Rss

lunes, 29 de octubre de 2012

lunes, 29 de octubre de 2012

El Regreso de las Himes, Cap. 3 by Fujino-san

DISCULPEN NO HABÍA PODIDO EDITARLO TUVE UN FIN ALGO PASADO PERO AQUÍ LES DEJO EL CAP 3 ESPERO LES GUSTE CUÍDENSE Y GRACIAS POR LEERLO ATTE: FUJINO-SAN

EL REGRESO DE LAS HIMES

CAP. 3: DUDAS

A pasado ya un mes desde que Shizuru y yo comenzamos a salir , día a día me doy cuenta de lo tonta que fui al no a verla aceptado antes , que tonta fui puede a verla perdido pero ahora que esta conmigo sé que Shizuru es el amor de mi vida y aunque estoy muy feliz con mi relación últimamente siento un poco incomoda la atmósfera en el dormitorio creo que es hora de preguntarle a Mai que pasa.

-- Mai , no tienes algo que contarme –

-- De que me hablas? –

-- No te agás tonta dime porque siento raro cuando Mikoto y tu están en las misma habitación, que esta pasando? –

-- No tengo idea de que me hables Nat –

-- Ahora que lo pienso bien ya casi no se ve a Mikoto cerca de ti dime por qué? –

-- Natsuki, Mikoto me dijo que me ama y me beso –

jueves, 25 de octubre de 2012

jueves, 25 de octubre de 2012

El Regreso de las Himes Cap. 2 by Fujino-san

DE VERDAD MUCHAS GRACIAS POR PUBLICARLO Y LO SIENTO MUCHO POR LAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA, DE VERDAD INTENTO QUE ESTE TODO BIEN ANTES DE MANDARLO LO PASO A WORD Y LO CORRIJO PERO LA VERDAD NUNCA FUI BUENA EN ESPAÑOL SIEMPRE ME FUE MEJOR EN QUÍMICA JAJAJA PERO BUENO ESO ES OTRA HISTORIA ESPERO LES GUSTE EL SEGUNDO CAPITULO DE ESTA HISTORIA DE VERDAD MUCHAS GRACIAS POR LEERLO ATTE: FUJINO-SAN.

EL REGRESO DE LAS HIMES

CAP.2: DECLARACIÓN


Hoy veré a Natsuki , quiero estar con ella siempre y hacer las cosas bien , no quiero verla triste nunca mas , quiero que siempre se sienta segura y feliz de que yo este a su lado , quiero sostener su mano ahora y siempre , me hace feliz saber que ya no somos Himes , tal vez ahora podremos estar juntas , bueno al menos yo espero que ahora que se a dado cuenta que me quiere me acepte , en solo unas horas mas veré a la chica que tanto amo a aquella chica de ojos verdes que al mirarlos hace que pierda toda razón ese cabello azulado que la vuelve una mujer preciosa , una joya única , la eh extrañado demasiado ya quiero tenerla entre mis brazos , el simple hecho de abrazarla me hace feliz.

Mientras la castaña espera a Natsuki sus delicadas manos juegan con las flores y a su mente llega el recuerdo del día en que conoció a su linda peli azul, esta muy entrada en sus recuerdos que no se da cuenta en que momento dejo de estar sola.

domingo, 21 de octubre de 2012

domingo, 21 de octubre de 2012

El Regreso de las Himes by Fujino-san


EL REGRESO DE LAS HIMES
CAPITULO. 1: RENCUENTRO
Han pasado varios días ya desde la ultima vez que vi a Shizuru, ella se a ido de vacaciones con Mai, Mikoto y las demás, yo a ultima hora decidí no ir pues tengo demasiado en que pensar y si no quiero repetir curso también tengo que estudiar. Desde que termino el carnaval podemos llevar una vida normal, no sé que hacer, no sé si aceptar a Shizuru o no, pero cada vez que pienso en ella mi corazón late aun mas fuerte.
Que hago? Estoy sentada esperando el autobús donde viene Shizuru, la primera en bajar es Mai y yo instantáneamente la abrazo.

