Rss

viernes, 25 de noviembre de 2011

viernes, 25 de noviembre de 2011

Fujino Travel - Capítulo 10

FUJINO TRAVEL
DIA 5
Luxor, Egipto
06:00
30 de Julio de 20XX
Anoche tuve un sueño muy interesante, uno de esos sueños en donde te la pasas muy bien y no esperas que alguien te levante cuando estás en la mejor parte. No es que yo suela tener sueños eróticos o fantasee constantemente con alguien, es más, rara vez tengo sueños húmedos por no decir casi nunca. De entre los más destacables puedo señalar aquel que tuviese en mis años de recién egresada de la carrera de medicina, cuando no era nadie y luchaba con todas mis fuerzas para que mi nombre despuntara de entre la muchedumbre. Pero no crean que mi ambición era lo que motivaba mi hambre de poder, sino una mujer, una castaña de ojos azules quien resultaba ser una paciente que atendí en una de mis guardias del hospital de Tokio.
Esta mujer era demasiado astuta para mi gusto, tenía todas las ventajas habidas y por haber; primero que nada estaba el hecho de que me llevaba casi diez años de diferencia, aparte de que su posición económica era mucho mejor que la mía. Ella era la heredera de un negocio próspero y familiar, del cual había tomado las riendas años atrás. Mientras que yo sólo era una pobre pasante de medicina sin ninguna especialidad y aparentemente, ninguna aspiración a más. ¿En qué paró la cosa? Pues después de un tiempo la mujer se cansó del juego y me mandó a volar, en eso paró. He aquí la moraleja, la relación médico-paciente jamás debe romperse por ningún motivo.

