Rss

domingo, 15 de enero de 2012

domingo, 15 de enero de 2012

Futsukayoi Capítulo 3‏

La puerta principal de la casa se abrió y por ella salieron 2 personas.

Kenzuke y Misato Fujino. La mujer era alta y delgada, llevaba el cabello corto, color ocre un poco más oscuro que Shizuru, la piel blanca y ojos color café claro con una expresión amable, vestía un kimono elegante de color verde oliva.

En cuanto al hombre, era un poco más alto que su esposa, vestía un traje de color negro, su cabello era negro y pintaba algunas canas y sus ojos eran rubíes, al igual que los de su hija, pero a diferencia de los de su hija, su expresión era más fría y rígida.

-Shizuru- la mujer abrazo de inmediato a su hija y algunas lágrimas resbalaron por sus ojos.


-Madre, padre- me da mucho gusto verlos.

-como estas hija?- pregunto el hombre cuando su hija se aparto de su esposa para abrazarlo.

-muy bien padre, gracias.

-que tal el viaje?

-bastante tranquilo.

El hombre veía a su hija con tal brillo en los ojos como si fuera el tesoro más preciado en el mundo.

Solo al abrazarla dibujo una amplia sonrisa en su rostro.

-madre, padre, quiero que conozcan a mi prometida y el amor de mi vida- la joven tendió la mano a la peli-azul, que estaba de pie a unos pasos de ella.

La chica dio unos pasos y se presento.

-mi nombre es Kuga Natsuki, es un placer conocerles- se inclino mostrando su respeto- lamento las molestias que hemos provocado al celebrar la boda aquí.

-ooh no te preocupes- la madre de Shizuru la estrecho en un cálido abrazo- nos da gusto que te unas a la familia Fujino.

El señor Fujino solo le estrecho la mano mientras la luz que quedaba en sus ojos por el regreso de su hija se extinguía por completo, dejando nuevamente solo frialdad.

De alguna manera le daba la impresión de que él no estaba del todo de acuerdo con esa unión.

Sus amigas se presentaron a continuación y después todos pasaron a sus habitaciones para prepararse para la cena.

Como era de esperarse a las futuras esposas se les asignaron habitaciones separadas, muy alejadas una de la otra. Mientras Natsuki se quedaba con sus amigas, Shizuru se permaneció en su antigua habitación al otro lado de la casa.

-creo que no soy muy del agrado del señor Fujino- comento Natsuki mientras se arregla después de tomar un relajante baño.

-claro que no, viste como la miro cuando llego? Te ve como una intrusa que llego a robarle a su hijita- comento Mai.

-eso es lo que me temo.

-relájate, no creo que piense en matarte o algo así- afirmo Nao.

-espero que así sea- la mirada del señor Fujino le recordó cuando Shizuru se había desquiciado durante el festival de las HiMEs, así que claro que sentía miedo- ya estoy lista, iré a buscar a Shizuru y las veré en la cena.

Salió de su habitación y se dirigía a la pieza de Shizuru cuando escucho pasos tras ella y después una vos llamándola.

-señorita Kuga, puedo hablar con usted un minuto?- era el padre de Shizuru.

-claro señor.

-acompáñeme.

Salieron hasta los jardines detrás de la casa, el sol ya se estaba poniendo y podía verse desde ahí la iluminación y parte de las mesas puestas en el costado de la mansión para la cena que se aproximaba.

El hombre se detuvo y volvió la misma mirada fría de la tarde hacia la joven peli-azul.

-seré directo con usted Kuga-san, ya que no me gustan las cosas con rodeos. Cuando mi hija me dijo que quería ir a estudiar a Fuka, lejos de su casa, lo acepte, ya que era su elección, ella siempre había tomado buenas decisiones, desde pequeña fue muy responsable. Después, hace 4 años cuando supe sobre su atracción por las mujeres, fue difícil, pero ella es mi hija, tiene mi sangre, la sangre Fujino y es mi mayor orgullo, no quise perderla así que la acepte y le cedí la dirección de mi empresa en Tokio porque confía en su capacidad. Entonces, hace 6 meses, mi hija me llamo y me dijo que iba a casarse, con una chica, después de que yo había albergado la esperanza de que reafirmara sus gustos- el hombre suspiro, conservándose sereno pero en sus ojos Natsuki podía notar un dejo de desprecio- he investigado sobre ti, ya que no podía dejar que mi hija se casara con cualquiera y aun sin haber investigado puedo ver en ti a una persona común y corriente, Kuga Natsuki, una persona que solo busca a alguien como Shizuru para aprovecharse de ella, de su dinero y de su apellido. Confió plenamente en la capacidad, responsabilidad y convicción de mi hija, pero sé que el amor puede volver inútil a las personas, las vuelve ciegas y es lo que le ha pasado a mi hija con usted, ella esta ciega. No voy a impedir esta boda porque no quiero lastimar a Shizuru, pero quiero advertirte que no solo esperare, sino que rezare para que mi hija se dé cuenta de que no la mereces que vuelva a ver las cosas con la claridad y frialdad dignas de un Fujino y que esta unión no dure mucho- ya no disimulaba la rabia, sin embargo, a pesar de eso Natsuki no le había desviado la mirada ni un segundo- buenas noche Kuga-san.

