Rss

martes, 11 de septiembre de 2012

martes, 11 de septiembre de 2012

Cap 19:"Nunca digas adiós" de Cristalsif


NUNCA DIGAS ADIOS

Capítulo 19

Ojo de Huracán


-¡Gané!- Gritó Piro de lo más sonriente, levantándose del suelo para yacer sentada y agotada frente a la humareda. -Cof cof- Tosió a pesar de la mascara, que notó fisurada e incluso ligeramente derretida. Detrás del cristal antibalas ahora expuesto... un brillo divertido marcaba aquellos ojos verdes, junto a sus mechones rojos. -¡Le gané a la Hime más poderosa! Soy Piro y esto será recordado para la posteridad- Comenzó a reír cual maniática.

-No cantes... victoria tan rápido- Los ojos de las Valquirias amenazaron con salirse de sus cuencas...  -Esto aún, no acaba-

El humo se disipó lentamente en el espacio derruido, pero la señora del fuego no se había movido ni un ápice. Los cabellos naranja cubrían el rostro sombrío, una mueca agresiva, los dientes blancos enterrados en la carne de sus labios y las gotas sanguinolentas bajando por su barbilla. Con un lento movimiento irguió su faz llena de hollín y pequeños cortes. La mirada lila, así como la expresión de la muchacha, era irreconocible, su cuerpo magullado, llenó de heridas y su ropa desgarrada, en algunas partes quemada. Mai ladeo la mirada sobre Nina, causando que esta se estremeciera. -Ocupate de Piro... yo tengo algo que resolver con ella- Sonrió sadicamente mirando a Zafiro. Nina contuvo sus deseos asesinos, pero era justo, Mai tenía más motivos que vengar.


Nina acomodó a Arika contra la pared, a ella aún le tomaría tiempo recomponerse, una costilla o dos rotas, era sumamente doloroso, no estaba en condiciones para luchar. -Quedate quieta... en cuanto acabe con esa, vendré por ti- Se puso de pie, sus pasos dudaron en cuanto aquellos ojos fuego se detuvieron sobre Miel y Erstin. La mirada ensombreció, esa persona estaba herida y a merced de aquella vil mujer. La palidez de su esposa sumada a la enorme mancha de sangre en el suelo, le revolvió el estomago. Maldijo que Nao no estuviera en condiciones para ayudar, esa maldita Valquiria. -Ya tendré tiempo de matarte lentamente Miel- Gruño por lo bajo, continuando su camino hacía Piro.

-Pero... pero...- Piro iba a cuestionar, incluso se interpuso entre Mai y Zafiro, pero... -Dejala- Escuchó a través de su comunicador, la Primera Valquiria había hablado y muy a su pesar tenía que obedecer.

Ninguna supo el sacrificio por el que optó la de melena naranja, no vieron que a través del guante destruido y la tela ligeramente quemada de su brazo izquierdo, la piel se había tornado negra y solida como una roca. Mas esto ni siquiera preocupaba a la ex-dueña de Kagutsuchi, su único objetivo, aquel que la mantenía viva, era tomar venganza de todo ser que se interpusiese en su camino. Levantó el brazo funcional y una flama encendió un fulgor distinto. Este fuego no quemaba su piel y lo que parecía un nuevo brazal giratorio con gemas verdes, brillaba en su mano. Mai no tardo en lanzar la llamarada contra Piro, quien evadió por poco, no sin ver el fuego pegarse a la parte baja de sus pantalones. Se revolcó en el suelo para apagar el incendio y  luego se puso de pie con dificultad.

-Deja de jugar... Tokiha...- Zafiro ya estaba frente a ella con sus armas dispuestas a principiar la que sería una muerte segura para alguna de las dos. La primera hondanada de fuego vino sobre la enmascarada, que con un movimiento calculado se hizo a un lado, deslizándose lateralmente, sintió como dolía la piel a pesar de no ser tocada por la flama o que su ropa no ardiera en llamas. -“Ahora si es enserio”- Ambas guerreras comenzaron a correr en una seguidilla de disparos y llamaradas. Mientras la valquiria evadía cada ataque con movimientos casi irreales, Mai usaba sus brazales para desviar los disparos como si fueran simples canicas.

En el lado opuesto Nina con su querida Neptuno en mano, comenzaba su propia batalla contra Piro, la guadaña impactaba violentamente con la fuerte hoja que hacia las veces de escudo. La morena replegaba la enorme lanza con fuerza, empujando a Piro y su arma, luego saltaba y con un corte intentaba partirla en dos, pero la dama de abundante pecho, lograba escapar por alguna gracia divina. La de ojos verdes sudaba copiosamente bajo la mascara, acudía a su ventisca pero la gran lanza cortaba el viento, esto la detenía apenas unos segundos, los que usaba para atacar con su guadaña.

Milagro, las ex Hime no encontraban otra palabra en su vocabulario para definir lo que ocurría ante sus ojos. La voz colérica de Mai, había encendido en sus corazones un dejo de esperanza, uno necesario para continuar con aquella lucha devastadora. Nao fue la primera en percibirlo, cerró sus ojos antes de proferir un largo bufido, una muda queja a su propia debilidad. Llevó la mano sana al brazo lastimado y con un movimiento rápido de esta y su cuerpo en una contorsión extraña, acomodó los tendones y los músculos, aquel fue un sonido seco de articulaciones tomando la posición natural. La pelirroja, cuya melena había dejado crecer desde la muerte de Natsuki y ahora llegaba más abajo de sus hombros, tensó la mandíbula para no proferir un solo gemido, no sentía se derecho después del sacrificio de Mikoto.

La Yuuki miró con ternura a la 'pequeña' Mikoto, una lágrima rodó por su mejilla... la morena estaba tan pálida y fría. -Perdoname... por no saber cuidar de ti, por no hacer caso a tus palabras- Se quitó el saco militar e improviso en un zurullo una almohada para la Minagi. Se inclinó levemente y le dio un beso a la frente expuesta. -Código Julieth, activar al 50%- En la gema de su arete aparecieron una serie de lineas luminosas, el sistema liberó la capacidad de las nanomáquinas y sus heridas sanaron inmediatamente. Tal poder a cambio de una mancha oscura que apareció en sus costado derecho, ahora expuesto por la ausencia de su chaleco.

Nao miró un segundo a Zafiro, necesitaba acudir en auxilio de Mai o era más bien su deseo de ayudar a matar a la asesina de Mikoto, aunque acercarse era una idea suicida pues el lugar estaba colapsando entre las llamas. Decidió primero auxiliar a Erstin, caminó lenta y tranquilamente hacía Miel, quien tras notar su presencia acercó el filo ambarino al cuello de la rubia.

-Si haces eso, no habrá nada que pueda salvarte de mí- Sonrió Nao mostrando la segunda garfa que permanecía intacta, antes de desaparecer en el aire.

Una desconcertada Miel, miró en todas direcciones sin encontrar a la pelirroja ¿Cómo alguien puede moverse tan rápido? Su descuido no le permitió ver su presa estiraba el brazo lastimado, moviendo los dedos -“Ya he sanado”- Sonrió la de ojos azules. Erstin había estado esperando el mejor momento para actuar, el filo se separó lo suficiente de su garganta, ese era el instante. La rubia estrechó el arma entre sus dedos a pesar del daño que ello le causaba y jaló con tal fuerza que Miel no pudo mantenerla entre las manos. La macana de ámbar fue lanzada lejos, se clavó en una fisura de las paredes haciendo imposible su extracción. Iracunda la valquiria, lanzó un golpe por la espalda a Erstin, solo para cortar la tela. La joven Ho se había movido en el momento justo, saltando muy alto para caer a la espalda de la servil de Sears. Tomó aquella oportunidad para usar su 9mm y dispararle a Piro, aquel acto tomó por sorpresa a la pelirroja que se llevo la mano al costado herido. Así como saltó para evitar nuevamente, ser partida en dos por Nina. Contrario a lo que imaginaba, la pelinegra le dedicó una mirada de reproche. Los ataques a traición nunca fueron bien vistos por la joven Blan.