Pero estábamos en mi sueño erótico con Fujino, lo que me recuerda que por alguna extraña razón me siento nuevamente como cuando en mis años de estudiante. La diferencia es que en esta ocasión yo soy la mayor, lamentablemente eso no me da ninguna ventaja, lo cual comienza a decirme que probablemente la del problema sea yo. Shizuru se la pasa provocándome, me hace insinuaciones, por si fuera poco me ha propuesto un romance en lo que acaba el viaje y yo he dicho que sí. Parece que no he aprendido bien mi lección acerca de lo que se debe y no se debe hacer. ¿Qué demonios hago yo con una niña que además de todo está comprometida con uno de los hombres más poderosos de Tokio?
Pues en el sueño no se le veía muy disgustada por la situación, ni qué decir de mí. Todo empezó con un beso, aunque estaba segura de que Fujino me rechazaría no pasó así. Más bien fue al contrario, Shizuru correspondió a cada beso sin ninguna inhibición, permitió que mis labios recorrieran hasta el último rincón habido y por haber de su anatomía. En mi sueño Shizuru era un poco tímida o quizás inexperta sea el término más adecuado, con una actitud que se me hace contradictoria a la personalidad fuerte y segura que siempre enseña. Definitivamente fue un sueño, porque me pareció que estaba con una mujer que nunca en su vida había tenido intimidad con nigún ser humano, claro está hasta que la pervertidora Natsuki se cruzara en su camino.
Por un instante me sentí mal, pero luego me repetí que era un sueño y por un sueño, a nadie lo demandan. Es curioso, casi puedo sentir el olor de Fujino en mi cabello esta mañana, obviamente mamá interrumpió mi fantasía para avisarnos que teníamos que desayunar para seguir con el itinerario directo al Valle de los Reyes. Mamá se adelantó al salón mientras yo me daba un baño para seguirle, al salir de mi habitación me encontré con Midori y Yohko esperándome en la puerta.
- "¡Nat-kun! No fuiste a la cena de anoche, te perdiste un espectáculo de fantasía" - Gritó eufórica Midori, lo cual significaba que estaba borracha todavía.
- "Dije que no participaría en tonterías, ¿cómo le permites dormir contigo apestando a licor senpai?"
- "Es que la diversión es mejor cuando está borracha"
- "No me cuentes por favor"
- "Por cierto Natsuki, Fujino-san estaba esperándote, se veía..." - Comentó Midori.
- "¿Molesta?" - Pregunté orgullosa.
- "No... Más bien como... ¿rara?"
- "Fujino es rara" - Aclaré.
- "Sí pero se veía diferente, como más relajada o algo así"
- "Bien por ella" - ¿Y a mí qué más me da?
- "¡Natsuki-kun!"
- "¿Qué pasa Yohko-senpai?"
- "Tienes un hematoma en el cuello de casi diez centímetros de diámetro"
- "¡Qué!"
- "O sea un chupete" - Señaló maliciosamente Midori.
- "¡Qué! Eso no puede ser, debe ser una picada o algo" - Dije tratando de buscar un espejo cerca para verme la marca.
- "Mira tu picada entonces"
Con una serenidad infinita pero con una mirada maliciosa, Yohko sacó de su bolso un espejo y con él me mostró el lugar en donde la marca en mi cuello se encontraba. ¡Era un chupete! Pero no cualquier chupete, sino un tremendo chupetón que ignoro como carajos salió... ¡Oh...! Eso significa que aquello no fue un sueño entonces, coño.
- "¿Nos vas a contar?" - Dijo Midori con una enorme sonrisa.
- "Claro" - Respondí con otra - "Es una picada de cucaracha" - Ja Ja Ja, si creían que les iba a decir están perdidas.
- "¿Cucaracha?"
- "Sí, estaba en mi cama esta mañana"
- "Natsuki-kun parece haber olvidado el nombre de la cucaracha"
- "¿Qué demonios significa eso?"
- "Nat-kun, las cucarachas no pican ni muerden, ¿lo olvidaste?" - ¿En serio?
- "¡Pero ésta sí!" - Traté de defenderme como pude.
- "Apreciaríamos mucho si nos dijeras el nombre de la cucaracha que te marcó sin que te dieras cuenta" - Insistió Yohko.
- "¡Dejen de joder!"
- "¿Fue Bastet?"
- "¿Qué?"
- "No finjas, tú no te apareciste en toda la noche y Bastet bailó y desapareció también"
- "Ya te dije que dejes de jugar a la casamentera conmigo Midori"
- "Entonces si no fue Bastet, ¿quién fue Natsuki-kun?"
- "¡Nadie! A callar, me voy a desayunar y es lo último que quiero escuchar del tema"
Pero lamentablemente ninguna quitó el dedo del renglón, cierto es que aunque estuvimos sentadas con las Takeda y con mamá, Yohko y Midori continuaban haciendo mofa de mi espantosa mordida en el cuello. Opté entonces en dejarme el cabello suelto de aquí a las dos semanas que esa cosa estuviera en mi cuello, a pesar de todo mamá preguntó y le respondí lo mismo que a las otras dos curiosas. Obvio que no me creyó, pero lo bueno de una madre es que ellas saben cuando es mejor no insistir con algo que no quieren saber.
