Rss

domingo, 29 de mayo de 2011

domingo, 29 de mayo de 2011

Garderobe Gakuen - Capítulo 10

GARDEROBE GAKUEN
"Formando señoritas hoy y siempre"
Capítulo 10.
- "Natsuki-kun, Yuuki-san, estos jóvenes vienen del instituto Kokuyou"
- "Buen día mi nombre es Kanzaki Reito, gusto en conocerles"
- "Yo soy Tate Yuuichi"
Finalmente el día tan esperado llegó, el momento en el que el famoso prometido de Shizuru hizo acto de aparición en escena. El tercero en discordia, Reito-kun, un sujeto bien parecido de expresión agradable y de muy buenos modales. No, no lo estoy halagando sino esclareciendo los hechos, él es la representación física de lo que un caballero debía ser. Es una lástima que no pueda decir lo mismo de su acompañante, Tate es un rubio oxigenado cuya facha desgarbada me hace pensar que no es de buena alcurnia. Otra cosa que llama mi atención es que Reito me apretó la mano demasiado tiempo, quise apretarle la mano demasiado fuerte pero me contuve a lo último, después de todo, Maria-sama nos estaba viendo. Así que este era el momento para el que mi tía nos preparó aquella noche cuando nos mandó llamar, aquella fatídica noche...
- "Natsuki, Nao; el menor de los Kanzaki vendrá para pasar el resto del año con su prometida"
- "¡Por qué!" - Grité enojada.
- "Supongo que es parte de una estrategia para que los enamorados se acostumbren el uno con el otro" -Respondió Nao - "Algo como lo que tú y yo deberíamos empezar a practicar" - Sigue y te voy a partir la...
- "Esa es una de las cosas de las que quería hablar con ustedes dos"
"Qué ahora" - Remilgué.
- "Entiendo que ustedes están comprometidas y eso" - ¿Y eso? También a ti te parece raro - "Pero no puedo permitir que nuestro plan se arruine, así que Nao deja el cortejo para cuando estén a solas"- Yupii.
- "Mou, pero éramos tan felices" - Cínica.
- "He pensado las cosas que no quiero ver de ustedes dos, muy profundamente y estas serán las reglas del juego a partir de ahora"
-Usar el calcetín
-Cero actos homosexuales en público
-Actuar como hombres
-No tocarse frente a las féminas
-Cero vulgaridades
-No bañarse juntas
-Dejar la tapa del inodoro levantada
-Asistir a todas las actividades físicas de Garderobe...
Y así continuó por una letanía cercana a la hora y media, cuando terminó con su adiestramiento, le pregunté a la tía qué clase de cucaracha era el menor de los Kanzaki. Lamentablemente, Miss Maria no me quiso decir cómo era el prometido de Shizuru. Pues el tal Kanzaki era un sujeto de ojos grises y cabello negro, alto y musculoso, pero su apariencia varonil contrastaba con su voz, si me lo preguntan no es que sea una voz femenina sino afeminada. Aún así se nota que el tipo tiene muy buenos modales, mucho pegue con las féminas y siento que lo odio a muerte.
Pero siendo los cuatro varones de Garderobe, teníamos que andar juntos a todos lados sobre todo para irlos presentando de un lado a otro con los maestros. Afortunadamente ambos se inscribieron en el grupo de tercero, puesto que tener a Tomoe y a Kanzaki en el mismo salón ya era mucha burla. Una vez despachada la mercancía a su salón, me dispuse a desparramarme en mi pupitre e intentar atender mis siguientes clases, lo malo es que no se me permitió. Todas mis condiscípulas y con todas me refiero hasta a Tomoe-chan, estaban como moscas a mi alrededor pululando y preguntando al unísono sobre los galanes de película que acababan de llegar. ¿Galanes? Par de bueyes.
Pero eso no ha sido todo, no, Kanzaki me dijo que al primer timbre de descanso nos reuniéramos en el patio para que le llevara hacia donde su prometida se encontraba. Aparte de tener que lidiar con el novio en mi territorio tengo que hacerle de entrega inmediata a su princesa, como él la llamó. Este día ha sido malo pero con ganas.