-Ya estas muerta... pequeña- Escuchó un sonido malvado en su oído y el aliento rozarle el cuello. Miel se giró buscando a Erstin, pero solo vio un rostro muy cerca, con una mirada limón llena de rencor hacía ella. Sintió el estupor que llena a las victimas de una araña, esto le impidió actuar a tiempo. La pelirroja colgaba de cabeza, sujetándose a un hilo casi translucido adherido al techo, al mejor estilo de su Child. En cuanto la joven aterrada quiso atacar a Nao se dio cuenta que no podía hacerlo, algo intentaba cortar su carne cuando movía alguna parte de su cuerpo.

-¿Qué...qué me hiciste?- Intentó de nuevo, pero el corte en su brazo se hizo más profundo y le obligo a soltar su segunda macana, que resonó en el suelo.

Nao sonrió, antes de estrechar con una de sus manos en cuello de la chica, las garfas lastimaban, pero no presionaba con suficiente fuerza como para degollarla o cortar una de las arterias principales. -Estas en mi telaraña... Mielita... ¿Sabes lo que pasa a las moscas que caen en ella?- No era necesario decir más, la enmascarada supo que si movía alguna parte de su cuerpo, el hilo cortante se clavaría más en su piel hasta descuartizarla. -Ahora eres mía-

-No... no la mates- Intervino Erstin, sujetando la muñeca de la pelirroja.

-¿Qué? Esta mocosa casi te mutila un brazo y tú...- Nao bajó del techo, volteándose a ver a su compañera de equipo. -“Es cosa mía o a esta chica se le han muerto las neuronas, y yo que pensaba que era la excepción a la regla de las rubias tontas”-

-Po...podemos... sacarle información... de...después- Musitó abochornada. Lo cierto era que la joven Ho, tenía un raro presentimiento respecto a sus atacantes. Estar tan cerca de Miel le hizo sentir algo muy extraño, saber que la cubrió con su cuerpo de la honda explosiva siendo enemigas era algo irracional. Pero a la vez le permitió ver sus ojos, si no se equivocaba eran de un color café claro como sus cabellos. En ellos adivinó una la mirada vacía que le llenaba de pena y solo el instante en que sus brazos la rodearon, un tenue brillo gentil ocultó aquella mascara.

Esto le dio una idea, estiró la mano lastimada cuya hemorragia ya se había detenido. Atravesó los hilos con cuidado de no cortarse, ante él espanto de Nao. -“Ahora quiere quedarse sin dedos... ¡Rayos!”- Cuando sus dedos palparon la prenda metálica con un visor a la altura de los ojos, Miel se movió temerosa a pesar de las heridas que esto le causó.

-No temas... Miel-san- Dijo Erstin con dulzura, presionando un par de separadores primero y en cuanto quiso hacer lo mismo con los superiores, para liberarla del anonimato. Nao sacó rauda la mano de ella sin dañarla y saltó con la rubia en sus brazos lo más lejos que pudo. A su espalda una llamarada junto a un cuerpo siendo golpeado de forma inclemente, se aproximaba peligrosamente a los hilos.

-¡ZAFIRO!- Gritó Miel, concentrando todo su poder. Una muralla de ámbar recibió en su interior a la primer Valquiria, pero por la fuerza del impacto, el cuerpo y las llamas continuaron su trayectoria. Miel cortó como pudo los hilos, generando estalactitas ámbar a la velocidad de un pestañeo, pese a que no logró cortarlos todos a tiempo, saltó para recibir el cuerpo lastimándose en el proceso. La joven valquiria logró con suerte tomar a zafiro en el aire y evitar el golpe completo de la llamarada de Mai. Sin embargo ya no contaba con fuerza y sus piernas estaban tan lastimadas que no le respondieron para aterrizar. Ambas figuras impactaron contra el suelo, Miel sobre sus piernas lastimadas que rápidamente cedieron a la fuerza de la gravedad y de sus labios profirió un gritó torturado. Zafiro en cambio impactó contra el suelo de cabeza, el casco se rompió y una mancha de sangre comenzó a llenar el piso donde ella aguardó, lejos de la vista de todas.

En el raro silencio que hizo, Miel se arrastró por el suelo como pudo con las manos, intentando con toda esperanza llegar al lado de la líder. Si algo le pasaba al proyecto, todas 5 serían asesinadas por su ineficiencia, por no poder protegerla.

Todas las Otome y Piro vieron el humo manar de las ropas de las dos mujeres, heridas a causa del fuego y los cortes. Erstin se llevó la mano a la boca para acallar un gemido, la vista era horrorosa. Mientras Miel sacudía a su líder con la esperanza de que reaccionara, pese a que ella estaba apenas consciente, Zafiro no respondía. Piro dejó caer su elemento y se arrodilló en el suelo sintiendo su propía sangre gotear entre sus dedos, sabía que estaba perdida. Sus amigas... ya no estaban con ella para luchar. El escuadrón Valquiria había fallado y si las Otome no les mataban, si lo haría Iori Katsuya.

-Ahora... Mikoto estará en paz- La voz llorosa de Mai atrajo la atención del grupo. La ojilila había logrado lo impensable para el resto, pero no por ello estaba contenta. Había aprovechado un momento descuidado de Zafiro, la joven perdió la serenidad cuando Miel fue atacada y sus gemidos de dolor audibles, eso sin contar con el hecho de que sus pasos empezaron a hacerse torpes, soltó una de sus armas, un error extraño en alguien con tanta experiencia armada. Zafiro ya no coordinaba tan bien, alguna clase de dolor físico la atacaba a la altura de la cabeza, ese segundo lo definió todo, entonces lanzó su más fuerte ataque, logrando para si la anhelada venganza. Sin embargo, eso no le iba a devolver a su amada.

Todas bajaron la mirada entendiendo que la adrenalina en su sangre, les había hecho olvidar por un momento a la querida Minagi, ahora sin nadie más a quien enfrentar... La cruda y dura realidad se hacía tangible en ese momento. Las lágrimas comenzaron a surcar los rostros, o eso al menos hasta que un raro sonido atrajo la atención de todas ¿Estaba sonando un estomago?

-Mai.... hambre...- Todas giraron en dirección de esa voz, la dicha volvió a la vida los corazones. Mikoto se levantaba del cómodo lecho improvisado por Nao con cara somnolienta, que sin duda fue la segunda en correr a su encuentro. Mai claramente la primera, ya estaba junto a la Minagi llenando su rostro de besos y abrazándola ante una muda queja de la pelinegra. La herida le había atravesado el hombro de lado a lado y el veneno causado un dolor tan agudo que la llevó a la inconsciencia. Sin embargo las Nanomáquinas en su cuerpo había trabajado arduamente en contrarrestar la ponzoña y cerrar la herida, que si bien no estaba totalmente sana y aun dejaba ver cierta profundidad, ya había dejado de sangrar.

-¡JURO POR KAMI QUE LA PROXIMA VEZ VOY A REVIZAR SUS SIGNOS VITALES!- Gritó Nao, recordando el incidente con Lord Kiyoku. Un tercer susto de esos no volvería a vivirlo, aun si tuviera que tomar un curso de primeros auxilios para ello. -O dejo de llamarme Nao Yuuki...- Se arrodilló junto a la pareja. Mai y Mikoto estaban algo asustadas por el ímpetu de su compañera.

