaron de comer que Mai se aventuró a hablar.

-Espero que les haya gustado, normalmente cuando ambas terminan de comer mencionan algo sobre mi cocina.

-Eh? –Natsuki la miró confundida unos instantes –Ah! Estuvo exquisito Mai, como siempre

-Si! La comida de Mai siempre es deliciosa! –dijo asistiendo con la cabeza mientras hablaba – quiero mas! –Mai y Natsuki solo sonrieron

-Ok, ahora te sirvo más, la verdad que me estaba preocupando un poco de que no pidieras más!

-Mai, el día en que Mikoto no quiera más tu comida será el fin del mundo, créeme...

-jajajaja… tal vez tengas razón

-Mai! Sírveme más pronto! Aún tengo hambre!

-Si si… -dijo poniéndose de pie, tomando el tazón entre sus manos. Natsuki se pudo en pié también, para poder colocar el suyo en el lavadero y guardar su casi vacía botella de mayonesa.

-Debo comprar más mayonesa…. –dijo para sí mientras entraba a la cocina detrás de Mai

-Decias algo?

-Uh? No nada

-Mnnn… Natsuki….- Mai intentaba encontrar las palabras adecuadas para hablar con su amiga mientras servía un poco de ramen para Mikotro –que paso exactamente? Uno no se desmaya así por así…

-No lo sé, lo único que recuerdo es que me dolía mucho la cabeza y mi visión se puso borrosa, luego llego Takeda y me dijo algo que no sé que fue… y lo demás ya lo sabes…

-Mnnn… tal vez lo que te dijo Takeda-san te alteró un poco, añadiendo tu malestar… tal vez es el estrés –dijo pensativa, intentando buscar una razón.

-Naa… no lo creo…-

-Es solo que-fue cortada por Mai –Takumi a veces se desmayaba porque su cuerpo se sentía debil, por su corazón…

-Mai… no te preocupes, yo estoy bien… tal vez tengas razón y es el estrés… después de todo tengo siempre presente el hecho de que tengo que pasar esos cursos extra de cualquier manera…

-Mnnn… -un golpe en la puerta las distrajo –Ah! Ve a ver quien es mientras yo le llevo esto a Mikoto

-Ok –Al abrir la puesta se sorprendió de ver a Takeda, pero luego recordó que tenia que hacerle unas preguntas –Tu!

-Ummm… Hola, q-quería saber como estabas…

-Eso no importa! Que fue lo que pasó en la tarde? Que dijiste?

-Primero necesito saber si estas bien…

-Estoy bien, no fue nada. Ahora dime! Estas agotando mi paciencia!

-Es sobre… Fujino-san…

-Shizuru? –dio un paso al frente –que pasa con ella?

-Pues… -por primera vez en toda la conversación Takeda la miró a los ojos, como si de alguna manera quisiera leer en aquella verde profundidad –estas segura de que estás bien? –Natsuki frunció el seño y gruñó por lo bajo, tomando a Takeda del cuello de su saco y lo estampó contrala pared, al lado de la puerta.

-Habla!

-Yukino-san me dijo que Fujino-san ha desaparecido

-Que?! –dijo soltándolo. El aprovechó para poder respirar y frotarse el cuello

-Me dijo que al parecer fue forzada a irse de su departamento y algo sobre unos hombres de negro… que tu entenderías…

-No… el Primer Distrito acaso… -Mai salió a la puerta para ver que pasaba.

-Sucede algo? Uh? Natsuki! –Mai solo tuvo tiempo de ver a su amiga correr hacia la salida del edificio.


La rubia iba de un lugar a otro en su habitación, dando vueltas una y otra vez, pensando que pudo haber pasado con Shizuru y esperando la llamada de Yukino. Se detuvo un momento y miró hacia el reloj que tenía colgado en una de sus paredes. “Mnnn… ya estan en la hora de almuerzo, llamaré a Yukino ya debe saber algo…” Se acerca a su mesa de noche donde tenía el celular, lo toma y llama a Yukino; después de tres timbradas ésta contesta.

-Haruka-chan?

-Si Yukino, ya sabes algo?

-Pues no, fui a hablar con la directora pero incluso ella no sabe nada. Sin embargo dijo que no podían ser del Primer Distrito ya que dejo de existir después del Carnaval. Pero aún así va a averiguar más.