- "¡Reito-kun!" - Shizuru se veía tan feliz, que estuve a punto de darme la media vuelta y salir corriendo de ahí, no lo hice porque Nao no me lo permitió.
- "Shizuru-chan, tan hermosa como siempre" - Entre la voz melosa de Shizuru y la voz afeminada de Kanzaki, parecía que estaba viendo la interpretación de una una novela romántica, pero de las malas.
- "Lamento interrumpir su momento especial, pero me gustaría presentarles a nuestras demás compañeras" -Propuso Nao para detener este momento único en donde dos enamorados se reencuentran y se aman... ¡Gah!
- "¡Oh! No cabe duda de que Garderobe está lleno de hermosas doncellas, ¿no lo piensas así Yuuichi?" 
- "¿Ah? S-sí" - Baboso rubio oxigenado, al menos sé original.
- "Ellas son Tokiha Mai, Harada Chie, Senoh Aoi y ¿Ahn Lu?"
- "Es Ahn Lu-oneesama para ti Yuuki-san"
- "¡Qué demonios estás haciendo aquí Ahn Lu!" - Reclamé con exasperación.
- "¡Oh Natsuki-kun! ¿Acaso no te da gusto verme?"
- "Mi amor hacia ti es casi igual al que siento por Tomoe"
- "Rompes mi bello y frágil corazón, pero sé que en el fondo me amas locamente" - En tus sueños - "Supe que mi viejo amigo Reito estaba aquí y no podía dejar pasar más tiempo sin venir a saludarlo, ¿no es así Reito?" -No cabe duda de que dios los hace y el diablo los junta.
- "Ahn Lu, siempre es un placer volver a verte" - Respondío Kanzaki mientras le besaba la mano a la oneesama de Garderobe, al mismo tiempo, las taradas de mis compañeras de grupo gritaban extasiadas.
- "Reito es un amigo de la familia" - Le dijo Ahn Lu a Shizuru como para explicar su extrema confianza.
- "Ignoraba eso" - Respondió Shizuru con sequedad.
- "Dime Reito, ¿qué te trae a Garderobe?" - Sí Reito, ilústranos.
- "Pensé que un cambio de aires nos vendría bien, ¿no Yuuichi?" - ¿Le tiene que preguntar todo a este pelmazo? ¿Es su matador o qué?
- "¿Oneesama nos disculparía un momento? Hay cosas que Reito-kun y yo debemos hablar en privado" -Anunció Fujino quien siquiera se dignó a mirarme.
- "Por supuesto, los enamorados necesitan unos minutos a solas, ¿no lo creen chicas?" - Dirigiéndose al trío de idiotas que eran mis compañeras.
Con la pareja del año fuera de nuestro alcance visual, nos quedó el idiota de Tate quien fue el oasis en el desierto de muchas. El rubio estaba rodeado de una veintena de calenturientas doncellas dispuestas a saber sobre su excitante mundo masculino, quien diga que una escuela de sólo para señoritas está exenta de adolescentes hábidas de plenitud sexual, miente. Tate quedó rojo, no tanto por lo que le preguntaban sino por la presencia en sí de tantas jovencitas juntas, compadezco un poco al tipo, se ve que nunca ha estado a solas con ninguna mujer, pobre tonto.
A la distancia observé la amena charla que Shizuru llevaba con su prometido, mientras Ahn Lu me miraba de reojo. Afortunadamente el receso terminó y Ahn Lu me llevó a rastras hasta mi clase favorita, arreglo floral. Para mi sorpresa estaba compartiendo actividades con Kanzaki, quien se veía como pez en el agua en el jardín botánico. Es decir, ver a Ahn Lu y las demás chicas entre las plantas y flores del invernadero era normal pero ¿este chico? ¡Dios! Destilaba delicadeza por cada uno de sus poros, las mujeres quedaban alucinadas al verle cantarle a las flores, ¡a las flores! Este estaba pero mal de la cabeza. Por andarle viendo demasiado se me clavó la espina, otra vez, de una estúpida rosa pero para cuando me di cuenta, Kanzaki ya estaba a mi lado.