Nina aprovechó el momento para acercarse a Erstin y acariciar su mejilla. -No vuelvas a hacer tonterías- Musitó tímidamente a su esposa, antes de depositar un beso en sus labios. Los ojos azules de la joven Ho se abrieron llenos de sorpresa, para luego cerrarse en un gesto de entrega a su amada. Sollozó secretamente de dicha ante el gesto afectuoso de su amor y le dolió separarse de ella a falta de oxigeno. -Prometeme que no volverás a descuidarte por mí- El tinte sonrojado en el rostro de Nina, estremeció completamente a Erstin, que no dudo en abrazarla.

-Lo prometo... si tu prometes entrenar más, casi... casi... te...- Pero los dedos de Nina se posaron en sus labios. Ninguna de la dos quería decir las palabras que causan tanto terror.

-¡Demonios! Todas tienen novia menos yo- La voz de Arika, resonó cual eco en la bodega casi destruida. -No es justo- Decía apuntando con el filo a Piro, que no levantaba siquiera la cabeza.

-¡Habla por ti! Yo estoy más sola que un hongo- Fue toda la respuesta que obtuvo de Nao.

-Señoritas...- Piro interrumpió la dicha de la multitud. -Deben irse...- Su tono derrotado y su estado deplorable, hacía que no se le tomara muy enserio.

-¿Quién rayos te crees tú para darnos ordenes?- Nao, caminaba furiosa en dirección de esa mujer. Quería romperle la cara, tirarle 5 dientes por lo menos y de paso, torturarla.

-Todo... esto ha sido una trampa- Piro levantó la cara, bajo lo que quedaba de su casco ocultó una sonrisa irónica. -Creí que... que venceríamos pero no es así, solo... solo- Su voz fue acallada por un puñetazo venido de Nao.

-Ni en tus sueños Nena- Antes de que la temperamental pelirroja lastimara más a la valquiria, Erstin retuvo como pudo a la pelirroja.

-Di lo que tengas que decir- Expresó con seriedad Nina acuclillándose a la altura de una arrodillada Piro, algo en ella había cambiado o dicho de otro modo, renacido en esa confrontación.

-Las estábamos esperando- Intentó explicar bajo su mascara.

-¡Dime algo que no sepa Zorra!- Erstin sudaba frío, Nao estaba muy eufórica y enojada al mismo tiempo, además de vulgar.

Piró escupió sangre en su propia mascara y continuó hablando. -Iori-sama esperaba que nosotras pudiéramos destruirlas, sería tan fácil con nuestros Slaves... pero se negaron a que los usáramos, con ellos las hubiéramos derrotado, sin embargo nos dieron estas copias baratas del dispositivo que se le extrajo al cuerpo de Kuga-san, creíamos que sería suficiente- Detuvo su explicación sujetándose con más fuerza la herida. -Ellos solo querían llevarlas a ustedes a un nuevo limite, el 50% de su poder... ahora, ellos sabrán que no pueden alcanzar el 100%, han monitoreado nuestra batalla todo el tiempo- Las Otome palidecieron, observando en todas direcciones y solo entonces notaron pequeños puntos negros en las paredes tanto destruidas como las intactas.

-¿Porqué nos dices esto?- Ahora era Mai la que miraba con incredulidad a su antes rival.

-Porque nos usaron, nos enviaron a una muerte segura... Iori Katsuya, nos dio ordenes claras de derrotarlas en menos de una hora, cuando este tiempo se agotara...- La chica comenzó a toser y Arika se inclinó para ayudarla y que pudiera habla. Nina se puso de pie, le costaba no golpear a esa mujer en cuanto aludió a su hermana. -cuando... pasara una hora, las instalaciones se destruirían, se suponía que tendríamos tiempo de escapar, pero fui tonta... todo este sitio quedó sellado, incluso para que nosotras, el escuadrón valquiria no pudiéramos salir- Concluyó Piro derrotada.

Entonces Nina sujeto por el cuello del destrozado traje militar a la Segunda Valquiria. -¿Cuanto tiempo va de eso?-

-Faltan 20 minutos... para la hora- Tales palabras le costaron que la pelinegra la soltara y de no ser por Arika se hubiera golpeado contra el suelo.

-¿Mikoto... chicas, están en condiciones de hacer la operación de salida?- Preguntó la líder, con una autonomía y serenidad que ahora estaba más acorde con su papel en el escuadrón. Todas asintieron con gestos serios.

-Por favor... solo les pido una cosa- Suplicó con voz suave Piro.

-¡¿Crees qué estas en posición de pedir algo?!- Nao no podía creer la desfachatez de aquella mujer.

-Calma Nao...¿Qué pides...?- Sopesó las cosas Nina, esa mujer bien podría haberlas dejado sucumbir con la bomba de Sears y no parecía mentirles. Hizo un ademán con la mano. Arika entendió el mensaje y se apresuró a poner los explosivos de Garderobe, si Piro mentía de todos modos ese lugar volaría en mil pedazos.

-Llévense a Zafiro y a Miel- Le costaba respirar, pero la desesperación en su voz hizo dudar un segundo a Nina. -Miel es gentil e inocente... y a Zafiro... a ella le espera un destino terrible-

-¡Listo!- Volvió Arika con una sonrisa en los labios. Mai y Mikoto se miraban confusas, Nao negaba rotundamente con la cabeza.

-Creo que debemos llevarnos a Miel, ella me ha protegido en la explosión- Se atrevió a decir Erstin recordando ese extraño sentimiento en los ojos de la chica. La joven esposa de Ho, negó con la cabeza.

-Ni loca... No iremos a llevarnos a esas asesinas ¿O si?- Cuestionó Nao con el ceño fruncido. -No tenemos tiempo para estas tonterías, hemos perdido un valioso minuto- En eso tenía razón la pelirroja.

-Yo no cargaré a Zafiro, si se la va a llevar alguien que sea otra- Mai se cruzo de brazos negando, Arika desvió la mirada haciéndose la desentendida.

-No podemos arriesgarnos con Zafiro o Miel, pero usted Piro-san, ha demostrado no estar de acuerdo con los métodos de Sears. Por eso solo a usted la llevaremos con nosotras, si acepta quítese los brazaletes elementales y deje que Arika le despoje de todas sus armas, si no... la dejaremos aquí, después de todo no puede ascender sola por los conductos sin nuestra ayuda- Decidió al final, no estaría mal interrogar a alguien más presta a colaborar que el resto, y francamente no era práctico llevarse a personas inconscientes o quizás muertas.

-Supongo que no tengo otra opción- Llevó las manos a sus brazales y los retiró lastimándose en el proceso, pero no delató queja alguna. Se puso de pie como pudo y dejó que la castaña le quitara todas sus armas. -Perdónenme... chicas- Musitó con culpa mirando los dos cuerpos juntos en los que no había movimiento.

-Chicas... aprovechando que cuento con mis brazales de fuego y Nao tiene sus garfas... nosotras abriremos paso en los bloqueos de los niveles, Nina, Arika y Erstin, deberán usar sus arneses conjuntamente para ayudar a Piro, yo me llevo a Mikoto volando...- Dijo Mai sin perder tiempo y estrechando entre sus brazos a Mikoto. -Agarrate Mikochan- Sonrió ante la obediencia inmediata de su novia.