-Bien… Yukino, apenas termines la escuela quiero que nos veamos en el café de siempre, esta bien? Tenemos que pensar donde está, por cierto, Kuga no te dijo nada?

-No, no logré encontrarla pero si ella sabe algo no te preocupes que te lo haré saber enseguida.

-Gracias, Yukino, no sé que haría sin ti. Nos vemos más tarde.

-Si… adiós.

Yukino cortó la comunicación y se quedó mirando la pantalla de su celular por un momento, como si se tratara de Haruka. “Haruka-chan… ¿porqué siempre tienes tanto interés en ella? Te has enamorado… verdad? Pero ella está enamorada de Natsuki-san… no puede corresponderte…” apretó más fuerte el celular, intentando contener sus emociones. “Pero si ella es tu felicidad… entonces que así sea. Tu eres una persona maravillosa y sé que Fujino-san lo notará…” cerró los ojos y dejó caer sus brazos, completamente derrotada “Lo siento, Natsuki-san, pero la persona destinada para Fujino… no vas a ser tu…”

Continuará...

Fin del Capítulo 5

domingo, 20 de enero de 2008

domingo, 20 de enero de 2008

POR AMOR - CAPITLO 4: REENCUENTRO.

Autora: DarkMajo86 (http://darkmajo.livejournal.com/)


Capítulo 4: Reencuentro.

Era la cuarta vez que se despertaba aquella noche; sus pensamientos no la dejaban en paz. Miró el despertador que estaba a su lado. 4:36 AM. Suspiró cansada. Fijó su mirada en un punto del techo de su habitación. Por la hora, la oscuridad seguía presente en el lugar. No sabía porqué, pero tenía un mal presentimiento. La discusión que tuvo ayer con Shizuru recorría una y otra vez por su mente. “No entiendo porqué tuve que hacer y decir eso…pero no podía controlarme…” levantó lentamente una de sus manos para rozar con un par de dedos sus labios. “tu piel… se sentía tan suave en mis labios… no se que me llevó a hacerlo pero…” Suspiró “…no sé que es lo que haces en mi, Shizuru…”

-Argh! –levantó ambas manos y las apoyó sobre su frente, completamente frustrada mientras cerraba los ojos.
-Natsuki?... estas despierta? –se escuchó una voz a su lado. Natsuki volteó la cabeza para ver a Mai.
-Si, siento haberte despertado. –Mai miró el despertador.
-Son las 4:40, que haces despierta a esta hora?
-Mnnn… -colocó las manos detrás de su cabeza –no puedo dormir… -Mai bostezó.
-Y eso porque?
-Tengo muchas cosas en la cabeza
-Bueno… eso es nuevo… -dijo casual
-Hey! –dijo ofendida. Mai solo rió suavemente.
-Hay algo en lo que te pueda ayudar?
-Mnnn… de hecho… si… - cerró los ojos y se relajó un poco antes de hablar –Mai… tu estas… enamorada de Tate?
-Q-Que? P-porque preguntas algo así tan de repente –dijo nerviosa
-Solo contesta –Mai suspiró
-Pues… si… creo que si…
-Mnnnn…. Y dime… que es lo que sientes… cuando estas con él?
-Pues… cuando estoy a solas con él… me pongo un poco nerviosa, siento que el corazón late a mil por hora… mis manos sudan frío… siento que mi habilidad de pensar se reduce a la mitad… y a veces… no se… hago cosas que normalmente no haría… incluso me irrita ver que algunas chicas se le acerquen…
-Ya veo… - “lo mismo que me pasa con Shizuru…” volteó a ver a Mai y observó a la figura que estaba a su lado. –Mai… Mikoto es tu mejor amiga, verdad?
-Todas ustedes son mis amigas, Natsuki
-Lo sé, pero me refiero a que a Mikoto es especial para ti…
-Pues si, así es…
-Y alguna vez te sentiste de esa forma con Mikoto?
-Natsuki, porque preguntas todo eso?
-Te sentiste así? –al ver que su amiga no le diría nada se limito a contestar
-No, a Mikoto la quiero mucho al igual que a ustedes, pero nunca me sentí así… con ninguna de mis amigas más cercanas si eso quieres saber…
-….ya me dio sueño, intentaré dormir lo que queda de tiempo –dijo dándole la espalda a Mai –va a ser un día muy largo –Mai solo negó con la cabeza “esta chica si que está confundida…” pensó. Mai volvió a cerrar los ojos intentando recuperar el sueño, sin percatarse que la persona que yacía a su lado y que consideraba tan especial derramaba suaves lágrimas.