- "Kuga-san debería ser más cuidadoso"
- "¡Esta estúpida flor que tiene espinas!"
- "Las rosas más bellas son las que más espinas tienen, ¿sabías eso?"
- "¿Ah?" - ¿Es sadomasoquista?
- "Las rosas son como el amor Kuga-san, no hay amor sin sufrimiento así como no hay rosas sin espinas"
No sé que parte me pareció más terrible de este momento, la parte en donde dijo algo de las rosas, la parte en donde todas y recalco, todas las compañeras de clase gritaron al unísono '¡Oh Kanzaki-sama!' o quizás la parte en donde el imbécil de Kanzaki me tomó la mano lastimada. ¡Sí! Así como lo oyen, Kanzaki Reito me agarró la mano y me la limpió con su pañuelo tal y como Shizuru lo hiciera en mi primera clase con ella. ¡Claro que hay enormes diferencias! Shizuru puede venir a agarrarme cuando quiera pero este maricotas ¡Jamás!
Pero si creían que esto fue lo único malo del día es porque no hemos terminado con él. Kanzaki se la ha pasado restregándome que es un tigre en todo lo que hace, por ejemplo, la clase de kendo. En la instrucción pudimos observar que el rubio Tate no es tan torpe como parece ya que le dio buena pelea al papanatas de Takeda, pero cuando el sensei nos puso a Kanzaki y a mí el uno contra el otro... Hice el ridículo más grande de toda mi vida, me aplastó con una rapidez y destreza que casi lloro del coraje. Afortunadamente eso nadie lo vio, pero fue humillante.
En la clase de cocina él no tenía nada que hacer pero la traidora de Mai fue corriendo a degustar en la boca de ese cabrón, la que debía ser mi parte del trabajo en equipo. Chie estaba muerta de la risa diciéndome que mis días de gloria habían terminado por la acción de un verdadero caballero. El doble tono que empleó pasó desapercibido por muchas pero no para Nao y para mí, aunque la crítica y la presión eran sólo mías. Finalmente tuvimos un momento de esparcimiento, mi clase favorita, sado.
- "¿Cómo está el té Shizuru-chan?" - Preguntó con su siempre amable tono de voz el todo poderoso Reito-sama.
- "Bueno" - Respondió lacónica, la prometida.
- "No seas modesta Shizuru, Reito se esmeró en hacerlo delicioso, ¿no Natsuki-kun?" - Comentó la oneesama de Garderobe.
- "El té sabe a rayos" - Dije escupiendo en la taza ante la mirada atónita de los presentes.
- "Kuga-han debería ya haber aprendido a disfrutar el sabor del té" - Refunfuñó Shizuru ante mi falta de cortesía hacia su prometido.
- "Es que el amor es como el té" - Dije con descaro - "Sabe mal, huele mal y siempre me causa gases"
No necesito explicar el por qué fui expulsada del paraíso, Ahn Lu dijo que era un amargado y que no era de caballeros decir lo que pensaban. Fue ahí cuando le pregunté que si a ella le gustaría que su príncipe azul le dijera lo que quería oír y no lo que debía decir, Ahn Lu me respondió que de eso se trata la caballerosidad. Finalmente concluí en que yo no era un caballero sino una persona sensata que no teme medir su lengua, Ahn Lu dijo que no podía estar más de acuerdo conmigo.
Las horas pasaron lentamente y finalmente llegamos a una de las clases en donde de plano no doy bolo, tiro con arco. La instructora tomó sus precauciones y permaneció lejos de mí mientras preparaba mis flechas. Los aplausos de las féminas distrajeron mis instintos homicidas para enfocar mi atención en el origen del bullicio. Chie, campeona regional del deporte, se estaba dando un tú por tú con su majestad Kanzaki, quien parece venido de otro planeta, todo le sale bien. Ambos atinando a la diana casi sin ver, una flecha tras otra, hasta que terminaron en un empate. La capitana, estrechó la mano de Kanzaki y éste contestó el saludo con admiración. Genial, hasta Chie forma parte del fan club de este fulano.
