Rss

miércoles, 23 de noviembre de 2011

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Fujino Travel - Capítulo 9

FUJINO TRAVEL

DIA 5
Egipto
30 de Julio de 20XX
- "¡Has visto qué hermoso te queda el vestido! Pero mírate en el espejo Shizuru, mírate de cuerpo completo... ¡Ah!"
- "No sé mamá, ¿no es un poco ostentoso?"
- "Pero para nada, además eres nuestra única hija, estamos en nuestro derecho de derrochar hasta el último yen en tu boda"
- "Reito dijo que no era necesario"
- "Es que Reito-kun es todo un caballero, pero tu padre jamás permitiría quedar en evidencia delante de los Kanzaki"
- "Aún así, me sentiría más tranquila con una ceremonia más sencilla"
- "¡De ninguna manera! Todo Japón se entererá de los orgullosos que estamos de este enlace"

Matrimonio: Contrato en donde se instituye un vínculo conyugal entre dos individuos. [Contrato eh, definitivamente no pude encontrar mejor definición]




Mamá está muy emocionada con este asunto de la boda, Reito y yo tuvimos una cita todavía ayer por la tarde y el muy descarado se la pasó mensajeándose con su noviecita. Su rostro cuando enviaba y recibía mensajes de texto se iluminaba con una sonrisa que no le había visto en todos los años de 'noviazgo' que llevamos.