La clase de historia estaba tan aburrida como siempre, o eso es lo que pensaba Natsuki. Si lo que dijo Takeda era verdad, solo tenía hasta mañana para tener lo necesario en orden y poder inscribirse. Aún no sabía si estaba haciendo lo correcto, pero ya lo había decidido y no había marcha atrás. Aprovecharía la hora del almuerzo para ir a hablar con la directora. Bostezó y miró por la ventana. Aún faltaba mucho para poder regresar a los dormitorios y poder recuperar algo de su sueño perdido. Afuera todo se veía tranquilo, ya que todos estaban en clase; sin embargo, algo llamó su atención. A lo lejos, podía observar una motocicleta aparcada al costado de uno de los edificios de l escuela. “extraño… pensé que era la única que manejaba motos… eh? Es una Ducati? Mnnn… buen gusto, es muy parecida a la primera que tuve… de quién será?”


Estaba recorriendo los pasillos de la escuela, dirigiéndose a lo que sería su nuevo salón de estudios. Si no hubiesen sido por los sucesos anteriores, sería un lugar común, parecida a las demás escuelas del país. Había llegado al fin al pasillo en donde estaba su aula asignada, pero antes de poder llegar una voz la interrumpió.

-Estaba buscándote –dio la vuelta para ver de quién se trataba. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que estuvo en aquel lugar y hasta donde sabía, nadie se había enterado que estaba de regreso.
-Oh! Masashi-kun, que bueno verte… para estar buscándome, me haces pensar que tienes una respuesta
-Si… no creí en lo que dijiste al principio pero…
-Pero lo comprobaste… no es así?
-Si…
-Entonces, que respondes?
-…acepto la propuesta, pero que quede claro que lo hago por el bien de Kuga-san, si veo que de alguna forma le hace daño le diré toda la verdad, arriesgo de que me odie.
-No te preocupes, como tu lo dices, es por su bien –se acercó al chico y puso una mano en su rostro, haciendo que éste se sonrojase – yo se que la quieres para ti… así que con esto los dos ganamos…
-No lo hago por mi-
-No necesitas explicarme tus razones –le cortó –mientras ambos obtengamos lo que queremos no importa… - se alejó de él para luego darse la vuelta y dirigirse a su destino –nos veremos luego
-Espera, hay algo más – la chica se detuvo, dando vuelta para mirarlo –tienes que dejar las elecciones del consejo… -dicho esto la chica frunció el ceño, tornándose seria
-Acaso va a postular?
-Si, así que es necesario que la dejes ganar
-Y porqué haría eso? Va contra mis planes…
-Es la única forma de hacer que confié en mí, la oportunidad se me presentó por si sola, ella me pidió ayuda –en los labios de la chica se formó una sonrisa cruel “todo va saliendo bien…”
-Está bien, dejaré las elecciones, pero tienes que hacer que me incluya dentro del concejo
-No será necesario, yo ya me aseguré un lugar ahí, puedo decirte lo que pase… si no aceptas entonces yo tampoco aceptaré la propuesta y aquí acaba todo, esa es mi condición.
-…. Eres más astuto de lo que pareces… está bien, será como digas… ahora tengo una clase a la que atender… si me disculpas… -se dio la vuelta y caminó hasta la puerta más cercana, la tocó un par de veces y el maestro salió, dejándola entrar.
Takeda esperó a que entrara para luego darse vuelta y dirigirse al dojo de la escuela, tenía muchas cosas en las que pensar y necesitaba estar solo.