--Que tal la playa?—

Cap. 11 de "Convenio con el Diablo"


Hey! ¿Qué hay de nuevo? yo no mucho, nada más decirles que aquí les traigo 'eso' que había prometido desde el sumario! (?) xD
Tenemos que recordar, (Porque a mí también ya se me estaba olvidando), que a cada cambio de escena, puede que sea una continuación de la escena anterior pero con otro personaje ó, el cambio de escena, pero con un tiempo diferente, ya dependiendo si sea un flash back, como si hubiese ocurrido 1 hora antes que la escena anterior, una semana antes, o hasta las vacaciones en que aquellas dos se preparaban para el plan de "conquista". ¡Es un recordatorio! XD Para que no digan, "WTF, ¿me he perdido de algo?"
Capítulo 11
"Dime que es un sueño…"
-50-
"Shizuru-sama, di aahh…"-La misma escena de la comida juguetona se presentaba en la cafetería, pero esta vez los personajes participantes eran diferentes, y no habían pasado tres semanas para formar una 'relación', sólo habían pasado dos días para que Tomoe Marguerite y Shizuru Fujino salieran como una parejita salida de un cuento de calabozos…
.
.
.
Condujo sin decir ni una sola palabra, podía tocar su espalda a través de sus prendas y ella sentir mis pechos, podía sentir su abdomen y oler una tenue fragancia de cítricos, tal vez de su cabello encerrado debido a su casco. No sabía si sentirme endiabladamente feliz, porque al fin estaba volviendo a tocar a mi Natsuki, o si sentirme preocupada de que esto no fuese realidad y que ella no fuese mi Natsuki.
Estacionó en unos complejos departamentales, se bajó, se despojó del casco y me brindó la mano silenciosamente para yo después tomarla y seguirle a donde quiera que se dirigiera. Nos adentramos a un edificio, esperamos el ascensor sin decir ni una sola palabra, al abrirse, rápidamente se cerró tras nosotras, le vi presionar unos botones, no recuerdo cuantos, pero esa distracción fue suficiente para no darme cuenta que su rostro se dirigía al mío sin previo aviso. Escuché el sonido hueco de su casco al caer al piso y sentí sus labios re pegados a los míos.
Fue una sensación tan exuberante, una sorpresa tan grande, esto no parecía ser real…
.
.
-51-
.
Parecía eternamente lento el movimiento del ascensor, pues de un momento a otro, en la cabeza de Shizuru algo hizo una breve desconexión, la cual debió ser la que se encargaba de sus inhibiciones, pues de un segundo a otro en que una boca tocó la otra hubo un movimiento desenfrenado de lenguas y brazos que se movían con frenesí en el cuerpo de la otra.
De alguna manera, Shizuru sólo podía ver aquella sonrisa en ese perfecto rostro, pero sus ojos, ¿a dónde se habrán ido aquellos hermosos ojos?, Shizuru no podía verlos, estaba ciega de tanto deseo que no le importó si aquello que estaba pasando fuese un maravilloso sueño, pues tenía a su Natsuki en ese momento y no dejaría de besarla sino hasta que sus labios se cayeran de estar hartos de moverse.
El ligero timbre del ascensor que avisaba que habían subido al piso deseado sacó del trance a la peliazul y detuvo por un momento a la castaña que estaba segura que no pararía. Le levantó el dedo índice y lo colocó en sus labios, le dedicó una tenue sonrisa y las primeras palabras pronunciadas hacia ella desde hacía meses… "Shhh, tenemos tiempo…"
Encaminó a la castaña por los anchos pasillos y abrió la puerta, seguramente de su departamento. No encendió las luces, tomó la mano derecha de la castaña y esperó a que entrara para cerrar la puerta. Hubo otro ligero silencio en que ninguna de las dos pudo decir absolutamente nada, no sabían qué, ni cómo, ni porqué, pero lo que si sabían en que esto estaba pasando y ambas, aunque no lo dijeran, querían que pasara, pues sin que ellas dos lo supieran, esto estaba prescrito.
Silencio, oscuridad, sólo podían sentirse, y era Natsuki quien llevaba el control, tenía a su castaña pegada a la puerta y sujetaba firmemente su muñeca derecha con su mano izquierda, no la iba a soltar, pues aunque quería que la chica de sus sueños y anhelos gozara de lo que estuviese a punto de hacerle, sufriría de alguna manera lo que le había hecho tiempo atrás, porque esto no era un sueño, estaba pasando en realidad.
Estaba a su misma estatura, se pegaba al cálido cuerpo de su ex novia y respiraba su aroma tratando de recordarlo, de recopilarlo y guardarlo dentro de ella. Acercaba su nariz a su cuello y respiraba con avidez para después soplarle como viento frío el aire acumulado dentro su pecho pero ahora con su propia fragancia incluida. La sentía estremecer y eso le inquietaba, le gustaba, le sorprendía y le excitaba. La escuchaba suspirar, ¿de verdad la deseaba?, quería comprobarlo y hacer que ese tiempo durara.
No dejaba que se moviese, su tortura sería sentir aquello y resistir, pues no podría rogarle a darle más, sería una especie de humillación y resignación.
"No te muevas…"-Le dijo aquella voz ronca y dulce para sus oídos. Aquella voz transmitía autoridad, Shizuru sintió estremecerse, temía que si le desafiaba algo malo ocurriría, sabía que no sería de su agrado, porque su burbuja de éxtasis podría desaparecer de un segundo a otro.
Sentía el rostro de su Natsuki muy cerca del suyo, pero no podía hacer nada, la única conexión que había en ese instante era la mano que sostenía su muñeca que le indicaba en esa oscuridad y silencio que ahí se encontraba con ella.
Natsuki se inclinó apoyando su peso sobre su rodilla derecha, le soltó la muñeca y lentamente con las palmas de sus manos se deslizó sobre la tela de su pantalón, viajó por sus muslos, piernas, rodillas, y al llegar a sus zapatos, con suma delicadeza, y uno por uno, al tanteo, se fue despojando de ellos, luego volvió a repetir el viaje de las palmas de sus manos hacia norte. No se levantó, siguió en la misma posición, recorría con su dedo índice la parte de sus muslos, tanto internos como externos, después de decidirse, dirigió sus dos manos a la hebilla de su cinturón y lo desabrochó junto con los botones de su pantalón para deslizarse lentamente y Natsuki ayudando a quitárselo para luego arrojarlo a una parte de aquella oscuridad que parecía infinita.