Dio media vuelta y se alejo con dirección a la mansión sin permitir que la peli-azul protestara.

Siempre había sabido la suerte que tenia por tener a alguien tan maravillosa como Shizuru, siempre supo que ella misma no se la merecía, después de todo lo que la había hecho sufrir antes de aceptar su amor por ella, sin embargo, escucharlo del padre de la joven, y de esa forma tan fría, despertaba viejos pensamientos que ya había logrado dejar de lado, dudas sobre ese compromiso, sobre ella mis y su valía, su capacidad para tomar esa gran responsabilidad.

¿Qué debía hacer?

Amaba a Shizuru, no quería dejarla, pero había una revolución en su cerebro, aunado ahora al nerviosismo que había sentido antes. Sabía que sería difícil afrontar a los padres de la chica, pero nunca se imagino la magnitud de esos problemas.

-Natsuki.

La chica volvió la mirada a la entrada de la mansión para encontrarse con la hermosa silueta de su prometida ataviada con un elegante kimono de color violeta con flores; su cabello atado en un peinado alto con un bello tocado y en su rostro una radiante sonrisa.

-como me veo?- pregunto la oji-rubí dando un vuelta mientras su prometida se aproximaba a ella.

La abrazo y beso sus labios, con tal intensidad que sorprendió totalmente a su prometida.

-te ves hermosa, Shizuru.

Esto provoco que la peli-ocre se sonrojara.

-ara, a qué viene tanta muestra de cariño, es extraño en ti portarte de esta forma.

-es el momento supongo.

-pues espero que esta faceta dure mucho.

Ambas sonrieron y se dirigieron al lugar donde seria la fiesta para recibir a los invitados.

Natsuki se sintió extrañamente minimizada en su propia fiesta de compromiso, ya que, de los presentes, eran pocos los que 
conocía y aun menos a los que apreciaba realmente.

Se encontraban ahí los ya mencionados, Mai, Takumi, Akira, Tate, Mikoto, Nao y en la misma mesa Minakata Shiho además de Susushiro Haruka, acompañada por Kanzaki Reito y su inseparable Kikukaya Yukino, después de ellos llegaron Higurashi Akane y su esposo Kazuya seguidos por Sanada Yukarico y Sagisawa Youko.

El resto de las personas eran familiares cercanos de Shizuru, viejos amigos y varios compañeros de trabajo.

Durante toda la ceremonia el padre de Shizuru estuvo serio, no mostraba mucho su desacuerdo pero Natsuki sentía que la criticaba en su mente cada vez que la veía hablando con sus amigas.

Aunque la chica hablaba muy poco ya que el nerviosismo había vuelto a aparecer después de ver a tantas personas, quienes por igual, amigos o desconocidos la veían como un bicho raro, como si todos se preguntaran que de especial podía tener para que Shizuru quisiera casarse con ella.

Se sentía minimizada por la magnificencia de su novia, con quien se paseaba por el lugar saludando a aquellos desconocidos, que la veían despectivamente. Se sentía incomoda mientras su prometida parecía estar como pez en el agua hablando con aquellos altos ejecutivos, despues de todo ese era su mundo, un mundo al que Natsuki debía acostumbrarse.

O tal vez era solo su imaginación influenciada por la inseguridad que las palabras de Kenzuke Fujino le habían despertado.

La ceremonia termino temprano, después de una cena ligera y varios discursos de sus amigos más cercanos felicitando a Natsuki y Shizuru. Al final los hombres se reunieron en una mesa para tomar sake y discutir sobre sus negocios mientras el resto de los invitados tomaban su último trago y se preparaban para entrar a dormir.

Algunos serian acomodados en las casas de huéspedes y otros en la casa principal.

Los hombres mayores seguían hundidos en sus temas cuando los jóvenes se despidieron para ir a dormir.

Natsuki entro a la casa acompañada por sus amigas y su prometida.

-ahora vuelvo, iré a acompañar a Shizuru a su habitación- dijo a sus amigas cerrando la puerta despues de que ellas entraron a su habitación.

-te note un poco distante en la cena- hablo la peli-ocre mientras caminaban hasta el final del pasillo- te pasa algo?

-supongo que son los nervios.

-no te vi muy cómoda tampoco.

-es solo que, este no es mi mundo Shizuru, siempre me acostumbre a estar sola, incluso me incomodo aun con Mai, Mikoto y Nao.

