Rss

viernes, 6 de enero de 2012

viernes, 6 de enero de 2012

La Gran Batalla de Fuuka - Capítulo 18

Autora: Lobanako


CAPITULO 18
Cuando abrió los ojos, sentía que su cuerpo no tenia vida, sentía que no tenia ganas de vivir. Miró a su derecha y vio una hermosa mariposa azul agitando sus alas en la ventana, por un momento quiso creer que todo fue un sueño, que nada de eso pasó realmente pero el dolor de su abdomen le recordaba que no era así  no tenia tiempo que perder, tenia que ir a buscar a Shizuru, no sabia cuanto tiempo llevaba inconsciente pero seguro que había sido demasiado. Mientras se incorporaba lentamente un agudo dolor la atravesó y su visión se tiñó de negro, estaba a punto de perder el conocimiento de nuevo, pero no podía rendirse, se levantó trabajosamente de la cama y miró a su alrededor, era el apartamento de Mikoto y Mai pero no parecía haber nadie allí, se miró y vio que solo tenia un camisón puesto así que buscó su ropa , la encontró perfectamente doblada y limpia encima de la mesita de noche, mientras se vestía analizó su herida, el corte aunque no muy largo, la había atravesado limpiamente, era extraño notar como el dolor la atacaba por diferentes puntos pero con la misma intensidad, cuando estuvo lista se encaminó a la sala del consejo estudiantil, donde supuso que se estarían las demás Hime a esas horas de la tarde.
El colegio estaba completamente desierto, aun se podía notar el olor a humo en algunos rincones de los pasillos, incluso algunas zonas estaban cerradas con cordones policiales debido al mal estado de estas. Después del inquietante paseo llegó a la puerta del consejo esperando ver a sus compañeras reunidas, pero no fue así, la estancia estaba vacía y eso solo hizo que Natsuki se sintiera peor, al mirar el gran escritorio que tenia delante sintió un gran vacío en el pecho, una única lágrima corría por su mejilla mientras se prometía salvar a Shizuru aunque fuese lo ultimo que hiciese.

Mai y Midori corrían veloces entre los arboles, su perseguidores estaban demasiado cerca para permitirse el lujo de parar, mientras, Yukino y Mikoto esperaban escondidas en el claro, la morena esperaba impaciente la señal de la otra chica, la cual miraba fijamente el espejo que tenia delante, en el se veían a las otras dos Himes correr desesperadas,  cuando estaban llegando hasta su posición Yukino dio la señal a Mikoto.

-¡Ahora!

Mikoto salió corriendo hacia el camino de arboles que tenia al lado justo cuando las dos chicas pasaban por su lado, la morena alzó su espada y eliminó a una de las extrañas siluetas que las seguían, las otras cuatro pasaron de largo convirtiendose en enormes monstruos morados, Mai invocó a Kagutsuchi y corrió hacia los dos que tenia delante, Midori y Gakutenou fueron a por el de al lado y Mikoto fue a por la criatura restante, Yukino observaba inquieta las batallas de sus amigas cuando un brazo con forma de afilada espada se posó en su cuello.

-Hime muerta-dijo Miyu-.

Las otras chicas se detuvieron de inmediato dejando de luchar, Mikoto envainó su espada y se sentó en el suelo con gesto de enfado.

-Otra vez no, llevamos toda la mañana entrenando pero esto es muy difícil.
-Pero realmente necesitamos el entrenamiento-dijo Mai- ¿y quien mejor para entrenarnos que Miyu?

Alissa apareció de entre los arboles y los Huérfanos parecieron ser absorbidos por la chica, la cual las miraba seriamente.

-Debéis entrenar mas el trabajo en equipo, habéis empezado bien, pero habéis dejado desprotegida y sola a Yukino-san, convirtiendola en un blanco fácil.
-Yo...solo soy un estorbo...-dijo tristemente Yukino-.
-Ninguna sois un estorbo, pero tenéis que aprender a desarrollar vuestro juego en equipo, por separadas sois débiles pero juntas podéis formar un temible grupo. Miyu, creo que sera mejor descansar un poco.
-Si, señorita

Todas se sentaron en el césped a conversar sobre lo ocurrido, Miyu había accedido a entrenarlas por petición de Alissa, la cual pensaba que para poder vencer de nuevo a lord Kokuyou tendrían que trabajar en equipo, así que se habían tirado todo el día desarroyando tácticas de combate mientras Alissa invocaba monstruos y Miyu rondaba cerca de ellas esperando el mejor momento para atacar. Había sido un día muy duro, pero ya habían pasado varios días desde que Shizuru atacó a Natsuki y no podían perder mas tiempo esperando a que se recuperase, tenían que prepararse.