En cuanto nuestra cita acabó me llevó a casa, se despidió y se marchó. Una vez en mi habitación decidí ponerme a revisar nuevamente todos los asuntos relacionados con la excursión que papá me pidió que llevase. No es que estuviese entusiasmada pero al menos eso me hacía mantener la cabeza en otro lado que no fuera en mi inminente fracaso matrimonial. Me tumbé en la cama, la cual estaba llena de papeles, notas, cuentas, pasaportes y entre otras cosas mi laptop. Fue así cuando al dejarme caer sobre ese embrollo de documentos que reparé en uno en particular, el pasaporte de Kuga Natsuki.
La fotografía que tenía el pasaporte, tenía la baja calidad de todo ese tipo de documentos pero aún así, se distinguía el rostro de una mujer con el ceño fruncido, de ojos verdes y cabello cobalto. En el mismo pasaporte se encontraba también información de sus anteriores viajes, esta mujer viajaba constantemente por lo que parecía, puesto que tenía varios sellos de diferentes países, mayormente los europeos. Kuga Natsuki era la mujer con la que accidentalmente había tropezado y también la mujer que se encargó de humillarme delante de papá. Sin duda alguna esta persona pagaría con creces hasta el último de sus insultos, palabra por palabra se tragaría su prepotencia y arrogancia. Para empezar mi pequeña venganza, me cercioré de que nuestros asientos estuvieran juntos al iniciar el viaje, eso me daría tiempo para buscar el momento exacto para devolverle con la misma moneda su mal trato hacia mí.
Sonreí maliciosamente, comencé a buscar en la red información alguna sobre mi nueva víctima, cuestionándome por dos segundos si esto era lo correcto. El ordenador finalmente me enseñó el resultado de mi búsqueda, la cual fue... nada. No había nada sobre esta mujer en la red, ni una página de red social, alguna dirección de correo, información personal, número de seguro social... Es como si Kuga Natsuki no existiera en primer lugar. Recuerdo haber escuchado de labios de Saeko-san que su hija participaba en una investgación para una compañía farmacéutica, ¿será acaso parte de algún proyecto secreto del gobierno? Me reí casi inmediatamente después de que esa idea cruzara por mi cabeza, pero la curiosidad me ganaba todavía.
Probablemente todo este asunto de buscarme una aventura estaba llevándome hacia Kuga Natsuki, tal vez descubrir los proyectos secretos de una agente del gobierno sería la aventura ideal para mantenerme entretenida mientras el viaje se desarrolla. En realidad no me veo buscando aventuras amorosas con algún desconocido... aunque tampoco con algún conocido, a pesar de que se me da muy bien, claro está. Ensimismada en mis pensamientos decidí ojear una última vez el pasaporte de Natsuki, ara eso sonó muy bien, hasta que llegué a la edad de la susodicha...
- "Ara, no parece"
El viaje dio inicio tal y como lo programé, logré poner a Natsuki en evidencia delante de su progenitora algo que sin duda pareció incomodarle más de lo que me esperaba, lo que es peor, por alguna extraña razón me vi en la imperiosa necesidad de disculparme con ella. De ahí en adelante el molestar a Natsuki se volvió en mi actividad favorita, sus reacciones a mis avances eran únicas, su rostro cambiaba de color dependiendo del grado de indignación o de verguenza que le hiciera pasar en el momento.
Todo hubiese ido bien, sino fuera porque Tomoe-chan comenzaba a enfermarme del estómago con sus insinuaciones y sus exageradas demostraciones de afecto. Mi relación con Tomoe-chan inició cuando Kikukawa-san me pidió que le sustituyera en unas clases que estaba dando en una escuela privada, así comenzó mi tormento. Estoy de acuerdo que el ambiente de una institución para señoritas tiene ciertas conductas que podrían ser consideradas lésbicas en cualquier parte del mundo, sin embargo, el caso de Tomoe-chan era único en su especie. Su devoción, su insistencia para llamar mi atención, sus acosos, sus roces... Cuando el curso terminó creí que me había librado de una verdadera sanguijuela, pero veo con tristeza que me la he encontrado nuevamente.
Tomoe-chan parece haber notado mi recién interés en Kuga, puesto que cada vez que intento hablar con ella o estar siquiera cerca de ella, Tomoe se encarga de hacer que sus padres consigan llamar mi atención para mantenerme a su lado todo el tiempo. Afortunadamente las cosas mejoraron a nuestra visita a las pirámides, en donde gracias a Sugiura-san pude pasar el tiempo necesario para tratar a Natsuki. Con su 'peculiar' y extrovertida forma de ser, Sugiura-san consiguió captar totalmente la atención de los excursionistas, dándome una oportunidad para acercarme a la única que para nada prestaba atención a la explicación dada por la especialista.