En una mesa algo retirada de la nuestra, pude distinguir a la perpetradora de tal diabólica acción, Shizuru. La mujer se veía como de costumbre, impasible, así que supuse que ella no tenía marca alguna en su figura que pudiera delatarle a la excursión. Bueno para ella, malo para mí, siempre la jodida soy yo. Durante todo el desayuno estuve tratando de recordar qué demonios había pasado o mejor dicho, qué diablo se me metió anoche. Recuerdo vagamente haberle dicho a Fujino que me iba a mi cuarto a descansar y que sería mejor que ella asistiera a la fiesta galabeya para no levantar ninguna sospecha de nuestra ausencia. Maldito alcohol egipcio, me afecta la memoria.
- "¡Kuga-san!" - Lo que me faltaba, Takeda.
- "¿Qué quieres?"
- "Tienes un..."
- "Hematoma" - ¡Sí, tengo un puto chupete en el cuello! ¿Es lo que quieren oír? - "Una enorme cucaracha con grandes ojos rojos me picó mientras dormía"
- "Kuga... No sabía que las cucarachas pudieran hacer heridas tan grandes" - ¿Decepcionado?
- "Pues ya ves"
- "Ara" - ¡No por favor, es muy temprano! - "Me temo que Natsuki ha sido víctima de una de las criaturas más temibles del desierto..."
- "No me digas, cuál"
- "Pues..." - Le leí la mente, casi leí sus labios, como una exhalación me levanté cual bólido y le tapé la boca a Fujino.
- "Fujino tiene una mente muy retorcida"
- "Ikezu"
La mesa entera quedó en silencio después de mi precipitada acción, afortunadamente nadie y recalco, nadie hizo comentario alguno de lo ocurrido durante el desayuno. En perfecto silencio todos continuaron con su comida y dejaron de jorobar, gracias a Dios. Una vez terminado el desayuno Fujino intercambió unas palabras con Midori, una vez de acuerdo ambas nos juntaron para posteriormente subirnos al autobús. Finalmente seguimos con el viaje y se acabaron las burlas a la pobre de Natsuki.
El día de hoy el barco ha atracado en Luxor, antigua capital de Egipto, Luxor está situado al oriente del Nilo sin embargo nosotros nos vamos a la orilla occidental del río en donde nos esperan el Valle de los Reyes y de las Reinas. El lugar estaba lleno de autobuses, a pesar de que hemos venido temprano se ve que hay gente que vino mucho antes, otros los menos, vienen en burro. Supongo que montar un burro ha de ser excitante para los turistas que no tienen nada mejor que hacer, una vez monté un caballo y juré que jamás lo volvería a hacer. Monté el caballito casi a pelo y esos animalitos sudan que da gusto, mi pantalón quedó mojado y oloroso, mis nalgas dolían como cuando perdí mi virginidad y el cuello se me torció.
Volviendo al valle... El valle es en realidad un cementerio gigantote, se han encontrado más de 60 tumbas y continúan. Fujino nos dijo que la entrada al valle incluye la visita a sólo tres tumbas y que ella ha escogido a cuáles iríamos. Ignoro si a la distinguida concurrencia le pareció la idea a mí francamente me daba lo mismo, desde aquí todo se ve igual y dudo mucho que varíen las unas de las otras. Así que Fujino decidió que visitaríamos las tumbas de Ramsés III, Ramsés VI (¿pues cuántos Ramsés eran?) y Meremptah. Describir una a una las tumbas no tiene caso, tal y como mencioné anteriormente las tumbas no son distintas las unas de las otras. En resumidas cuentas todas tienen un corredor o escalones, que descienden hasta una cámara funeraria la cual se encuentra adornada con pinturas en sus paredes y techos. Al final del corredor ves el sarcófago del faraón.
Justo aquí Fujino nos vende un viaje extra... Visitar la tumba del famoso faraón Tutankhamon, la cual creo que todos sabemos que es una tumba que por morbo o por lo que sea hay que ver. Es decir, ¿vienes a Egipto y no fuiste a la tumba prohibida, entonces a qué fuiste? Yo podría responder que a comerme a Fujino... ¡Pero ya lo hice! Ok, seguimos.
Tutankhamon fue un faraón que sólo gobernó por ocho años, murió a los 18 años de edad, pero la importancia de este faraón no está relacionada con el hecho de que realmente fue el último faraón de la dinatía XVIII o la cantidad enorme de tesoros que se encontraron en su tumba. La fama de Tutankhamon vino del morbo de su descubrimiento, el cual fue el verdadero boom que despertó el interés del mundo entero por el Antiguo Egipto. Esta es la tumba mejor conservada de todo el King Valley (Valle de los Reyes), fue nombrada KV62 por un arqueólogo inglés de nombre Howard Carter, quien la descubrió en el año de 1922.
Como suele ocurrir se le dio demasiada importancia a esta nota por la prensa inglesa, puesto que extrañas muertes comenzaron a sonar desde que la tumba fue abierta. Se especularon mitos en donde supuestamente había una maldición del faraón a todo aquel que profanara su tumba, aunque la procedencia de esta leyenda es dudosa. Han habido explicaciones mucho más lógicas para resolver el misterio de los decesos, pero lamentablemente la creencia popular de una maldición sigue siendo mucho más atractiva que una hipótesis científica. Pasando a otro punto, de las 62 tumbas que se encuentran en este lugar, la KV62 es la única que aún conserva el cuerpo del faraón en su tumba. Por cierto, Midori nos dijo que si los tesoros queríamos ver, tendríamos que esperarnos hasta regresar al El Cairo para entrar al museo, donde la famosa máscara funeraria de Tutankhamon se encuentra en exhibición.