Mai trataba de absorber todo lo que le decían pero su mente estaba lejos, se preguntaba que estaría haciendo Tate en ese momento, o si el la echaría de menos, tenia que encontrarle, no podía permitir que le pasara nada malo, en cierto modo era mas una sensacion de culpa que de verdadera preocupación la que la empujaba a lanzarse a esa batalla, se sentía culpable por lo que pasó con Mikoto, culpable pero no arrepentida. Miró fijamente a la morena sin que esta se diese cuenta, realmente ahora la veía con otros ojos, ya no era una niña, no estaba segura del porque pero cuando la miraba su corazón se aceleraba y sus latidos se volvían mas dulces, sacudió la cabeza con nerviosismo, no podía pensar en eso ahora, Tate la necesitaba, miró al cielo y suspiró tristemente.

Mientras, no muy lejos de allí, lord Kokuyou miraba a Fumi satisfecho.

-Has echo bien tu trabajo Fumi-san.
-Gracias mi señor.
-¿Has encerrado ya a los seres queridos de las Hime?.
-A todos señor.
-Bien, es hora de darles un ultimo aviso y empezar con la ultima parte del plan, recuerda, aquellas que no se unan a nosotros, van contra nosotros.

Fumi miraba embelesada los ojos amarillos de su señor, era increíble como solo el color de sus ojos había cambiado tanto la cara de esa persona, hizo una reverencia y se marchó, tenia que encontrar a las Hime y hacerles su promesa, mientras caminaba se llevó una mano al corazón, se sentía vacía, pero era un vació diferente al que sentía cuando pensaba en Mashiro-sama, era la sensación de que estaba haciendo algo mal y estaba perdiendo a las únicas personas que le importaban...Pero ya era demasiado tarde para dar marcha atrás, ellas estaban condenadas y todo terminaría pronto, cuando sintiese el cálido abrazo de Mashiro-sama todo habría valido la pena, mientras tanto tendría que obedecer sin rechistar, como toda buena sirvienta...

Natsuki miraba profundamente dolida a su alrededor, todas aquellas hermosas flores se habían convertido en cenizas, no quedaba nada hermoso en aquel jardín que tanto amaba, Kokuyou se lo estaba quitando todo, pero no lo permitiría, lucharía por aquello que amaba, se llevó una mano al vendaje que tenia oculto bajo su ropa, el cual le permitía hacer mas movimientos sin sentir que su herida volvía a abrirse, sabia que no tendría que esperar mucho tiempo antes de de el propio Kokuyou se descubriese, pero a pesar de esperar impaciente ese momento, aun no tenia que claro que es lo que tendría que hacer, realmente estaban en una situación muy delicada ya que sus seres queridos estaban atrapados y cualquier fallo podría causarles la muerte. Un sonido a sus espaldas la alertó y se giró con sus pistolas ya en las manos para encontrarse con todas sus compañeras Hime.

-¡Natsuki!-Mai se lanzó a sus brazos- estábamos muy preocupadas por tu estado, pensábamos que ya no despertarías en mucho tiempo y que mucho menos estarías en condiciones de moverte.
-Estoy bien...pero tenemos que actuar ya, la lucha final entre Kokuyou y las Hime no puede esperar mas-Miró al cielo y sus compañeras siguieron el rumbo de su mirada...

La estrella roja estaba muy cerca, casi rozaba el suelo, no podían perder mas tiempo, la lucha final tenia que ser pronto, y lord Kokuyou aun no había dado la cara. Unos pasos lentos hicieron que se giraran, Fumi estaba allí, mirandolas fijamente.

-Traigo un mensaje de mi señor.
-¡Danos una razón para no matarte ahora mismo!-Dijo Natsuki colérica-.
-Es sencillo, mi amo tiene aquello que vosotras mas queréis y si no queréis perderlo sera mejor que colaboréis.
-¿Que quiere tu amo?-Preguntó Mai completamente pálida-
-A vosotras, vuestra fidelidad, vuestra lealtad, quiere que seáis sus Valkirias, ha decidido que vuestra sangre es demasiado valiosa como para perderse y quiere perdonaros la vida y haceros formar parte del nuevo mundo que quiere crear, y vosotras formareis parte de el como sus Himes guardianas, sus Valkirias.
-¡Esto es indignante! ¿como se atreve a pedirnos tal cosa después de lo que nos ha echo?-Midori parecía realmente enfadada-.
-Es todo cuanto tenia que deciros, aquellas que quieran unirse a el que vengan conmigo, las que no...Os recomendaría que os fueseis despidiendo.
Todas las Hime se miraban fijamente, la duda se reflejaba en sus ojos, sabían que había en juego y no estaban dispuestas a perderlo, pero tampoco podían entregarse a Kokuyou.