De mala gana agarré el arco apunté a la diana y le di al techo, como todos los días. Sólo que en esta ocasión no tomé en cuenta que había sido observada minuciosamente por unos ojos grises muy enfermos. Así es, el todopoderoso había puesto sus ojos sobre mi humilde persona y estaba dispuesto a compartir sus amplios conocimientos en la arquería con este insignificante ser humano. Kanzaki se me acercó por detrás y sólo me di cuenta de su pútrida presencia cuando escuché su afeminada voz en mi oído.
- "Creo que tu problema es el brazo en el que estás apoyando el arco"
- "No soy zurdo, Kanzaki"
- "Pero si no me equivoco, tu ojo dominante es el izquierdo"
- "¿Mi ojo qué?"
- "He estado observándote todo el día, creo que tienes algún problema de tipo visual en el ojo derecho"
- "El oculista dijo que tengo astigmatismo en el ojo derecho, pero ya está muy avanzado y no veo nada"
- "¿Nada?"
- "Bueno, sombras, pero toda la visión se recarga en el izquierdo"
- "Ya veo, quizás si colocamos el arco entonces para este lado..."
Para cuando me di cuenta, Kanzaki ya me había cambiado el arco al otro brazo, luego me tomó la mano izquierda y me hizo jalar la cuerda con ella, posicionándose detrás de mí. Continuó con su explicación de que el arco debería agarrarse del lado contrario al ojo dominante, o sea mi ojo izquierdo. Así que mientras Kanzaki parloteaba sobre la forma en la que mis piernas deberían estar separadas la una de la otra, la tensión de la cuerda, mi vista al frente y demás chorrerías, me percaté de un pequeñísimo detalle que pienso sólo yo noté. Kanzaki estaba demasiado cerca de mí, tan cerca que su entrepierna estaba prácticamente embarrada en mi trasero. Primero pensé que era parte de su instrucción, pero después de unos instantes, sus verdaderas intenciones aparecieron.
- "Recuerda Kuga-san, que tu postura debe siempre formar una T..." - ¿Eh? - "Levanta tu rostro..." - Se me está pegando mucho, casi siento, casi siento...
- "¡Espera ahí!"
- "¿Qué pasa?"
- "Baño, ahora"
- "¡Oh! Disculpa, quizás en otro momento continuemos con la instrucción"
- "Sí quizás"
¿Que alguien me diga qué demonios pasó hace unos momentos? Es decir, es el prometido de Shizuru, el hombre elegido por los Fujino para convertirse en el compañero ideal que traerá la felicidad a ambos hogares. Un matrimonio cuya descendencia afianzará las negociaciones entre ambas familias. Entonces si es así, ¿qué coños estaba haciendo este cabrón embarrando su pedazo de repulsiva carne en mi trasero?
- "Ja, Ja, Ja"
- "Basta ya Nao, la cosa es seria"
- "A Kuga le dieron un arrimón de camarón"
- "¡Eres una cerda!"
- "No me digas que tú nunca..."
- "¡Nunca!"
- "¿Ni un ligero lleguesín?"
- "¡Qué llegue ni que ocho cuartos! Nao, el tipo es un maricotas"
- "Ya me parecía que era demasiado perfecto para ser verdad, ¿y?"
- "¿Y, qué?"
- "¿Qué vas a hacer? Porque a mí se me ocurren un par de ideas"
- "Ni siquiera me atrevo a imaginar lo que pasa por tu sucia mente"
- "Vamos a tomarlo por el lado amable"
- "¡Cuál lado amable!"
- "¿No será que como tú no estás acostumbrada a los... roces, masculinos, lo estás exagerando?"
- "¡A mí no me pareció un roce!"
- "Démosle el beneficio de la duda, después de todo está entrando a Garderobe, tal vez fue su manera de saludarte"
- "Un apretón de manos hubiera sido suficiente"
- "Ten cuidado, tu calcetín está más abultado que de costumbre, no se vaya a confundir"
"¡Eres de lo peor!" - Dije aventando los calcetines a su rostro - "¡Me niego a pasar los próximos meses con ese degenerado!"