-No puedo creer que esté haciendo esto –dijo una rubia muy molesta mientras se acercaba a un complejo departamental –esa bubuzuke sabía que teníamos el examen final del instinto [instituto y yo me la pasé toda la noche estudiando para vencerla y no fue… NO FUE! Que se ha creído! Cree que puede pasar el examen de impreso [ingreso así sin estudiar? Ja! Yo, Suzushiro Haruka le demostraré que se equivoca –al llegar, golpeó fuertemente la puerta del departamento de Shizuru –Oye! Fujino! Sal de ahí ahora! Oye! –no dejaba de golpear la puerta – Seguro estás con esa delincuente no?? Abre!
-Señorita –Haruka volteó a ver quien le hablaba. Era una joven que al parecer estaba encargada de la limpieza general del edificio.
-Eh? Que sucede?
-Es usted amiga de Fujino-sama?
-Eh… pues… podría decirse que si –observó el rostro preocupado de la chica –sucede algo?
-Vera… temo que le haya pasado algo…
-Porqué lo dices?
-Ayer por la noche me encontraba limpiando el departamento de a lado, cuando de repente escuché una discusión aquí, entre Fujino-sama y otras dos personas más, salí a ver de que se trataba y vi que dos hombres vestidos de negro la estaban obligando a salir del departamento y que los acompañe, yo me asusté y les dije que llamaría a la policía, pero luego Fujino-sama me dijo que no me preocupara, que todo estaba bien, así que salió del departamento escoltada por ellos dos, no ha regresado desde entonces.
-Hombres de negro? –“Será acaso que el Primer Distrito ha vuelto? Según Yukino ellos fueron destruidos…” –escuche, si ve que regresa dígale que me llame si? Ella tiene mi número, soy Suzushiro Haruka. Por percusión [precaución no diga nada a nadie entendido?
-Está segura? No quiere que llame a la policía?
-No, sería peor… tengo que irme y recuerde lo que le dije –dicho esto caminó hacia el ascensor mientras sacaba su celular y digitaba un número –Yukino! Puedes hablar?... Si, ha pasado algo, necesito que le digas a Kuga que….


-Bueno clase, antes de continuar les presento a una estudiante que tal vez algunos recuerden, ella estuvo estudiando aquí tiempo atrás pero tuvo que irse a vivir a otro país, pero ahora que ha regresado denle la bienvenida –todos los estudiantes estaban impactados por la belleza de aquella chica, muchos de ellos la recordaban y se sorprendieron de verla.
-Mucho gusto, mi nombre es Margarite Tomoe, me alegro volver a verlos a todos ustedes –dijo mientras se inclinaba, saludando respetuosamente a toda la clase. Natsuki volteó la mirada para ver porqué había tanta conmoción, no se había percatado de lo que había pasado por estar sumergida en sus pensamientos, hasta que la vio dirigirse hacia ella.
-Tú?! –se puso en pie –que rayos haces aquí?!
-Ara! Que cruel de tu parte, Natsuki –dijo susurrando lo suficientemente alto para que solo ella la oyera, imitando el dialecto de Kyoto, exactamente igual a Shizuru. Natsuki frunció el ceño en un claro gesto de disgusto e ira.
-Kuga-san! –dijo el profesor –que pasa aquí?! Que clase de conducta es esa?
-Oh! No se preocupe profesor- contestó Tomoe –es solo que se sorprende de verme aquí, es todo. Verdad, Natsuki-san? –Natsuki la miró, odiaba la manera como decía su nombre, como la miraba, pero lo que más detestaba era que intentara ayudarla para no meterse en problemas. Tal vez en otras circunstancias no le hubiese importado lo que su profesor o cualquiera dijeran para detener su rabia, pero ahora no podía darse el lujo de meterse en alguna pelea, no mientras quisiera participar y ganar las elecciones estudiantiles.
-Si… me sorprendió verla, discúlpeme… -dijo a la vez que se sentaba en su lugar, mientras Tomoe se sentaba en el sitio que le habían indicado, justo a su lado. Mai observó la reacción de Natsuki y sabía que se trataba de algo más, ella normalmente se comportaba de esa manera cuando algo realmente la molestaba, “Natsuki…” pensó. El profesor retomó inmediatamente la clase, dejando de lado el incidente.