Pero no he descrito a la susodicha, Natsuki es una mujer como de mi estatura, piel blanca, ¿mencioné ya sus hermosos ojos verdes? De cabello largo pero sujeto por una coleta que le da una apariencia severa. Si yo no hubiese conocido a Natsuki antes, me tragaría por completo ese aire de médico formal que carga consigo. Aparentemente Natsuki parece perder la paciencia conmigo con mucha facilidad, haciendo que su expresión fruncida sea, valga la redundancia, todavía más fruncida de lo que normalmente ya es. En nuestra expedición a la pirámide principal, Natsuki se la pasó respirando dificultosamente, a punto estuve de preguntarle si se encontraba bien o si deseaba que la acompañara a la salida, pero cuando volteé a verla, Natsuki me esquivó la mirada. Su rostro se encontraba rojo pero me quedó la duda de si era por el esfuerzo, el bochorno, el encierro o alguna otra cosa. Ara, ¿habrá sido por mi?
Como pude me entrometí en los planes de Sugiura-san para salir con Natsuki, fue en este punto donde comencé a preguntarme si lo que estaba haciendo no era similar a lo que Tomoe-chan hacía conmigo. Sin embargo yo no tenía ningún interés romántico en Natsuki, lo único que yo quería era tratarla y descubrir qué clase de persona era en realidad, sólo quería conocerla y pasar un tiempo agradable con una persona diferente. Cuestionándome estaba cuando mi teléfono comenzó a sonar, recibí tres llamadas ese día, una era de mi madre, otra de Reito y finalmente Haruka.
- "¡FUJINO!"
- "Suzushiro, si sigues gritando ocasionarás que el Nilo transmita tu bella voz por todo el territorio egipcio"
- "¡No me cambies el tema Fujino!" - ¿Cuál tema? - "¿Estás haciendo lo que te pedí?"
- "Ara, lamento recordarle a Suzushiro que no estoy dispuesta a seguir tal consejo..."
- "¡Te vas a arrepentir!"
- "Pero sí estoy tratando a alguien"
- "Sí claro, seguro a tu séquito de admiradores..."
- "En realidad estoy tras un médico" - Es válido, ¿no?
- "¡Cuenta!"
- "Trabaja para la organización SEARRS, pero es un enigma..."
- "Eso significa que es mayor que tú... ¡Picarona!"
- "Puedes apostar"
- "¿Y cuándo te piensas lanzar, eh?"
- "Suzushiro-san comienza a asustarme..."
- "Fujino, no viajaste más de 9,000 kilómetros para permanecer pura y casta mientras Kanzaki se la pasa tirándose a su amante en lo que vuelves"
- "Ara, si lo vemos de esa forma tendré que apurarme entonces"
- "Bien, espero noticias, saludos"
Supongo que unas cuantas mentiras piadosas no le hacen mal a nadie, no es que esté muy de acuerdo con la actitud de Reito, pero eso de pagarle con la misma manera no es mi estilo. Una vez preparada mentalmente para la ocasión, decidí adelantarme a buscar a Natsuki para recordarle nuestro compromiso con Sugiura, topándome con el panorama de que ambas se encontraban en la puerta del cuarto de Natsuki, acompañadas por una mujer que respondía al nombre de Sagisawa Yohko.
La especialista en egiptología, nos llevó a un sitio que si me hubiesen preguntado antes si deseaba entrar hubiese dicho, ¡claro que no! Ocupamos una mesa de aquel peculiar lugar y Sugiura ordenó por nosotras. El bar no era muy diferente a un cabaret de mala muerte de los que hay en las zonas peligrosas de Shinjuku, con exhuberantes féminas andando con escasas prendas en su cuerpo y atendiendo a los visitantes. Es en este punto cuando noté que Sugiura y Sagisawa eran novias, lo cual me llevaba a la correcta suposición de que Kuga Natsuki era lesbiana.
Natsuki permanecía impávida ante las demostraciones de afecto que la pareja se daba, algo que fue mucho más notorio cuando ambas se encontraban ya más pasadas de copas. Sin perder la compostura, Natsuki continuó bebiendo y ocasionalmente miraba de reojo a su alrededor, sin embargo nunca le vi mirar a ninguna de las bailarinas que se encontraban a nuestro alrededor. Claro, eso fue hasta que una de ellas pareció demostrarle demasiada atención a mi parecer, una joven que se hacía llamar Bastet. La chica quien no era mucho mayor que Tomoe atendió a Natsuki casi todo el tiempo, inclusive se dio el lujo de ignorar a los demás clientes quienes se encontraba ávidos de gozar de tal grácil compañía.