- "Cálmate, no pasa nada, recuerda que yo sigo aquí" - Ese no es ningún consuelo - "Ya pensaremos en algo, después de todo, mañana será otro día de clases"
Cierto es que Kanzaki no volvió a intentar darme el dichoso arrimón como le llama Nao, pero eso no quitaba el hecho de que no me dejaba ni a sol ni a sombra. Inicialmente pensé que la razón era porque estaba evitando que Shizuru y yo estuviésemos a solas, o sea que la estaba celando a ella no a mí. Pero cuanto más tiempo pasaba más me convencía de que no era precisamente a la oneesama más querida de Garderobe a la que estaba siguiendo, sino a mí.
Todos los días era la misma cosa, 'Kuga-san ven a comer con nosotros' o 'Kuga-san, acompáñame a la dirección para llevar unos reportes a Maria-sama' y mi favorito, '¡Ah, estás con Shizuru ensayando para una obra! ¿Puedo ver?' Lo tenía hasta en la sopa, no recuerdo un sólo momento en el que yo haya podido estar a solas con Shizuru, es más, si yo iba al baño él aparecía ahí misteriosamente. A mí se me hace que, o es un hombre muy observador que ya se dio cuenta de que soy mujer o es un gay muy descarado. Me inclino por la segunda opción.
Un día simplemente no asistí a clases, un mes con Kanzaki me hizo tener mi dosis de compañía masculina para toda la vida. Fue así que decidí tirarme en el piso del teatro de Garderobe, a sabiendas de que ninguna estudiante estaría ahí. Al ser mi lugar secreto dudo mucho que Kanzaki tuviera la ocurrencia de presentarse en este lugar, además él no falta a clases como yo. Descansando estaba mientras retomaba las cosas donde las había dejado, justo antes de que el prometido de Shizuru las trastornara en una mala comedia de televisión. Es hasta ahora cuando considero la opción de matrimonio con Nao, al menos ella me da mi espacio.
- "Natsuki"
- "¡Shizuru qué estas haciendo aquí!"
- "Pasé por tu salón y no te vi, supuse que estabas en este lugar"
- "¿Cómo sabes que simplemente no me quedé en mi cuarto?"
- "No lo sabía, sólo vine para cerciorarme de que te encontrabas con bien"
- "Ah"
Hasta ahí llegó nuestra plática, no supe que más decirle después de eso. Antes era un poco más sencillo hablar con ella, porque con el pretexto del prometido me le acercaba para molestarla, pero ahora con él en Garderobe ya no había caso. Así que me mantuve en silencio mientras ella se sentaba a mi lado sin decir nada tampoco. De reojo vi que Shizuru veía hacia donde estaban sus manos, las cuales retorcían un pañuelo desesperadamente, la mujer quería decirme algo pero no se atrevía. Para romper un poco el silencio se me ocurrió decir lo primero que me vino a la mente.
- "Así que... ¿Te casarás este año o el siguiente?"
- "Reito-kun preferiría que nos casáramos cuando él termine la universidad"
- "Ya veo"
- "¿Por qué tanto interés?"
- "Relájate Fujino, sólo quiero saber si tengo una oportunidad contigo o no"
- "¿En verdad?"
- "¿Qué otra cosa podría ser?"
- "Quizás Natsuki prefiera a Reito-kun" - ¡Ah!
- "¿Has...?" - Ni siquiera pude terminar la frase, el todopoderoso invadió mi espacio.
- "¡Shizuru, Kuga-san, me da tanto gusto encontrarles juntos!" - Estúpido junior.
- "¿Qué ocurre Reito-kun?" - La expresión de Shizuru cambió drásticamente a una menos hostil.
- "Nada me gustaría más que compartir una taza de té hecha por mi princesa y en compañía de Kuga-san" -¿Sonó muy gay o fue mi idea?
- "Ara, no tenía idea de que ya fuese hora de la clase de Kuga-han con Ahn-Lu"
- "Ahn-Lu nos está esperando, dijo que probablemente los encontraría aquí" - Un motivo más para odiar a la oneesama de Garderobe.