-Yo me niego a entregarme, se que a mi querido doctor no le gustaría que me rindiese sin luchar-Dijo Midori dulcemente-. dime Fumi-san ¿Crees que Mashiro-sama aprobaría lo que estas haciendo?, ella lo dio todo por las Hime y tu estas haciendo que todo su esfuerzo no valiese para nada.

Las palabras de la profesora fueron como una puñalada fría en el estomago para Fumi, la cual parecía no querer aceptar aquello que le decían, y con unos ojos ciegos de cólera las miró.

-No te atrevas a nombrar a Mashiro-sama, ella no merecía pasar por lo que pasó, y por recuperarla estaré dispuesta a hacer lo que sea necesario.

Fumi se lanzó contra Midori la cual apenas tuvo tiempo de hacer aparecer su elemento y defenderse del ataque de la nueva directora, se miraban fijamente mientras del filo de sus afiladas armas hacían soltar chispas por la fuerza con las que las empuñaban sus dueñas, Mikoto interfirió y trató de alcanzar a Fumi con su espada pero esta la esquivó, Natsuki empezó a disparar mientras la chica de pelo rosa corría velozmente, Mai se puso en medio para tratar de evitar que escapara pero de un golpe la lanzo a unos cuantos metros a sus espaldas, Midori volvió a atacar a Fumi de frente haciendo que esta se detuviera, justo en el momento en el que Natsuki se lanzaba contra ella y la tiraba contra el suelo, Mikoto también aprovechó esta situación y puso su espada en el pecho de la jadeante directora, la cual las miraba impotente.

-Yo solo quería que Mashiro-sama volviese a mi lado-dijo empezando a llorar-.y no voy a permitir que os interpongáis en mi camino.

Un fuerte golpe derribó a Natsuki y a Mikoto lanzándolas contra un árbol que había cerca, Shizuru miraba fijamente a las dos chicas, sus ojos estaban vacíos de todo sentimiento, esto le dolió a Natsuki mas que el echo de que su herida se hubiese abierto de nuevo y hubiese empezado a sangrar.

-Shizuru...

Esta no respondió, esperó a que Fumi se levantara del suelo y cuando lo hizo, invocó a Kiohime.

-Todas estáis sentenciadas a muerte desde este mismo momento-dijo Fumi subiéndose en Kiohime con Shizuru-El cielo se tiñó de rojo y el sol se ocultó detrás de las siniestras nubes-. Esta batalla la habéis perdido Himes

Kiohime se marchó con Shizuru y con ella encima y Midori no tardó en reaccionar.

-¡Aun tenemos una oportunidad!, ¿van a ver a Kokuyou no?, pues no dejemos que vayan solas, es hora de ver el rostro de ese miserable que nos ha causado tanto daño y enfrentarnos a el.
Natsuki asintió agarrándose el abdomen, todas invocaron a sus Hijos y fueron detrás de Kiohime listas para la batalla final contra lord Kokuyou, esta vez solo podía vencer un bando, y seria de forma definitiva, mientras las perseguían, la hermana y Vlas y Miyu y Alissa se unieron a ellas, seria una batalla realmente dura pero la derrota no era una opción.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

heyyy!!!! conti!!!!!!!!! porfa!! me muero de ganas de saber que ondas!!!! te lo ruego no dejes la historia a medias!!!

кαoи dijo...

La historia te está quedando interesante, estoy deseando ver que pasa con esa Shizuru oscura :)

No suelo comentar mucho, pero creo que esta vez merecía la pena x)

¡Animo!

TANIA ALEXSANDRA PEREZ TORRECILLA dijo...

no puede ser que el siguiente es el final :@

Publicar un comentario

Antes de comentar ten en cuenta lo siguiente:
Sigue las normas básicas, sé respetuoso. Los comentarios serán moderados, si respetas, no habrá trabas.
No está permitido escribir enlaces que no tengan que ver con la entrada. Cualquier enlace fuera de lugar será borrado. Si lo que quieres es promocionar tu sitio web, ve a la seccion de Afiliados ó utiliza la opción OpenID.
Para comunicarnos mejor: los que no tengan cuenta de Blogger (o similar), pueden poner un nombre personalizado eligiendo la opción "Nombre/URL"

Gracias ^_^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...