El grupo se apresuró hacia el lugar por el que habían entrado y desaparecieron por los conductos de los ascensores del ala Este en un cerrar de ojos. Dejados atrás quedaron los cuerpos inmóviles y seriamente lastimados del restante escuadrón Valquiria. El silencio más perturbador tuvo lugar, hasta que la denominada Zafiro se puso de pie con una gran mancha de sangre en la frente, si sentía dolor, estaba claro que su fino rostro de porcelana no decía nada. Tiró sus lacios cabellos hacia atrás en un ademán salvaje y en sus ojos brilló un tono azul eléctrico de aire gélido. Parsimoniosa llevó su muñeca a sus labios, allí donde tenía un comunicador de alta gama, algo derretido pero funcional. -Iori-sama ya puede informar a Lord Nagi... las Otome aun no saben el uso la estrella azul que se oculta en el cielo e ignoran completamente el contrato... además el escuadrón Otome ya se ha llevado el paquete... como usted intuyó Piro se ha sentido traicionada y se ha unido al enemigo, su voluntad siempre fue débil- Una nota de rencor delataba esa voz ligeramente ronca y suave. -Yo la eliminaré por usted la próxima vez-

-Muy bien señorita Kruger... es usted siempre impecable en su trabajo- El beneplácito de Iori era palpable en cada palabra, se podría apostar que a muchos Kilómetros de allí estaría sonriendo. -Pero no debes matar a Piro mi querida Zafiro, no por ahora que el rastreador esta en su cuerpo. Ellas la llevaran al sitio que deseamos que llegue y la memoria de nuestra traidora, no será un problema... olvida con tanta facilidad como tú... Zafi- Risa maquiavélica, llena de veneno como las lenguas bífidas de las serpientes, así se oía Iori. -Tú solo preocupate de salir de ahí pronto, no quiero tener que explicarle a mi hermana porque se ha quedado viuda-

-Como usted ordene- Cortó la comunicación, el humor de Iori 'siempre' había sido así de negro, o eso desde que recordaba, que tampoco era mucho. Tenían 13 minutos para salir de ahí, así que se inclinó, retiró el casco a la chica, era una castaña de largos cabellos y rostro algo aniñado para su edad. La tomó en sus brazos, comenzando a caminar con ella. -Gracias por protegerme, pequeña- Fue extraño apreciar la dulzura con la que ella le hablaba a la castaña inconsciente.  Entonces desvió la mirada sobre las otras dos inconscientes. -Zera, Yun... dejen el melodrama y levántense, tenemos que largarnos de aquí-

-Con lo deliciosa que estaba siendo esa cabezadita, si estaba teniendo uno de esos sueños húmedos, ustedes me entienden- Se puso de pie Yun, retiró el molesto casco que le tenía sudada la cara, una vez libre del feo aditamento dejó caer los cabellos rosa sobre su espalda. -Tendrían que hacer estos trastos con algo de ventilación en los laterales- Comenzó a correr hacía la sección oculta de esas instalaciones siguiendo a su líder.

-Dejate de payasadas- Llegaron en un momento al lugar señalado. Yun abrió los contenedores discretamente ocultos y protegidos. Una vez abiertos se hicieron visibles 4 armaduras de color negro.

-Malditas desgraciadas, me iban a dejar ahí tirada ¿No ven que estoy herida?- Se quejó Zera, posando la mano sobre la plancha donde fue analizada por el láser al igual que sus compañeras. Entró en la armadura que le abría paso y activo todos los sistemas, le dolió un poco cuando el metal ajusto en la zona donde Mikoto la había herido. Sin embargo ella también sanaba a una velocidad sobrehumana y le fue muy difícil fingir que estaba muerta en el suelo.

-Deja de lloriquear, comparado con lo que te iba a hacer Minagi Mikoto, esto ha sido poco, me debes la vida- Arguyó Zafiro ahora en funcionamiento de la Valquiria I. Yun le ayudó a acomodar a Miel en la suya, pese a que estaba inconsciente no podían dejar la Valquiria IV en tal abandono.

Sin perder más tiempo y remolcando a Miel, Zera, Zafiro y Yun, comenzaron a volar gracias al impulso de cohetes que tenían incluidas las Valquirias. Llegaron a los ascensores del área Sur y empezaron a ascender por ellos, destruyendo los bloqueos como si fueran de juguete, era fácil con sus puños metálicos y la gran artillería en las armaduras. Arribaron sobre cielo Nocturno, mientras Zafiro sujetaba entre sus brazos a la inconsciente miel, enfundada en su Valquiria. A lo lejos aquellos ojos del más frío hielo, pudieron ver como las Otome subían a una aeronave, comenzando a elevarse con tan solo 2 minutos antes de la explosión.

-La próxima vez vamos a machacar al escuadrón Otome en su propio territorio- Puntualizó Zera sin dejar de mirar como se alejaban en aquel Jet anti-radar.

-Yo quiero hacerlo ya, pero ni modo... las reglas son las reglas- Se quejó Yun. -Pero largo que esto va a explotar- Así, las jóvenes al servicio de Sears se alejaron en dirección opuesta al otro grupo.

-0-0-0-

Detuve el auto una calle antes de llegar a mi objetivo. El lugar parece completamente solo, pero ante el ojo experto hay un par de vigías en las sombras, no hay que preocuparse por ellas. Contrario a sus escalofriantes mascaras, están allí para intervenir si la policía viene por aquí o si algún ebrio de los negocios cercanos se pone pesado. El sonidos de mis tacos al andar, es todo lo que se escucha en aquella solitaria callejuela, sombría pero limpia. Me detengo un momento, un letrero atrae mi atención “El dragón rojo”, sobrio y discreto como el lugar mismo. Observo mi reloj asegurándome de la hora, he llegado justo a tiempo. Doy 3 toques a la puerta de metal reforzado.

Una pequeña rejilla se abre, mostrando unos ojos negros seductores. -Clave... y pase-

-Rubí- Levanto una tarjeta roja con un dragón dorado en él. Segundos después se oyen cerrojos y chirridos, incluso teclas, para que al fin se abra la gran puerta de hierro. Veo una dama ataviada en un enterizo de cuero que deja bastante poco a la imaginación. Retengo la sed de piel, tengo otros asuntos que resolver. Hoy no vine por placer personal.

Ante mí se abre un lugar lleno de sombras y humo de cigarrillo, bastos rincones donde mujeres de las altas esferas sociales, esconden sus más preciados secretos, sus bajas pasiones y desvaríos. Tiene entrada exclusiva, solo quien puede pagar y muy bien, entra. En este sitio, libre de la mancha masculina, solo existe un código. Lo que pasa en el Dragón rojo, en el Dragón rojo se queda y claro, las mujeres mandan. Dejo vagar la vista, hace 5 años que no vengo. Música sugerente y mujeres exóticas deleitando a las expectantes con sus danzas eróticas. La dama me guía a una mesa en el VIP, allí aguarda por mí la persona a la que he venido a ver.

Siento las miradas posarse sobre mí, como si fuere una atracción más del lugar. Uso una minifalda al muslo, una camisa de tirillas negra, una chaqueta beige y unas botas de cuero a la rodilla, del mismo tono. Una moña alta, sujetada por unos palillos, además de unos lentes negros. Tomo asiento y miro a mi interlocutora. Ahn Lu alías “Ambar”, la primera para mí hace ya tanto tiempo... pensar que abandoné este mundo rutilante, la noche del deleite eterno y sus brazos de fuego. Era como una droga a la que no era fácil decir no y he de admitir que en aquellos años de adolescencia, portaba todavía un dejo de ingenuidad que ella supo borrar.

-Le llaman Natsuki Kruger...- Precisa, sin dar rodeos, siempre hay que contar con un As bajo la manga y Ahn Lu, es esa carta. Con el mayor decoro posible deslice un sobre hasta sus manos, no sin dejar de sonreír en aquel bar de ambiente, además de su propiedad. Ella negó con la cabeza, devolviendo el pago. -Es un regalo, por los viejos tiempos-

-Ara, me halagas enormemente Ámbar- Sus dedos se deslizan hasta los míos, intentando encontrar la debilidad que solo ella conocía. Su piel morena aun hace vibrar los recuerdos y el escote de su blusa complica la idea de mirar solo sus ojos, esos ambarinos como los de un gato.