Sin hacer más comentario Shizuru se levantó del piso en donde nos encontrábamos platicando, para reunirse con su prometido, quien le hizo un ademán de que ella saliera primero y uno más, para indicarme que yo saliera antes que él. Cuando pasé junto a Reito estoy segura de que me estaba viendo el trasero, pero tal vez, tal vez lo imaginé. Sin embargo cuando Ahn-Lu se distraía y Shizuru veía para todos lados menos para su prometido, Reito-sama me rozaba las manos con las suyas cada que podía. Juraría que en una ocasión me guiñó el ojo, la situación era ya un acoso muy descarado y estuve a punto de gritarle a los cuatro vientos que no era un hombre. Esta situación jamás pasó por mi mente y honestamente ya se estaba saliendo de control.
- "¡Estoy harta!" - Rumié con Nao - "¡Dime qué hacer!"
- "Ya te lo dije, llévalo al baño de hombres, le abres la bragueta y..."
- "NAO"
- "Tú preguntaste" - Dijo tan impasible la araña mientras pintaba sus uñas de negro - "Tienes que llegarle, preguntarle abiertamente qué pedo"
- "¡Cómo voy a decirle eso!"
- "Pues así, vas y le preguntas que si le gusta el arroz con popote"
- "Arroz..." - Entre Nao y mamá no sé cuál es más vulgar - "Eres una sucia"
- "Si te dice que sí, lo único que tienes que aclararle es que a tí te gustan los pel..."
- "¡Basta!" - Le tapé la boca antes de que acabe su inteligente observación, estoy hasta la madre de escuchar obscenidades y menos cuando no estoy de humor.
- "¿Pues no querías mi experta opinión? ¿Quién te entiende Kuga?" - Buena observación, no sé para qué le pregunto si siempre me sale con una estupidez - "Si me permites tomar cartas en el asunto, puedo resolver tu penosa situación sin que tengas que hacer nada"
- "¿Qué pretendes?"
- "¿Quieres o no una solución?"
- "Sí"
- "Si te lo digo no funcionará igual así que sólo espera y verás" - Tal vez debería llamarle a Saeko y decirle que reserve un vuelo a Londres con carácter urgente.
A la mañana siguiente, el día no parecía muy diferente a los demás, clases aburridas, maestros aburridos, tía solterona, Fujino ignorándome, Reito acariciándome la pierna cada que podía, Ahn-Lu dándonos demasiado tiempo a solas, etc. Lo normal, inclusive en el almuerzo con las chicas, se suponía que Fujino y Kanzaki comerían juntos como la pareja ideal que eran, pero Fujino alegó que tenía un compromiso y no salió a comer, dejándonos a su príncipe azul sólo para nosotras. Pero si eso no fuera poco, la traidora de Nao se fue a comer con Tomoe-chan quien ahora resultaba ser su íntima.
Mai coqueteó descaradamente con Kanzaki, él hizo como que caía pero cuando podía me volteaba a ver. Luego hacía chistes estúpidos que por algún motivo, siempre terminaban siendo muy graciosos para él y palmeaba mi muslo. A punto estuve de tirarle un golpe pero la desaparecida Nao se incorporó a la tertulia, para beneplácito de todos los presentes. Lo más sorprendente fue que Nao me saludó con un abrazo muy efusivo gritando mi nombre a los cuatro vientos para que todo Garderobe volteara a vernos.
- "¡Kuga!"
- "¡Nao idiota! ¿Qué demonios te metiste?"
- "¿Cómo? ¿Acaso todos estos años juntos no significan nada para ti?"
- "¿Has perdido la razón?"
Y sí, Nao perdió la cabeza. Sin pedir permiso se sentó entre Kanzaki y yo, agarrándonos a ambos de los muslos mientras se acomodaba en el suelo. Luego, nos abrazó a ambos y se mantuvo en esa posición hasta que me harté y groseramente tiré su brazo de mi hombro, Nao no tardó mucho en volverlo a poner y fue ahí cuando comprendí que sería inútil volverlo a quitar. A pesar de lo extraño de su conducta, nadie pareció tomarle gran importancia a las excentricidades de Nao, después de todo estamos hablando de Nao. Sin embargo, aunque Kanzaki lo disimuló bastante bien, se veía bastante incómodo por la situación, ni qué decir de mí, en cuanto pude fingí que necesitaba ir al baño para acabar ya con esta charada.