Muy pocas veces le molestaba ser despertada por la luz del sol, pero esta vez fue una de ellas. Abrió los ojos pesadamente y miró a su alrededor. Conocía tan bien ese lugar que por un momento le hizo pensar que aún vivía una vida feliz allí, pero sabía bien que la realidad era completamente diferente. Se puso en pie perezosamente, estirando los brazos y bostezando de forma poco característica en ella. Se acercó a la ventana de la habitación para ver a través de ella. Todo estaba exactamente igual, los árboles de cerezo, la pequeña gruta con la caída de agua y los pájaros piando por doquier. Tal vez hubiese disfrutado ese momento si no fuera por la razón de su llegada a ese lugar. Vio caminar a una de las amas de llaves de la mansión y la reconoció enseguida. Tomó una nota mental de pedirle que le preste luego un teléfono, sospechaba que por la forma en que la trajeron, no la dejarían comunicarse con alguien. “Natsuki… te prometo que volveré… confía en mi…”

Nunca había esperado con tantas ansias la hora del almuerzo, excepto claro cuando tenía que encontrarse con su persona mas importante. La idea de que tal vez gente del Primer Distrito volvieran le hacía estremecer… el dolor de perder a Haruka se hacía presente cada vez que recordaba todo lo relacionado a las Himes, incluso llegando a pensar seriamente la posibilidad de irse de allí junto con su rubia compañera. “No¿como podría dejar atrás a las personas que me han ofrecido su amistad? Seria como traicionar a mi propia amistad con Haruka-chan… pero…” Las imágenes recorrían su mente una y otra vez; aquellas esferas verdosas llenas de luz saliendo del cuerpo de su amiga, Diana partida en pedazos por un solo movimiento de la naginata de una psicópata Shizuru, sin poder hacer nada para evitarlo, aquellas palabras que no pudo pronunciar ahora hacían eco en su corazón “Si Fujino-san… por mi persona más importante… haría lo que fuera…” recordó entonces la mirada llena de dolor de Haruka “…aún así eso signifique dejarle el camino libre… para que pueda conquistarte…” sacudió la cabeza rápidamente, intentando aliviar su mente “no es tiempo de pensar en eso… necesito encontrar a Kuga-san primero... tal vez sería bueno buscar a la directora, puede ser que sepa algo…”


En la mesa todos guardaban un profundo silencio mientras almorzaban. “¿Hace cuanto tiempo no vuelvo a este lugar¿3 años?” Dentro del comedor había dos sirvientas que Shizuru conocía muy bien, Keiko-san y Aya-san. Se alegró de verlas después de tanto tiempo, pensó que nunca volvería a tener contacto con alguna de ellas, no después de aquel fatídico día que juro no volver nunca más; sin embargo, allí estaba, compartiendo la mesa con el culpable que le obligó a tomar aquella decisión; no obstante no podía odiarlo, ella misma se parecía mucho a él “después de todo… sigue siendo mi padre…”Levantó la vista para verlo. Se mantenía exactamente igual, con su semblante serio y una mirada lleva de tristeza, la misma que vio todos esos años después de que muriera su madre. Pero sabía ocultarlo frente a los demás, tenía una destreza comparable a la suya “y como no serlo… si aprendí del mejor…” Volteó la mirada para ver a la otra persona que se encontraba en aquel lugar. Un hombre de aproximadamente la misma edad que su padre, con un color de ojos difíciles de encontrar: púrpuras. “Exactamente iguales a los de ella…” pensó.