Finalmente abandonamos el dichoso valle para irnos al templo de Medinet Habu, el cual se encuentra muy detallado en sus paredes pero francamente no seguí con el grupo, preferí salir a respirar aire fresco. A lado del templo había un hotel y no muy lejos se distinguían unas estatuas como de 20 metros de altura.
- "Esos son los Colosos de Memnón" - ¡Fujino es más silenciosa que un lince!
- "¿Te escapaste de la excursión?"
- "Le he pedido a Sugiura-san que me reemplace, claro que voy a pagarle el favor"
- "¿Cómo, dejaste a Tomoe-chan sola en el templo?"
- "Ara, Natsuki también se deshizo de Takeda-san"
- "Eres diabólica"
- "¿Lo dices por lo de esta mañana o por lo de anoche?"
- "¿Cómo puedes decirlo tan tranquila?"
- "¿Acaso Natsuki pensó que iba a negar lo que ocurrió como si nada hubiera pasado?"
- "En realidad, sí"
- "El viaje aún no termina, todavía hay tiempo" - ¿Eso qué significa? - "Na-tsu-ki"
- "¿Q-qué?" - Esta cucaracha de ojos rojos me está viendo muy feo.
- "¡Nat-chan!" - ¡Coño mamá! - "Deja de molestar a Fujino-san, vamos, es hora de ir a comer al barco"
Con la mirada le pedí una disculpa a Fujino y me retiré para seguir a mi entusiasmada madre. Una vez en el barco procedimos a comer como animales, bueno al menos yo me estaba muriendo de hambre. Parece ser que el chupete había servido de algo, ya que Takeda había dejado de insistir en buscarme como antes, finalmente comprendió. Por otra parte mamá decidió sentarse en una mesa aislada de todas las demás, por alguna extraña razón estaba demasiado callada y casi no comió nada.
Mamá se retiró al camarote alegando que quería descansar un poco y que a lo mejor no saldría en la tarde porque se sentía un poco mareada. No queriendo molestarla decidí entonces quedarme en la cubierta en lo que digería la comida, hasta que una llamada interrumpió mis pensamientos.
- "Buenas tardes, Kuga-sensei"
- "¡Sakomizu-sensei! Gusto en saludarle"
- "¿Así que andas de viaje, todo bien?"
- "Lo normal, ¿cómo salieron los resultados de mi hermanita?"
- "Bueno, su condición corporal es un poco baja, pero ya he hablado con ella al respecto"
- "Eso me parece bien"
- "Necesita subir de peso y alimentarse mejor"
- "Claro, claro"
- "Porque serán 9 meses de extremo cuidado"
- "Por supuesto... ¿Nueve meses? Eso, eso..."
- "Vas a ser tía"
De no ser porque Fujino es de verdad un lince que se aparece y se desaparece de la nada, no me caí al Nilo. La noticia me cayó como un balde de agua fría y eso que no soy yo quien está embarazada, la pregunta era cómo demonios le voy a decir a mamá. Alyssa no se la debe estar pasando muy bien que digamos, si mi rostro quedó pálido el de ella debió quedar transparente. Como pude le pedí el favor a Sakomizu-sensei de que se encargara de mi hermana en lo que yo regresaba de mis vacaciones, le di las gracias por sus atenciones y finalicé la llamada. Respiré larga y profundamente hasta que noté que los brazos de Shizuru continuaban en mi cintura.
- "¿Malas noticias?"
- "No para mí, aunque supongo que tampoco son tan malas"
- "Ya veo"
- "Sakomizu-sensei me dijo que voy a ser tía"
- "¿Tu hermanita que conocí en el aeropuerto?"
- "Sí, está embarazada"
- "Ojalá sea una niña"
- "¿Por qué dices eso?"
- "Sería interesante ver a una mini Natsuki corriendo de un lado a otro con el ceño fruncido todo el tiempo"
- "Sería más interesante ver a una mini Shizuru que a una mini Natsuki"
- "Ara, no sabía que Natsuki tuviese esa clase de fantasías"
- "¡Eres de lo peor! ¿No piensas soltarme? Alguien puede verte?"
- "Contestaré con honestidad, Natsuki se pasó a caer y me aseguro que se mantenga entre nosotros"
- "Supongo que lo que tú les digas será la santa palabra, pero no abuses. Yohko y Midori no se tragarán eso"
- "Me preocupa más lo que piense Natsuki"
- "¿Yo?"
- "Natsuki" - Shizuru me apretó hacia sí un poco más fuerte mientras resopló aire exactamente en el lado de su marca - "Yo..."
- "Shizuru" - Interrumpí su confesión, honestamente no quería saber lo que me iba a decir - "¿Por qué tú no tienes un moretón como yo?"
- "¿Acaso Natsuki quiere hacerme uno también?"
- "No es eso, es que se me hace raro que si yo era la que..."
- "La que... ¿qué?" - Dijo con la sonrisa más socarrona que tenía.
- "¡Shizuru tú sabes qué!"
- "De hecho sí tengo moretones"
- "¿En serio?"
- "Kuga-san dejó marcas en mis pechos"
- "¡Qué!" - Bofetada mental, oficialmente soy una asalta cunas.