-te entiendo y no quiero que cambies por mí, mi Natsuki me gusta así de solitaria como ha sido siempre, siempre y cuando esa incomodidad no me incluya.

-te aseguro que eso no pasara-contesto sonriendo.

-bueno llegamos- estaban frente a las puertas de la habitación de Shizuru.

-no te pedí que solo me acompañaras a la puerta- dijo con una amplia sonrisa insinuante.

-eeh? No creo que esto sea muy apropiado, que tal si alguien viene- la chica se sonrojo aunque claro que quería quedarse con Shizuru.

-no te preocupes nadie vendrá.

Sin darle tiempo a nada más, la tomo de la mano y la jalo al interior de la habitación. E incluso dentro, supo lo que tenía que hacer para no recibir otra replica y simplemente la beso intensamente en los labios.

-bueno, ya me convenciste- afirmo Natsuki entre los apasionados besos de su prometida.

-te amo Natsuki.

-también te amo Shizuru.

La noche fue solo para ellas, sin conversaciones aburridas sobre negocios, sin personas con miradas despectivas, sin amigos, solo ellas demostrándose su amor.
El día siguiente la mayoría se levanto tarde. Solo Natsuki y Shizuru que tenían que hacer los últimos preparativos para la boda salieron temprano al centro de la ciudad y aprovecharon para pasear, relajarse y visitar varios lugares turísticos y templos.

Regresaron a la hora de la comida, despues de la cual, Mai y Nao se llevaron casi a rastras a Natsuki para que se arreglara para su despedida de soltera a la que solo irían ellas y Mikoto, ya que se trataba de las amigas mas cercanas de la chica.

-aun puedes arrepentirte de esto- dijo Shizuru mientras veía a su prometida ponerse una chaqueta de cuero.

-claro que no puede- intervino Mai entrando en la habitación- no te preocupes Shizuru, te aseguro que la regresare intacta.

-gracias Mai, te la encargo mucho.

-oigan! Yo puedo cuidarme sola.

-claroo, lo dice la mujer que con 2 copas se está desnudando.

-oee! Prometiste que nunca mencionarías eso.

-es tú futura esposa Natsuki, no tienes por qué tener secretos.

Shizuru solo rio un poco pero no reclamo nada. Despues de todo ya habían pasado varios años desde esa ocasión, seguro que ya tenía mas tolerancia al alcohol.

-listas para irnos?- pregunto Nao.

-listas!-

A Natsuki le daba un poco de miedo el entusiasmo de Mai.

-te veré mañana- se despidió Natsuki- o tal vez en un par de horas, estoy segura que me aburriré de inmediato.

-vamos vamos, antes de que te arrepientas.

Mai saco a rastras de la habitación a la arrepentida Natsuki =S

-y esto?

Preguntaron al unisonó al ver el hermoso auto en el que las esperaba Nao frente a la entrada de la mansión. Se trataba de un Mustang boss clásico color negro.

-es mi auto nuevo y mas les vale que nadie vomite sobre él.

-no me digas que se lo sacaste a un viejo verde millonario Nao¬¬?- pregunto Natsuki

-claro que no, solo súbete y no preguntes nada.

-ya dejen de discutir y vámonos- ordeno Mai empujando a Natsuki al interior del auto.

-antes de salir quiero invitarles el primer trago de la noche- dijo Nao, sacando unas pequeñas botellas azules.

-excelente, hay que brindar por esta noche que será la última en la que podremos salir con Natsuki sin que los celosos ojos de su futura esposa nos fulminen.

-si y felicidades a Natsuki que podrá dormir en los pechos acolchonados de Fujino-san.

-¬¬ que clase de brindis es ese Mikoto?

-solo beban y ya- apremio Nao.

-KAMPAI!-

3 comentarios:

tom-ash ketchum dijo...

Emocionante y Comico, pido la continuacion :D por favor.
Me agrada que Mai, Mikoto y Nao sean sus mejores amigas XD

Anónimo dijo...

eeeeeeee y que paso con lo demas?

Anónimo dijo...

natzuki dormira en el pecho acolchonado de shizuru!!!! esa mikoto inconcientemente es pervertida

Publicar un comentario

Antes de comentar ten en cuenta lo siguiente:
Sigue las normas básicas, sé respetuoso. Los comentarios serán moderados, si respetas, no habrá trabas.
No está permitido escribir enlaces que no tengan que ver con la entrada. Cualquier enlace fuera de lugar será borrado. Si lo que quieres es promocionar tu sitio web, ve a la seccion de Afiliados ó utiliza la opción OpenID.
Para comunicarnos mejor: los que no tengan cuenta de Blogger (o similar), pueden poner un nombre personalizado eligiendo la opción "Nombre/URL"

Gracias ^_^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...