-Por ti Rubí...- Levanta su copa para darle un sorbo. -Espero que aun te guste... el Bloody Mary- En efecto, es la copa que reposa para mí sobre la mesa. Imito sus movimientos dando un trago al mío. -... Solo tengo una pregunta ¿Por qué tu interés por esa chica?- Me lee o eso intenta.

-Es alguien que se creía, estaba en el mundo de los muertos- Contengo una nota de dolor en mi voz.  -Alguien con quien tengo asuntos que resolver- No diría la verdad ni aunque mi vida dependiera de ello.

-Curioso, se la dio por muerta en el accidente de carretera y un mes después, alguien compró una identificación falsa a una de mis chicas, en cuanto vi su foto para hacer la labor... ten por seguro que no pude olvidarme de él- Sonríe divertida, pero pronto pregunta con tono amenazador. -¿Es alguien que ha intentado verte la cara?- Ante la sola idea frunce el ceño.

Me apresuro a negar con la cabeza, Natsuki jamás me traicionaría, eso lo sé. Y Lu, puede ser mortífera cuando se lo propone. -Yo soy quien esta en deuda, también sé que si alguien quiere hacerse de un nuevo nombre... tiene que acudir a ti de algún modo- Por eso te busqué, Lu.

-Chica inteligente- Ahn sonrió soltándome las manos, le bastó tronar los dedos cuando una de sus chicas llegara con una carpeta, que es puesta a mi vista. -Es... extremadamente peligrosa- Su tono divertido se convirtió en algo sombrío. -Una asesina letal, sin remordimientos y de gran temple. Carácter osco, pero francamente eso aumenta su atractivo, esta muy bien por donde la mires... es como un fruto prohibido-

-Eso no lo dudo...- Contengo un gruñido al pensar que clase de miradas le ha dado Ahn a mi Natsuki. -¿Dónde puedo encontrarla?- Eso es todo lo que importa.

-No la mires, esta en la esquina del ejecutivo tomando vodka...- Sentí que el corazón se detenía un instante, temblé incluso ante la idea de mirar. Pero no me atreví, presioné mis manos bajo la mesa ¿Verla? ¡No estoy preparada! Esta viva y eso es lo que importa. Por 'suerte' Ahn estaba ocupada devorándola con la vista.  -Siempre viene sola cada viernes y su visita concluye en el momento en que la botella se vacía... no entiendo porqué, pero de ello hace un mes y medio. Aquí la han bautizado la Doncel de Hielo-

-Ara, ¿Y a que se debe tal apelativo?-

-Tiene ojos eléctricos- ¿Ojos eléctricos? Miré con confusión. -Cuando se quita los lentes, algo que solo ha ocurrido una vez. Sus ojos azules destellan, realmente da la impresión de que están congelados- Aclara muy gráficamente, con el incesante movimiento de sus manos y su rostro. -Por otra parte, han sido muchas las osadas que se han acercado, pero a todas las ha rechazado... al final concluimos que esta casada o algo así, es un tempano de hielo. Incluso se hacen apuestas para ver si cae alguna vez- Levantó los hombros con fingido desinterés.

-¿Qué le hizo pensar eso a Ámbar? El que esta casada quiero decir- La sola idea es terrible.

-Siempre lleva un anillo en su dedo anular, un dragón blanco con una gema rubí- Afirma ella, señalando su propio dedo, aunque desnudo de cualquier gema. Ya no queda duda, es mi Natsuki. No puedo evitar sonreír, sentir un gran regocijo en mi corazón al pensar que no se ha desprendido de ese anillo. -¿De qué te ríes Rubí?-

-Tontas memorias... mías- Giro entre mis dedos la prenda de Zafiro que ella me diera aquella noche. Esa en la que he debido decir SI, sin remilgos y dejar todas estas tonterías de espía.

-Tú.. tú estás ¿Casada?- No quita la vista ambarina del anillo de lobo en mi dedo.

-Si y no... falsamente y no con la persona que desearía-  Evado sin dar tantos detalles.

-Solo tienes 19 años, ¿No estas muy joven para eso?-

Sonrío notando su desencanto. -Ara, ¿Acaso Ahn siente pena por haber perdido a un pez en la inmensidad de este mar?-

-No cualquier pez tengo que admitir. Sin embargo Rubí. Ella es tu persona especial ¿No es así?- Murmura suspicaz mirándome a los ojos.

-No imaginaba que fuera tan obvia...-

-Solo para los ojos que te conocen. Aunque estoy celosa- Desvía la mirada a un lado, casi infantil.

-Ámbar siempre podrá decir que fue la primera de Shizuru Fujino, fufufu... pero no sé lo digas a mi Natsuki... no sé que tan celosa sea- Una risilla divertida que debí esconder con recato en mi mano. Me retaba contradictorio el deseo, la necesidad de verla, de correr a su lado. Aunque yo muriera por ver a mi amada, una estela de miedo lo embargaba todo en mi interior, era un feo presentimiento. Me puse de pie al final, con la idea de buscarla. -Debo verla- Sin embargo en la mesa solo veía una mano enguantada servir otra copa de Vodka, el resto de su figura prodigiosa estaba oculta en la oscuridad, envuelta por el humo del tabaco. Ara ¿Mi Natsuki fumando? Es necesario que tengamos una charla seria.

-Rubí...- La mano de Ahn me sujetó antes de permitirme marchar con mi amada. Ello le ha ganado una mirada asesina. -No se que clase de persona sea ella. Pero debes tener cuidado- Advirtió con una nota de preocupación en la voz.

-¿Por qué?- Me liberé sutilmente de su agarre, esperando impaciente su respuesta, calma por fuera.

-Trabaja para Sears y esa es gente de cuidado- ¿Qué ha dicho? La presión sanguínea cayó por los suelos, al igual que mi esperanza. -Por tu cara supongo que no lo sabías... ¿Cómo puede guardar tal secreto la persona que...?-

-Shh- Posé mi dedo en sus labios con una sonrisa falsa. -No permito que nadie cuestione los principios de mi Natsuki... ni siquiera tú. Ella no es la clase de persona que piensas Lu-

-Solo sé que si te hace daño, la mataré- Suspiró largamente, antes de mirarme con expresión comprensiva. -Ella no es la misma persona que hayas conocido- Sujetó mis hombros. Contuve la necesidad de exigirle ser más exacta. -Cuando vino por los documentos, tenía serías heridas que si me lo preguntas desaparecieron de la noche a la mañana y estaba ida, como si le hubieran drogado. Además, le pregunté su nombre original para borrar el registro y no dejar huella- Como siempre Ahn, es tan perfeccionista en su trabajo. -No supo darme su nombre... ella no sabe quien es, y dudo que sepas quien eres tú-

Ahn volvió a mover su mano solicitando un servicio urgente, de algo fuerte para que yo asimilara la información y esta claro que apuré el amargo licor de un solo trago. Respiré profundamente pensando en mis posibilidades, volviendo a tomar asiento para disimular el temblor temeroso de mis piernas. -¿Cómo sabes que trabaja para Sears?- Primero debo descartar mis posibilidades.