- "Te acompaño" - Dijo Nao mientras caminaba muy cerca de mí.
- "Creo que necesito ir al sanitario, disculpen" - Ese fue el maricotas de Kanzaki, esto no me gusta nada.
Entramos al baño los tres juntos, sólo que yo pasé de orinar, simplemente me fui al lavabo y me eché agua a la cara en un vano intento de despertar de este día de pesadilla. Desde el espejo, miré de reojo el cómo Kanzaki y Nao se fueron a los mingitorios, para mi sorpresa Nao orinó parada.
- "Hace un bonito día, ¿verdad?" - Comenzó Nao a platicar con Kanzaki mientras orinaba.
- "Sin duda alguna Yuuki-san"
- "¿Cómo es la vida en Kokuyou gakuen?"
- "No tan divertida como aquí"
Mientras orinaban, hablaron del clima, de la escuela, de las conquistas de Kanzaki y la vida de Tokio como si nada. Mientras yo estaba que no me la creía, ¿vi bien? Nao estaba de pie, estaba orinando, me consta que escuché el sonido y puedo ver el cómo hasta se sacude Dios sabe qué, desde donde me encuentro. En cuanto terminaron, Kanzaki se adelantó y yo me quedé estupefacta en mi sitio, viendo de arriba a abajo a Nao y pensando si en verdad debajo de ese traje masculino, no se encontrará una anatomía desconocida para mí.
- "¿Qué?" - Me preguntó con una sonrisa muy propia de ella.
- "¡Tienes un...!"
- "Se llama orinador femenino Kuga, deberías comprar uno, son muy útiles" - En el puño de Nao se encontraba un cartón que cuando lo estiró parecía una especie de embudo, también asemejaba a un consolador.
- "Oh. Yo creí..." 
- "Tú vives en otro mundo" - Dijo terminando de lavarse las manos - "Lo importante es que Kanzaki se lo haya tragado"
- "¿Qué quieres decir?"
- "¿No es obvio lo que estoy haciendo?" - Ante mi silencio, Nao resopló un fuerte suspiro y se explicó - "Tú serás el uke"
- "¡El qué!"
- "Hay que convencerlo de que somos una pareja gay estable y que él se está metiendo en donde no le llaman"
- "¡Es éste tu brillante plan!"
- "¿Tienes una mejor idea?" 
- "¡Tiene que haber otra manera!"
- "Puedo parar cuando quieras, pero después no vengas a llorarme cuando Kanzaki te trate de llegar en alguna de las clases de nuevo"
- "Pero la tía dijo que..."
- "¿Quieres acabar sobre un escritorio con Kanzaki?"
La imagen mental vino como un flashazo a mi mente, Kanzaki con una de esas caras que suelen aparecer en los mangas hentai y yo debajo de él, con un rostro de dolor sobre una mesa escolar cual manga barato yaoi. Horror, no me gusta el yaoi, no me gusta Reito, coño, no me gustan los hombres.
- "Está bien" - Dije encongiendo los hombros - "¿Qué tengo que hacer?"
- "Llámame papá"
- "¡Vete al diablo!" - Esto me huele muy mal.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

wooou.... quiero leer mas porfa siiiii.....
n.n :P

tom-ash ketchum dijo...

creo que mi fantasia de un momento de Natsuki y Nao se cumplira :=D

Publicar un comentario

Antes de comentar ten en cuenta lo siguiente:
Sigue las normas básicas, sé respetuoso. Los comentarios serán moderados, si respetas, no habrá trabas.
No está permitido escribir enlaces que no tengan que ver con la entrada. Cualquier enlace fuera de lugar será borrado. Si lo que quieres es promocionar tu sitio web, ve a la seccion de Afiliados ó utiliza la opción OpenID.
Para comunicarnos mejor: los que no tengan cuenta de Blogger (o similar), pueden poner un nombre personalizado eligiendo la opción "Nombre/URL"

Gracias ^_^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...