martes, 16 de octubre de 2012

martes, 16 de octubre de 2012

"Dirás" Cap. 5 by Lagar


De Mai Hime, nada me pertenece, sólo tomé prestado.
Una cosa es que Yuuki Nao se le insinúe cada que tiene la oportunidad, como la última vez que las vi, arriba de la motocicleta. Después de lo que sucedió, estoy segura le ha de haber ido con falso llanto y cara de arrepentimiento, maldita, porque muy bien sé que le gustó lo que le hice, y mis manos fueron la prueba de que en verdad lo disfrutó.
Me he mantenido al margen de las cosas; en lo que las habladurías cesan. No fui discreta cuando amenacé a Takeda para que dejara de correr información que a nadie compete. Y así he vivido estos días, en espera de una buena oportunidad para hablarle de nuevo o eso es lo que me he hecho entender. Nada excepto miedo siento cada vez que la veo pasar, cada vez que escucho su nombre, que recuerdo su mirar. Sus dulces ojos verdes que siempre recordaba, ya no los puedo ver, en mis reminiscencias sólo puedo ver un par de gemas frías porque sola en mi irrompible rutina de trabajo y culpas lo único en lo que pienso son en sus ojos, en sus cambiantes ojos.

domingo, 7 de octubre de 2012

domingo, 7 de octubre de 2012

Entrevista a Kuro na Ookami

¡HOLA! ¡Soy yo nuevamente! Paso por aquí trayéndoles una nueva entrevista, ésta vez, mi víctima fue nuestra querida Kuro na Ookami, quien muy cordialmente aceptó ser torturada n_n, así que sin más, ¡COMENZAMOS! 

 Ookami Kuga:
Siguiendo el protocolo de la gran Lacroixmich, gran Kuro na Ookami, te damos la bienvenida al espacio "Gran Onee-chan".
¿Te encuentras dispuesta a ser humillada... ehmm digo…  entrevistada y expuesta a lo que seguramente son, un gran número de fans?

Kuro na Ookami:
Adelante, dispara.

Ookami Kuga:
Con dicho consentimiento, damos inicio entonces, a tu tortura n_n. Comenzaremos con las preguntas base, algo suave ¿ok?

Kuro na Ookami:
Claro, para ir calentando.

Ookami Kuga:
¿Te animas a decirnos tu nombre completo? ¿O prefieres continuar en el anonimato?

Kuro na Ookami:
¿Nombre?, En mi casa me llaman “bruta” y “sin destino”… ¿Eso sirve?

Ookami Kuga:
Jajajaja, ok, entendido, entonces… ¿Tu apodo favorito o con el que se puedan referir a ti tus fans, con cariño?

Kuro na Ookami:
Kuro, ¡definitivamente es el que prefiero!

Ookami Kuga:
Muy bien, ¿tu edad?

Kuro na Ookami:
21 años… al menos eso dice mi cédula de identidad…

Ookami Kuga:
Bueeeno, en ese aspecto creo que todos estamos jodidos XD. ¿Sexo?

Kuro na Ookami:
¡Qué va!, ¡con esa edad ya puedo beber legalmente en todos los países!
Mujer, mujer.

Ookami Kuga:
¿Frecuencia? XD

Kuro na Ookami:
Aaaaaahhhh, ... ¿Siguiente pregunta?

Ookami Kuga:
Hazte wey, claro… se dice ¡TODOS LOS DÍAS!