-La cuenta de la tarjeta con la que paga... ya sabes, tengo que ver que tan legales son los dineros. Mis clientas no todas son la mata de la honestidad- Lu sonrió a modo de chiste, pero yo no estoy para esos en este momento. -Rastreamos la cuenta y créeme cuando te digo que le pagan muy pero que muy bien... la cuenta esta activa desde hace 4 años, lo que significa que a tu encantador Zafiro de Hielo, le han tenido en la mira mucho antes del accidente o ya trabajaba para ellos hace tiempo-

-Eso es ¡Inaudito! Imposible. Mi Natsuki no es doble faz y para esto debe haber una buena explicación- Golpeé la mesa sin recato. Lu me miró incrédula, antes de tomar la mano que lastimé en el metal, para depositar en ella un beso mimoso. -Esta a nombre de una tal Azula Katsuya-

-Katsuya... ese apellido- Recuerdo haberlo oído en alguna parte.

-Te presento a la viuda de mi hermano. Ella Iori Katsuya- Estaba de pie frente a la junta de la corporación Margueritte, además de Kagura y su pequeño hijo Kei. Estaban los señores Margueritte, quienes en un documento postraban su firma para darme toda autoridad. Un representante de la minoría y todo quedó listo.

En cuanto los rigores fueron concluidos, la mujer de piel morena, cabellos grises, casi alvinos y ojos lila no dudo en dirigirme la palabra. -Espero que Fujino-san... de prosperidad a nuestros negocios, dado que Tomoe-san ha postrado ante ti toda su confianza. No decepciones joven Shizuru-

-No será el caso Katsuya-san- Sonreí tranquilamente, sabiendo que en ese momento. Tomoe tal y como yo esperaba. Me daba carta blanca para husmear en todos los negocios de su familia.

Sin embargo ello no garantiza que sea, alguien relacionado con ella. Debo recordarlo Azula Katsuya. Para investigarla.

-Si vas a hacer algo... debes hacerlo ya- Miré sin entender a mi ambarina amiga. -Esta por la última copa de su botella, una vez concluya pedirá la cuenta. Depositará la tarjeta en la platilla y aguardará un máximo de 5 minutos antes de largarse-

-Ara, que estudiada tienes a Natsuki-

-Claro, hice el intento... y fracase. Pero tú sabes bien que no soy de las que se rinde al primer desplante- Más le hubiese valido a Ahn tragarse sus palabras, porque no voy a permitir tal ultraje.

-Me temo que ella es de mi propiedad y Ámbar, no quieres saber que pasa cuando alguien quiere robar algo que es mío- La tensión pudo cortarse con un cuchillo, las chicas a su servicio me miraron con cautela.

-Rubí ha aprendido bien a defender lo que le pertenece- La sonrisa amable de la pelinegra, apaciguó el monstruo posesivo de los celos, reverberando en mi interior. -Pero alguien no sabe que tu dama esta marcada, esa... es Azula Katsuya- Un dejo de burla emergió en la mirada frívola de Ahn.

Volteé la vista con violencia sobre mi Natsuki, solo para notar una versión más joven de Iori. Me mordí el labio, cuando ambas figuras acercaron su rostros en las sombras. ¿Un beso? Esa tal Azul tendrá que rendirle cuentas al demonio mismo. -¿No dijiste que siempre esta sola?-

-Dije que viene sola, no que se vaya sola...-

-Ara, tendré que hacer algo ante las pequeñas verdades que Ahn me oculta tan convenientemente. ¿Sabrás pagar tu falta, cubriéndome la espalda?- Tanteé el terreno. Ya he arriesgado demasiado al retarla por mi Natsuki.

-Como gustes, di lo que deseas y lo tendrás- Se acercó sonriendo, dispuesta a chasquear sus dedos para que mis ordenes fueran cumplidas por sus serviles.

-A ti- Vaya beneplácito sentí en la estupefacción de su cara confusa, después una larga y seductora sonrisa se clavó en mi rostro.

-0-0-0-

Zera, Miel, Yun, Azula y... No, esa traidora no merece mención en mis pensamientos. Piro, ahora debes estar lamiendo el trasero a esos malditos terroristas de Garderobe. Pero ya no quiero pensar en eso, quiero decir... mis amigas, ¡Mis verdaderas amigas! Se preguntan porque cada viernes a la misma hora vengo a este lugar llamado, 'El dragón rojo'. Me molestan diciendo que es por las atractivas mujeres o las danzas exóticas, que soy una pervertida y que vengo a ligar, pero la verdad es que... quiero crear una rutina. Si, es lo más tonto pero es una forma de hacer algo con lo que identificarme, además de mi amor por las motocicletas, la facilidad para las probetas, y los tubos de ensayo. Necesito con vehemencia algo a lo que aferrarme de mi misma, para tener la certeza que no habré de olvidarlo nuevamente. Apuró mi segundo trago de licor de la botella y una dama se acerca a mí, con una tímida sonrisa. Yo desvió la mirada con aburrimiento y ella se lo piensa dos veces antes de acercarse. No entiendo como es que las malas pintas que traigo no funcionan. Unos jeans rasgados en las rodillas, una camisilla negra con mi banda de rock creo que preferida, bueno eso ya no lo sé. Un cinturón negro con hebilla plateada, una cadena adherida a él y al pantalón, además de unos converse desgastados. Andrajosa ha sido la definición de la dama de la puerta para mi atuendo.

Voy por la mitad de la botella y ya han intentado acercarse al menos 4 mujeres diferentes ¿Qué no puede venir una a tomarse una copa sin ser molestada? Parece que apostaran a ver quien es capaz de hablarme. Jajaja que buen chiste ¿Apostar por mí? Tanta egolatría junta no va contigo Zafiro. Dedico una mirada al vaso y el liquido translucido en su interior. Cierro los ojos, estrechando en mis guantes el cristal. Siento el llanto en silencio escapar. No sé porque el corazón me dice que he perdido algo tan importante, duele aún más saber que no podré recuperarlo.



Hoy me sabe a despertarme de un sueño, no uno amable, más bien pareciera una pesadilla, me duele tanto la cabeza. Siento la luz encandilar mis ojos y el poco apacible sonido, de las bisagras de la puerta. Miro el techo, es eso lo primero que veo, el impoluto blanco, y el aroma que respiro, no es otro que el de los fármacos propios de aquellos lugares que tanto detesto. Es así como me doy cuenta que yazgo en un hospital, el último lugar en el que alguien querría ir a parar. Escuchó además el molesto pitido de las maquinas que me recuerdan, que sigo viva. Todo en este lugar, me parece horrendo y aborrecible. Levantó mi brazo derecho a la vista de mis ojos, solo para notar los numerosos cables adheridos por intravenosa a él. Estoy consciente de cada parte de mí cuerpo, incluso el sonido de mi corazón. Pero... cuando busco en mi mente algún memoria. No hay nada... ¿Quién diablos soy?

-Has despertado... le diste un buen susto a todas- La voz de alguien familiar, miró a un lado y una chica de largos cabellos rojos me mira afable. Desvío pronto la mirada... Cuando se inclina para mirarme sus enormes... esas, están tan escandalosamente cerca.

-¿Zafi... no recuerda a su querida amiga Piro-san?- Se inclina más y yo no se a que lado huir con tanto cable encima, o porque me mira tan intensamente con esos ojos limón. Espera un segundo ¿Huele a licor? Ya decía yo que estaba tomada la tipa.

-¡No recuerdo ni mi puto nombre!- Me llevé la mano a la cabeza y estaba llena de vendas. -Además ¡Parezco la momia!-

-Calmate Zafiro...- Intervino otra voz, la joven se cruzaba de brazos en la puerta. Era una castaña de pelo corto, en puntas hacía atrás. No tiene nada que envidiarle a un erizo. Sus ojos negros me miraron de forma penetrante. -Soy Zera... y me da gusto que sigas viva. No tienes el cerebro frito de puro milagro-

-Frito el cerebro, será tu...- Unas manos me taparon la boca antes de que comenzara a lanzar improperios como una enajenada.