-Y dime Shizuru-san¿te encontraste con Tomoe-chan? Estaba muy emocionada de poder verte que decidió quedarse en Fuuka.
-Pues solo me encontré un momento con ella, fue un encuentro casual realmente y una gran sorpresa. Cuando me llamó me dijo que aún estaba en Estados Unidos.
-Jajajajaja, ella siempre con sus intrigas. Estamos aquí hace más de una semana, apenas supo que estabas en Fuuka busco la manera de localizarte, tu la conoces, cuando se le mete algo en la cabeza es muy testaruda, jajajaja supongo que eso lo sacó de su padre –Shizuru solo lo miró y sonrió cortésmente “es cierto… incluso Natsuki es así…” El carácter del hombre que tenía frente a sí era muy alegre y amable, cualquiera lo consideraría un hombre pulcro y noble, pero ella sabía la verdad, detrás de esa sonrisa se encontraba un hombre cruel, un homicida. Tan asesino como su propio padre, “tan asesino como yo…” -por cierto –dijo el hombre –me alegra que nos acompañaras con tu visita. “¿Visita? No estoy aquí por voluntad propia”-Ara, muchas gracias K-
-Por favor –la interrumpió- llámame solo Konatsu
-De acuerdo, Konatsu-san.
-Shizuru –una voz gruesa la llamó –¿sabes porque te traje aquí? –Shizuru miró a su padre por un momento antes de contestar.
-No padre, realmente no lo sé, pero debido a la forma en que lo hiciste, debe ser algo importante – Fujino Ryuuta pidió a las sirvientas que sacaran todas las comidas de la mesa, para luego dejar caer un fólder lleno de fotos. El brusco impacto hizo que algunas fotos salieran de allí, mostrando el contenido de aquellas fotografías. Los ojos de Shizuru se abrieron enormemente y dejando salir un pequeño grito sofocándose puso en pie rápidamente, dejando caer la silla en la que estaba. –Do-donde conseguiste eso?
-Oh Shizuru, yo tengo mis maneras –Shizuru acercó la mano para tomar la carpeta y observar las fotos dentro de ellas. En todas se mostraba la destrucción causada por ella en el Primer Distrito. Podía ver con detalle el rostro de horror y miedo de las personas que corrían para salvarse, podía contar los cuerpos mutilados que la rodeaban, sentía incluso que aún podía oler la sangre impregnada en sus manos. Miró la sonrisa de satisfacción en su padre. No, ella no le dejaría ganar así. Cerró el fólder y lo puso de nuevo en la mesa, tomó la silla que segundos antes se había caído y se sentó, completamente indiferente.
-Ara, parece que me atrapaste –Ryuuta frunció el ceño perdiendo la sonrisa.
-Crees que es una broma?
-Claro que no, lamento lo que hice con esa pobre gente, pero el daño ya está hecho. Sin embargo, tú deberías estar feliz, gracias a eso pudiste deshacerte de ellos.
-Jajajaja –rió por primera vez –de hecho lo estoy y te agradezco por eso.
-No lo hice por ti.
-Por supuesto que no
-¿Y a que viene todo esto? –Ryuuta y Konatsu se miraron.
-Shizuru-san –dijo Konatsu –tenemos una propuesta para ti.
-No, gracias. No acepto. Y si me disculpan, tengo que tomar un barco de vuelta a Fuuka. –dijo poniéndose en pié lista para irse.
-Shizuru –le llamó su padre –creo que te interesará escuchar.
-No lo creo
-En serio? –Ryuuta se puso en pie –incluso si tiene que ver con tu querida Natsuki? -Shizuru miró a su padre fijamente por un momento, como si analizará la situación. Desvió la mirada hacia Konatsu y luego a su padre nuevamente. Se sentó otra vez. Sea lo que fuere, tenía que saber que tramaban esos hombres, sobre todo si involucraba a Natsuki.


Fue la primera en salir cuando sonó la campana, algo poco común en ella. “¿En que clase está?” las clases de ingles las tomaban en salones diferentes, ya que separaban a los alumnos en tres grupos. Como era de esperarse, Natsuki estaba en el básico, el nivel más elemental de los tres, esto debido a sus constantes faltas. Recordó que aquel salón se encontraba un piso más abajo que el suyo.
A pesar de haber ido lo más rápidos que pudo no la encontró ahí, imaginó que la chica saldría lo más rápido posible de una clase que detesta, no por nada tiene el mayor record de inasistencias precisamente en esa clase.

-¿Buscabas a Kuga-san? –una voz por detrás llamó siu atención.
-Ah! Takeda-san… si, la has visto?
-Yo también venía a buscarla, pero por lo que veo –se asomó a la puerta, mirando dentro del salon, para luego volver a ver a Yukino –no está por aquí.
-Mnnn… tal vez está con Mai-san
-Probablemente… -Yukino lo miró por un momento, pensando que hacer…
-Takeda-san, puedo pedirte un favor?
-Claro, dime
-Necesito que encuentres a Kuga-san y le digas algo importante, yo puedo ir ganando tiempo en ir a buscar a la directora
-Eh…claro, que quieres que le diga? –Yukino volteó a ambos lados para asegurarse que nadie los escuchara y se acercó más a él.
-Dile que… puede ser que Fujino-san necesite su ayuda…
-Que? Porque?
-Mira, solo dile que al parecer fue forzada a irse de su departamento, con unos hombres vestidos de negro, ella entenderá
-Me preocupas, paso algo?
-Espero que no…-dijo más para si –solo dile eso, esta bien? Por favor, que sea lo más pronto posible, probablemente ella sepa que hacer
-De acuerdo, no te preocupes
-Gracias Takeda.san, ahora sebo irme, por favor no lo olvides
-Descuida, se lo diré apenas la encuentre –Yukino inclinó la cabeza levemente antes de dar la vuelta e irse.