El viaje prosiguió según lo programado, era el turno de conocer el templo de Karnak (Amon), el cual es un lugar realmente cargado de cosas por visitar. Me cuestioné por un momento si quedarme a cuidar a mamá o más bien, a intentar ordenar mis ideas, pero finalmente opté por salir. Nada bueno iba a pasar si me quedaba a pensar tanta cosa que llevaba en la cabeza. El templo de Karnak se supone que fue el más importante de todo Egipto, ya que en él se encuentra una historia de 1,500 años, puesto que más de cuatro faraones e incluido un emperador romano, se vieron involucrados en su historia. Empecemos con el hecho de que el templo estuvo oculto durante 1,000 años ya que la arena lo mantuvo ajeno al tiempo y a la vista del mundo entero.
El templo tiene de todo, obeliscos, salas, estatuas, patios y también se encuentra un lago sagrado. En el centro de este templo, se encuentra el templo de Amon el dios de dioses; pero la atracción realmente es el lago, puesto que junto a él se encuentra el escarabajo sagrado. ¿Nunca se han preguntado por qué tanta manía de los egipcios de poner escarabajos por todos lados? A mí siempre me llamó la atención que en las películas de la Momia siempre habían escarabajos. Pues resulta que el dichoso escarabajo representa al sol naciente, aunque también se le relaciona con el renacimiento. Segun Midori, si le das siete vueltas al escarabajo regresarás a Egipto, yo le pregunté delante del grupo ¿por qué siete, por qué no seis? Midori supone que esto es porque la semana tiene siete días... pero no me convenció del todo.
Nuestro aburrimiento continuó para culminar en el templo de Luxor, al cual accedes por una avenida llena de esfinges que en la antiguedad tenía una longitud de 2 kilómetros, que es la distancia que hay entre los templos de Luxor y Karnak. En el templo de Luxor se encuentra el coloso de Ramsés II y también un obelisco de granito el cual se encuentra inclinado. Midori seguió con su explicación y yo pasé de largo, preferí sentarme a la sombra. Fujino se me acercó y me sugirió que nos escapáramos del resto del grupo, que ella me llevaría al bazar de Luxor a dar un paseo sólo a mí. Ni tarda ni perezosa le dije que sí, ¡pero qué difícil soy!
Tomamos una furgoneta que nos llevó al bazar del centro, el cual era un pasillo con tiendas a los lados. Nos paseamos por los aparadores de las tiendas una a una, finalmente fue la misma Fujino quien me llevó a un restaurant de lo más decentón que uno puede encontrar en un sitio como este, donde generosamente me invitó una bebida fría. Por alguna extraña razón todo esto me olió a una cita, pero como nunca salgo, pues simplemente no lo supe bien. Después de todo Fujino y yo interactuamos como dos buenas amigas y no como... lo que sea que seamos.
- "Todo ha sido muy divertido" - Comentó Fujino viendo hacia el ventanal del lugar.
- "Algunas cosas otras no tanto"
- "Creo que no me había divertido tanto"
- "Debo confesar que yo tampoco"
- "Natsuki..."
- "Ya sé, vas a terminar conmigo, lo entiendo"
- "Pero yo..."
- "Shizuru, está bien de veras. Tú serás pronto la mujer de Kanzaki y tus papás estarán muy orgullosos del enlace matrimonial"
- "Pero yo no quiero casarme con Reito, yo no amo a Reito"
- "Así son las cosas, de eso se trata el matrimonio arreglado, unir bienes no corazones. Supongo que te acostumbrarás"
- "Envidio más la suerte de Natsuki"
- "¿En serio? ¿Qué parte? La de vivo sola y nunca veo a mi familia o cuál"
- "Natsuki sabe de lo que hablo"
- "Shizuru, la suerte la hacemos nosotros mismos. Todos somos libres de vivir la vida que queramos, incluso tú puedes hacerlo, claro que mami y papi no estarán felices pero..."
- "Gracias Natsuki" - Fujino me interrumpió, asumo que eso significa que ella no haría algo como eso.
- "De nada Shizuru"
- "¿Puedo pedirte un último favor?"
- "Supongo que sí"
- "Justo a lado de este café, hay un motel"
- "O-ok"
No voy a entrar en detalles de lo que hicimos pero sí voy a hacer referencia a un hecho que llamó mucho mi atención del cuerpo de Fujino. Shizuru me mintió descaradamente, por más que busqué indicio de alguna marca que yo le haya dejado en su cuerpo no encontré ni rastro de ello. Sus pechos no tenían nada, todo su cuerpo se encontraba inmaculado. Cuando iba a reclamarle a la susodicha, Shizuru me silenció con un beso, para finalmente hacerme una propuesta algo inusual.
- "Márcame"
- "¿Ah?"
- "Quiero llevar una marca de Natsuki en el cuerpo, quiero que cuando regrese a Japón y tenga puesto el vestido de novia pueda encontrar un vestigio de que esto fue real"
- "No creo que dure tanto"
- "Por favor Natsuki, hazme sentir"
- "Será un placer Shizuru, un verdadero placer"
Pero yo no estaba de acuerdo con aquello, puesto que no quería dejar ninguna marca que me recordara este momento. Peor aún, no quería que nadie viera que me había llevado a la cama al objeto de sus fantasías, aún así, acepté. Mientras besaba el cuello de Shizuru en pos de encontrar el mejor lugar para marcarla, sentí que algo húmedo caía sobre mi rostro. Shizuru estaba llorando, decía una y otra vez la misma palabra, Ookini.