-Calma... respira profundo y cuenta hasta 10- Una voz dulce, un tanto aniñada llegó desde mi espalda. Asentí, conté hasta 10 y me soltó. -¿Quién rayos eres tú?- Pregunté, no sé que parte de no tengo memoria no se entiende, tanto que estas descaradas no se presentan primero.

-Miel, me llamo miel... al fin despiertas-

-¿La de las abejas?- Que nombre tan raro, pero bueno. Supongo que lo escogieron por sus ojos café claros y su cabello castaño, algo más abajo de los hombros.

-Er si...- Respondió la tal Miel.

-Creí... creíamos que no despertabas- Añadió otra, que entraba en ese momento a la habitación. La única que reconocí, la única que se lanzó a mis brazos llorando de alegría.

-¿Azula?- No sabía si llorar de dicha por al menos recordar un nombre. -¿Qué me pasó? ¿Por qué no recuerdo a esta panda de locas? Y sobre todo ¿Estás bien?- No sé porque tengo la sensación que esta chica de ojos lila estuvo en riesgo en algún momento. La multitud comenzó a reír escandalosamente, Piro silbaba divertida una tonada romántica. Zera se hacía la desentendida y Miel se sonrojaba a más no poder. Mientras Azula me acariciaba el rostro con adoración.

-Al menos te acuerdas de tu novia... eso ya es algo- Salía una pelirrosa de dos colas del ¿Baño? -Soy Yun...- Levantó la mano, seguramente oyó la charla desde allí.

-Bueno me alegra, ya conoces a la pandilla... o casi toda. Falta Iori-sama... Tu cuñada- Piro, la más vieja... err... más madura de todas se sirvió decir que ¿Tengo cuñada?

-¿He?- Que enredo por todos los cielos.

-Y hablando de la reina de roma...- Murmuró Zera abriéndole paso a una mujer clonada a Azula, solo que con los ojos Azules.

-Es una buena noticia ver a la líder de nuestro escuadrón... recuperar la consciencia- Sonrió apacible, mientras velaba por mis constantes vitales. -Es un milagro a decir verdad, por cierto soy Iori Katsuya-

-Es que ya te tardabas mucho... en despertar- Dijo Miel con un dejo de preocupación.

-¿Sobre qué paso? Eres violenta y todos lo sabemos, pero... ir como maníaca en tu motocicleta ha sido muy riesgoso, te pasaste. Creí que realmente te matarías y vamos que sería un gran aporte a la humanidad... pero, no fue propio de ti- Gracias por eso Zera-san, que yo sepa no soy Kamikaze ¿O sí?

Antes de que pudiera refutar nada, sentí unos labios besarme con desesperación. No estuvo en mi voluntad responder, pero mis labios se movieron solos... devolviéndole el gesto a Azula. Su... supongo que al final si somos novias. Nos apartamos, mientras yo jadeaba y ella se sonrojaba cual farol. -¿Cuánto tiempo llevo dormida para ser exactas?- Inquirí cansada del parloteo. Me dolía la cabeza como si hubiera tenido una borrachera de padre y señor mío.

-Siete meses...- Dijo con cierto tono de pena Piro.

-¡¿Siete meses?!- Grité sin saber que pensar ¿A que horas dormí tanto si ni siquiera tuve sueños. Comenzó a reírse como una maníaca. -Caíste...- Posteriormente se limpio una lágrima de diversión que amenazaba con salir. -Solo ha sido un mes... respira Zafi-

-¡Piro!... esas no son bromas para una persona convaleciente como yo- Suspiré largamente, no tengo ánimos de discutir con ella.

-Chicas, por favor déjenme un momento a solas con Zafiro- Pese a que la mayoría son unas descarriadas irremediables, en cuanto Iori habló obedecieron sin chistar, incluso la que se dice mi novia. Se hizo el silencio y una imperante curiosidad me obligó a romperlo.

-¿Por qué no puedo recordar nada? ¿Volverá mi memoria en algún momento?- Pregunté con la esperanza a flor de piel.

-Zafiro... no podrás recordar nada- Me tomó de la mano mientras me explicaba el dictamen del doctor.

-Espera Iori... ¿Dices que tengo amnesia permanente?- Debe estar de broma.

-El termino es... Amnesia Retrograda, no recuerdas nada de lo que pasó antes del accidente y no hay forma en que puedas recordarlo en el futuro. Tendrás sensaciones o algún Deja vú. No has muerto de milagro, pero algunas partes de tu cerebro... bueno, no salieron muy bien libradas-

-Gracias por la buena nueva... ¿Puede haber algo peor? Solo añade que tengo cáncer y salimos- Que otra cosa podía ser que sarcástica, he perdido todo recuerdo de mi vida.

Se la notaba tan tranquila, ya veo porque la mandaron de cebo. Es que no le duele ni un poco dar malas noticias. -No, en el resto de tu cuerpo tienes una salud inmejorable, sin embargo lo que intento decir es que por el daño cerebral. Podrías empezar a sufrir algo llamado Amnesia Anterógrada-

-¿Qué diablos significa eso?- ¿Más? ¿Qué diablos pasó en ese accidente? Además de partirme la cabeza en dos, más o menos.

-Tu memoria de corto plazo, tendrá algunas dificultades para ser procesada y pasar a ser de largo plazo- Iori intento explicar acumulando la mayor paciencia posible.

-Sigo sin entender- Si entendí, pero no quiero estar malinterpretándolo. ¡No quiero creerlo!

-Lo que pasa hoy, aquí y ahora... no tienes garantía de recordarlo mañana. O en cuanto dejes de pensar en esto, puedes simplemente olvidarlo-

-¿Cómo es que recuerdo a Azula? Bueno no el pasado... su nombre- Si es que lo he olvidado todo, porque ella sigue ahí en alguna parte de mí.

-Porque la amas o eso decías de vez en cuando, no se te da bien eso de declararte...- Sonrió divertida encaminándose a la puerta. -Creo que es mejor dejarte un tiempo de soledad a tus anchas, para que reflexiones. Porque Zafiro, el que no recuerdes tu oficio, no significa que te puedas desligar de él-

-¿A qué me dedico?- Es cierto, ¡No lo sé!

-Eres miembro del escuadrón élite de Sears, lo mejor de lo mejor para protección y ataques de inteligencia. Tenemos a unos terroristas atacando las sedes farmacológicas y ustedes son lo único que se interpone entre esas mujeres y las investigaciones para la cura de tantos males...- Me miró con amargura antes de añadir -... mientras estabas inconsciente. Atacaron 3 laboratorios, no dejaron ni rastro de ellos, perdimos avances difícilmente logrados los últimos 4 años.- Dejó sobre mis piernas cubiertas por las sabanas un periódico. -Cuando estábamos tan cerca de encontrar la cura al SIDA... ¡Esas malditas!- Iori se contuvo un momento. -Disculpa, no solo lamento la perdida científica, también tus heridas fueron por su causa... pero deberías descansar, no te interrumpo más- Terminó de salir por la puerta. -Nada de emociones fuertes ¿Ne?- Se escuchó antes de que la puerta fuera cerrada. No tardé un segundo en tomar el periódico.