Desde aquel desafortunado encuentro que tuvo con Tomoe no se sentía bien. Apenas había llegado la hora del almuerzo y todo lo que quería era irse de allí. Cuando sonó la campana que indicaba el fin de su clase se dirigió a los baños de ese nivel para poder mojarse un poco el rostro, probablemente así disminuiría el fuerte dolor de cabeza. “Tal vez debería ir a la enfermería”.
Caminó por los pasillos que la llevarían a su destino. Para su suerte la enfermería estaba en el mismo piso que estaba ella. El dolor no daba pista alguna de desaparecer y su visión empezaba a ser borrosa “que me pasa…” se detuvo y puso una mano en la pared para poder sostenerse en ella y no caer, ya que sus rodillas empezaban a fallarle. Su otra mano la llevó a su frente, masajeando suavemente sus sienes. Respiró profundamente intentando calmarse y controlar sus movimientos, incluso se le hacía difícil pensar.

-Kuga-san! –No necesitaba levantar la vista para poder saber a quien pertenecía esa odiosa voz, por lo que no hizo movimiento alguno. “No… tu no…”-Takeda, ahora no –dijo mientras avanzaba de nuevo, sin soltar la pared.
-Es importante, Kikukawa-san me dijo que-
-Luego –le interrumpió –ahora no
-Pero…
-Luego! –le gritó. “Este tipo solo hace que empeore más” Takeda solo vio como se alejaba poco a poco de él. No podía entender porque lo trataba así. “yo solo quiero ayudarte… y tu me tratas así…” sonrió de lado, completamente resignado “al parecer no te importa nadie más que…” apretó fuertemente los puños antes de gritar.
-Es Fujino-san. –esto detuvo en seco a Natsuki “Lo sabía…” pensó Takeda.
-Que pasa con Shizuru? –La chica volteó para poder verlo, pero el brusco movimiento hizo que su visión se nublara más y apenas logró captar unas palabras sueltas del muchacho. “Shizuru?.. Que... Donde estas?” Cayó al piso, escuchándose un golpe seco y de inmediato su mundo se oscureció por completo.

Fin cap 4

lunes, 7 de enero de 2008

lunes, 7 de enero de 2008

Lone Wolf: The Other Side of Me. Páginas 36-37-38-39 Yay!!!

Hurrayy!! Ya estamos a la par con Lone Wolf, asi que, habrá que esperar a que ella publique mas hojas de su doujin para continuarlas aquí en el blog. Ahhh... Nunca creí alcanzarla (me refiero al paso en que iba yo) Jajajaj... Pero bueno ^_^ esperemos que la autora pronto lo continue, que por cierto, aparte de este Doujin tiene otros que estan de... ... Se los recomiendo mucho :D ....

Ahem, les quería comentar que esta entrada originalmente iba a ser la continuación del fanfic de Leebot, pero me topé con algunos problemas... Los cuales me llevarán un poco mas de tiempo... Así que mejor publiqué de una vez lo faltante de este Doujin :D...

Ok, mucho choro por hoy, sin más aquí la continuación:

(OMYGOSH NATSUKI ES UNA BESTIAA EN LA CAMAA!!!!!):















viernes, 4 de enero de 2008

viernes, 4 de enero de 2008

Lone Wolf: The Other Side of Me. Páginas 32-33-34-35

Bueno, seguimos con el doujin de Lone Wolf aunque ya tengo todas las páginas que lleva de su doujin hechas, prefiero hacerle de emoción Jajaja... Ah.. bueno, también estoy publicando esto para darme unos dos días mas para la traducción del segundo capítulo del nuevo fic... A comparación del primer capítulo, este es como tres veces mas extenso Jajajaj (Aunque ya lo traduje LOL solo ando checando incoherencias). Bueno sin mas aquí las siguientes páginas... Porfavor diganme si les funciona el botón.



Escenas ahem.. Yuri (LOOL):