5 comentarios:

tom-ash ketchum dijo...

o.0 wow...ahora se diran adios, pero que forma de hacer una despedida *¬* queriamos detalles u.u, bueno sera para el otro capitulo que estoy esperandolo con ansias.

Anónimo dijo...

Esta genial!!! Pobre Shizuru, no quiere casarse.

Porfavor el siguiente capitulo!!!!

Anónimo dijo...

maravilloso fic, me encanta, pero todos nos quedamos con ganas de saber ''detalladamente'' que es lo que hicieron Shiz y Nat :P

Anónimo dijo...

por favor sube el siguiente capitulo...es muy bueno tu fic

Jo dijo...

¡¡¡QUE LA SECUESTRE, QUE NATSUKI SE LA LLEVE BIEN LEJOS Y QUE LE HAGA "ESTO" Y "AQUELLO" Y TAMBIÉN "ESO"!!! xD

Publicar un comentario

Antes de comentar ten en cuenta lo siguiente:
Sigue las normas básicas, sé respetuoso. Los comentarios serán moderados, si respetas, no habrá trabas.
No está permitido escribir enlaces que no tengan que ver con la entrada. Cualquier enlace fuera de lugar será borrado. Si lo que quieres es promocionar tu sitio web, ve a la seccion de Afiliados ó utiliza la opción OpenID.
Para comunicarnos mejor: los que no tengan cuenta de Blogger (o similar), pueden poner un nombre personalizado eligiendo la opción "Nombre/URL"

Gracias ^_^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...