Miré el periódico, Francia, Alemania y Estados Unidos. Una tal sombra Azul atacó en las sedes eliminando cientos de proyectos para la mejora medica en diversos países, proyectos contra el Alzheimer, cáncer de diversos tipos y el más innovador de todos los proyectos. Un sistema de autodefensa inmunológica que tenía altas probabilidades de curar el Sida, así como otras enfermedades relacionadas con el impacto directo en los anticuerpos. Tensé la mandíbula. También me postraron en esta cama y me han privado de mis valiosos recuerdos. -¡Las voy a matar!-

Abrí los ojos, intentando serenar mi respiración. Ese maldito escuadrón Otome, me las van a pagar muy caro, lastimaron a Miel que aun necesita recuperarse, incluso a la idiota de Zera, si no llego a disparar a tiempo esa mocosa la hubiera matado. Le he dicho tantas veces a esa cabeza de erizo que no sea tan confiada, pero ni caso me hace. Luego esta esa mujer, Mai hime... ella si que logró hacerme mucho daño, si Miel no hubiera interpuesto su barrera de ámbar, me hubieran hecho picadillo, además de rostizarme. Pero no lo entiendo, cuando la atacaba sentía... que... que no era. ¿Correcto? ¡Soy Baka! Esa fulana no se lo ha pensado para matarme, es tal como Iori dice, son unas desalmadas y OK, nosotras no jugamos tan limpio... pero es que sin nuestros Slave nos iban a comer vivas. En fin... Pasé directamente de tomar del vaso, bebí un cuarto de la botella como si fuera agua. Al menos me desquité de una de ellas, la semana pasada... le ha de haber dolido a esa tal Mikoto el disparo que le dí... Lo que no puedo entender es porque fallé, apunté directamente a su corazón, pero en el último momento, terminé por darle en el hombro... aun con todo le costará reponerse o por lo menos le va a dejar cicatriz. Suspiré largamente, no es suficiente... ellas siguen allí viviendo sus vidas, sabiendo quienes son mientras yo ahogo este vacío en mi alma. Retiro el guante y miro el rubí en mi mano, lo giró un poco entre mis dedos. Es un tonto juego pero siempre lográ calmarme.

-¿Zafiro?- Una voz tímida me interrumpe mis pensamientos, al levantar la vista estaba ella. Mi novia... mirándome con expresión curiosa.

-Vaya, que sorpresa querida Azula “¿Vienes a recogerme o a vigilarme?”- Me puse de pie para saludar, pero en cuanto quise brindar mi mejilla. Los delgados dedos de ella, giraron mi rostro para besarme. Como aquella vez, respondí mecánicamente a sus deseos y tristemente no ha sido de otro modo entre ella y yo. Suspiré largamente, mirando el cuarto restante de la botella. -¿Quieres?-

-No gracias, tú sabes que no se me da bien la bebida- Tomamos asiento, y yo guardando los modos volví a servir mi copa. Azula dejó vagar la vista por los alrededores, deteniendo su atención en las bailarinas exóticas, pero yo ni siquiera siento celos de que este babeando por otra persona. Cuando estamos íntimamente juntas es verdaderamente un fiasco, a ratos realmente siento que estoy haciendo esto y aquello con una hermana o que sé yo.

Buscaba estos momentos de soledad pero no hay forma de explicarle a la chica que es en verdad inoportuna con su presencia. Apoyo el codo en la mesa y me sostengo el rostro con aburrimiento. Comienza a sonar una canción un poco movida y sugerente, pero no me arriesgo a pedirle a Azula que baile conmigo. Tiene dos pies izquierdos y no salí bien librada la última vez que lo hicimos, mis dedos tienen mal recuerdo del momento. Los murmullos aumentan en volumen, entonces me doy cuenta que algo esta pasando en la pista de baile, mi mandíbula baja un poco y tengo la necesidad de retirar los lentes para ver mejor.

Un suave movimiento, sincrónico, erótico de dos figuras féminas al compás de la tonada. Pero lo primero que logran ver mis ojos, es una cascada castaña sobre una espalda de marfil, apenas cubierta por una prenda negra, una cintura de guitarra y una figura envidiable. Esta dama opaca con movimientos sensuales a su compañera y un embrujo cautivador hace que me ponga de pie sin pensarlo. Me doy cuenta entonces de los sonoros latidos en mi pecho, trago saliva solo al ver el contoneo cadencioso de sus caderas, así como esas largas y prodigiosas piernas a la luz de neón rojo. Incita toda ella al tacto, es la tentación en la tierra hecha mujer, no evito pensar. Aunque no estoy en este momento para labores tan complicadas como pensar. En mi interior tengo una sensación, un deseo y al mismo tiempo ardo en cólera por la fugaz compañía de esa mujer con cuerpo de diosa. ¡Necesito verla de cerca! Comienzo a caminar hacía la pista, pero me veo interrumpida por mi acompañante.

-¿A dónde vas?- Me sujeta por el brazo y una imperiosa necesidad de seguir mi camino ciega cualquier amabilidad en mi interior.

-Metete en tus propios asuntos- Me liberé con tosquedad, no me siento dueña de mí.

-Zafi...ro- Azula me miraba incrédula, al borde de las lágrimas, pero no sentí ningún remordimiento. -Tú no...-

-No te metas en mi camino...- La miro de soslayo, antes de dirigirme hacía mi objetivo.

A cada paso los latidos aumentan velocidad, así como se hace cada vez más insoportable el dolor de cabeza. Sigo mirando, pero de ella apenas puedo contemplar una prodigiosa espalda de porcelana y no entiendo porque siento una punzada dolorosa a la altura del pecho. Pero eso solo esta en mi mente, cuando verifico mi reloj que es más bien un regulador de signos vitales, la maquina dice que estoy bien. Estoy a punto de llegar, me quedo detenida sin atreverme a seguir caminando, a posar mi mano en la suya y exigir una mirada, porque este maldito corazón no desea otra cosa que la atención de una completa desconocida. Soy idiota, me doy la media vuelta. Cuando estoy a punto de marcharme a la salida una voz me detiene.

-Ara... no esperaba tal muestra de cobardía- Ese acento tan familiar y desconocido al mismo tiempo me paraliza.

-“¿Cobardía?”- Rechino entre dientes, antes de darme la vuelta para encararla. -Quien dem...- Se quedan mudas las palabras en mi garganta. Esos ojos hechos de sangre liquida, ¿Por qué me miran de ese modo?

5 comentarios:

Dagha dijo...

Muero!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! joder la conti!!!!!!!!!!!!
(yo ahora normal) Por dios que manera de dejarnos con la incertidumbre y el esperado encuentro..... Me fascino la forma de reaccionar de Natsuki al querer ver a su amada desconocida... turururu *-*
Muchas Gracias, Siga así, se cuida besos bye

tom-ash ketchum dijo...

Wow...no me esperaba algo como eso, y es que parece una situación tan surrealista, pues el no tener memoria es algo terrible y peor aun con los deja-vu, vaya problema.
Me gusta que digas quien es quien de esas valquirias, para que no olvidemos como son sus aspectos físicos mas notorios e importantes, que nos llevan a pensar en el personaje. Espero ansioso la continuación. Bye-bye

Anónimo dijo...

Asu! me quede impresiona, especianmente cuando natsuki se qda babeando por shizuro, espero con ansias el siguiente capito!!

Anónimo dijo...

no puedes dejarlo ahi esta increibleee sigue asii porfavor espero no tardes mucho :D

Anónimo dijo...

ke bien :D, de verdad que ya iba a empezar a reclamar, por que razon moria la linda Natsuki :} buen capi ;)

Publicar un comentario

Antes de comentar ten en cuenta lo siguiente:
Sigue las normas básicas, sé respetuoso. Los comentarios serán moderados, si respetas, no habrá trabas.
No está permitido escribir enlaces que no tengan que ver con la entrada. Cualquier enlace fuera de lugar será borrado. Si lo que quieres es promocionar tu sitio web, ve a la seccion de Afiliados ó utiliza la opción OpenID.
Para comunicarnos mejor: los que no tengan cuenta de Blogger (o similar), pueden poner un nombre personalizado eligiendo la opción "Nombre/URL"

Gracias ^_^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...