Bastet pasó el mayor tiempo con Natsuki, quien más que a gusto con la situación parecía estar incómoda por ello. Viendo de reojo a Natsuki no dudo el por qué a Bastet le llamó la atención la extranjera, puesto que en realidad Natsuki era una belleza natural. Al mantener su cabello suelto y no recogido, la expresión de Natsuki se veía mucho más rebelde, mucho más juvenil y por supuesto, acompañado con ese entallado atuendo de cuero que lleva puesto, Kuga se ve salvajemente apetecible. Por alguna extraña razón, el ver tan pegadas a mi compatriota y a la bailarina ya no me pareció tan buena imagen, al contrario, empezaba a irritarme parcialmente. Así que decidí separarlas a como de lugar, aprovechando el estado de ebriedad que tenía el grupo, imité sus actitudes alcohólicas para parecer que me encontraba igual de intoxicada que todas ellas. Logrando así que los ojos de Natsuki me miraran sólo a mí nuevamente.
Natsuki no pareció darse cuenta de que no me encontraba tan ebria como parecía, difícilmente podría distinguir si el olor a alcohol que había en el ambiente venía de ella o de mí, aunque yo sabía bien de quién era. Dando tumbos por la cubierta, Natsuki consiguió llevarme hacia mi habitación, en donde me dejó descansando en mi cama. Siguiendo con el juego que inicié, comencé a provocar a Natsuki hasta que ella sugirió que fuéramos al baño. Al sujetarme de su brazo en busca de un supuesto punto de apoyo para caminar hacia el baño, una loca idea se me vino a la mente y decidí ejecutarla, con lamentables resultados debo admitir.
Fingiendo incoordinación y haciendo gala de mi talento actoral, tropecé y jalé a Natsuki hacia mí tirándonos a las dos hacia la cama. Natsuki se levantó de inmediato muy a mi pesar, comenzó a disculparse y yo comencé a molestarla para tratar de conseguir nuevas tonalidades en ese rostro colorado. Pensé que al estar alcoholizada, Natsuki intentaría algo conmigo, supongo que todos estos años de falso endiosamiento que mis admiradores me han dado, me han hecho creer que soy irresistible a cualquier ser humano. Pues he aquí a la persona inmune a mis encantos, Natsuki quien prefiere la compañía femenina, parece no apreciar mis atributos para considerarme digna de su atención.
Pero yo no iba a darme por vencida así de fácil, mientras Natsuki hablaba por teléfono, fragué un nuevo plan para tentar los instintos básicos de Natsuki. Calculando el término de su llamada, decidí salir nada más con una toalla alrededor de mi cuerpo, logrando por primera vez en el viaje que Natsuki me vea de arriba a abajo. No sé si fue el rostro avergonzado de Natsuki quien tenía una actitud realmente inocente que no había visto en nadie, el momento quizás, el caso es que me hizo realizar una proposición indecorosa a mi acompañante. Le propuse a Kuga Natsuki que tuviésemos una aventura en lo que el viaje finalizaba, para mi beneplácito ella aceptó y así comenzó nuestra historia.
Por supuesto que han habido algunos impedimentos en nuestra amistosa relación, aparte de Tomoe-chan se encuentra Takeda Masashi; un hombre que no sabe cuando no es no. Alentado por los malos consejos de Saeko-san, Takeda continúa intentando una y otra vez el llegar al corazón de una mujer que jamás volteará a verlo ni por error. La mamá de Natsuki también es otro impedimento, rodeada siempre de las hermanas Takeda quienes me agobian con sus incesantes preguntas y sus continuas invitaciones a charlar con ellas más de lo necesario. Por otro lado está la aludida, quien como novia debo confesar que es un fracaso. Kuga es irónica, sádica, mañosa, arrogante, gruñona; pero debo confesar que besa muy bien... Pero supongo que debo recapitular sobre un importante episodio en nuestra relación, el cual es precisamente la mejor noche galabeya que alguien pueda tener... Pero eso ha de esperar porque tengo una llamada entrante de Suzushiro.
- "¿Todo bien, has tomado ya en serio mis sabios consejos?"
- "Ara creo que sí"
- "¿De veras?"
- "¿Suzushiro-san?"
- "Qué te pasa Fujino, suenas demasiado seria, incluso para ser tú"
- "¿Se puede perder la virginidad con una mujer?"

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy interesante, estoy realmente impaciente por ver que es lo siguiente que ocurre

tom-ash ketchum dijo...

Deseo la continuacion pronto XD

Publicar un comentario

Antes de comentar ten en cuenta lo siguiente:
Sigue las normas básicas, sé respetuoso. Los comentarios serán moderados, si respetas, no habrá trabas.
No está permitido escribir enlaces que no tengan que ver con la entrada. Cualquier enlace fuera de lugar será borrado. Si lo que quieres es promocionar tu sitio web, ve a la seccion de Afiliados ó utiliza la opción OpenID.
Para comunicarnos mejor: los que no tengan cuenta de Blogger (o similar), pueden poner un nombre personalizado eligiendo la opción "Nombre/URL"

Gracias ^_^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...