Kuro na Ookami:
Jajajajajaja, no, se dice "¿Frecuencia?, Al día, ¿Cierto?"

Ookami Kuga:
Diablos… ok… esta vez me la mataste ¬¬.

viernes, 5 de octubre de 2012

viernes, 5 de octubre de 2012

Cap. 10 de "Convenio con el Diablo" de Amane-chann


Espero que Haruki Murakami no me demande por eso… xD
Tengo que hacerles recordar que de vez en cuando algunas escenas 'carecen de orden' o saltan y cambian diálogos y ambientes sin previo aviso, así que hay que tener cuidado para agarrar el rollo y utilizar la mente para atar cabos xD!
Sólo es un aviso XD!

Capítulo 10

Frustración…

-44-

POV de Yuuki Nao. Alias: Juliett, y Araña (por Natsuki)
Han pasado tres semanas desde el desafortunado 'accidente' con el coche de Takama, y déjenme contarles a grandes rasgos lo que ha pasado, claro, desde mi perspectiva.
La relación de Kuga y Tokiha, ha estado floreciendo en todo el campus, todo el alumnado ha sido presente de tal hecho. Sé que todo esto es una farsa, pero en veces me da asco el verles caminar de la mano todas melosas y sonreír por hacerse algunos comentarios un tanto estúpidos, ¡ah!, olvidaba comentarles, el plan en estas tres semanas, había sido que en el tiempo en que ellas dos estuviesen 'saliendo', la tosca y fría personalidad de la peliazul tendría que ir desapareciendo conforme el cálido trato que Tokiha le daba en el campus, así Kuga pudiera de alguna forma socializar más y ganarse su propia compañía.
No sé cómo explicarles exactamente qué es lo que está pasando en la cabeza de las dos, puesto que en los convenios de Tokiha no existen límites de tiempo, pues el trato expira hasta que el deseo se cumple. Y es que parece que Tokiha realmente está disfrutando este trabajo al lado de Kuga, sé que le gustan las estrategias, las anticipaciones, los enredos amorosos y sobre todos, Tokiha es extremista y sé muy bien que disfruta del dolor de los demás más que el de ayudar.
Como se había planeado, me he vuelto la amiga deseada de Kuga en el campus, Kuga tiene ese lado tosco, lozano, frío, pero sobre todo y muy en el fondo conoce la amabilidad y la infantilidad, sabe esconderla y sacarla en el momento adecuado, pero en mi humilde opinión, ha sido muy estúpido por parte de Tokiha enseñarle tales cosas, pues Kuga ha perdido tal vez la espontaneidad con el que antes se le conocía, y estoy segura que eso era lo que más amaba de ella esa tal Fujino.
No me juzguen por favor, sólo estoy viendo el lado crudo de las cosas, algo que seguramente a Tokiha le gusta retocar con florecitas y más planes para enredar. Lo que sí, no me esperaba que verdaderamente viera en Kuga una verdadera amiga en quién poder contar, es por eso que estoy a punto de contarle el evento más íntimo y doloroso de mi pasado, y del cómo hice mi convenio con Tokiha.
.

jueves, 4 de octubre de 2012

jueves, 4 de octubre de 2012

Cap. 3 de "Té para tres" by Kuro na Ookami


Capítulo 3

Memorias vírgenes

Despertó sobresaltada.

El mundo girando vertiginosamente a medida que tomaba conciencia de su propio cuerpo. Podía sentir como palpitaba la sangre en la punta de sus dedos y orejas, podía escuchar el suave sonido de la mañana levantándose y de la tierra despertando. El pulsar del corazón a su lado, el susurrar de las patas de la manada a medida que se desemperezaban. El aire removido bajo el ala de un pájaro.

Sus sentidos se agudizaban con su vista cegada por la luz y por el mundo que no paraba de cambiar, adaptándose a su cuerpo.

Parpadeo un par de veces, nuevamente cómoda en su propia piel.

A su lado la oscura bola de pelos se removió, quejándose suavemente entre sueños.

Levantó la cabeza, olvidando el sueño detrás de ella. El viento soplaba suavemente desde el sur, acarreando esencias y olores diversos.

Su estómago rugió cuando captó el olor de la presa herida.

Ese día habría cacería, estaba segura.

Después de todo, cada miembro de la manada giraba la cabeza siguiendo el sendero invisible que dejaba el olor al ciervo. Los ojos de los cinco miembros adultos se fijaron en los senderos ocultos que usaban para movilizarse por su territorio. La sangre traída por la brisa que levantaba unas hojas era fresca. No habría pasado más de un par de horas desde que el animal había sido herido y, en su dolor y ceguera, se había internado sin pensarlo en sus dominios.

Un error fatal.

El último que cometería en su vida.